Su última clase maestra

3 09 2010

Fue su última pedalada y esta vez no pudo coronar el puerto. La vida le puso por delante una cima más elevada que cualquiera de todas aquellas que surcó en el Tour de Francia o en el Giro de Italia. A Laurent Fignon (París, 12 de agosto de 1960) se le acabaron las fuerzas en las rampas más duras de esa montaña que la ciencia del siglo XXI todavía no sabe como atacar. Un cáncer de páncreas detectado en 2009 terminó venciéndole el pasado martes. Se ponía punto y final a una lucha desmedida entre su espíritu y su cuerpo. Fue su última clase magistral.

Laurent Fignon, rebelde con causa: la victoria

Y es que Fignon, apodado ‘el profesor’ por su aspecto de ilustrado, por sus características gafas redondas y su coleta rubia, no se rindió nunca ni en la carretera, ni en la vida. Buena muestra de ello fue el hilo de voz con el que a través del canal galo France 2 comentó la última victoria de Alberto Contador en el Tour de Francia, en este 2010. El corredor español era una de sus debilidades porque al mirarlo veía su reflejo, le recordaba a esa rebeldía de la que hizo bandera en los años 80 y, sobre todo, admiraba su raza de campeón. La misma de la que él estaba impregnado. Pero esa voz agonizante no presagiaba nada bueno.

Un atacante como él no se iba a doblegar tan fácilmente. Así había declarado “es mi cuerpo contra mi y no puedo aceptarlo” en una de sus últimas entrevistas televisadas. Fue en noviembre de 2009, pocos meses después de hacer pública su enfermedad. El 11 de junio de ese mismo año reconocía que se le había diagnosticado un cancer intestinal en estado avanzadado, en fase de metástasis y habiéndose extendido hasta el páncreas. Fue en la presentación de su libro Nous etions jeunes et insouciants (Cuando éramos jóvenes y despreocupados). Los doctores negaron la relación directa con las sustancias dopantes tomadas durante su carrera profesional.

Porque El Profesor también cometió pecados de juventud. En dos ocasiones le pillaron copiando. En 1987 y en 1989 dio positivo en sendos controles antidopaje. Las trampas en el ciclismo han existido siempre y Fignon reconoció haber utilizado el dopaje de base que se demanda en aquellos tiempos. Era la época de los anabolizantes y los corticoides, que encendían la agresividad. La EPO, la amplificadora de la resistencia, llegaría más tarde, aunque sería igual de tramposa.

Esa agresividad la desarrolló en todos los terrenos, porque Fignon no fue ni un fino escalador, ni un contrarrelojista nato. Era un todoterreno que puso en jaque a otro campeonísimo como Bernard Hinault. En 1983, tras su impetuosa irrupción con apenas 22 años por las carreteras francesa se impuso en el Tour, en su primera participación. Repetiría en 1984 y conquistaría Italia tras varios intentos fallidos en 1989. Ese año, por fin ganó el Giro de Italia. Más allá de ahí, contabilizó 81 victorias más entre las que sobresalen clásicas como la Milán-San Remo, la Flecha Valona o el Criterium Internacional y etapas en las tres grandes vueltas.

Su carácter ambicioso e inconformista inauguró una nueva página de la historia del ciclismo. La leyenda de un deporte maltratado y vilipendiado con demasiada facilidad se agrandó con aquellas míticas batallas con Hinault, con Lemond e incluso con nuestro Pedro Delgado. Con la nueva era, con la llegada de los Indurain, Rominguer o Chiapucchi el campeón francés descubrió que tocaba disfrutar del ciclismo desde otra posición que no fuera el sillín de la bici. Tras su retirada se involucró en la organización de carreras ciclistas como la París-Niza o la París- Corrèze. El día que hizo pública su enfermedad presentaba su autobiografía Cuando éramos jóvenes y despreocupados que concluye de la siguiente manera: “He sido solo un hombre que ha hecho todo lo posible por abrirse un camino hacia la dignidad y la emancipación. Ser un hombre”. Queda todo dicho, profesor. DEP.

