Despegamos

4 09 2010

El Mundobasket ha comenzado hoy. No, no me he vuelto loco. El verdadero Mundial de Baloncesto en Turquía ha arrancado hoy con el inicio de los Octavos de final del torneo. Y cuando casi todos augurábamos problemas y de los gordos, el billete que hemos sacado no ha sido el de vuelta a casa, sino el que nos lleva directamente a los Cuartos de final, a la siguiente ronda en busca del oro. La España de Sergio Scariolo ha despegado esta tarde en su primer envite a vida o muerte frente a Grecia en una reedición de esa final que hace cuatro años nos elevó hasta la cima del mundo.

Con Navarro a la cabeza, la ÑBA voló hacia los cuartos de final

España ha vuelto a ser la ÑBA y ha llegado a tiempo para demostrar a sus rivales que es un equipo, una Selección muy a tener en cuenta en este tramo final del campeonato. La primera conclusión es que hemos vuelto a ser eso, un equipo y no un elenco de individualidades que hacían la guerra por su lado como pareció en toda la fase de grupos. Tanto el equipo titular como los teóricos suplentes (o segunda unidad utilizando el neologismo anglosajón tan de moda hoy) estuvieron a la altura de la camiseta tanto en intensidad como en acierto. Y las rotaciones fueron en casi todos los casos acertadas.

Sin ser un vendaval se jugó bien y se volvieron a recuperar las sensaciones de antaño. Grecia también fue un rival de altura y nos obligó a exigirnos, a subir varios peldaños más con respecto a la primera fase. Desde el principio los griegos salieron enchufadísimos aupados por Zisis y Schortsanitis (Baby Shaq). Entre ambos encontraron las rendijas tanto desde la línea exterior como bajo el aro. Nuestra defensa no terminaba de ajustarse en esos primeros minutos, aunque los puntos de Navarro, una vez más el líder del equipo, Garbajosa o Rudy nos ayudaban a mantenernos en el partido.

A pesar del arranque efectivo en ataque las dudas surgieron ante la facilidad de los Spanoulis, Zissis y Diamantidis para anotar. Sus temibles penetraciones provocaron más de un dolor de cabeza a Scariolo hasta que el entrenador italiano dio con la tecla. La entrada de Llull y Vázquez colaboraron a aminorar esa sangría defensiva y sobre todo sumaron en ataque para terminar venciendo el primer cuarto por un escueto 22-19. El triple final de Llull sirvió para recuperar la confianza y a uno de nuestros héroes.

Las rentas comenzaron a ampliarse mientras advertíamos el regreso de la ÑBA, basado una vez más en una defensa agobiante, en un contragolpe eficaz (aunque con el peligro siempre del adorno excesivo) y en un juego fluido cuando se atacaba cinco contra cinco. En ese tramo destacó la gran labor realizada por Fran Vázquez quien a base de rebotes y puntos se hizo el amo de la pintura. Su paso adelante fue tan decisivo que cuando no estaba en pista se le echaba de menos. Aportó intimidación, intensidad y efectividad el tiempo que estuvo sobre el parquet.

Y tras el descanso, la pájara. Los malos augurios, los tenebrosos recuerdos volvieron a nuestra cabeza tras ver como Grecia se ponía por delante en el marcado después de irse seis abajo en el marcador a los vestuarios. Una vez más Zissis y Diamantidis nos ejecutaban desde la media-larga distancia. El parcial fue de 0-7 y el momento crítico llegó en el minuto 27 cuando el marcador reflejaba un más que preocupante 45-51. A partir de ahí la defensa en zona se le atragantó como a lo largo del campeonato a Grecia. Fue nuestra salvación. Bueno esa, y la respuesta de Rudy a la ofensa griega. El mallorquín surgió para anotar, repartir asistencias y sacar personales que a la postre fueron decisivas.

