La Copa de Abidal

30 05 2011

Fue una promesa discreta, como es él y cargada de atrevimiento y ambición, como la vida le ha hecho ser. Una sola palabra, un solo verbo, un simple “volveré” escrito en la taquilla del estadio de Wembley, que con el paso del tiempo ha ganado en sentimentalismo y relevancia. Porque Eric Abidal desconocía aquel 17 de noviembre en que disputó allí un encuentro con su selección todos los obstáculos que tendría que superar para regresar al mítico estadio londinense, donde este año se disputaba la final de la Champions League. ‘Abi’, como le conocen sus compañeros, cumplió su promesa, volvió a Londres, a Wembley para levantar la Copa de Europa y su triunfo se convirtió en un auténtico canto a la vida.

Eric Abidal levanta al cielo de Londres la 'Orejona', tras cederle Puyol ese honor

El 14 de marzo, apenas dos meses y medio antes de la final de Wembley, a Abidal se le detectaba un tumor en el hígado por el que fue operado con rapidez y urgencia en una clínica de Barcelona. A pesar de que la intervención se desarrolló sin ningún tipo de problema, su participación quedaba descartada para esta temporada. El lateral izquierdo del Barça afrontaba entonces el partido más importante de su carrera, aunque su fe y su personalidad positiva serían claves para vencer ese encuentro y convertirse en el símbolo del Barça campeón.

Porque Abidal se recuperó a pasos agigantados y llegó a tiempo para ayudar a su equipo y hacer realidad su promesa. Reapareció el 3 de mayo en la vuelta de las semifinales contra el Real Madrid para certificar el pase a la finalísima de Londres, donde a Abidal todavía le quedaba un reto por lograr y una sorpresa que descubrir. El tesón y la fuerza del ‘keniano’ como es apodado por su imponente físico le permitió llegar a Wembley en perfectas condiciones, ser titular y disputar los 90 minutos de una final que ya es histórica, por muchas cosas, pero también por la presencia en ella de Abidal.

Fue entonces, mientras la euforia inundaba las entrañas de Wembley y la locura se desataba en las filas azulgranas, cuando llegó el momento de ‘Abi’. En un gesto sin precedentes, Carles Puyol demostró los valores intangibles de este grupo cediendo el brazalete de capitán al defensa galo. Le dijo que sería él quien recogería la 4º Copa de Europa de los azulgranas y Abidal, a medio camino entre la sorpresa y el agradecimiento, recorrió el último los 109 escalones que le llevaron a tocar el cielo de Londres.

Abidal lo había conseguido. Había vuelto a Wembley, había ganado la Copa de Europa y había sido el primero en levantar el título más ansiado por la afición azulgrana. Fue la última imagen de una final plagada de momentos para el recuerdo, una final perfecta para los culés que culminaron en la casa del fútbol, en Wembley, que es ya como su segunda casa, una exhibición de su ideario, de sus valores y de su amor por este deporte. Un punto y seguido para un equipo encabezado por Eric Abidal,el mejor ejemplo de un enamorado del fútbol  y de la vida, el mejor emblema de lo que significa este FC Barcelona.

Momento en que Eric Abidal recibe la Copa de Europa de manos de Michael Platini:

Anuncios




El torpedo es Raúl

21 10 2010

Otra valla derribada, una nueva cima conquistada, otra página de la historia escrita con su puño y letra. Con su tesón, con su incombustible esfuerzo, con su calidad, con su oportunismo innato alcanzó anoche Raúl González Blanco los 69 goles en competiciones europeas (68 en Champions League y 1 en Supercopa de Europa). Ya no tiene a nadie por delante, a su lado convive un tal Gerhard ‘Torpedo’ Müller que alcanzó esa mítica cifra repartidos entre la década de los sesenta y setenta. Por detrás, aparecen una ristra de excelentes delanteros (Inzaghi, Van Nistelrooy, Andrei Shevchenko o Thierry Henry) que agranda aún más la leyenda del 7 blanco.