Txema Martínez de 43 años tenía una dilatada experiencia en equipos ciclistas, como el Saunier Duval, el Euskaltel o el Sky

Desgraciadamente las malas noticias no cesan en el mundo del ciclismo y otra muerte trágica se ha producido hoy. Ha sido en la Vuelta Ciclista a España en la que el masajista del equipo Sky, el español Txema Martínez ha fallecido tras por una infección bacteriana de posible origen alimenticio, por la que estaba ingresado en un hospital de Sevilla. Fuentes del equipo británico han confirmado que este virus no tiene relación alguna con el proceso vírico que han sufrido otros corredores del Sky como Juan Antonio Flecha, Augustyn y Swift, y que supuso la retirada de los tres ciclistas. La confusión y la consternación reina hoy en la Vuelta ante la falta de datos e información que se tiene sobre este caso. Lo que a buen seguro no puede faltar es el homenaje de la Vuelta y de la familia del ciclismo al masajista español. DEP.

Anuncios




Todo al rojo

27 08 2010

Esa ha sido la apuesta de la Vuelta Ciclista a España. A sus 75 ha decidido renovarse y ponerse el color de moda en el deporte español. El líder de esta edición que arranca mañana en Sevilla con una contrarreloj nocturna por equipos por las calles de la ciudad hispalense (TeleDeporte/22.00h), portará un maillot rojo en lugar del dorado que ha sido el tono distintivo en estas últimas temporadas para el primero de la clasificación. Éstas son sólo algunas de las novedades de una Vuelta que en sus bodas de platino quiere hacer historia.

Este es el 'original' maillot de la Vuelta Ciclista a España

Con un recorrido agresivo, cargado de puertos únicos, jamás coronados, y un plantel de favoritos donde sobresalen por encima del resto los hermanos Schleck, Franck y Andy, junto a Denis Menchov, segundo y tercero, respectivamente del último Tour de Francia. Además el ruso está ante un nuevo reto, igualar a Tony Rominguer y a Roberto Heras, los únicos que han vencido tres veces en la ronda española. Entre la armada italiana destaca el ‘Tiburón’ Vicenzo Nibali, tercero en el último Giro de Italia. Son las amenazas extranjeras de esta Vuelta Ciclista a España que augura espectáculo y del bueno. Porque la terna de primeros espadas no se acaban ahí y entre los españoles encontramos, una vez más, al incombustible Carlos Sastre, que va a por la tercera ‘grande’ de la temporada, ‘Purito’ Rodríguez o Ezequiel Mosquera. No los pierdan de vista.

Como tampoco deberían hacerlo con los ‘tapados’ de esta Vuelta. Con ese Igor Antón que debe ser digno heredero de su compañero de equipo Samuel Sánchez, segundo en la pasada ronda española y ausente en ésta. Sin olvidarnos del potencial de un Caisse D’Epargne que trae a David Arroyo y Luis León Sánchez como agitadores y protagonistas de una Vuelta diseñada para escaladores. En una nueva apuesta por el ciclismo de antaño, por el espectáculo, por los demarrages desde lejos, por las estrategias de equipo, con hasta seis llegadas en alto. Los inéditos Cotobello y la espectacular Bola del Mundo dictarán sentencia cuando la carretera se empine. En un guiño para los mitómanos, Los Lagos de Covadonga también estarán presentes en esta 75º Vuelta Ciclista a España.

Pero no solo de puertos y descensos vivirá la carrera. En ese deseado equilibrio los organizadores han dispuesto de kilómetros de contra el reloj suficiente para que el espectáculo también se concentre en esa lucha. Además de la inicial pelea contra el crono de mañana en Sevilla, las tierras castellano-manchegas acogerán la otra, la contrarreloj individual, ya avanzada la competición. Serán 46 kilómetros que a muchos se les pueden hacer muy largos, y es que seguramente pocos podrán hacer frente a la locomotora Cancellara, más pendiente de su preparación para el Mundial que del triunfo final en Madrid.

Hasta allí desean llegar los favoritos de esta Vuelta vestidos con La Roja. El cambio de look con motivo del 75 aniversario de la ronda española ha sido diseñado por Custo Barcelona y mañana conocerá a su primer dueño en otra de las novedades más llamativas de esta nueva edición. Sevilla ha sido la ciudad elegida para esta iniciativa que tendrá corriendo a los ciclistas a unas horas nada habituales en las dos ruedas, pero obligadas ante el extenuante calor de estos días en la ciudad andaluza. Desde las 22.00h. hasta la media noche los protagonistas se ‘pasearán’ por las calles de Sevilla en un circuito que arrancará en la Plaza de Toros de La Maestranza y concluirá en la Torre del Oro. Serán 13 kilómetros para comprobar quien hace la mejor faena, la prenda roja espera tras la línea de meta, tras la primera puerta grande.

Un año más la canción de la Vuelta Ciclista a España 2010 es otro de sus grandes atractivos. En esta ocasión el ritmo lo ponen el grupo Preciados, la canción se llama Otra Oportunidad:





Fútbol y motor alternan con el Tour

27 07 2009

Mientras los franceses lanzaban una puya más al sucesor de Indurain y por extensión a todos los españoles, con el bochornoso himno danés sonando a todo volumen en los Campos Elíseos de París, Fernando Alonso perdía una rueda y abandonaba en Hungría cuando marchaba primero, al igual que  Lorenzo que  se caía bajo la lluvia de Donington Park cuando pilotaba en esa misma posición. Por su parte, el fútbol dio una de cal y otra de arena. Los aficionados culés volvieron a disfrutar de una cantera que asegura goles y proyecto de futuro, mientras que los madridistas comprobaron que a la galaxía todavía le faltan algunos retoques para navegar por el universo futbolístico con éxito.

Contador pasea su felicidad por París

Contador pasea su felicidad por París

Iremos por partes y haremos una última reflexión sobre el Tour. Una vez más vuelvo a critricarlos y se pensará que es persecución. No lo descartó, pero hoy estoy convencido de que los prejuicios están justificados en la gran mayoría de los casos, y con los franceses se cumplen siempre. Ayer, mientras toda España se pegaba al televisor para saborear la gloria con el ‘Pistolero de Pinto’, Alberto Contador, la organización del Tour pinchaba ¡el himno danés! en lugar del español ¿por error? No hay justificación ninguna y por mucho menos ruedan cabezas en otros sitios, sino recuerden la suerte que corrió el último que censuró el himno español. Que no se preocupen en Francia, Contador les hará aprenderse la musiquilla de la Marcha Real de memoria, tiempo al tiempo.

Donde nos quedamos con las ganas de que después de casi un año volviera a sonar el himno español fue en la Fórmula 1. Fue en Hungría, en el circuito donde Fernando Alonso comenzó a construir su leyenda, donde el piloto español recordó fantasmas del pasado. Una rueda mal ajustada tras una parada en boxes cuando marchaba primero mandaba sus opciones de triunfo al limbo, mientras la dichosa rueda gambeteaba peligrosamente por mitad de la pista.  Eso le costó a Renault una sanción por parte de la FIA que le impedirá correr en el próximo Gran Premio que es el de Valencia, por lo que el chasco fue doble. Y una vez más con los franceses (Renault) de por medio.

Tampoco consiguió Lorenzo en tierras británicas hacer resonar los acordes del himno nacional. En esta ocasión fue la lluvia quien lo alejó de su premio. El mallorquín mandaba en la carrera de Moto GP, por delante de todos sus rivales, incluido Rossi, cuando una mala trazada daba con su montura por los suelos. Dejaba así la victoria en bandeja de plata al ‘Doctor’ Rossi’, aunque éste también mordería el polvo, o mejor dicho el resbaladizo suelo de Donington Park. No obstante, la suerte de los campeones se enganchó a su cadenado y pudo reincorporarse a la carrera para terminar en un quinto puesto que le acerca el Mundial. 25 son ahora los puntos que distancian al piloto italiano con respecto al temperamental Lorenzo, quien poco a poco va perdiendo comba ante ‘Il Dottore’.

Lorenzo por los suelos, pierde una gran oportunidad de acercarse a Rossi

Lorenzo por los suelos, pierde una gran oportunidad de acercarse a Rossi

Y tras el motor llegó el turno del fútbol en un ajetreado fin de semana deportivo. Nuestros dos grandes equipos disputaron ayer partidos aunque con resultados totalmente distintos. El Barça volvió a hacer gala de su incansable cantera para demostrar que ésta es una de las mejores de Europa y del mundo. De hecho los cuatro goles fueron firmados por chavales provinientes de las categorías inferiores. Bojan volvió a confirmar su instinto y a demostrar que quiere pelear por minutos desde el principio, abriendo el marcador a los 12 minutos. Rueda con un chutazo desde la frontal puso el 2-1 antes del descanso. Tras la reanundación los goles y las ocasiones fueron de color azulgrana y Jeffren y Pedro fueron los encargados de rematar la faena, demostrando a Guardiola que el extremo que busca lo tiene en casa.

