Alonso ya es un cavallino rampante

30 09 2009

Era un secreto a voces y hoy se ha hecho realidad. Fernando Alonso correrá  en Ferrari las próximas cinco temporadas (2010-2014) a razón de 25 millones de Euros por temporada. La Leyenda ha comenzado. El piloto asturiano sustituirá en la ‘Scuderia’ al finlandés Kimi Raikkonen. Su nuevo compañero de box será el brasileño Felipe Massa, una vez éste se encuentre totalmente recuperado de las lesiones producidas por el accidente que sufrió en el GP de Hungría.

El cavallino lucirá en el morro de Alonso

El cavallino lucirá en el morro de Alonso

El director deportivo, Stefano Dominicalli ha sido el encargado de concretar, bajo la supervisión de Luca di Montezemolo, el fichaje de Fernando Alonso que comenzó a fraguarse en 2008. Aunque, no fue  hasta mayo de 2009 cuando supuestamente se firmó el precontrato que unía al piloto asturiano con la Scuderia italiana.  Luego llegó el patrocinio del Santander y las chaquetas rojas. Eran los preeliminares que todo buen romance debe cumplir.

Alonso sale de su nueva casa

Alonso sale de su nueva casa

Hoy el ‘rosso’ es Alonso, quien ha cumplido un sueño. Para ello se llevará, al igual que hizo en su día Michael Schumacher, a varios de los ingenieros de su confianza procedentes de Red Bull, McLaren y la propia Renault con los que Alonso desea formar un binomio histórico a la par que ganador. Dominicali, los tifossis y toda Italia ya se frota las manos ante el nuevo tándem de la Fórmula 1. El director deportivo de la escudería del cavallino rampante ya ha expresado su satisfacción: “estamos muy contentos de poder contar con un piloto ganador, que ya ha demostrado su extraordinario valor conquistando dos títulos en su carrera. Fernando tiene una personalidad excepcional y pondremos todo a su disposición para anunciar una aventura competitiva con la mejor pareja posible”.

Es cierto. Es la mejor pareja posible; el mejor piloto del paddock (bicampeón del mundo con Renault) junto a la escudería con mayor número de títulos de pilotos y de constructores de la historia. La ecuación sólo puede dar como resultado la victoria. Algo de lo que Alonso lleva alejado demasiado tiempo. Después de descender al infierno de McLaren-Mercedes y tras su travesía por el desierto en Renault, el piloto asturiano asciende al séptimo cielo a lomos de un cavellino rampante. Un cielo que hoy es ‘rosso’ para Alonso.

El curriculum de Alonso:

Nació en Oviedo el 29 de julio de 1981
Años activo: 2001 - 2009
Campeón: 2005 y 2006
Presencias: 137
Grande premios iniciados: 135
Victorias: 21
Veces en podio: 53
'Pole positions': 18
Veces en la primera fila: 30
Vueltas rápidas en carrera: 13
Total de puntos sumados: 577
Anuncios




El circo de las trampas

17 09 2009

Está más cerca del espectáculo que del deporte puro, aunque les duela a los puristas. Pero las últimas pataletas acontecidas en el show de Mosley, Ecclestone y compañía lo han terminado colocando a la altura de otra de las metáforas más recurridas. El circo de la Fórmula 1 es hoy el circo de la trampas en las que el último episodio ha sido firmado por Flavio Briatore, Renault y los Piquet.  El caso todavía está pendiente de sanción pero ya han comenzado a rodar cabezas. El playboy  italiano Flavio Briatore, jefe de la escudería Renault y su Jefe de Ingenerios, Pat Symonds, han sido los primero en caer.

Así quedó el coche de Nelson Piquet Jr. tras el accidente de Singapur

Así quedó el coche de Nelson Piquet Jr. tras el accidente de Singapur

El hecho se remonta al Gran Premio de Singapur del año pasado. En aquella prueba el Renault de Fernando Alonso se alzaba con la victoria tras beneficiarse de la salida a pista del Safety Car como medida de seguridad ante el accidente de, curiosamente, su compañero Nelsinho Piquet. Tiempo después y tras ser desdepdido Piquet de Renault este denunciaba la estratagema supuestamente perfilada por Briatore y Symonds. El accidente fue intencionado y estaba pactado de antemano. Alguien le dijo a Nelsinho que debía estrellarse (se pegó un trompazo con el muro bastante creíble) como medida de presión para renovar por la escudería francesa y éste lo hizo, sin más. Una vez conocido el escándalo, éste fue negado en primera instancia desde Renault, aunque más tarde Symonds reconoció que había sido Piquet quien lo había propuesto. Según se apunta Fernando Alonso estaba al margen de este embrollo y su victoría no correría peligro.

No le ocurre lo mismo a Renault, sobre el que pesa una fuerte sanción tanto económica como deportiva. En un intento por disminuirla, Briatore y Symonds se marchan de la escudería gala reconociéndose implícitamente como máximos responsables del último fiasco acontecido en la Fórmula 1. Dimite para aliviar la sanción sobre el equipo ha afirmado Briatore, íntimo amigo y socio de Bernie Ecclestonne, el auténtico capo de la máxima competición automovilística. Aunque éste no ha podido hacer nada por él en este ocasión. Y es que enfrente no han estado sólo Nelson Piquet padre e hijo, sino que la escudería del rombo también se ha enfrentado al Presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), Max Mosley, quien amenazaba con echar del gran circo a Renault.

Ecclestone y Mosley, el capo de la Fórmula 1 y el presidente de la FIA, respectivamente

Ecclestone y Mosley, el capo de la Fórmula 1 y el presidente de la FIA, respectivamente

La situación se agria por las viejas rencillas personales surgidas entre ambos. Briatore, máximo defensor de la FOTA (Asociación de Equipos de la Fórmula 1), ha sido uno de los principales instigadores del mundial paralelo que las escuderías querían montar ante las cambiantes reglas y la normativa de la FIA que obligaría a todos los equipos a reducir sus presupuestos hasta unas cifras comunes, tal y como deseaba la Federación Internacional, presidida por Mosley. Éste no ha dudado y ha visto la oportunidad perfecta para ‘cargarse’ a uno de sus enemigos. La FIA comenzó a investigar y sólo ha hecho falta un poco de presión ayudada por la implicita culpabilidad de los jefes de Renault, para que éstos se quiten del medio.

Lo importante es que se hable de Fómula 1, parece ser el lema de Mosley, Ecclestone y todos sus secuaces. Porque los escándalos se acumulan uno detrás de otro. Nadie está libre de pecado y da igual que  surja el watergate en las cloacas de las principales escuderías, que el presidente de la Federación Internacional sea cazado en sus vicios más ocultos o que  la FIA y la FOTA rompan sus relaciones ante las revoluciones de una temporada que ha terminado siendo la más descafeinada y anodina de los últimos años, gracias al insultante dominio de Brawn GP y sus difusores mágicos. Lo fundamental es rellenar papel y horas de emisión con el gran circo.  El de Renault, por tanto, no será el último escándalo que salpique a la Fórmula 1, un juego, un entretenimiento, un show, cada vez menos creíble.Aunque puede que para la siguiente cita la escudería del rombo no viva para contarlo, las investigaciones continúan y la resolución al caso se conocerá la semana que viene. Para entonces Alonso puede tener una razón más para abandonar a los franceses.

Vea aquí el accidente de Nelsinho Piquet en el Gran Premio de Singapur: