Pesadilla antes de Navidad

11 12 2011

Ni Tim Burton lo hubiera ideado mejor. La historia, la pesadilla, se repite año a año, en las fechas previas a la Navidad, cuando ese aire de nostalgia, consumismo y buenos presagios inundan las calles de nuestras ciudades. Esos buenos augurios volvieron a esfumarse de un plumazo o tal vez no, el sueño fue más placentero esta vez, al menos en su inicio. Justo el tiempo necesario para que la danza de la muerte azulgrana convirtieran a la novia blanca y radiante, en la novia cadáver.

Kaká intentó reactivar a su equipo pero termino engullido por la pesadilla

Y eso que el No REM, la primera estación del sueño, comenzó atrevida y sin paracaídas. La caída podría ser más dura, a cambio, la gloria sería histórica. En esa fase iniciatica, Mourinho compuso un relato donde el protagonismo lo tenían los actores principales de su equipo. En esta ocasión la banda sonora no llevaría percusión en exceso, se apostaba por los violines y la corneta para atacar los miedos. Y así pocos repararon en que junto a Xabi Alonso, el encargado de llevar el tempo, hacían falta secundarios de lujo. No basta con Lass para evitar que te corten la cabeza.

Todo empezó demasiado bien. Aquello era un verdadero sueño, en el que Benzema sacaba ases de su chistera auspiciado por las revoluciones de Di María. En un abrir y cerrar de ojos el mundo era más justo, el Madrid dominaba al Barça, la Navidad era entonces completa y las pesadillas acechaban a otros, si no que le pregunten a Valdés.

La fortuna, esa amante infiel, había guiñado un ojo a los blancos y éstos se habían rendido a sus encantos. No se olviden de ella porque esta femme fatale nos ayudará a comprender cómo se convierte un sueño en pesadilla. Entre tanto, ese ejército azulgrana que no hace prisioneros con su fútbol endiablado se empezaba a mover por las ultratumbas del Bernabéu. Alves se sumaba al centro del campo para comenzar la danza de la muerte.

Pronto obtuvo Guardiola réditos con ese movimiento sibilino, casi imperceptible. A la media hora Alexis hacía aparición en el Clásico para hacer realidad su anhelo. Aunque los ojos y los abrazos se disparaban hacia otro, Leo Messi, auténtica pesadilla madridista, sobre el que el Barça se sustentaba ante el mal sueño vivido hasta entonces. Sobre el argentino pesó la losa de la muerte, a punto estuvo Mou de expulsarle de su sueño y posiblemente nada hubiera sido lo que fue. Sin embargo, Fernández Borbalán, a fin de cuentas el verdugo de la contienda no guillotinó el clásico.

Tras un desvelo en forma de descanso, la fortuna, recuerdan, esa amante infiel, se la pegó al Madrid con el primero que pasaba por allí. Ese era Xavi, auténtico cerebro azulgrana, otro archienemigo más al que incluir en la lista negra. La pesadilla comenzó con los rebotes endiablados que sumieron a Casillas primero y al Madrid después en la impotencia. Porque con el equipo blanco grogui, aun tuvo tiempo de reengancharse al partido. De volver a ese mundo justo, de recuperar su sueño. No hubo medio porque Cristiano, héroe tantas veces, sufre parálisis emocional cada vez que sus fantasías se tiñen de azulgrana.

Fábregas se estrenó en el Bernabéu con un gol que desató la pesadilla

El golpe definitivo llegó justo a continuación, en un rayo fugaz de luz que confirmó los peores augurios. El Madrid probaba de su propia medicina y con una estrategia tan conocida por los blancos como alejada de la retórica azulgrana, Cesc aparecía en el sueño o la pesadilla, según como se mire, para reafirmarse a sí mismo y dar la razón a Guardiola. Aquello certificaba el compromiso azulgrana, lo había vuelto a hacer, había conquistado a la novia cadáver.

