Nos la jugamos ante Turquía

12 09 2009

No hay lugar para la duda ni para la relajación. Es un todo o nada que, aunque no nos mandará a casa de manera inmediata, sí complicaría, y mucho, nuestro camino hacia ese oro que ahora sabemos que no será un paseo. Los hombres de Scariolo se la juegan esta tarde (15.45h. La Sexta) ante la infranqueable muralla otomana liderada por Hedo Turkoglu que llega al envite imbatida tras los tres partidos de la primera fase. España, que no llega al partido con su mejor cara, espera dar un golpe definitivo en la mesa con el que despajar dudas y reafirmarse en sus convicciones, sus objetivos y sus ideas.

La concentración y la intensidad volverán a ser claves en el partido de hoy

La concentración y la intensidad volverán a ser claves en el partido de hoy

Se trata de recuperar sensaciones tras una primera fase en la que han vivido demasiado tiempo en el alambre, frente al abismo que separa la obligación del fracaso. Scariolo contará, por fin, con un plantel sano, tras recuperar a los nueve lesionados o ‘tocados’ con los que ha conseguido sobrevivir a lo largo de la primera parte del campeonato. Así, Garbajosa volverá a ser de la partida y se espera que su concurso aporte más posibilidades a una España que se ofusca demasiado en los ataques estáticos. Y los rivales nos están ganando en los rebotes, el alfa y el omega del básket. Sí, se hecha de menos al Makelele de esta selección, al gran capitán Carlos Jiménez. Aunque ahora no es tiempo de recordar a los ausentes, sino de competir con los presentes.

Hay que dar un paso adelante y para ello debemos apoyarnos en nuestros primeros espadas. En Pau, en Juan Carlos o en Rudy. De su acierto y sobre todo de lo ‘enchufados’ que salten hoy al pabellón de la bella ciudad de Lodz, dependerán buena parte de nuestras posibilidades. Pau ha ido cogiendo minutos y volviéndose a sentir importante en esta selección con el paso de los partidos, por lo que es de esperar que hoy vuelva a ser el líder sobre el que se cimente nuestras opciones. Sin duda, es el mejor pívot de todos los que hay en el Eurobasket y eso es una ventaja y una virtud con la que hay que saber jugar. Porque el juego interior de España es simplemente espectacular e intimidador, porque a la fuerza y calidad de los hermanos Gasol hay que sumar la garra de Felipe Reyes, un auténtico gladiador que siempre responde en la cancha cuando su país lo necesita.

Pero, a la ‘Roja’ se le ha olvidado correr, y ésa fue una de sus pricipales señas de identidad en los éxitos del pasado. La defensa de Scariolo se cierra en torno al aro propio y busca con poca frecuencia el robo, la anticipación y la carrera en busca de la canasta contraria. Las transiciones son más lentas y los ataques estáticos se repiten una y otra vez. Ese cambio de sistema no ha sido asimilado del todo por los jugadores y los resultados se observan en la pista. Por ello, recurriremos a la calidad de los nuestros y a las oraciones que nos sepamos para enfrentarnos al ejército otomano.

Gasol volverá a ser nuestra mejor arma

Gasol volverá a ser nuestra mejor arma

Porque Turquía es  Turkoglu y algo más. Concretamente, un bloque conjuntado, sobrio y muy fuerte físicamente que ha dejado de ser una ilustre lista de nombres para convertirse en un gran bloque. Capitaneados por el flamante fichaje de los Toronto Raptors, el ejército otomano cuenta con ilustres como el ex-barcelonista Ersan Ilyasova o el antiguo merengue Kerem Tunçeri. Por lo que el tiro exterior será una amenaza constante, como las penetraciones de fuera a dentro, especialidad de una selección que impresiona más por su garra y por su juego de conjunto que por su calidad. Y es que mientras Ersen Arslan pone orden al juego, las murallas turca se clavan en la pintura para intimidar y persuadir hasta la rendición al rival. Junto a un Ilyasova que asume galones encontramos a otra de las promesas más firmes del baloncesto turco, Omer Asik, un taponeador de lujo y un referente en la defensa que se presume que será la sombra de nuestro Pau. La osadía y el descaro de la juventud la completan su pareja de pívots del 87, Oguz Savas y Semith Erden, con la suficiente calidad y atrevimiento como para convertirse en jugadores desequilibrantes a lo largo del partido.