Raúl es felicitado por sus compañeros tras conseguir el gol

Raúl es felicitado por sus compañeros tras marcar el gol

Los problemas del Madrid, sin embargo no parecen tener una solución tan fácil. Ayer hubo decepción en el Bernabéu en la puesta de largo de la II Era Galáctica. El empate a uno ante el Al Ittihad no colmaron las espectativas de los pocos que se acercaron hasta el coliseo blanco. Los conceptos de Pellegrini no terminan de calar en la plantilla merengue, mientras que las actuaciones de Benzema y Cristiano Ronaldo apenas despertaron algunos tímidos aplausos en el graderio. Sin embargo, el murmullo era constante cada vez que uno de ellos cogía el balón. Lo mejor para los madridista fue la vuelta de Granero al equipo de sus amores. Demostró templanza, ganas y arrestos como para echarse el centro del campo a sus espaldas. El resto se escribe con cuatro letras: Raúl, que abrió el marcador y recordó que él juega siempre. La vida sigue igual en La Castellana.





París se rinde a Contador

26 07 2009

Será el cuarto año consecutivo en que los acordes del himno nacional resuenen en los Campos Elíseos. Y no debe haber nada más grande para un ciclista español que saborear la gloria bajo el Arco del Triunfo de París. Alberto Contador repite hoy experiencia y sensaciones para conmemorar su segunda victoria en el Tour de Francia, con la que vuelve a demostrar que hoy por hoy es el mejor ciclista del mundo.

Contador repetirá foto en los Campos Eliseos

Contador repetirá foto en los Campos Eliseos

Su victoria ahonda aun más en el injusto veto del año pasado, pero eso son batallas pasadas, que a pesar de todo le ayudaron a engrosar su palmarés. De ese veto sacó partido y el Giro y la Vuelta ganaron en espectacularidad y prestigio con su presencia y sus victorias. Algo similar a lo que ha ocurrido en esta edición del Tour. Su garra y sus balanceos sobre la bici han sido el toque diferenciador de esta edición.

Hoy las celebraciones se han repetido a lo largo de la etapa

Hoy las celebraciones se han repetido a lo largo de la etapa

Sus acelerones y sus disparos hacia la gloria han animado y han puesto algo de chispa a un Tour más descafeinado que de costumbre. La emoción se concentró en la última semana y ahí la jerarquía de Contador no dejó lugar a la duda. Desde Verbier hasta el Mont Ventoux sólo hubo un líder, un ciclista vestido de amarillo y un corredor capaz de hacernos saltar del sillón ante sus demarrajes: Alberto Contador.

Hasta que pudo demostrar su jerarquía, hasta que pudo imponer su enorme clase cuando la carretera se empinaba irremediablemente, hasta que pudo saborear una victoria contra el reloj vestido de amarillo en el Tour, Contador tuvo que apretar mucho los dientes. El conservadurismo que marcó los primeros diez días del Tour beneficiarion que todo llegara demasiado apretado hasta la última semana. Pero ahí, Alberto no perdonó. En esos siete días el ciclista español demostró que es el ciclista más completo, el que mejor sube, el que mejor lucha contra el crono y el que mejor compite en una vuelta de tres semanas. Su dominio ha sido claro en todos los terrenos y en su victoria se ha mostrado más dominador que en cualquiera de sus anteriores triunfos (1º en la clasificación general y dos victorias de etapa). Y a pesar de todo, nada ha sido tan fácil como ha parecido.

Porque si el primer Tour ganado por el ‘pistolero de Pinto’ estuvo marcado por la polémica del dopaje, éste lo ha estado por el exceso de egos. En esta edición ha tenido al enemigo cerca, demasiado cerca. Y es que la sombra de Armstrong era alargada, mientras Bruynnel se encargó de agigantarla con sus decisiones ambiguas  y desconcertantes. La carretera fue la encargada de cerrar debates inútiles y suposiciones de equipo presuntuosas. Pero ha sido ahí, en el seno de su equipo donde, tal y como ha reconocido Contador, el ciclista español ha disputado las etapas más complicadas de la Grande Boucle. Sin embargo, la vida predispuso a Contador para combatir al sufrimiento, rebelarse contra él y superarlo sin excusas. Gracias a la madurez y la sangre fría que atesora ha sabido salir victorioso, al igual que ha hecho en la carretera, de ese ambiente enrarecido y ganar la batalla psicológica que amenazaba con acabar, o al menos retrasar, la era Contador.

Era que comenzó un ya lejano julio de 2007, con una sorprendente victoria en el Tour, que continuaría casi un año después con un rabioso triunfo en el Giro y un dulce éxtasis en la Vuelta a España. Contador era profeta en su tierra y a sus 26 años completaba un triplete histórico. Ahora con su segunda ronda gala aumenta su leyenda y mira de cerca a mitos como Hinault, Merckx  o Indurain. Justo cuando se cumplen 50 años de la primera victoria española en tierras francesas (de la mano de Bahamontes), Alberto Contador confirma que hay más balas en el revólver y fuerzas en las piernas para seguir dejándonos sin siestas. Por eso y por todo lo que nos haces disfrutar, ¡¡Chapeau Alberto!!





La era CR9 arranca con victoria

21 07 2009

Se estrenó el nuevo Real Madrid de Cristiano Ronaldo y Benzema con victoria (0-1) ante el modesto Shamrock Rovers irlandés. Y lo primero que quedó claro es que Pellegrini tiene trabajo por delante. El arquitecto chileno tiene mucho que pulir para edificar un segundo imperio galáctico. Por lo visto ayer, la primera parte sobró, salvo para comprobar que Cristiano es capaz de atraer las cámaras con un par de taconazos y bicicletas; la segunda fue otro cantar, con los teoricamente suplentes y/o transferibles más Benzema. El galo se lució ayudado por el mayor empuje del resto de compañeros y dejó destellos de su calidad y muestras de su gran pegada.

CR9 debutó con el equipo blanco

CR9 debutó con el equipo blanco

Karim Benzema se estrenó como goleador con su nuevo equipo. Corría el minuto 85 de partido y todos daban el empate por bueno. Pero entonces apareció el francés y controló un balón bombeado con el que se marchó de su marcador y tras un amago superó al portero, quien para entonces ya lo observaba todo desde el suelo. Fue lo mejor de un partido que dejó algunas otras conclusiones. Entre ellas podemos destacar el debate sobre la suplencia de Raúl, que volverá a sonar con fuerza esta temporada. Cuando estén todos en perfectas condiciones será difícil verle en el once inicial aunque con el capitán nunca se sabe.  Una vez más, volvió a quedar claro que el equipo cojea en el medio campo sin un organizador que canalice el fútbol de toque por el que quiere apostar Pellegrini, aunque mientras llegan los refuerzos las opciones de Parejo e incluso repescar a Granero se presentan como las mejores soluciones.

Lo que ya no tiene solución -y advierto que he cambiado de tercio- es la relación de amor-odio de Eto’o con el Barça que estos días escribe sus últimas páginas. Ayer, tras casi dos meses de silencio del técnico Guardiola confirmó que la etapa de Eto’o en el Barça ha terminado. Que siente (por experiencia y seguramente por hechos ocurridos en ese vestuario) que lo mejor para Eto’o y para el club es que el camerunés se marche. Argumentó que el equipo necesita caras nuevas después de haberlo ganado todo para volver a ser competitivo y no caer en vicios del pasado. Estoy de acuerdo con esos argumentos, Eto’o ha dado al Barça sus mejores años y por ello no comparto con alguno de mis más intimos amigos y compañero de profesión el que las declaraciones de Pep no fueran acertadas al aludir al feeling como una de las causas de la marcha de Eto’o. Considero, más bien que fue otro pase de torero de Guardiola ante las embestidas de la prensa, con la clara intención de no empantanar más un caso ya de por sí bastante turbulento.