El resto se explica con dos palabras: Andrés Iniesta y una sensación: impotencia. Su actuación sublime en la segunda parte ejemplificó esa brecha que no parece acortarse. Para entonces no había marcha atrás y la pesadilla se cernía nuevamente sobre Madrid, justo antes de Navidad, como en años perecederos, como siempre desde que la Era Guardiola trasladó los miedos culés a la capital.





El golpe

10 12 2011

España es el país de los golpes de Estado. Algunos no lo recuerdan, algunos ni vivimos el último, pero la Historia, caprichosa, guarda en negro sobre blanco nuestro pasado. 1981, 1936 o el carrusel de pronunciamientos militares del XIX, son fechas que hablan del carácter y de la idiosincrasia de un país que hoy dirime otro duelo de altura. Mucho más pacífico, o previsiblemente más pacífico. Un clásico de extremos, un golpe de estado del status quo de nuestro fútbol o una huida hacia delante.

El Golpe lo puedes ver en La Sexta a las 22:00 h.

El golpe, como siempre, lo da la victoria. Un golpe doble. Devastador para el que lo sufre,  revitalizador para el valiente o el afortunado que da ese paso hacia el frente. Esa decisión ante el abismo marcará nuevamente el clásico, Real Madrid contra FC Barcelona. Un Madrid ascendente que acorta distancias y alimenta esperanzas. Mourinho ha construído un equipo que es más equipo, en su segunda temporada, las mejores del técnico portugués, según defiende la doctrina mourinhista.

Esa doctrina tiene motivos más que de sobra para confiar en su equipo. De inicio, Karanka anunció un 4-3-3 para enfrentarse a su peor pesadilla antes de navidad. La duda reside en ese trivote (Alonso, Khedira y Lass) con el que poblar la medular de trampas y tiralíneas a partes iguales. La alternativa se llama Özil y lleva un punto de atrevimiento y riesgo. Mou tendría que retirar un ancla de su centro del campo o al menos resituarlo.

Más arriba el conjunto blanco no tiene dudas, tiene alternativas. Más allá de los dos fijos, Cristiano Ronaldo y Di María, ambos un punto por encima del resto, el tercer puesto se lo disputan Benzema e Higuaín. El francés, más hecho y más útil si el Madrid busca la pelota, robar rápido y asfixiar al Barça ante el miedo escénico del Bernabéu. El argentino, más eficaz y más rápido para el contragolpe mortal que tanto gusta en el Paseo de la Castellana. Uno u otro serán ya una pista casi definitiva sobre el discurso que quieran interpretar hoy los blancos.

Los goleadores, claves en El Clásico

El discurso azulgrana es conocido, ¿o no? Gusta Guardiola de ‘inventar’ con criterio, alejado de lo estrambótico cuando visita la Casa Blanca. Primero fue el nueve mentiroso hoy puede ser la defensa de tres. El movimiento, más que arriesgado, salió mal en Mestalla pero triunfó en San Siro frente al Milan. Alves repetiría el movimiento del año pasado para driblar trampas y cavar nuevas trincheras.

Por delante de ellos, la piedra filosofal de un equipo de leyenda. Tal vez todo se resuma en lo que quiera hacer Messi, que hoy contará con un acompañante de lujo: Cesc Fábregas, ante su primer clásico adulto. Un acompañante que es en sí mismo arma de destrucción masiva y amenaza inminente en la combinación, en la llegada y en la presión. Esa pareja puede ser hoy el comodín de Guardiola para mantener su inmaculada tarjeta de visita en el Bernabéu, donde no conoce la derrota.

Ante ese panorama Villa o Pedro se disputarán la única plaza libre que queda en el once culé. Con el asturiano bajo de forma, el canario sin estar al 100% resulta siempre fundamental para el esquema de Guardiola. Su primer defensor siempre. Y por ahí revoloteando, esperando su oportunidad Alexis Sánchez y el imberbe Cuenca, el último invento de Pep. Improbable sorpresa teniendo en cuenta los pobres números de los azulgrana fuera de casa.