Aún por encima de Rudy se alzó Juan Carlos Navarro, el gran capitán español. El ‘7’ de la España de básquet reservó sus mejores bombas para el último cuarto, justo cuando las muñecas se encogen a la mayoría, él reclamó el balón para culminar una actuación estratosférica, una más para el mejor escolta de Europa desde hace varias temporadas. Ese triple a poco más de dos minutos para el final con el defensor encima y su frialdad a la hora de anotar, cual martillo pilón, uno tras otro de los seis tiros libres que lanzó, le convirtieron en el máximo anotar del partido. 22 puntos en 25 minutos, 6/6 en tiros libres, 5/5 en tiros de dos.

Fue una muestra de nuestra grandeza. Una grandeza lograda hace tiempo, cuando la ÑBA se hizo mayor y adquirió los ‘vicios’ de las grandes. Nos hemos pasado toda la vida admirando la fiabilidad alemana en el deporte (y en la vida), la eterna competitividad argentina o la fortuna y la picaresca italiana y ahora no somos capaces de reconocer esos valores en los nuestros. Aquellos simplemente competían al 100%, se crecían cuando el límite entre la gloria y el fracaso se estrechaba, y eso ahora lo ha aprendido España. Necesitaban una motivación extra, un estímulo mayor, un reto inmediato, un todo o nada. Hoy han dado su primer zarpazo, el miércoles espera Serbia para reeditar la última final del Europeo. Los que nos temen son ellos, porque nosotros ya hemos despegado.

Anuncios




Enganchados a la Ñ

20 08 2010

Está vez me despojé del cuaderno de notas, abandoné el micro y me olvidé de la cámara. Observé a la prensa, al resto de mis compañeros, con la distancia que no hace tanto nos separaba y me puse la camiseta como un espectador más. Necesité muy poco, en realidad para adaptarme a mi nuevo estatus y engancharme como uno más a ese ritmo vertiginoso y ese talento innato que destila cada partido de la ÑBA, la Selección Española de Baloncesto. El España-Lituania de esta noche lo presencié en un lugar privilegiado de la tribuna del Palacio de los Deportes de Madrid y como no podía ser de otra manera La Roja volvió a arrasar.

Marc Gasol se ha erigido en el líder sobre la cancha

El 94-75 final no deja lugar a dudas. Otra victoria (ya suman ocho de ocho en estos partidos de preparación), otra paliza, y un aviso para navegantes ante ese MundoBasket que emerge imponente a una semana vista del inicio. Sergio Scariolo volvió a contar con sus doce jugadores disponibles, tras la completa recuperación de Llul y los problemas musculares superados de Marc y Rudy. Sin duda, dos de los más destacados esta noche. El hermano pequeño de Pau Gasol cada vez lo es menos y ha cogido los galones en la pintura que hasta ayer portaba el pívot de Los Angeles Lakers. Rudy ha recuperado definitivamente la sonrisa con España, tras una aciaga temporada en la NBA.

Pero el talento rebosa a raudales en este grupo de amigos y las bombas de Navarro siguen detonando y destrozando a las defensas contrarias como siempre. Hoy su acierto en el tiro exterior ayudó a mantenerse a España cuando ésta peor lo pasaba ante las facilidades dadas en defensa. Los lituanos tiraron de su rabia y de la dureza que también les caracteriza para vengar la anterior derrota sufrida ante los nuestros en Vitoria hace poco más de dos semanas. Por eso su explosiva salida sorprendió a los nuestros e incluso durante algunos minutos del segundo cuarto llegaron a ir por delante en el marcador. De hecho el electrónico llegó demasiado igualado al descanso (49-41).

El panorama cambió tras el descanso. España se ajustó en defensa y los lituanos, capitaneados por un Kleiza (19 puntos) que en este equipo tiene que hacer de todo, dejaron de encontrar los caminos hacia el aro español. La diferencia fue alargándose a favor  de los hombres de Sergio Scariolo entre los robos de Ricky, los triples de Garbajosa o las penetraciones de Rudy Fernández. Arropados por las cerca de 9000 personas que acudieron al Palacio de los Deportes, uno de los mejores recintos que se pueden encontrar en la capital de España, el partido terminó convirtiéndose en una fiesta.