Guardiola habló de feeling para referirse al caso Etoo

Guardiola habló de feeling para referirse al caso Eto'o

Guardiola ha vuelto para coger el timón del Barça. Y esa es la mejor noticia del día para los culés. En este período de retiro espiritual del mister demasiadas han sido las salidas de tono y las bravuconadas emitidas por la entidad culé. La mayoría de ellas realizadas por su presidente. Por ello, se agradece el discurso sosegado, tranquilo y conciso de Pep, quien dejó claro que cuenta con Henrique como central para esta temporada ante la interminable baja de Milito, que le encanta Ibrahimovic y que espera que se concrete la operación o que Márquez y Puyol son intransferibles. Por si eso fuera poco, no dudó en admitir que se puso en contacto con Villa para conocer sus intenciones de venir al Barça, aunque finalmente la operación no pudo realizarse.

Astarloza celebra con rabia su victoria

Astarloza celebra con rabia su victoria

Un ejemplo de clarividencia como el realizado hoy por Mikel Astarloza, quien ha sabido esperar su momento y utilizar sus armas para imponerse en la meta de la 16º etapa en Bourg Saint-Maurice, mientras escribo estas líneas. El guipuzcoano ha sufrido y pedaleado mucho para conseguir entrar en la escapada buena y se ha impuesto a sus cuatro rivales de fuga lanzando un ataque demoledor a 2,5 kilómetros para el final. Euskaltel recibe así un premio más que merecido tras el gran esfuerzo y combatividad que viene realizando a lo largo de todo el Tour, mientras que Astarloza continúa la línea marcada por Roberto Laiseka o Ibán Mayo para alzarse con su primera victoria en la ronda gala. Con ella continúa la fiesta española en Los Alpes que estas dos etapas se han teñido de claro color rojigualdo. Que no pare.





Contador dispara el Tour

20 07 2009

El pistolero de Pinto, Alberto Contador ya reina en el Tour. En la segunda oportunidad en que la carretera se empinaba hacia arriba el corredor de Astana tiró de galones y maestría para asestar un duro golpe a todos sus rivales. Su demarraje a casi seis kilómetros de la metra fue de los que hacen daño, de los que buscan abrir diferencias y de los que nos trasladaron a épocas pasadas. Con su típico balanceo encima de la bici, el ciclista español sacó toda la rabia acumulada en lo que va de Tour donde la tensión ha sido la nota dominante en su equipo. Ahora ya no habrá más disputas porque la carretera ha puesto a cada uno en su sitio.

Contador sacó su pistola en la meta de Vervier

Contador sacó su pistola en la meta de Verbier

Y el de Contador es el primer puesto del cajón. Porque si días atrás comentábamos que la monotonía y el aburrimiento eran los principales actores de este Tour. Ayer, el protagonismo recayó en el dorsal 21 de esta edición. Con ese número a la espalda (el mismo con el que Pantani ganó su única ronda gala) Contador reventó la carrera. Al más puro estilo del escalador italiano no se pensó dos veces su ataque ante la pasividad del resto de adversarios y su acelerón no encontró respuesta en ninguno de ellos. Sus sensaciones eran buenas y sus piernas formidables, porque sólo así se explica que abriera hueco tan rápido, mientras sus rivales padecían las rampas de la estación suiza de Verbier.

Antes, a pie de puerto se había llegado muy rápido ante las acometidas del Saxo Bank que pretendían agitar la carrera. Con Cancellara por delante los hombres Bjarne Rijs llevaron enfilados a los ciclistas hasta las primeras rampas de Verbier. Su apuesta era clara, todos trabajaban para Andy Schleck (quién a la postre terminaría segundo en la etapa a más de 40 segundos de Contador), pero ese ritmo benefició a Contador para preparar su ataque definitivo.

Fuimos muchos los que, una vez más, saltamos del sillón mientras el pinteño lo hacía del grupo de favoritos, excitados y animados ante una nueva gesta de Contador. Fueron 5,7 kilómetros de nervios y de emoción que terminaron con final feliz con ese gesto que no daña a nadie pero con el que ayer lanzó mensajes contundentes. Su disparo de ayer valió por dos, porque no sólo fue certero para eliminar a su enemigo (Lance Armstrong), también fue astuto para quedarse con la chica que vestía de amarillo. Ni John Ford lo hubiera planeado mejor. El héroe hoy descansa, pero mañana saldrá de amarillo en honor a su dama, ésa que ya le espera en París para confirmar lo que ayer ya dejó claro, que el de Pinto es el mejor ciclista del pelotón internacional.