El golpe se acerca. Los números parecen respaldar a los blancos en su feudo, donde ha ganado todo lo que ha jugado. En ese escenario el abismo les acecha a ambos. El Madrid para ensancharlo, el Barça para recordar que la vida sigue igual. Las rentas tan exiguas como amplias pueden colocar al Barça líder tras el partido de hoy o casi sentenciar la liga para los blancos. Así es la Historia, donde un paso adelante asegura entrar en sus páginas, asegura el gran golpe, aunque lo único incierto siga siendo la victoria.





El asesino silencioso

9 12 2011

Como en aquella fantástica película de John Ford, todos buscan matar a Liberty Valance, acabar con la tiranía instaurada en el desierto futbolístico español y comenzar una nueva era. Y esta vez, tras varios duelos perdidos en los que la bravuconada se impuso al juego de pies, la estrategia es otra. Se opta por el silencio y la calma en las horas previas para que luego sólo hablen las armas… futbolísticas.

Mourinho guarda silencio en las horas previas a su gran duelo

Jose Mourinho, al más puro estilo John Wayne, se refugia en el silencio para acabar con su peor pesadilla, con el hombre (y el equipo) que ha sembrado el terror en las calles de su ciudad, donde no conoce la derrota. El técnico portugués no hablará hoy, en la última rueda de prensa, antes del duelo más clásico de nuestro fútbol. Una continuación de esa política austera con los medios nacionales, sin reparo alguno, sin embargo, frente a los medios internacionales. Hablará Karanka, su lugarteniente, su altavoz en el día de hoy, el otro hilo conductor del mensaje.

Conscientes de su ventaja, de su mejor revólver y de la aparente debilidad del enemigo, el Madrid reposa esperando su momento. Al que llega en inmejorables condiciones, tras quince duelos ganados de forma consecutiva, con la experiencia acumulada de los siete clásicos previos, con la lección aprendida y las heridas cerradas. Desde esa calma el Real Madrid y Mourinho buscan reafirmarse en sí mismos, buscan imponer su discurso y dar un golpe definitivo en el status quo del fútbol español.

Hoy Karanka saldrá solo a la última rueda de prensa previa al Clásico

Y el Madrid ha elegido el silencio para hablar sobre el campo. Para representar allí su mejorado juego de posición, su cabalgada a lomos de ese contragolpe fugaz, su ritmo de juego endiablado y ese toque de agresividad que Mou ha perfeccionado hasta lograr una simbiosis única. A todo ello suma el conjunto blanco la baza de conocer el territorio, de jugar el saloon de su casa. Arriesgar el tiro de gracia desde esa posición puede ser más sencillo, pero también más aventurado.

Y la última aventura terminó como terminó. Por ello, Mou acudirá al duelo con chaleco anti-balas. Algo que en el Bernabéu se reconoce bajo los nombres de Alonso-Kedhira-Lass. Pero existen otras variantes, como la de retrasar a Lass al lateral derecho, donde su pistolero habitual, Arbeloa, acumula molestias. Eso colocaría a Coentrao, un lateral izquierdo, en la medular y no parece éste, un duelo para muchos inventos.

El desequilibrio de este western del siglo XXI será la clave para un duelo, al que Liberty Valance acude conocedor de lo que le cuestan sus duelos en saloones ajenos, de lo encasquillado de algunos de sus mejores revólveres y el temor de salir de ahí herido de muerte. Mourinho ha jugado sus cartas con un estilo nuevo, desconocido y auspiciado por un equipo mayúsculo que le respalda. Con esas armas todo es posible, incluso ser el hombre que mató a Liberty Valance. John Wayne ya lo hizo en el western más redondo de Ford.





De Zidane a Messi

28 04 2011

Son los dos últimos magos del balón. Uno, de los últimos coletazos del siglo XX. El otro, es la referencia en el XXI, un futbolista de leyenda que a sus 23 años oposita para conseguir un alquiler perpetuo en el Olimpo. Ambos enarbolan (o enarbolaron)  las banderas del fútbol más exquisito que llevó a sus equipos (Real Madrid y Barcelona) a la supremacía absoluta en Europa y en el mundo. Sin Zinedine no podría entenderse el Madrid galáctico. Leo es la piedra filosofal sobre la que gravita el Barça de Guardiola. Y sus caminos se entrelazan en una semifinal de Liga de Campeones.

