Conquistamos el mundo

16 07 2010

Y nos tocó vivirlo desde Malta, rodeado de algunos de mis mejores amigos que como todo un país terminamos rendidos a ese genio de Fuentealbilla silencioso y efectista que nos elevó hasta la gloria eterna. CAMPEONES DEL MUNDO, Campeones en sufrimiento, Campeones, por fin, de un Campeonato del Mundo de Fútbol. Es un placer contarlo, aunque todavía cueste creérselo. Es verdad, la antigua Jules Rimet ya está entre nuestras manos desde donde la hemos elevado al cielo estrellado del Soccer City en Johannesburgo, en el primer Mundial disputado en África, rompiendo todos los tópicos y las estadísticas.

Casillas es ya un privilegiado tras levantar esta Copa

Algunos se preguntarán por esta tardanza, justificada por esa estancia en Malta de la que regresamos ayer, con algo más de tiempo para asimilar el nuevo hito de nuestro deporte. Lo único que puede elevar al primer plano de la óptica mundial un país alicaido. Lejos, por tanto de nuestra tierra vivimos con más énfasis y con mayor orgullo (si cabe) un triunfo histórico que nos llevó a convertir a Malta en la decimo octava región española. Fueron miles los españoles llegados de todos los rincones de la Península que aquella calurosa noche del 11 de julio salió a las calles de esa pequeña isla del Mediterráneo para celebrar nuestra última hazaña: la estrella ya reluce en nuestro pecho.  

Ataviados con banderas, camisetas, bufandas o cualquier prenda que los identificara como españoles, las principales arterias de la isla se tiñeron de rojo y gualda hasta desembocar en las diferentes playas, centro de reunión y celebración con el mar como excusa  para saciar nuestro ardor victorioso y una motivación añadida para extender nuestro orgullo a las aguas del Mediterráneo. No hubo recoveco de la isla en el que no resonara el ‘Viva España’, el himno, o ese ‘Yo soy español’ que se ha convertido en la arenga, la musiquilla extra-oficial y en nuestro signo de identificación más allá de los Pirineos.

Éramos los protagonistas de un sueño hecho realidad, de una quimera, de una premonición. Y es que como si de una visión se tratara hace cuatro años ya hubo quien me aventuró esa final lejos de casa. ¿Te acuerdas? Aquel visionario, uno de mis amigos del alma, se adelantó en la fecha y el lugar. En 2006, España se quedó por el camino, pero cuatro años después no falló ni La Roja, ni un servidor. Una vez más veía la final del Mundial fuera de España, rodeado de amigos y en un lugar paradisíaco. Pocos marcos revisten tanto un momento histórico.

Y sin embargo, ese sueño supuso la ruptura de otro. Por paradójico que parezca. Uno descubrió el veneno de esta profesión el día que comprendió que era el camino más sencillo para compartir y saborear esos momentos lo más cerca posible de los deportistas. Negado de ese talento innato para superar los límites físicos, el periodismo se convirtió en la vía más directa para, si no meter el gol de la final de un Mundial, al menos narrarlo, contarlo, escribir sobre ello. Ese gol llegó demasiado pronto para un recién licenciado que hace sus primeros pinitos en el inabarcable mundo de la comunicación. El egoísmo no nubla mi mente y, a pesar de todo, uno prefiere haber sido testigo antes que protagonista.  El reto ahora es otro. El reto ahora es repetir y estar ahí para vivirlo en primera persona. Aunque, ya se sabe, solo hay una primera vez. 

Iniestazo. Otro chutazo del manchego que lo eleva a la leyenda del deporte español

Aquella primera vez en la que la locura se desató en todos nosotros, en la que conocimos el éxtasis en primera persona y en la que ascencimos al paraíso gracias a un zapatazo de un chico humilde y callado, con escasez de melanina y exceso de corazón y talento. No podía ser otro que Don Andrés Iniesta el que a las 22.57 del 11 de julio de 2010 colara todos nuestros sueños en esa portería situada en la otra punta del mundo, la cual había permanecido 116′ infranqueable. El carrusel de emociones se destapó entonces hasta el amanecer, cuando el sol quiso ser testigo de nuestro alborozo. También él, más rojizo que de costumbre quiso alumbrarnos la realidad: éramos, somos y seremos (al menos los cuatro próximos años) CAMPEONES DEL MUNDO.