 

Raúl repitió gesto, goles y hasta color en la camiseta

Sí, blanco, porque Raúl sigue marcando goles vestido de ese color (aunque la primera equipación del equipo alemán es azul). Así al menos lo hizo anoche en un nuevo guiño del destino. Un año después de marcar su último gol con el Real Madrid en la máxima competición europea frente al Milan, Raúl recuperó la sonrisa para guiar a su equipo a la victoria y subir un peldaño más en la historia de este deporte. Para esto aseguran que había fichado por el Schalke 04 y el objetivo ya está cumplido. Aunque conociendo a Raúl, a buen seguro, que no piensa pararse ahí.

Él siempre ha sido un ‘Ferrrari’, como acertadamente lo definió Fernando Hierro en su día, y su sino fue, ha sido y es ser el número uno en todo, ésa ha sido su meta durante toda su carrera, con sus limitaciones, su esfuerzo y sus virtudes.  Por eso cambió la calidez de su casa, bajo el amparo del Santiago Bernabéu, por la gélida Gelsenkirchen. Al Ferrari le costó arrancar, le ayudó la llegada de Jurado, otro que ayer marcó un gol antológico, y la buena compenetración con ex-compañeros suyos como el holandés Huntelaar.

La sombra de la duda sobre su rendimiento ha planeado su aventura alemana, el eterno debate sobre su re-anunciada cuesta abajo ha llenado la páginas de la información deportiva y a buen seguro que sus detractores no se quitarán la venda ni siquiera para reconocer este mérito, otro más, el penúltimo, tal vez. Porque ahora todavía tiene tres partidos por delante para agigantar su leyenda, para volver a serntirse el número uno (al menos en la tabla de máximos goleadores), para mirar por el retrovisor al resto, para descubrir que el torpedo, en realidad, es él.





Apuntes de Champions

16 09 2010

Por fín volvió esa musiquilla que tanto nos emociona a los ‘enfermos’ del fútbol. Por fin volvió el mejor fútbol europeo, la mejor liga del mundo. Por fin ha vuelto la Champions League, la vieja y deseada Copa de Europa. Como siempre a mediados de septiembre el balón echó a rodar en el Viejo Continente y el balance de los equipos españoles no puede ser más positivo. Tres equipos, tres partidos, tres victorias. El resto de favoritos tampoco han fallado, a excepción del Inter de Milán de Rafa Benítez. El vigente campeón de Europa sólo pudo arrancar un empate en campo del Werder Bremen y parece que comienza a padecer el ‘maleficio del campeón’.

Messi metió dos goles y falló un penalti en la goleada azulgrana

FC BARCELONA:

Los azulgranas cerraron con una goleada la persiana de la crisis de identidad que el ‘herculazo’ había desatado. Volvieron los buenos, o mejor dichos los campeones del mundo y la orquesta se afinó de repente. Otra vez la brillantez de los solistas en favor del grupo, de nuevo la brújula de Xavi que encontraba la chispa de Messi, el hambre de Villa o el descaro de Pedro. El Barça recuperó su versión original y el vendaval se llevó por medio a un Panathinaikos que tuvo el arrojo de adelantarse en el marcador, aunque ese gol de Govou fue sólo un espejismo.

Esta vez al Barça no le faltó movilidad ni fluidez en su juego. Con Busquets, Xavi e Iniesta en la sala de máquinas todo se volvió más armonioso y el primer toque y el pase preciso se hicieron protagonistas absolutos de un partido que será recordado por ese golazo de Messi (otro más) con el que el 10 azulgrana burló a un muro formado por nueve defensores griegos con una doble pared en la frontal del área. Fue un gol histórico porque Leo se convertía con 27 en el máximo goleador de los culés en competiciones europeas. La sombra de la sospecha queda en la retaguardia donde todavía se nota en exceso la lentitud y la falta de rigor táctico de estos inicios de temporada.

