El fútbol vuelve a casa

21 08 2010

Habían pasado más de tres meses desde el último partido, el mismo tiempo que se había consumido desde la última celebración, el último título (ya penúltimo), la última fiesta. Hasta hoy, el día, mejor dicho, la noche que el fútbol volvió a casa. Bastó un boceto, apenas unas pinceladas de Messi por aquí, un tiralíneas de Xavi por allá, un sprint de Pedro o el fino acoplamiento que demostró Villa. Un poco del Barça esta noche fue demasiado para el Sevilla de Antonio Álvarez, más concentrado en la Champions que en la Supercopa de España.

El Barça sumó su primer título de la temporada, el 8º de la 'Era Guardiola'

El Camp Nou volvió a revivir sensaciones pasadas, volvió a disfrutar de los suyos, del juego armónico de los chicos de Guardiola, de la victoria cómoda, del Barça de siempre. Y palpó nuevas experiencias. Por fín, una remontada, tan escasas como necesitadas hasta ahora. Por fín, David Villa, el 7 de España y del FC Barcelona comenzaba a deleitar al coliseo azulgrana. Por fín, Sandro Rosell se presentaba en el palco del Camp Nou con los galones de Presidente colgando de su americana.

Y entre medias el Sevilla como convidado de piedra e invitado aguerrido. El 3-1 de la ida aportaba morbo y emoción para un encuentro que en esta ocasión no sería descafeinado. Porque unos y otros contaban, a priori, con todos sus hombres para intentar levantar el primer título de la temporada. Aunque Guardiola ya avisó en la previa que no todos los internacionales españoles estarían en el once inicial.

El Guaje no necesitará adaptación, se entiende a la perfección con todos

No hicieron falta. Al descanso la eliminatoria estaba ventilada. El Barça ganaba 3-0 gracias una vez más a las genialidades de Messi, al descaro de Pedro y a la eterna brújula de Xavi. Con ellos  sobre el verde, se nos olvidó que Guardiola se había dejado parte de la artillería en el banquillo: Ibra y Villa lo vieron desde el banco, al lado de Pep. Desde allí pudieron observar que el Sevilla salió atemorizado al Camp Nou y se fue trasquilado. Álvarez reservó jugadores confiado en la renta de la ida y con el temor de la remontada. La propia y la ajena.

Cuando los hispalenses quisieron despertarse el vendaval azulgrana, la tormenta perfecta, les había pasado por encima, habían anulado todas sus defensas y habían desparramado su ventaja con ese canto sinfónico que tanto se echaba de menos por el Camp Nou. Una vez convertido el Sevilla en un juguete roto en manos de los culés, éstos se dedicaron a dormir el partido y hacer de la pelota un cómplice que no los delatará jamás porque nadie la trata con más mimo. Y para cuando las fuerzas flaqueaban entre los internacionales españoles (los que llevan menos kilómetros de pretemporada), Guardiola movió las piezas buscando más control y pegada. Iniesta y Villa fueron recibidos como lo que son: héroe el primero, nuevo ídolo el segundo. De su conexión nació el cuarto cuando ya el partido expiraba. La jugada la culminó Messi, demostrando que para él no hay pretemporada. Era su tercer gol de la noche, suma 130 con la camiseta azulgrana, a la altura de Eto’o y Rivaldo, y lo que queda…

El único pero para el Barça fue esa suplencia de Ibrahimovic (no llegó a disputar ni un minuto) que reabre el debate su posible marcha. El fichaje más caro de la historia culé no encuentra el feeling con Guardiola y mientras Bojan le adelanta en la rotación, la amenaza de Villa aumenta cuando éste apenas ha disputado una decena de minutos. Pep habla más claro de lo que algunos creen y su mensaje esta noche fue contundente. Ibra participó en la 9º Supercopa de España del Barça cuando las circunstancias no dejaban otra escapatoria al técnico culé, pero una vez recuperado el orden establecido el ‘9’ azulgrana pasó a un segundo plano y pocos repararon en esa ausencia de protagonismo de un hombre acostumbrado al foco mediático. Al Camp Nou le dio igual. El fútbol había vuelto a casa.

Anuncios




La vida sigue igual

24 08 2009
Puyol levantó la primera copa de la temporada

Puyol levantó la primera copa de la temporada

Este Barça no cede ni un metro, ni un título en su afán por marcar una época. Anoche, ante el Athletic Club sumó el cuarto título del año, el primero de la nueva temporada y la octava Supercopa de España de su historia. El 3-0 del partido de vuelta no deja lugar a dudas. Guardiola tiene la máquina perfectamente engrasada, las nuevas piezas se van acoplando y disfrutando de la filosofía ‘Barça’ a la perfección, y el hambre y la ambición de este grupo sigue intacta tras el atracón de títulos del año pasado.

La resaca del triplete se ha digerido bien y los culés no han perdido ni un ápice de sentido común y sacrificio para acompañar al talento de las necesarias dosis de trabajo y esfuerzo. Así se bordó una temporada imborrable para el club el año pasado y la sensación es que los mimbres se conservan para este año. El Barça juega de memoria y todo lo visto esta pretemporada se ha confirmado cuando ha comenzado lo serio y los Messi, Henry, Touré Yaya o Puyol han suplido a los descarados canteranos. Pensar que a ese equipazo todavía se le tiene que sumar Andrés Iniesta, eriza la piel de muchos.

Porque ayer, durante algunas fases del primer tiempo se le echó en falta. Al Barça le fallaba el último pase y su superioridad en el juego no se plasmaba en claras ocasiones de gol. Y cuando éstas llegaban, la falta de puntería y la gran actuación de Iraizoz -otra vez el mejor de su equipo-, evitaba que la fiesta fuera mayor. De todos modos, un Camp Nou repleto disfrutaba de su equipo desde el inicio. Guardiola había dispuesto por primera vez en el equipo titular a la nueva tripleta atacante: Messi, Ibra, Henry y los tres dejaron pinceladas de las obras de arte que se van a poder deleitar en ‘Can Barça’ este año. 

Mención especial para Ibra, el nuevo de la clase. De primeras obviaremos las comparaciones con Eto’o porque sería perder el tiempo. El sueco es un jugador completamente distinto, súper completo que poco a poco se va adaptando a la filosofía Barça. Ayer presionó, como nunca antes lo había hecho en el Inter, cayó a bandas en busca de abrir huecos para sus compañeros, se asoció con Messi con acierto y creó expectación en cada toque de balón. Eso es lo que hace a ciertos jugadores diferentes e Ibra lo es. Quizá fuera su primer toque lo más sorprendente y la mejor muestra de lo que Guardiola le ha pedido. Puede que sólo Xavi jugara más balones al primer toque que el ‘9’ del Barça, que ayer demostró que es un referente para su equipo y para las defensas contrarias, lo que libera, y de que manera, a Messi y a Henry. Porque ‘Ibracadabra’ estaba ansioso por mostrar todo su repertorio, se atrevió incluso con las faltas, aunque la puntería todavía no está a punto. Encontrar el gol, con el equipo que tiene detrás, será cuestión de tiempo.

 

Ibra deleitó al público con parte de su repertorio

Ibra deleitó al público con parte de su repertorio

El Athletic aguantó anoche 48 minutos y eso con el mihura que tenía enfrente tiene un mérito enorme. El Barça inició la segunda parte con el mismo monólogo que había mantenido en los primeros 45 minutos y el camino del gol pronto fue iluminado por el más listo de la clase. Fue él, Leo Messi quien supo hacer buena una asistencia al primer toque de Ibra. El argentino superó a Koikili con un recorte exquisito y superó la salida de Iraizoz con una leve vaselina. Sí,el gol lo había marcado con su pierna derecha. A Messi le da igual con la diestra que con la zurda. Con esta última fue con la que marcó el segundo del Barça de penalti. Ese gol terminó con las escasas esperanzas bilbaínas y la fiesta ya era total en el Camp Nou al grito de ¡Campeones, Campeones!

El carrusel de ocasiones fueron constantes durante toda la segunda mitad. Ibrahimovic, Henry, Puyol o Messi, pudieron abrir aún más la brecha. Pero no fue hasta que entró en el campo el sustituto de Ibra, Bojan cuando el marcador se movió. El sueco fue despedido con una ovación de gala por sus ganas y su tremenda calidad, mientras el de Linyola no quiso perder ni un instante para confirmarse como sustituto de lujo de Ibra. A los 25 segundos de estar en el campo marcaba el tercero del Barça en un error garrafal de la defensa bilbaína. Una mala cesión hacia Iraizoz era interceptada por Bojan, quien se deshacía del portero antes de alojar el balón en el fondo de las mallas. Fue la mejor muestra de la voracidad de este equipo.

Un equipo que ha centrado los focos mediáticos en cuanto el balón ha comenzado a rodar. Otros habrán sido protagonistas durante el verano, aunque el inicio de la temporada ha mostrado la realidad: los títulos los siguen ganando los mismos. Quiénes quieran bajar a estos hombres del escenario principal tienen mucho trabajo por delante, porque la orquesta de Guardiola se sabe su partitura de memoria y ni siquiera el cambio de los principales solistas altera el tempo de la marcha. Ésa que siempre se encamina a la victoria, su próxima parada será en Mónaco. 