Tan solo emborronada por un gesto a medio camino entre la soberbia y la falta de educación. Faltaban menos de cinco minutos para el final del partido cuando la comitiva de EE.UU., encabezada por Rajon Rondo, el base de los Boston Celtics, abandonaban sus privilegiados asientos en la primera fila de la tribuna, a pie de pista. Su salida fue sonora, la pitada fue de aúpa. Ya habían visto suficiente, pensarían, para intentar frenarnos el próximo domingo en lo que puede ser una final anticipada del Mundial o una final pasada de Juegos Olímpicos. Aunque, por si acaso no será recomendable mostrar todo nuestro repertorio.

Entre otras cosas porque los estadounidenses ya han comprobado que estos chicos están a otro nivel, al nivel NBA y eso infunde respeto y temor a partes iguales. Sobre todo porque el compromiso con La Roja no ha menguado tras esas Olimpiadas en las que estuvimos a un suspiro, o a un arbitraje decente, de realizar la mayor machada de la historia del baloncesto. Y ellos llegan a este Mundial con el equipo ‘B’, huérfano de megaestrellas NBA. Con esos mismos antecedentes conquistamos el mundo hace cuatro años. Ahora la luna es nuestro próximo objetivo, Turquía nos espera.





Gasol ya tiene su anillo

28 10 2009

Cuatro meses después de su compromiso Pau Gasol ya tiene su anillo de ‘married‘. Se lo colocó anoche en la apertura de la nueva temporada de la NBA, en la que el Staples Center y la Liga de Baloncesto Nortemaricano rindieron tributo al último título de los de púrpura y oro. Y ya van quince para la franquicia de California. Al más puro estilo norteamericano David Stern fue el encargado de entregar a Gasol su presea, su tesoro, su sueño.

El momento más esperado

El 16 angelino saboreó cada momento, cada paso que le acercaba a David Stern. Con una media sonrisa y con más timidez de la habitual en una de las máximas figuras de la NBA, Pau recogió su anillo. Luego, no se lo puso, sólo lo miraba y lo remiraba, como esos niños que no quieren jugar con sus botas nuevas para no mancharlas. No fue hasta que se unió al resto de sus compañeros cuando, instado por ellos, Gasol cerró el círculo. Su sueños y su tesoro relucieron entonces entre sus dedos.

El pívot de Sant-Boi ya es eterno. Ese anillo en el que su nombre y su número aparecen marcado a fuego sobre oro amarillo y blanco de quince quilátes (otro guiño más  a la leyenda de esa franquicia) será una página ya imborrable en los libros de historia. Pau disfrutó anoche su tesoro, mientras el cartelón de Campeones del Mundo 2009 se alzaba al cielo de Los Angeles (sí los norteamericanos son así, poco importa lo que se extiende más allá de sus fronteras). Aunque las estrellas anoche no estaban en el paseo de la fama, anoche todas brillaban en el Staples.

Sobre todo cuando la plantilla recogió el trofeo ante su público. Fue el fin de la fiesta. Antes de que comenzara la otra. La fiesta del baloncesto, en la que no colaboró Gasol, porque la resaca de un verano instalado en la gloria todavía pesa. No fue necesario. Sus compañeros se desacieron sin muchas dificultades de sus vecinos, Los Angeles Clippers por 99-92. Los campeones, por tanto, no se dejaron sorprender, algo que sí les pasó a los Cavaliers de Lebron James, quienes cayeron ante los Boston Celtics en casa. Los ‘verdes’ demostraron que son un año más viejos, pero también un año más legendario. Fue el partidazo de la jornada que además sirvió como puesta de largo de dos de los fichajes más mediáticos de esta temporada. Rashid Wallace cambia Chicago por Boston para arrancar a Gasol su anillo, mientras Shaquille O’Neal llega a Cleveland en busca de los últimas canastas gloriosas.

De entre los nuestros destacó el debut de Rudy Fernández con los Portland Trail Blazers, que ganaron por 96-87 a los Houston Rockets. Rudy comenzó a demostrar sus galones y a demostrar a su técnico, Nate McMillan, que este año va a tener una participación clave en el equipo de Oregón (si éste no se empecina en lo contrario). Ayer jugó 26 minutos, en los que conseguió 8 puntos, repartió 4 rebotes, una asistencia, una recuperación y un tapón.  El espectáculo ya ha comenzado. Bienvenidos al show.