VALENCIA CF

Los chés volvieron a la Champions League a lo grande. Tras dos años de travesía por el desierto de la Europa League, los hombres de Unai Emery saldaron su visita a Turquía, al campo del Bursaspor, con una goleada de empaque que le coloca al frente de su grupo. El golazo de Tino Costa desde 35 metros y la verticalidad de Pablo Hernández y Joaquín por las bandas resultó clave para conseguir la victoria. Mientras tanto, Aduriz y Soldado siguen manos a la obra para hacer olvidar a Villa y Silva y ambos mojaron en el estreno europeo.

Tiene mucho mérito el equipo valenciano tras haber perdido a tres de sus cuatro campeones del mundo este verano. Con mayor rapidez de la esperada Emery ha montado un equipo muy atractivo que tiene claro el estilo y sus armas para hacer daño al rival. Con unas bandas bien abiertas en las que Pablo Hernández, Joaquín y Mata (aunque éste último actúa también de mediapunta) son los principales abrelatas para esas defensas que ya empiezan a conocer los picotazos de Aduriz o Soldado, las nuevas avispas chés. Con ese nivel (co-líder en la Liga BBVA con 6 puntos en dos partidos), el asalto a Old Trafford es posible.

REAL MADRID:

Y al tercer partido, el Bernabéu resucitó. Los aplausos, la ovación y la diversión se reencontraron en el coliseo blanco después de los sinsabores padecidos tras los dos partidos ligueros. Aupados en la clase y velocidad de Özil los de José Mourinho fueron una tormenta de fútbol que avasalló al histórico Ajax de Amsterdam, vieja reliquia de lo que fue. El técnico portugués ya ha conseguido algo, levantar un muro defensivo con el que Casillas vive más tranquilo. La defensa es la zona más fiable del equipo. Por ahí también intentó edificar Pellegrini su equipo, aunque la paciencia y el sosiego no tuvo hueco en su proyecto.

Özil puso en pie al Bernabéu

En ese tiempo dominó la ansiedad, la misma que parece haber atrapado a Cristiano. El crack portugués dirimió anoche una lucha contra sí mismo que le llevó a caer en el egoísmo en demasiadas ocasiones y no me refiero únicamente a las facetas del juego. Todo se cura con goles y buenos resultados y éstos terminarán llegando porque el talento lo supera todo, cuando no la fortuna, que se alió en el primer gol del Madrid para darle la espalda el resto de la noche. Junto a Özil, la fiabilidad de Carvalho, la electricidad de Di María y la dirección de juego de Xabi Alonso los argumentos crecen para confiar en este equipo.

RESTO DE FAVORITOS

Otros que empezaron demostrando sus credenciales fueron los equipos de la Premier, sobre todo, el Arsenal y el Chelsea que cosecharon sendas goleadas ante rivales, eso sí, inferiores. Dos nombres propios en cada uno de sus partidos. Anelka y su doblete facilitó la victoria blue, mientras que los gunners continúan guiados, un año más por la batuta de su capitán, Cesc Fábregas, autor de dos goles y dos asistencias.

No tuvo tanta suerte el Manchester United al que su empate a cero frente al Glasgow Rangers le salió demasiado caro porque perdió, casi con toda seguridad, a Luis Antonio Valencia para el resto de la temporada. El ecuatoriano sufrió una fractura en el tobillo por la que tuvo que salir del terreno de juego con la ayuda de oxígeno. Los que sí cumplieron con el expediente fueron el subcampeón de Europa, el Bayern de Munich que venció 2-0 a la Roma con un espectacular Müller que abrió el partido con un golazo; y el rejuvenecido Milán al que los fichajes de última hora le han cambiado la cara. Incluso a Ibrahimovic que con un doblete se estreno en Europa y con su nuevo club. Sus vecinos del Inter comenzaron a padecer el ‘maleficio del campeón’, ese que reza que ningún campeón ha reeditado título desde que la Copa de Europa se transformó en la Champions League. Y de eso hace ya casi 20 años. Para empezar, ayer Diego Milito marcó un gol, pero en su propia portería.