 

Por otro lado, los triunfos españoles no se quedaron únicamente en el Tour. En motociclismo logramos un histórico repóker en 125, con victoria de Julián Simón y cinco españoles en los cinco primeros puestos. En 250 cc, Debón y Bautista se subieron al segundo y tercer lugar del cajón respectivamente sólo superados por Simoncelli. Mientras que en Moto GP asistimos a otra nueva y encarnizada batalla entre Rossi y Lorenzo, que termió ganando el piloto italiano por centésimas, con Pedrosa en tercer lugar. En total 7 podios de 9 posibles. Una muestra más de que el deporte español marcha sobre ruedas.

Y repitió en el podio

Y repitió en el podio





Sin retorno en el Tour

15 07 2009

El pinganillo ha provocado la última polémica en el Tour de Francia. La organización decidía ayer, pese a las críticas y sin tener en cuenta la opinión de los equipos, suprimir la utilización del mencionado transmisor, que mantiene comunicados a los ciclistas con sus directores de equipos. La ronda gala ganaría así en intensidad y emoción al eliminar las denostadas órdenes de equipo que coartan en muchos casos la libertad de los ciclistas, según argumentaban los organizadores.

Pero la vuelta al ciclismo de antaño, con apagón tecnológico incluido en medio del 14 de julio (día de la fiesta nacional en Francia), no gustó a todos. Es más, no gustó a casi nadie y 14 de los 20 equipos que compiten en este Tour, mostraron su desacuerdo ante la revolucionaria decisión de la ronda gala. Pues habrá más. De hecho, tienen planeado realizar otra etapa ‘sin retorno’. Aunque, UCI y Tour deberían replantearse esta opción tras la soporífera etapa a la que los espectadores (los otros damnificados) asistimos ayer.

Cavendish no entiende de protestas y ganó su tercera etapa

Cavendish no entiende de protestas y ganó su tercera etapa

Los ciclistas a instancias de sus respectivos equipos protestaron haciendo lo que mejor saben, pedalear encima de la bici. Sin embargo, pronto dejaron claro que su ritmo cansino y anodino no animaría la fiesta nacional gala esta vez. Así fue hasta los últimos 25 kilómetros antes de llegar a meta, en ese momento se acabó la marcha cicloturista y los profesionales se pusieron manos a la obra, una vez que su boicot había reventado la etapa. Luego, Cavendish repetiría el guión más conocido de esta edición.

Entre los argumentos de los ciclistas y directores estaban la inseguridad ante lo desconocido de las carreteras galas, el peligro que se corre al tener que bajar hasta el coche para recibir órdenes (porque éstas se siguen dando también sin pinganillo) y la falta de experiencia de muchos que no han conocido otra cosa. Y es que desde que en 1992 el equipo Motorola  fuera pionero en su incorporación, su uso ha sido una constante desde las categorías inferiores.

Lo cierto es que el Tour de Francia, la ronda ciclista por excelencia, no parece el escenario ideal para realizar pruebas y experimentos. Y por si quedaba alguna duda, el de ayer salió rana. Existen otras soluciones, aunque parece que el pinganillo no es en ningún caso el culpable de la falta de espectáculo  o de emoción en lo que va de Tour. Esas soluciones apuntarían a una radio al estilo de la Fórmula 1, en la que las indicaciones fueran públicas, conocidas por todos los equipos. Así se evitarían órdenes  que disturben el discurrir de la carrera, se mantendría la seguridad exigida por los corredores.

Sólo ellos dan pedales, suben puertos y luchan contra el reloj, pero los que dominan el mundillo de la bici suelen hacer oídos sordos a sus quejas y peticiones. La explicación a la poca ambición y la escasa emoción que han surcado las carreteras francesas en estos diez días de competición habría que buscarlas precisamente en ellos. Los encargados de diseñar el recorrido, de vetar a determinados corredores o de dejar al Tour puntualmente ‘sin retorno’. Aunque la autocrítica también escasea más allá de los Pirineos.