Mira aquí un momento para historia:





A por el Oro de Polonia

7 09 2009

Es el objetivo, la meta y la obsesión. Pero es también el fracaso frente al reto, el miedo frente al valor. Contra todo eso tendrá que luchar a partir de hoy la Selección de Basket de Sergio Scarolo que ya prepara su asalto a la única medalla que le falta a la mejor generación de baloncesto que ha dado este país. Por ello, su papel de favorito indiscutible a la máxima presea del Eurobasket será otro de los rivales con los que tenga que enfrentarse la ‘Roja’. Es el peaje que hay que pagar cuando eres el mejor.

La aportación de la Bomba Navarro volverá a ser clave

La aportación de la 'Bomba' Navarro volverá a ser clave

Y eso que a España le faltará su director de orquesta. José Manuel Calderón, el base de los Toronto Raptors no será el encargardo de organizar el juego de la ‘Roja’, aunque las alternativas no nos faltan. Su puesto está bien cubierto con la mayor promesa (hoy ya una realidad) del baloncesto nacional desde Pau Gasol. El joven Ricky Rubio tiene todas las papeletas para arrancar el Eurobasket como el arquitecto sobre el que los hombres de Scariolo construyan su juego. La presión y la responsabilidad no serán ningunos extraños para ese chico que sólo sabe disfrutar jugando a basket. Por si acaso, detrás de él estará la experiencia de Cabezas o la electricidad y buena visión de Raül López.

Sin embargo, la mejor noticia para la ‘Roja’ es la recuperación del pívot de Los Ángeles Lakers, Pau Gasol. No ha disputado ningún partido preparatorio, lleva apenas cinco días entrenándose con sus compañeros y su puesta a punto no será la ideal, al menos en este primer partido, pero sus galones y su tremenda calidad e intimidación en la pintura son piezas básicas que España no puede perder. Su motivación y su compromiso con la Selección serán otra arma fundamental para el equipo de Scariolo. No será la única, porque Rudy Fernández también está recuperado de la lesión muscular que le hizo perderse el último partido amistoso disputado por la Selección Española frente a Lituania. Sus penetraciones, su estratosféricos triples y su velocidad al contragolpe son sólo algunos de los recursos con los que podrá contar Scariolo entre su enorme plantel de estrellas.

Gasol vuelve con ansias de triunfo

Gasol vuelve con ansias de triunfo

A pesar de todo, es posible que el Seleccionador Nacional lo reserve hoy ante envites mayores para no forzar una recaída. Porque abrimos fuego con la siempre temida Serbia, aunque su pasado y su palmarés es hoy por hoy lo mejor tienen. Desmembrada de lo que en su día fue una potencia mundial como Yugoslavia, acuden a este Europeo con una selección muy joven, cargada de talento e inexperiencia. Ese talento lo centran jugadores Nenad Krstic, Kosta Perovic o Uros Tripkovic, poco conocidos a nivel mundial y de los que no se saben como responderán en un torneo de máxima exigencia como éste. Aunque el primer partido, el debut, siempre es peligroso y no sería la primera vez que nos encontremos con una sorpresa desagradable. De todos modos, yo apostaría todo al rojo.

Hoy y para el resto del Europeo. Porque todas las grandes selecciones acuden a la cita con significativas bajas que repercuten en la calidad de su plantilla. En Polonia no veremos ni a Holden, ni a Kirilenko (Rusia), faltarán Jasickevicious, Sikauskas y Kaukenas (Lituania), Papadopoulos y Diamantidis (Grecia) lo verán desde casa, Nowitzki (Alemania) no capitaneará a los teutones y Beno Udrih no será la esperanza eslovena. Con estas bajas es evidente nuestro cartel: favorito al oro con el mejor plantel posible (a excepción de la baja de Calderón). Ahora toca demostrarlo en el campo, esta noche a partir de las 21h. frente a la Serbia dirigida por Ivkovic. Allí acudimos con la necesaria cura de humildad provocada por la paliza del último amistoso frente a Lituania, que evitará que miremos a nadie por encima del hombro, aunque seamos más altos y más guapos.