Teconología cero

22 07 2010

Más árbitros y menos tecnología. Esa es la respuesta de la Subcomisión Técnica del International Football Association Board (IFAB) que acaba de aprobar la inclusión de dos árbitros asistentes adicionales para los partidos internacionales. De esta forma la International Board atiende la solicitud de varias asociaciones y confederaciones para llevar a cabo estos experimentos durante las dos próximas temporadas. En Europa, por tanto, contaremos con seis árbitros en los partidos de la Uefa Champions League, de la Europa League, en la Supercopa de Europa (que enfrentará al Atlético y al Inter de Rafa Benítez) y en la Copa de la Liga Francesa.

La figura del árbitro junto a la portería volverá a hacerse habitual

Los errores arbitrales del pasado Mundial de Sudáfrica 2010, en realiadad los últimos de una larguísima lista, reabrieron la polémica sobre el uso o no de la tecnología en el mundo del fútbol. La International Board reaccionó rápido y en la reunión celebrada ayer en Cardiff, éste fue el único punto del día. Una vez aprobada la inclusión de los dos árbitros adicionales y, tal y como aseguró Joseph Blatter, Presidente de la FIFA, tras pedir perdón a las selecciones damnificadas en Sudáfrica, en ningún caso se contempla el uso del vídeo para revisar o rearbitrar determinadas jugadas. Algo ya habitual en una amplia mayoría de deportes.

La tecnología sólo se contempla para las jugadas polémicas que se produzcan en la línea de gol. Aunque ahí tanto la FIFA como la International Board hacen otro regate para no tomar el camino más recto. Se ha hablado de incorporar chips inteligentes a los balones, de inclinar el campo al estilo Premier League (sin duda, lo más práctico) o de colocar sensores en las porterías, pero el video sigue siendo un tema tabú. Incluso, la incorporación de estos dos nuevos asistentes es un atajo más con el que negar la irrremediable eficacia del video.

Y los antecedentes no son excesivamente halagüeños. Los árbitros adicionales o árbitros de línea de gol se han probado este año en la Europa League y su actuación ha dejado mucho que desear. En el recuerdo ese penalti no pitado en el área del Atlético de Madrid frente al Valencia, en el que el gigantón Zigic terminó  con la camiseta echa jirones. No siempre seis ojos ven más que dos, sobre todo cuando faltan agallas o jerarquía para señalar lo que se ve. Su poder parece más intimidatorio que real. Se piensa que con un árbitro mirando a los jugadores cara a cara se evitarán los agarrones, los empujones y los barullos en las áreas.

La experiencia niega tan ingenua idea y amenaza con no ser suficiente cuando un balón traspase por centímetros la línea de gol. La FIFA y la International Board no han inventado nada nuevo (estos jueces de línea ya existieron en los inicios del fútbol) y se niegan, sin embargo a reinventar un fútbol moderno, adecuado a los tiempos. La tecnología no erradicaría la polémica, no terminaría con la salsa del fútbol y no se arrancaría el aura que lo ha convertido en el deporte de masas por excelencia. Se trata, simplemente, de dar un paso hacia delante en el único campo que todavía vive bajo el amparo de otra época, el del arbitraje.

A buen seguro el vídeo hubiera evitado errores garrafales como éstos:





El resbalón más inoportuno

20 04 2010

[Crónica] Ha sido la primera vez en 19 meses en la que la decepción y los errores superan a los argumentos positivos. El Barça no ha comparecido hoy en Milán, se ha quedado aposentado en los lujosos asientos de su autocar y ha llegado al partido demasiado tarde. La derrota hoy en Milán por 3-1 frente al Inter de los ‘viejos conocidos’ ha llegado en el peor momento, en el partido más importante de los azulgranas en toda la temporada. Tocará remontar en el Camp Nou y el gol de San Pedro, es el único motivo de fe.