Zidane puso el toque sutil a una semifinal con mucho más fútbol que la actual

Hace algo más de 9 años España también se encontraba dividida por el enésimo partido del siglo. Era el no va más, era un Barça – Real Madrid en semifinales de Copa de Europa 40 años después, era la tercera ocasión en que los dos conjuntos más laureados de nuestro país cruzaban sus destinos en la máxima competición europea. Por entonces el primer proyecto de Florentino Pérez al frente del Real Madrid era la envidia y la referencia en el panorama futbolístico mundial. Raúl, Zidane, Figo, Hierro, Roberto Carlos o Makelele conformaban un equipo de ensueño que se encaminaba hacia su novena Copa de Europa.

Aquella tarde noche de Sant Jordi de 2002, el Real Madrid llegó al Camp Nou como máximo favorito, no ya a la victoria en aquel partido, sino al título. Los blancos hicieron buenos los pronósticos y de la mano de un inconmensurable Zidane se llevaron la victoria por 0-2.  Su vaselina magistral a Bonano quedó inmortalizada para siempre en la retinas blancas y azulgranas. Fueron dos zarpazos, dos errores defensivos culés y una eliminatoria sentenciada en la ida.

El recuerdo de aquella semifinal sobrevoló anoche el Bernabéu. Sólo que ahora el manantial de fútbol brota de la fuente azulgrana, aunque ayer estuviera más seca que de costumbre. 9 años después el modelo de éxito es el azulgrana, el equipo de referencia es el comandado por Pep Guardiola, quien se presentó en el Bernabéu dispuesto a dar un golpe en la mesa con sus armas. Aunque por momentos nos pareciera que utilizaba las de Mourinho, su antítesis dentro del campo y (casi siempre) fuera de él.

Messi celebra su obra maestra en el Santiago Bernabéu

Y es ahí donde surge Messi. Para regalarnos otro gol mesiánico, otro gol que quedará marcado a fuego en nuestra memoria en un escenario como el Santiago Bernabéu, donde Messi emergió entre el mar del ruido para silenciarlo sólo con fútbol. Como 9 años atrás hizo Zidane, Leo se creció en esa adversidad para señalar el camino a Wembley donde podrían cerrar el círculo. Algo que Zinedine, Figo, Raúl y compañía terminaron haciendo apenas un mes después de aquel Sant Jordi.

Para no herir sensibilidades consignaremos ahora que aquel partido, el de ida de Champions del 2002, efectivamente, no se vio condicionado por la actuación arbitral. El sueco Anders Firsk pasó más desapercibido que su colega Wolfang Stark, y a buen seguro que Mourinho calificaría, aquella sí, como una victoria blanca y limpia. Sin duda, lo fue. Árbitro al margen, los guiños históricos no quedan ahí. Entonces como ahora, también se media el fondo de armario de las plantillas. En 2002 los focos apuntaron a McManaman, quien entró en el minuto 80 para ‘matar’ la eliminatoria con un gol en el minuto 90. Ayer la colaboración de Afellay fue menor. Tras entrar en el minuto 70 se ‘limitó’ a marcharse de Marcelo y servir un centro que Messi convirtió en la primera piedra de un nuevo recital.

Ayer como hoy todo parecía muy igualado, todo parece decidirse por un pequeño detalle y ese detalle en ambas eliminatorias (la del 2002 y del 2011) se encontraban en las botas de dos magos cuyo repertorio sobre el césped fue (en el caso de Zidane) y sigue siendo (en el de Messi) inagotable. Aquel partido marcó el futuro azulgrana que puso fecha de caducidad a la ‘Era Gaspart’. Se fijó el modelo a seguir (el fútbol-espectáculo del Madrid), se hizo evidente la necesidad de una idea, un patrón de juego a los que aferrarse. Todo eso lo tenía el Madrid entonces, todo eso es lo que buscan ahora los blancos, enfrascados en una búsqueda de sí mismos para el que no encuentran un mesías que les guíe, quizá por que éstos ahora manan de la fuente azulgrana.