Turquía, por tanto, tiene bastantes similitudes con esa Serbia que nos sorprendió en el debut. Jugadores jóvenes, con experiencia en las categorías inferiores que ya saben lo que es ganar torneos internacionales a edades tempranas. Recordar ese partido sería buena piedra de toque para no repetir sonrojo. Éste sería además más serio porque ya hay pocas posibilidades de dar marcha atrás, no hay terreno para retroceder sólo territorio por conquistar y el combate definitivo comienza hoy. Por ello, a España, la España que conocemos, que nos ha ilusionado y que hacía de cada partido una paliza debe volver hoy al campo de batalla. Aunque la paliza se cambie por un victoria a los puntos que nos reconforte el ánimo, el orgullo y las esperanzas. Toca demostrar que somos la Ñ, ya saben, la consonante más cercana a la NBA.

Mira aquí como Turquía acabó con Lituania en su partido de la primera fase:

Anuncios




A por el Oro de Polonia

7 09 2009

Es el objetivo, la meta y la obsesión. Pero es también el fracaso frente al reto, el miedo frente al valor. Contra todo eso tendrá que luchar a partir de hoy la Selección de Basket de Sergio Scarolo que ya prepara su asalto a la única medalla que le falta a la mejor generación de baloncesto que ha dado este país. Por ello, su papel de favorito indiscutible a la máxima presea del Eurobasket será otro de los rivales con los que tenga que enfrentarse la ‘Roja’. Es el peaje que hay que pagar cuando eres el mejor.

La aportación de la Bomba Navarro volverá a ser clave

La aportación de la 'Bomba' Navarro volverá a ser clave

Y eso que a España le faltará su director de orquesta. José Manuel Calderón, el base de los Toronto Raptors no será el encargardo de organizar el juego de la ‘Roja’, aunque las alternativas no nos faltan. Su puesto está bien cubierto con la mayor promesa (hoy ya una realidad) del baloncesto nacional desde Pau Gasol. El joven Ricky Rubio tiene todas las papeletas para arrancar el Eurobasket como el arquitecto sobre el que los hombres de Scariolo construyan su juego. La presión y la responsabilidad no serán ningunos extraños para ese chico que sólo sabe disfrutar jugando a basket. Por si acaso, detrás de él estará la experiencia de Cabezas o la electricidad y buena visión de Raül López.

Sin embargo, la mejor noticia para la ‘Roja’ es la recuperación del pívot de Los Ángeles Lakers, Pau Gasol. No ha disputado ningún partido preparatorio, lleva apenas cinco días entrenándose con sus compañeros y su puesta a punto no será la ideal, al menos en este primer partido, pero sus galones y su tremenda calidad e intimidación en la pintura son piezas básicas que España no puede perder. Su motivación y su compromiso con la Selección serán otra arma fundamental para el equipo de Scariolo. No será la única, porque Rudy Fernández también está recuperado de la lesión muscular que le hizo perderse el último partido amistoso disputado por la Selección Española frente a Lituania. Sus penetraciones, su estratosféricos triples y su velocidad al contragolpe son sólo algunos de los recursos con los que podrá contar Scariolo entre su enorme plantel de estrellas.

Gasol vuelve con ansias de triunfo

Gasol vuelve con ansias de triunfo

A pesar de todo, es posible que el Seleccionador Nacional lo reserve hoy ante envites mayores para no forzar una recaída. Porque abrimos fuego con la siempre temida Serbia, aunque su pasado y su palmarés es hoy por hoy lo mejor tienen. Desmembrada de lo que en su día fue una potencia mundial como Yugoslavia, acuden a este Europeo con una selección muy joven, cargada de talento e inexperiencia. Ese talento lo centran jugadores Nenad Krstic, Kosta Perovic o Uros Tripkovic, poco conocidos a nivel mundial y de los que no se saben como responderán en un torneo de máxima exigencia como éste. Aunque el primer partido, el debut, siempre es peligroso y no sería la primera vez que nos encontremos con una sorpresa desagradable. De todos modos, yo apostaría todo al rojo.