 Aquella noche se hizo día para terminar iluminando las primeras reflexiones a la luz del alba. Hasta las 9 de la mañana hondearon las banderas rojigualdas por las calles de Malta. Fue el momento en que los cánticos, los saltos y los abrazos dieron paso a los primeros pensamientos sensatos. Aquí os dejo los míos:

“Termina la noche más hermosa de mi vida. Gracias Dios por permitirme vivir esto. El sueño se hizo realidad y la estrella de la eternidad ilumina nuestro pecho, orgulloso de ser español. Podremos repetir, ahora el sueño es otro, es estar allí para contarlo pero ya se sabe que no hay nada como la primera vez. La incredulidad aún reinante no valdrá entonces. VIVA ESPAÑA, EL MUNDO ES NUESTRO“.

PaceVille (Malta) 12 de julio de 2010

Anuncios




Nos encomendamos a Santiago

25 02 2010

Villar, Del Bosque, la Eurocopa y un sin fín más de trofeos han peregrinado hoy hasta la Catedral de Santiago, para ofrecer la Copa conquistada en ese glorioso verano del 2008, y para pedir, ¿por qué no?, el máximo trofeo mundial. La Copa del Mundo nos aguarda a la vuelta de la esquina y toda ayuda, incluso la divina, será bienvenida. En busca de esa moral, el cuerpo técnico de la Selección con su Presidente a la cabeza ha asistido hoy a la Misa del Peregrino del Año Xacobeo 2010 en la que se le han ofrecido todos los títulos cosechados por las distintas selecciones en estos casi cien años de historia de la RFEF.

Villar pidió al Apóstol Santiago un nuevo éxito en Sudáfrica el próximo verano

Allí estaban las 2 Eurocopas levantadas por España (1964 y 2008), el Europeo de Fútbol Sala, conseguido el pasado mes de enero, La Copa del Rey y el Trofeo de Liga, el diploma que acredita a nuestra Selección Absoluta como número 1 del ránking de la FIFA, e incluso la mítica medalla de plata de los JJ.OO. de Amberes de 1920, donde nació la leyenda de la ‘furia española’.

Con el botafumerio ‘volando’ por encima de la cabeza de Villar, Hierro, Del Bosque y el resto de seleccionadores españoles, el Arzobispo de Santiago, Julio Barrio, leyó un apropiado pasaje de San Mateo a los presentes: “Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y seréis escuchados”. A continuación, instaría a Del Bosque a volver a la Catedral con la Copa del Mundo, uno de los pocos trofeos que ha faltado en la ofrenda. Luego Villar tendría su cuota de protagonismo en la homilia en la que expresó, visiblemente emocionado,  su fervor al Apóstol Santiago.

El simbólico acto llega justo un día antes de que el Seleccionador Nacional, Vicente del Bosque dé la lista de 23 jugadores que se enfrentarán a Francia el próximo miércoles en el Stade de France (Saint-Denis). Será una buena piedra de toque para calibrar el momento de la ‘Roja’, especialmente castigada por el gran número de partidos que ya en estas fechas acumulan nuestros internacionales. Francia que se halla a medio camino del necesario relevo generacional contará con las bajas de Benzema y Abidal, dos fijos para Domenech, quien sigue empecinado con Ben Arfa en el ataque y confía en las vacas sagradas de siempre con Thierry Henry a la cabeza.

No debería España necesitar para este partido el manto protector del Apóstol, aunque los Francia-España sean siempre de todo menos amistosos. Nos debería bastar con la puntería de Villa, el control y visión de juego de Xavi e Iniesta, la velocidad y el descaro de Jesús Navas. Por si acaso, nuestro santo particular, Casillas, estará bajo palos para realizar alguno de sus habituales milagros.