Revive aquí la vuelta de la Supercopa de España:





La Supercopa abre la temporada fútbolística

16 08 2009

El telón se subirá esta noche con dos clásicos de la escena futbolística. Barça y Athletic disputarán esta noche el partido de ida de la Supercopa de España en San Mamés con el que se da el pistoletazo de salida a una temporada que se presenta apasionante. Pero el duelo pondrá en juego algo más que un título, se enfrentarán dos estilos, dos modelos sustentados bajo los mismos pilares: la cantera.  Ver cuál de ellas se impone, la vasca o la catalana, también está en juego esta noche.

Messi será hoy la principal baja culé

Messi será hoy la principal baja culé

Porque el Barça acude a Bilbao huérfano de estrellas (Messi, Iniesta, Márquez e Ibrahimovic no han viajado), por lo que Guardiola sacará a relucir la inagotable cantera de talentos que es la Masía para intentar decantar la balanza desde el partido de ida. Por su parte, Caparrós recurrirá a lo de siempre, a los leones criados en la tierra para intentar parar a la máquina azulgrana con ilusión, garra y sacrificio. Quizá debido a las bajas y a la época del año en el que nos encontramos el partido (al menos el de hoy) se presenta más disputado.

Instalado en el bullicio de su semana grande el Athletic  y su gente tirarán de orgullo y fe para obrar el milagro que ya el pasado mes de mayo en Valencia  no fue posible. Ése fue el último precedente entre los dos equipos y allí, en la Ciudad del Turia quedó demasiado claro las diferencias entre unos y otros. No obstante, los bilbaínos pretenden olvidarlo esta noche. La marea rojiblanca reventará esta noche San Mamés para llevar a los suyos en volandas hacia la victoria porque, a pesar de que haya partido de vuelta, saben que quien da primero da dos veces.

Para ello Caparrós volverá a confiar en los zarpazos de Llorente que disputará uno de los duelos más interesantes de la noche con su compañero de Selección Piqué. En el centro del campo los leones contarán con el doble pivote formado por Orbaiz y Gurpegui quién volverá a sentirse futbolista ante un partido de tal enjundia. Precisamente ahí tiene el Athletic la única baja importante. El técnico rojiblanco ha decidido dar descanso a Javi Martínez y ha vuelto a confiar en Gurpegui, quien apenas contó la temporada pasada. Entre el resto destacará una vez más la clase y la pegada de Yeste y la velocidad y picardía de Susaeta, sin duda, uno de los cachorros más audaces de la última camada rojiblanca.

Y es que la batalla tendrá su gran enfrentamiento en el centro del campo. Ahí los bilbaínos se encontrarán con uno de los mejores del mundo. Touré y Keita serán los encargados de poner el músculo mientras Xavi ofrecerá su inteligencia.  Con el ‘profe’ en el campo los pases de tiralíneas y los huecos se iluminan a cada toque de balón. Todo resultará más sencillo para sus compañeros. Parece que Guardiola apostará por acompañar a Henry con dos de las piezas más codiciadas de la Masía: Bojan, que será el ‘killer’ azulgrana, y Pedro, que se vestirá de Messi para intentar romper el muro bilbaíno con su velocidad y descaro. El gol dependerá de ellos, aunque ante el rodillo azulgrana nunca se puede estar tranquilo.

Pero el Barça no sólo es favorito por su plantel, sino porque el partido de vuelta se disputa en el Camp Nou. La pasta y las televisiones mandan en el mundo del fútbol y esas son las principales razones para que este partido se dispute a doble partido. Con ello se comen una semana del calendario y se resta interés a una copa que tendría más emoción y solera si se disputara a un solo partido. Para ello habría que mirar a las Islas Británicas donde saben un rato de cómo cuidar las tradiciones, con la Community Shield como principal ejemplo.

En el partido de vuelta ya podrá contar el Barça con todas sus estrellas, para arropadas por su público, adjudicarse la que sería su octava supercopa, con las que empataría en estos títulos con el Real Madrid. Una motivación más para el Barça post-triplete que espera continuar por la senda del triunfo en los albores de la nueva temporada. Pero ¡ojo!, enfrente estará el Athletic, que luchará por conseguir su segunda supercopa 25 años después y tal y como ocurrió en Valencia en ilusión y entrega ya ganan a los azulgranas. Veremos que ocurre luego en el campo.