Hoy y para el resto del Europeo. Porque todas las grandes selecciones acuden a la cita con significativas bajas que repercuten en la calidad de su plantilla. En Polonia no veremos ni a Holden, ni a Kirilenko (Rusia), faltarán Jasickevicious, Sikauskas y Kaukenas (Lituania), Papadopoulos y Diamantidis (Grecia) lo verán desde casa, Nowitzki (Alemania) no capitaneará a los teutones y Beno Udrih no será la esperanza eslovena. Con estas bajas es evidente nuestro cartel: favorito al oro con el mejor plantel posible (a excepción de la baja de Calderón). Ahora toca demostrarlo en el campo, esta noche a partir de las 21h. frente a la Serbia dirigida por Ivkovic. Allí acudimos con la necesaria cura de humildad provocada por la paliza del último amistoso frente a Lituania, que evitará que miremos a nadie por encima del hombro, aunque seamos más altos y más guapos.





Alerta Gasol

11 08 2009

Gasol sujeta su dedo dañado en la sesión de ayer

Gasol sujeta su dedo dañado en la sesión de ayer

Peligra el Europeo para Pau Gasol. El pívot de Los Angeles Lakers se lesionó ayer en su dedo índice de la mano izquierda al intentar taponar un tiro de Felipe Reyes en el entrenamiento vespertino. La contusión le afectó al ligamento interfalángico por lo que Pau fue operado de urgencia en un centro hospitalario de Sevilla. Los miedos surgen ante las presumibles tres semanas que el ‘4’ de España estará de baja. El Europeo comienza el día 7 de Septiembre, aunque Scariolo lo tiene claro “le esperaremos hasta el final”.

Y es que Gasol es la estrella de este equipo cargado de estrellas. No es una redundancia es una realidad. Él es el que más brilla en el firmamento de la Selección de basket, él es jugador referencia al que mirar en los momentos claves, y él es el único de este excepcional plantel que sabe lo que es jugar una final de la NBA y ganarla. Por ello su participación se hace imprescindible, porque la ‘Roja’ quedaría demasiado coja sin Pau, a lo que habría que sumar la consabida baja de José Manuel Calderón, el director de orquesta de los hombres de Scariolo.

Su compromiso con la Selección es total. Pau quiere estar ahí, con sus compañeros, defendiendo a su país para intentar conseguir el oro que les falta. Tras la amarga plata conseguida en Madrid hace dos años, en el que precisamente Gasol falló el tiro decisivo ante los rusos en la final, él al igual que el resto de la Selección anhelan quitarse aquella espina clavada desde entonces. Con estos antecedentes, el de Sant Boi forzará y hará todo lo posible para estar en Polonia del 7 al 20 de septiembre. Sí, porque esperamos estar en el país centro europeo hasta el día 20, el día de la final.

Mis dudas se centran más en el posible rendimiento que Gasol pueda ofrecer. El pívot de los Lakers llegaba a esta cita plenamente descansado tras una larga temporada, muy motivado ante el nuevo reto y con ganas de entrenar y conocer los métodos de Scariolo. Esta lesión retrasará su acoplamiento a la dinámica del grupo, su puesta a punto tras un largo período vacacional y sobre todo, su conocimiento de las tácticas y jugadas marcadas en la pizarra por el seleccionador nacional. Confiemos en que la inmensa calidad de Gasol pueda suplir todas esas carencias y pueda ejercer en Polonia de lo que es, el auténtico líder de la Selección.

Scariolo, el seleccionador nacional, también está muy atento a la evolución de Pau

Scariolo, el seleccionador nacional, también está muy atento a la evolución de Pau

Por otro lado, me pregunto cómo habrá sentado esta lesión en Los Ángeles, con los que hasta última hora de la pasada temporada se estuvo negociando para que Gasol pudiera defender a su país. A estas horas desconozco si se van a entrometer en la recuperación del pívot de Sant Boi, que también es una referencia en el equipo de la costa oeste. Lo cierto es que la Federación Española de Baloncesto (FEB) suscribió un seguro ante posibles lesiones, aunque la contusión de Pau no reviste una gravedad excesiva como para afectarle de cara a su próxima temporada con los Lakers. Confiemos en que éstos se queden tranquilos ante las explicaciones recibidas por los médicos de la selección y no enmarañen un ambiente que debe ser idílico para conquistar la presea más anhelada: el oro de Polonia. Allí vamos a demostrar que somos la eñe. Y con el compromiso de Gasol todo sería más fácil.