El sueño de una noche de verano

18 11 2009

Una imagen imborrable

Ni Shakespeare lo hubiera imaginado mejor, porque aquella noche tuvo de todo. Pasión, nervios, tensión, drama, alegría y éxtasis. Fue el éxtasis de un triunfo infinitivo bajo cuyo manto nos encontramos año y medio después. Allí volvemos hoy, a Viena, al Ernst Happel, al lugar donde el 29 de junio del 2008 cambiamos la historia y levantamos al cielo nuestros anhelos  y nuestras ilusiones: la Copa de Europa de Selecciones.

Aquel día la ilusión de un equipo fue la ilusión de todo un país. Allí, en Viena el ‘tiquitaca’ se hizo mayor, se dio a conocer al mundo y nos llenó de orgullo a todos los españoles. Torres acabó con los fantasmas (los propios y los ajenos) con aquella carrera hacia la fe, hacia la inmortalidad. Ni el físico, ni la experiencia, ni el palmarés de Alemania pudo con nosotros y los teutones terminaron asfixiados de perseguir a esas sombras burlonas que escondían el balón como nadie.

Recuerdo perfectamente aquella noche, aquella sinfonía de violínes en la ciudad natal de Mozart. Ni un ápice de los sentimientos que afloraron entonces se han borrado. En realidad fue el primer y el último día de aquel verano en el que disfruté de mis primeras prácticas profesionales. Pero antes de eso, viví un momento único, irrepetible (porque no hay nada como la primera vez) y emocionante. Arropado por mis amigos y mis seres queridos, en el pequeño pueblo donde había crecido, con los exámenes universatirios recién acabados me dí un baño de gloria y euforia como nunca antes había imaginado. El paraíso no debe ser muy distinto a aquello.

Aunque, mientras disfrutaba de todo aquello, un viejo sueño me vino a la cabeza y comencé a temer por él. Desconfié de poderlo cumplir, desconfié de llegar a tiempo, me di cuenta de que la meta estaba más cerca de lo que yo esperaba. También comprobé que mi sueño era real, que se podía conseguir y comprendí que si así ocurre el próximo verano yo lo disfrutaré de la misma manera que lo hice con la Eurocopa, aunque nunca haya otro igual (ya saben la primera vez…).

Es más que posible que el partido de hoy no tenga la trascendencia de aquel. Será un amistoso frente a Austria con el que los internacionales españoles se darán un más que merecido homenaje tras una fase de clasificación impecable para el próximo Mundial. Del Bosque seguirá haciendo pruebas, ampliando los recursos de un equipo que parace no tener fin y que sigue cautivando y conquistando allá por donde va. Hoy volvemos al kilómetro cero, al lugar de partida, donde comenzó todo y donde fijamos hace año y medio el Santuario contemporáneo del fútbol español. Hoy volvemos a soñar.





No damos con la letra

14 11 2009

Hoy además de camiseta y ¿centenario? también estrenamos letra. La letra de la nueva canción de apoyo a la Selección Nacional de Fútbol, ‘Roja pasión española’, se estrenará en sociedad esta noche en el partido amistoso del Vicente Calderón en el que nos enfrentamos a la Argentina de Maradona y Messi. Pasado, futuro y presente de la Albiceleste. La canción ha sido compuesta por César Cadaval, el hermano mayor de los Morancos, y es interpreta por José Manuel Soto y el grupo Siempre Así.

La Roja adquiere un aire 'retro' con la nueva equipación para el Mundial 2010

Con esa base el toque andaluz, los ritmos aflamencados, y el particular sonido de la guitarra española  se dejan entrever en la puesta en escena del nuevo ‘himno’ de la Roja. Aunque evidentemente eso no es lo más negativo de la canción, porque resulta obvio que el arte del sur debe transpirar por algún sitio. La canción, en realidad, no capta los nuevos tiempos de la Selección. Atrapada en los viejos tópicos y leyendas de la Roja, poco o nada tiene que ver con el juego exquisito, seductor y efectivo de los hombres de Vicente del Bosque.