Piqué, de lo poco destacable hoy, tuvo la última ocasión del partido

Al Barça le faltó de ésta, pero también confianza y fútbol desde el principio. El Inter como si esperara una salida en tromba de los azulgranas (hoy de un color tan indescifrable como su juego) se parapetó alrededor de Julio César esperando las embestidas. Una vez transcurridos diez minutos y visto que el ogro no asustaba tanto se dedicaron a adelantar líneas y buscar el partido que querían. Robo en el centro del campo y balón en profundidad para las galopadas de Eto’o y Milito.

A partir de entonces la presión del Inter ascendió gradualmente y no era extraño ver a Eto’o y a Pandev perseguir como posesos a los defensas azulgranas. Daba igual que fuera Puyol o Piqué quien sacara el balón y por detrás Motta, Sneijder y Cambiasso llevaban puesto el mono de trabajo desde el túnel de vestuarios. Su derroche físico rayó a una altura superlativa. Así fueron ahogando a la sala de máquinas de culé donde los errores en los pasos se sucedían. Éstos eran el preludio de cada aproximación del Inter y así llegó el primer susto. Fue un tiro desde la frontal de Eto’o que Valdés repelió bien y el rechace le cayó a Milito que escorado no supo encontrar portería.

Perdonó el Inter y mató el Barça. A la siguiente jugada una incorporación de Maxwell obtuvo el premio del gol. El brasileño se vio solo, tal vez nadie le temía, y llegó hasta la cocina, hasta la línea de fondo para poner un balón atrás, al punto de penalti que recogió muy bien Pedro, San Pedro Bendito para colocar el 0-1 provisional. Otra vez el canterano sacaba las castañas del fuego a los culés.

Pero el gol no cambió el panorama. Todo lo contrario, espoleó al Inter que tuvo de nuevo en las botas de Milito el empate. El argentino volvía a cruzar demasiado el balón ante la salida de Valdés. El gol se lo había dejado en bandeja Sneijder con un pase en profundidad que desarborló la defensa culé. El holandés fue el mejor de los nerroazzurro y como nadie se atrevía con Valdés fue él quien dio el paso al frente. A la tercera fue la vencida y tras un centro raso de Eto’o desde la derecha, el balón le caía a Milito que se revuelve hasta que ve más solo que la una a su compañero Wesley en el segundo palo. Éste, que no es cojo, superó al portero catalán por el primer palo.

El 1-1 hacía justicia a lo visto sobre el terreno de juego. Quizá por eso ambos equipos se dieron un respiro y velaron armas para el segundo tiempo. Fue entonces cuando el árbitro reclamó su cuota de protagonismo para sacar una tarjeta absurda a Busquets por protestar, como había hecho antes con Eto’o por lanzar una patada al balón tras un dudoso fuera de juego, o como haría después cuando todos los jugadores del Inter le comieran a protestas para reclamar una tarjeta amarilla a Puyol que tardaría más de 20 segundos en mostrar. El capitán azulgrana se perderá la vuelta en el Camp Nou.

El descanso sentó mejor al Inter porque ahora el ogro vestía de neroazzurro. Ese huracán agitado por una afición que convirtió San Siro en una olla presión, avisó pronto de sus intenciones. La primera intentona nació, una vez más, de los pies de Milito que puso un balón de oro en el segundo palo al que no llegó Pandev. El siguiente, en otra contra mortífera del Inter, Milito la puso atrás y Maicon acertó con la diana. Ese gol animó aún más a los hombres de Mourinho que por esos momentos zarandeaba a los culés.

El Barça intentó levantarse y Julio César lo impidió. Hizo un paradón tras un cabezazo de Busquets que remató completamente solo un córner botado por Xavi. Ahora el que perdonaba era el Barça y el que mataba, a la contra, eran los italianos. Nuevamente el triángulo mágico, Eto’o, Sneijder y Milito, traían de cabeza a la zaga culé. El centro del camerunés era rematado en primera instancia por el holandés, para que el argentino rematará en fuera de juego a las mallas. El árbitro no quiso saber nada de los reclamos azulgrana.