Mira aquí el resumen del FC Barcelona – Real Madrid de las Semifinales de Liga de Campeones (2001/2002)





In crescendo

20 10 2010

Poco a poco, piano a piano, más andante de lo esperado por algunos, por la mayoría. Mourinho continúa labrando su Madrid con mimo y esmero en busca de ese equipo de autor que justifique su fichaje. Hasta ahora ‘sólo’ ganaba. Anoche, además, hizo vibrar al Santiago Bernabéu ante un equipo con solera, con tradición y con galones sobre el pecho. La leyenda de los dos equipos con más Copas de Europa se dio cita en el coliseo blanco para testar el pulso de ambos, el del joven apuesto y el del veterano seductor.

El Madrid ya es un equipo

Nuevamente ganó la juventud. Porque el brío y el descaro del equipo de Mou supo buscar los achaques de ese galán de película negra que ya tiene demasiadas arrugas. Poco, muy poco le duró la esencia de equipo grande al Milan de Allegri quien quiso ganar el partido desde la rueda de prensa a su homólogo portugués y salió trasquilado. Sobre el campo, las bravuconadas rossoneri aguantaron 15 minutos. Los que tardó Cristiano Ronaldo y compañía en alejar los viejos fantasmas italianos. Dos goles, dos soplos, dos regalos, dos aciertos, y partido sentenciado.

Porque el Milan ya no tiene el cuerpo para fiestas y ojo, que nadie duda de su galantería, de su calidad, de su aroma de dandi. Hablar de Pirlo, de Seedorf, de Gatusso, de Ronaldinho, incluso de Ibrahimovic suena a pasado y tan sólo Pato o Robinho proyectan sus carreras hacia el futuro. Por ello, Mourinho buscó sus debilidades, imprimió un fuerte ritmo de juego desde el inicio y adelantó la presión hasta más allá de la línea de tres cuartos de cancha. Con la velocidad y un trenzado juego por bandas el Madrid desarboló a los italianos con menos sudor de lo esperado.

El Milan tiró de orgullo y de las dosis de clase que todavía atesoran las botas de sus principales estrellas. La osadía del jovenzuelo se convirtió en pereza y su siestecita tras la salida en tromba bien pudo costarle algún disgusto a los blancos. Pero Casillas ha acorazado sus inmediaciones para sufrir menos de lo que acostumbraba. Para cuando esa valla se salta ya está él detrás. Como en esa estratosférica falta de Pirlo que Casillas se encargó de enviar al limbo.

Prácticamente ahí se acabó el Milan, que con su paso al tran-tran no fue capaz de poner en mayores dificultades a esa retaguardia pretoriana sobre la que se ha armado ese joven con trazas de veterano que Mourinho ya esboza en el Paseo de La Castellana. Anoche sacó sus mejores galas, demostró a Europa que se le debe tener en cuenta, si no ahora, si allá por marzo-abril cuando se empiecen a decidir las conquistas, cuando la primavera haga florecer los títulos de la temporada. Porque los equipos de Mourinho se construyen in crescendo y a éste cada vez le van encajando más las piezas.

La puntería fue una de las que más falló ayer y eso que la aportación en la mediapunta de Özil y el mando en el centro del campo de Xabi Alonso facilitó, y mucho, las cosas. No terminan de engrasar bien los de arriba ofuscados en una guerra de egos que chocan directamente con el espíritu colectivo y solidario del que quiere dotar a su equipo Mourinho. Tal vez ése sea el salto definitivo que le queda por dar a este equipo para confirmar todo lo bueno que apunta. Tras aprobar el primer test serio, el paso se acelera, el joven busca hacerse mayor y superar cotas más altas. Todo ello, in crescendo, como siempre con Mourinho.