Es muy posible que las nuevas generaciones no se vean representadas. No obstante, se hace referencia a la ‘furia española’, ese apodo tan oportuno que se nos colgó en los Juegos Olímpicos de ¡Amberes 1920! y que se recuperó para la causa en los años 80. Pero, es que todos hemos evolucioando bastante desde entonces: nuestros jugadores, nuestro juego y hasta nuestros motes. Ahora se lleva más el tiqui-taca.

Además, el evidente influjo andaluz de la obra nos remite a canciones e himnos más recientes. Los parecidos llegan a tal punto que en determinadas frases o estrofas uno no sabe si está escuchando el himno sevillista de El Arrebato o la nueva canción de apoyo a la Selección (y eso que Soto es bético). ‘Roja pasión española’ parece una más, seguramente no será el último intento por dar con la letra que identifique a los millones de espectadores que se ponen delante del televisor cada vez que juega España. Hoy por hoy, es poco menos que una quimera. Debido a ello, prefiero quedarme con el Himno Nacional, del que todos nos sabemos ya la letra.

De todos modos, os la dejo aquí para que juzguéis vosotros mismos:





Navas ya es un hombre

4 11 2009

A sus 23 años (cumplirá 24 el próximo 21 de este mes) Jesús Navas, el habilidoso extremo del Sevilla CF, ha dejado atrás todos sus miedos y sus ansiedades para dar un paso adelante en su carrera. Ya está preparado. Y así lo hará oficial mañana cuando comunique que está a disposición del técnico de la Selección Española, Vicente del Bosque, para que lo convoque cuando lo considere oportuno. Navas dará el sí quiero a la Roja, y el mejor extremo derecho del fútbol español en la actualidad puede sumar nuevos recursos y posibilidades al mejor equipo nacional del momento.Jesús ha marcado el gol sevillista esta noche frente al Stuttgart

La noticia, por tanto, es inmejorable, a la vez que muy esperada. Y la primera oportunidad para el chico de Los Palacios le puede llegar en el próximo partido de España. Nada más  y nada menos que ante la Argentina de Maradona y Messi dentro de diez días en el Vicente Calderón. Para ello, Navas debería ser reclamado por Del Bosque en su lista de elegidos, que el salmantino comunicará el próximo lunes. Ese debe ser el primer paso, el primer empujón a los miedos y la primera piedra de un edificio que ha tardado mucho en levantarse, pero cuyos cimientos ahora son más sólidos.

Porque la historia de Jesús Navas es muy particular. Sus problemas de ansiedad se le reproducían cada verano, en cada concentración sevillista y habían impedido hasta ahora su presencia en el combinado nacional. El Sevilla, de mano de su presidente José María del Nido ya expresó en su momento que las crisis de ansiedad que sufría Jesús en las concentraciones largas condicionaban su llegada a la Selección. Por lo que hasta que el club no se lo notificara a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) era preferible no forzar la situación.

Todo esto se precipitó tras una llamada del anterior Seleccionador, Luis Aragonés, en el verano del 2007 cuando Jesús llevaba ya varios años destacando por la banda derecha del Sánchez Pizjuán. España se disponía entonces a preparar las decisivas citas ante Islandia en Reykjavik, y Letonia en Oviedo. La ‘Roja’ se jugaría en aquellos dos partidos buena parte de las opciones de ir a la Eurocopa del 2008 y a Navas le superó la presión. No era la primera vez que le ocurría y por ello desde entonces se abrió un impás con la Selección que sólo el futbolista podría cerrar cuando él considerara oportuno.

Pues bien Navas lo cerró hace algunos días cuando se reunió con el Director Deportivo de la RFEF, Fernando Hierro y su adjunto Antonio Fernández para transmitirles su decisión. Jesús ya se siente un hombre, ha crecido como jugador, ha madurado como persona, se ha asentado en el Sevilla hasta convertirse en uno de sus referentes, en  una pieza clave del esquema de Jiménez, y ahora pretende hacer lo mismo con la ‘Roja’.