También haría caso omiso cuando Alves fue derribado por detrás dentro del área tras una entrada de Sneijder. No contento con eso mostró la cartulina amarilla al brasileño por ‘tirarse’. Para entonces el Barça acosaba al Inter en busca de una remontada homérica. Posteriormente Julio César volvería a salvar a los suyos, con un paradón al tiro de falta de Messi, una de las pocas apariciones del 10 hoy. Todavía tendría una más el Barça aunque esta vez sería Lucio el que salvara el remate de Piqué, quien ya ejercía de delantero centro, bajo palos.

Esos últimos minutos, marcados por el cerrojazo interista, han sido un avance de lo que nos espera en el Camp Nou. Mourinho está donde deseaba, el Inter donde soñaba. La vuelta será más dura, más áspera y, sobre todo, muy emocionante. La ventaja es seria, pero remontable. Remontable al menos por este Barça, por el mejor Barça de la historia, el mismo que ganó 2-0 en la fase de grupos al Inter -un resultado que le valdría en esta ocasión-, el mismo que no había fallado en ninguno de los compromisos importantes en los últimos 19 meses. Definitivamente el resbalón ha llegado en el momento más inoportuno.





Objetivo: Santiago Bernabéu

15 09 2009

Éste es el lugar soñado al que peregrinar el próximo 22 de mayo

Éste es el lugar soñado al que peregrinar el próximo 22 de mayo

Es la meta de los 32 equipos que hoy inician el asalto a la competición más importante  del planeta fútbol. Hoy arranca la 54º edición de la Champions League, la antigua y querida Copa de Europa cuya final se disputará el próximo 22 de mayo en el Santiago Bernabéu. En ella pretenden concurrir ese gran ramillete de aspirantes encabezados por el último campeón, el FC Barcelona, o por el propietario de esa casa, el Real Madrid, aunque la lista no acaba ahí. Las apuestas iniciales sitúan al Chelsea de Ancelotti, al Manchester United, actual subcampeón o al Inter de Mourinho entre otros de los futuribles para escuchar esa musiquilla tan reconocida y anhelada por todos  en el coliseo blanco, el próximo mes de mayo.

Hoy sus acordes resonarán por todo el viejo Continente en el pistoletazo de salida de la nueva Champions. Una competición que este año tendrá más aliciente, más morbo y mayor presión para los conjuntos españoles, ya que esa final en la Castellana da motivos a unos y a otros para sacrificarse en la lucha por un título ya de por sí especial. Barça y Madrid son los que más posibilidades tienen de alcanzar esa cita, por virtudes e inversión. Los blancos arrancan hoy en Zúrich la reconquista de ‘su’ Copa, a la que han abandonado en las últimas cinco temporadas. El camino hacia la ‘Décima’ sólo tiene un destino y esa última parada es bien conocida por todos los madridistas. Cristiano Ronaldo, Kaká, Benzema o Raúl ya sueñan con levantar el máximo trofeo del fútbol europeo en casa, ante su afición y con la Cibeles como testigo de excepción. Sería la guinda perfecta a la II Era Galáctica.

la superproducción de Florentino se estrena hoy en las pantallas europeas

la superproducción de Florentino se estrena hoy en las pantallas europeas

Son doce los escollos, doce los partidos que llevan a Madrid, y de Madrid al cielo. Aunque el otro gran aspirante español, el FC Barcelona de Pep Guardiola comenzará su andadura en la Champions en el infierno del Guiseppe Meazza. Será el encuentro del morbo y de los reencuentros cuando el tiempo no había hecho olvidar el desamor. Mourinho se volverá a colar en la función del Barça, mientras que el ‘león indomable’, Samuel Eto’o se enfrentará por primera a sus compañeros del año pasado, sin reparar en feelings y con la voracidad que le caracteriza. Se avecina vendetta. El camerunés querrá demostrar ante su nueva afición que es el nuevo rey de San Siro, antiguo territorio de Ibrahimovic, quien también regresa a Milán para confirmar que era el mejor recambio posible. Será un partidazo con mayúsculas, en el que ambos entrenadores no reservarán a nadie para dar primero en un grupo que no admitirá concesiones.