El eslabón perdido

26 07 2010

El día llegó y no por esperado ha dejado de ser emotivo  y especial. Raúl se marcha. El eterno capitán del Real Madrid ha puesto punto y final a 16 años de madridismo al más alto nivel. No es un adiós, según han reconocido todos (club y jugador), sino un hasta luego, porque Raúl quiere seguir siendo futbolista mientras su cuerpo aguante. Pensaba que todavía tenía sitio en el equipo de sus amores pero ha decidido que era el momento de emprender nuevos retos, marcharse a tiempo y dejar sitio a los jóvenes. Se va Raúl González Blanco, se va una parte del escudo del Madrid, se va el eslabón perdido.

Raúl ya es historia viva del Madrid. El mito se agranda

El eslabón perdido del éxito del fútbol español del que él fue iniciador. Sí, su carácter y su compromiso fue siempre el mismo que hoy destilan los campeones de Europa y del Mundo. Su fútbol más próximo a la furia roja que al tiqui-taca le dejó a medio medio camino de una gloria que siempre se le negó: un triunfo internacional con la Selección Española. Inspirándose en su modelo, mirándose en su espejo crecieron los Iker, Puyol o Xavi, todos ellos compañeros en la Roja y protagonistas de un éxito al que Raúl llegó demasiado pronto. Ya saben, era un Ferrari, como lo definió Fernando Hierro.

 Y es que el 7 blanco era, es y será un jugador de otra época. Trabajo, humildad, sacrificio, garra, orgullo, lealtad…, han sido algunos de los pilares de sus triunfos. Su oportunismo depredador dentro del área lo definió y lo martirizó, porque éste también fue una justificación recurrida por sus detractores para explicar sus goles. Aunque para estar 16 años profanando porterías se necesita algo más. En ese tiempo Raúl dignificó y engrandeció con sus virtudes y sus defectos (que también los tuvo)  una camiseta, un número que ya forman parte de su leyenda. Una leyenda iniciada antes por otros ilustres madridistas como Amancio, Juanito o Butragueño. Pero la mística del número la ha zanjado Raúl en una nueva muestra de su carácter: “Lo más importante no es el número, sino el escudo”.

Siempre me pareció el nexo de unión más cercano a ese Madrid de mediados de siglo XX que arrasó en Europa, el discípulo más avanzado del gran Alfredo Di Stéfano. Fue el alma contemporánea de la Casa Blanca y Valdano, su descubridor, lo ha puesto un escalón por debajo del Presidente de Honor del Real Madrid. A pesar de todo, creo que le cegó su amistad en esa aseveración. Fue el más listo de la clase para ser un siete en casi todo y un 10 en instinto y en compromiso porque representó como nadie los valores del Madrid, porque en su vocabulario nunca existió la palabra rendición “y eso es para mi el Real Madrid” ha declarado hoy.

El fútbol tuvo un último guiño romántico con él. En Zaragoza, en La Romareda, en el campo donde comenzó todo hace 16 años, jugó su último partido con la camiseta blanca y marcó el gol que la fortuna le negó cuando la bisoñez iluminaba su rostro. Aquel gol que consiguió como si del Cid Campeador se tratara (estaba lesionado y había pedido el cambio) valió para reflotar a su equipo, una vez más. Él que ya intuía el desenlace  de esta película se llevó ese balón a casa.

La pieza clave del Madrid de la última década se marchó agradeciendo a todos su cariño y su apoyo en este tiempo, confirmando que había cumplido su sueño jugando en el Real Madrid, reafirmándose como un ferviente creyente de los valores del Real Madrid, esos en los que fue educado desde pequeño, esos por los que ha dado lo mejor de sí mismo desde el primero hasta el último día.

Hoy no ha habido lugar para la crítica o la controversia, facetas que Raúl conoce y que son una muestra más de su grandeza. Sólo  los grandes levantan las mismas pasiones que odios. Hoy era un día de sentimientos encontrados, de recuerdos melancólicos y de nervios incontrolados. Quizá por todo ello las lágrimas arrasaron sus ojos cuando el capitán blanco pisó el césped y acudió al aplauso cálido de su público. Era el punto y seguido. Ahora llorarán otros porque a buen seguro que lo echarán en falta. Llorará el madridismo porque ahora no encontrarán ese líder al que aferrarse, ese eslabón que vincule sus sentimientos, aunque su espíritu sobrevuele su casa, el Santiago Bernabéu, cada tarde de fútbol. Raúl, gracias y suerte.