Afortunadamente para todos el jugador andaluz ha superado sus problemas y ya nada le impide subirse al tren de la Selección. Y remarcó su prodecedencia porque me he planteado muchas veces qué hubiera ocurrido si Navas hubiera procedido de otra Comunidad Autónoma, qué hubiera pasado si esos problemas de salud hubieran sido argumentados por un vasco o por un catalán. Es más que posible que la política, el fútbol y los sentimientos nacionalistas se hubieran mezclado a partes iguales hasta crear un cóctel explosivo. Ya pasó con otros como Oleguer o Bojan. Aunque, como decía, afortunadamente el problema ya está solucionado y Navas es andaluz.

Un andaluz singular, introvertido y tímido fuera del terreno de juego. Locuaz, desvergonzado y atrevido con un balón en los pies. España ganará con él verticalidad y desborde, regate y velocidad. El de Los Palacios se presume ideal para desatascar partidos, para abrir defensas encerradas y para matar a cualquier rival a la contra, sirviendo balones de oro a Villa, Torres y compañía, o marcándolos él mismo, una de las asignaturas en las que más y mejor ha mejorado su juego. Tras más de cuatro años haciendo diabluras por las bandas del Pizjuán, Navas desea enfundarse la ‘Roja’, anhela subirse al tren que le lleve hasta Suráfrica 2010, el tren cuya última parada es la gloria eterna. Con él, alcanzar esa meta será más fácil.





¿Qué celebramos?

6 10 2009

Se fundó de manera oficial un ya lejano 30 de julio de 1913 pero los ‘jerifaltes’ de nuestro fútbol han aprovechado este año, este día para celebrarlo. A lo largo de este 2009, Ángel María Villar, Joan Gaspart, Ramón Calderón y compañía han realizado varios actos en los que se conmemora el centenario de la creación de nuestra Real Federación de Fútbol. La picaresca española ha vuelto a hacer de las suyas y en esta ocasión se ha aprovechado que en 1909 surgió el germen  de lo que hoy es la RFEF, la Federación Española de Clubs de Football, para conmemorar una efeméride ficticia por si en el 2013 no pueden sacar tajada.

Zapatero le marcó un penalti a Casillas con la derecha

Zapatero le marcó un penalti a Casillas con la derecha

Quizá para entonces los designios de nuestro fútbol hayan cambiado de manos y esta medalla se la quieren llevar por delante los actuales ‘capos’ de nuestro fútbol. Sin ir más lejos, hoy ese organismo ha reunido a lo más granado de nuestro fútbol de ayer y de hoy (aprovechando la concentración de la Selección Española absoluta para sus compromisos antes del próximo Mundial). En el multitudinario acto pudo verse a lo más granado de la historia de la  ‘Roja’, a todos los miembros de la junta directiva de la Federación Española, así como gran parte de los presidentes de los clubes de la Liga. ElSecretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky y el Presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero tampoco quisieron perdérselo y suya fue la anécdota de la mañana, cuando le marcó un penalti a Casillas, quien en esta ocasión vestía traje-chaqueta y no su habitual capa de santo.

El morbo lo puso Raúl, quien también fue invitado al acto. El máximo goleador de la ‘Roja’ y el hombre que más veces ha vestido la elástica nacional se reencontró así con viejos amigos tras sus más de tres años sin palpar el ambiente de la Selección. Nadie, por tanto, quiso perderse la foto de familia de la RFEF, aunque pocos supieran esta mañana qué se celebraba en esa reunión familiar.

No cabían todos en la foto

No cabían todos en la foto

Muchos serán los que se hayan sorprendido al observar que en el propio escudo que adorna la camiseta nacional aparezca la fecha de 1913 haciendo honor al año en que se fundó la Federación. Con la intención de arrojar un poco de luz sobre la confusión de datos y fechas nos remitiremos a la historia.   Fue la Federación Española de Clubs de Football, el antecedente de la actual Real Federación Española de Fútbol, la que se fundó un 14 de octubre de 1909. Los primeros clubes en adherirse fueron el FC Barcelona, Vigo FC, Tarragona FC, Pamplona,Sociedad Gimnástica Española, Irún SC, Real Fortuna de Vigo y el Club Español de Madrid. Hubo otros que, sin embargo, dieron la espalda al nuevo organismo. A saber: Athletic Club de Bilbao, el Madrid CF (actual Real madrid) y el que era vigente campeón de España, Club Ciclista de San Sebastián (actual Real Sociedad).

Los disidentes llegaron a fundar su propia asociación, la Unión Española de Clubs de Foot-ball y encargaron al vigente campeón, el Club Ciclista la organización del Campeonato de España de 1910, de forma paralela a la Copa oficial que organizaba la Federación Española de Clubs de Football.

Finalmente, en octubre de 1910, ambas facciones firmaron la paz: los clubes disidentes reconocieron a la Federación Española de Clubs de Football, que a su vez daba oficialidad al Campeonato de España organizado por la Unión de Club. Así pues, en 1910 hubo dos campeones de la Copa del Rey: elFC Barcelona -ganador de la organizada por la Federación- y el Athletic Club de Bilbao -vencedor de la organizada por la Unión de Clubs-.

Sin embargo, la calma no llegó a la Federación. El primer Campeonato de España jugado tras la reunificación, la Copa del Rey de 1911, estuvo marcado por las trifulcas entre los participantes, muchos de los cuales se retiraron de la competición. Los incidentes forzaron la dimisión del presidente de la Federación, José Ortega, siendo elegido sucesor Joan Padrós Rubio. Este, sin embargo, rechazó el cargo, y el vicepresidente, Ramón Paz, asumió la presidencia durante cinco meses, hasta ser relevado por Ricardo Ruiz Ferry. Sin embargo, Ruiz Ferry dimitió apenas tres días después, y nuevamente ocupó su lugar.

Las discusiones para decidir la sede donde debía disputarse el Campeonato de España de 1913 acabaron provocando otro cisma en la Federación. En la asamblea celebrada en mayo de 1912, elFC Barcelona anunció su marcha de la Federación; le secundaron otros clubes catalanes como el Sabadell, Català, Internacional, Badalona o FC España de Barcelona, así como tres equipos guipuzcoanos: SC Irún, Real Sociedad y Vasconia. Los clubes disidentes fundaron la Real Unión Española de Clubs de Foot-ball, a la que posteriormente se añadieron otros como el Pamplona SC o Deportivo de la Coruña. Como ya había pasado dos años antes, organizaron su propio Campeonato de España en 1913, de forma paralela al que la Federación organizó ese año.

Poco después de celebrarse los respectivos campeonatos de España, la FIFA, en su asamblea del 31 de mayo de 1913, rechazaba el ingreso del fútbol español, al no aceptar la coexistencia de dos federaciones. A la vez, como medida de presión, se proponía prohibir los partidos internacionales, entre equipos españoles y los clubes adscritos al organismo internacional. A instancias también del monarca, Alfonso XIII -que era presidente de honor de la Federación desde su fundación- ambas federaciones acordaron su unión definitiva, en una histórica reunión celebrada el 30 de julio de 1913 en San Sebastián. Se aprobó, también, la constitución de cuatro federaciones regionales (este, oeste, norte y centro), cuyos delegados asistieron, el1 de septiembre de 1913 y en la sede del Real Aero Club de España, en Madrid, a la asemblea constitutiva de la Real Federación Española de Fútbol; cuyo título real fue otorgado, expresamente, por el propio Alfonso XIII. Francisco García Molina, por su parte, fue elegido como primer presidente de la nueva Federación, que ese mismo mes de septiembre de 1913 fue aceptada como miembro de laFIFA.

Es evidente que los líos y los malentendidos en la Federación vienen de lejos, no sólo es cosa de Villar, Hierro y Cía.