Como no las debe conceder el Atlético de Madrid en un grupo bastante duro, en el que el todopoderoso Chelsea maracará la pauta. En teoría, los colchoneros deberían jugarse el pase a Octavos frente al campeón portugués, el Oporto, precisamente el equipo que les apeó de la máxima competición continental el año pasado. En esta ocasión el estreno en la Ribera del Manzanares será ante el Apoel Nicosia. No deberían ser  los chipriotas rival de enjundia para los rojiblancos, aunque las películas de suspense son las más repetidas en el Calderón. Menos tensión espera pasar el Sevilla, quien también se estrena en casa en su regreso a la Champions. Será frente al desconocido Unirea Urziceni rumano, que disputará mañana en el Sánchez Pizjuán su primer partido de la máxima competición continental.

El Barça arrancará mañana la defensa de su título

El Barça arrancará mañana la defensa de su título

A las puertas, por tanto, de la primera jornada de la mejor competición de clubes del mundo se puede afirmar que las pretensiones españolas son serias y caballerosas. La dama ya espera pretendientes y todos asuetan su ‘once’ de gala para impresionar al resto de rivales desde el inicio. La conquista será dura y larga y los aspirantes llegan este año de casi todos los puntos de Europa, empeñado, como está la Uefa, en que esta competición reúna a todos los campeones de las ligas europeas, aunque con ello se queden por el camino anteriores conquistadores del viejo continente. Un continente que ya transpira la emoción y  la pasión  del viejo fútbol europeo.





Eto’o se cruza en el camino del Barça

27 08 2009
Estos son todos los emparejamientos de la Uefa Champions League

Estos son todos los emparejamientos de la Uefa Champions League

Eso ha sido lo más sorprendente de un sorteo de Champions que ha deparado suerte dispar a los equipos españoles. Quizá el Sevilla es el que más suerte ha tenido, ya que en la primera fase del torneo se las verá con el Sttutgart, Glasgow Rangers y Unirea Urcizeni. Por su parte, el Barça además de verse las caras con el Inter de Eto’o y Mourinho, deberá defender su trono europeo frente a otros dos campeones de la Europa del Este: el Dinamo de Kiev ucraniano y el Rubin Kazan ruso. Y es que no sólo el camerunés se enfrentará a sus antiguos compañeros, sino que el fichaje estrella de los azulgranas, Zlatan Ibrahimovic también visitará la que ha sido su casa durante las últimas tres temporadas con su nueva camiseta.

La II Era Galáctica también tendrá su encuentro morboso. Será contra el otro equipo de la capital lombarda, el Milán de Leonardo y Ronaldinho. En esta ocasión será Kaká el que por primera vez pise el Guiseppe Meazza con una camiseta distinta a la del equipo rossonero. Al margen de esto, ambos equipos disputarán dos encuentros que será de lo mejorcito que se puede ver en estos momentos en Europa, por historia, potencial y plantilla. En juego estará el honor y la leyenda de 16 Copas de Europa entre ambos (9 el Madrid, 7 el Milán). Aunque no sólo merengues y rossoneros habitan en el grupo C de esta edición de la Champions. En él también se encuentran el Olympique de Marsella y el Zurich, a priori, meras comparsas ante los otros dos colosos europeos.

Por su parte, el Atlético de Madrid tampoco ha tenido suerte. En su grupo los colchoneros se enfrentarán al temido Chelsea de Carlo Ancelotti, que buscará de una vez por todas conquistar Europa a base de talonario. Pero ése no será el único escollo para los de la Ribera del Manzanares. El Oporto se ha vuelto a cruzar en su camino y en esta ocasión los rojiblancos pueden tomarse cumplida venganza de la eliminación del año pasado. Por último el Apoel Nicosia chipríota se presenta como la cenicienta del grupo y la víctima perfecta para sacar un puñado de puntos seguros.