El último tango de Guti

9 05 2010

Él hubiera preferido algo de funky, un poco de house o incluso una despedida amenizada por el rock canalla de Pereza (grandes amigos suyo, por cierto). Pero nada como el tango representa la pasión que José María Gutiérrez ‘Guti’ ha destilado en estos más de 15 años de madridismo puro. Su relación de amor-odio con la grada del Bernabéu representa esa mezcla que nunca ha terminado de agradar a todos los paladares. Como en esos tangos desgarradores y emotivos, a Guti se le adora o se le desprecia. Irreverente y díscolo como pocos, su calidad puesta al servicio del equipo lo ha mantenido como el intermitente cerebro del equipo blanco desde mediados de la década de los 90.

Guti aplaude por última vez al Bernabéu

Ayer jugó el último partido en la que ha sido su casa y su sueño desde que con 9 años llegó a las categorías inferiores del Real Madrid. Y su despedida fue, una vez más, acorde a su trayectoria. Guti no quería despedirse del Bernabéu siendo sustituido en el tramo final del partido, cuando todo estaba resuelto. El ’14’ madridista quería acabar con una afrenta, un último mensajito para sus incontables detractores: salir de titular y jugar los 90 minutos del partido. Ha sido ésta una duda eterna con Guti, al que siempre se le vio como un revulsivo y un agitador por su carácter volcánico más que como un hombre de equipo. Ayer ejerció de esto último.

No obstante, no pudo despedirse con ese gol anhelado que buscó hasta el último momento, entre pases al hueco y puñales que rajaron en más de una ocasión la espalda rojiblanca del Athletic. Su escuadra y cartabón no dibujó anoche ninguna maravilla pero su esencia se apreciaba cada vez que el balón pasaba por sus pies. Se intuía algo diferente. Y esto llegó tras el pitido final, cuando tras hacer las reverencias a los cuatro anfiteatros del coliseo blanco se recogió a los vestuarios en medio de la aclamación popular. Ésta continuó y Guti volvió a salir para mirar por última vez el Santiago Bernabéu desde el verde y decir adiós a sus más acérrimos incondicionales. El fondo sur ha sido siempre el reducto desde donde con más fuerza han rugido los ánimos al ’14’ y éste tuvo un último guiño hacia ellos.

Su compromiso ha sido particular, como su madridismo. Aunque él siempre ha defendido el amor y la profesionalidad que siente por ese escudo, por esa camiseta. Sus altibajos y su falta de regularidad le han privado de vestirla más veces, aunque algo tendrá el de Torrejón cuando ha aguantado tanto tiempo en la ‘casa blanca’. Por ella han pasado algunos de los mejores jugadores de las última década y todos ellos se han referido a Guti como un jugador estratosférico, sideral. Especialmente significativo fue Ronaldo Nazario da Lima (el primer Ronaldo) quien aseguró que era la persona con más calidad con la que nunca había jugado.

Son muchas las veces que he escuchado aquello de “Guti hubiera sido el mejor jugador español de su tiempo, si él hubiera querido”. Uno no ha sido, ni es defensor del ’14’ blanco tal vez porque evalúo y juzgo a los deportistas por su trayectoria, por su valor a la hora de superar los límites y por su capacidad para sorprender al público. Ésta última es la única que acierto a destacar en Guti por encima del resto. Y es que él siempre prefirió danzar sobre un terreno de juego antes que correr, dar el pase a meter el gol, hablar tan claro dentro del campo como fuera de él. Quizá ése fuera su error, anidar demasiado en los extremos, olvidándose de que la virtud se encuentra en el punto intermedio.

Aquí El último tango de Guti en imágenes: