El Atleti llegó tarde

8 11 2009

Al menos llegó. En otros derbis los colchoneros ni  siquiera se presentaron, y a ese rayito de luz, a esos últimos 15 minutos se aferran hoy sus aficionados para pensar en tiempos mejores, para esperar la ansiada reacción. En la otra orilla, el Real Madrid estuvo en la película desde el principio, pero como conocía el final se marchó antes de tiempo, y eso pudo provocarle más de un susto. No obstante, el equipo de Pellegrini crece, se asienta y comienza a reconocerse en el espejo aunque el Atleti siempre sea (ya va para once años) el mejor antidepresivo para su vecino.

Agüero y Casillas fueron los dos protagonistas del derbi

Fue posiblemente el partido más serio del Madrid, más incluso que el realizado días atrás en Milán. El baño futbolístico blanco duró 65 minutos, justo hasta que Sergio Ramos fue expulsado justamente por una entrada por detrás al Kun Agüero. El bajón físico que vino después es lo que debe preocupar a los merengues, a los que todavía les falta por ver a su equipo realizando un partido completo. Al Madrid le faltó fuelle y cabeza al final para dominar y controlar un encuentro del que habían sido amo y señor hasta entonces.

A ello ayudó un poco Pellegrini, quien todavía demuestra parte de esa confusión interna que no es capaz de canalizar. El cambio de Higuaín por Raúl en plena celebración del argentino tras el 0-3 habla bien a las claras de ello. Tras la expulsión tampoco supo reaccionar. Quitar a Benzema por Gago y retrasar a Lass, el único sustento (defensivo) del centro del campo blanco, restó fiereza arriba y desorden atrás. Desorden encabezado por Marcelo, quien ya ha demostrado sobradamente que es de todo menos lateral izquierdo. No sabe o no quiere defender. Aunque siempre le quedará a Pellegrini el ángel de Casillas y sus alas. Ayer, en uno de sus partidos más placidos tuvo que volver a hacer milagros.

Uno de ellos necesitaría la defensa del Atlético de Madrid. Indigna de un equipo de primera división, inapropiada para un club de la categoría de los colchoneros. Con ella hasta Asenjo parece disminuido. Y es que anoche la retaguardia rojiblanca no mordió, dejo hacer, pensar y ejecutar todas y cada una de las intenciones merengues, cuando no regalárselas como hizo Perea en el 0-3. Quique por ahora ha conseguido que el Atleti juegue más junto, más sacrificado y con las ideas un poco más claras, aunque la candidez defensiva sigue condenándole a penar en los últimos puestos de la clasificación.

Posición que es incomprensible si arriba se tiene a jugadores como Forlán, Simao o Kun Agüero. Los dos primeros estuvieron desde el principio y tanto uno como otro volvieron a demostrar que no están en su mejor momento. Sí lo está Agüero, auténtico revolucionario de la anarquía rojiblanca.  Kun fue la chispa que encendió la remontada (no finalizada) de los de la Ribera del Manzanares, demostrando que los buenos deben estar siempre. Hoy por hoy Agüero es el único capaz de marcar la diferencia en ese equipo y a buen seguro que Quique habrá aprendido la lección.

Como el Madrid. Ya se sabe, hasta el rabo todo es toro, y el anoche a punto estuvo de darle una cornada. Supo esquivarla bien el equipo de Pellegrini, que como ya dijimos aquí, crecerá si se alía con los buenos resultados y los minutos de buen fútbol. Anoche combinó bien ambos. El proyecto blanco ya se tambalea menos, los cimientos se asientan, aunque en el horizonte se vislumbren conflictos como el CR9 con Portugal, y tal y como argumenta el ingeniero chileno 25 puntos sobre 30 son unos números fantásticos, a sólo uno del estratosférico Barça.





Mal de alturas

1 08 2009

Le pasó al Madrid y lo vimos ayer. Fueron dos despistes y le costaron el partido. Un aviso, en definitiva para cuando la historia se ponga seria, allá por el mes de febrero. El Real Madrid jugó contra la Juventus en la Peace Cup, la Champions del verano para algunos y la primera derrota del II Imperio Galáctico se hizo efectiva (2-1). Los italianos astutos y competitivos como siempre sacaron el máximo rendimiento al juego aéreo y sorprendieron a una todavía ingenua defensa madridista. Es algo que viene de lejos en la Casa Blanca por lo que la responsabilidad no será toda de Pellegrini, aunque éste debe ser el encargado de erradicar el vértigo en el Real Madrid.

El duelo entre CR9 y Salihamidzic fue de lo mejor de la noche

El duelo entre CR9 y Salihamidzic fue de lo mejor de la noche

Fue un gran partido a la altura de la historia de los dos conjuntos que se enfrentaban. La nueva Juve de Ciro Ferrara tiene una pinta inmejorable, y desde aquí apuesto sin vacilaciones que es mi gran candidato al Calcio. Posee un centro del campo impresionante (Felipe Melo, Diego, Camoranessi…), con un agitador llamado Giovinco que apunta a crack y a digno recambio del incombustible Del Piero, quien todavía destila clase y elegancia en cada pase. De sus botas nació el 1-0, tras una falta exquisitamente botada que -casualidades del destino- Cannavaro cabeceó para sorprender a Dudek. Era el minuto 4, pero el Madrid no se amilanó. Pellegrini había salido con todo lo que tenía y parece que sus lecciones van calando en su plantilla. El balón ya es un compañero más entre los jugadores blancos, quienes lo miman y lo distribuyen con más tino que en campañas anteriores. A ello ayuda la gran pretemporada realizada por Granero, una agradable sorpresa para la parroquía blanca. Parece que la cantera blanca también vale para el primer equipo y solo era cuestión de dar oportunidades.

Hasta Guti, otro de los que salió de esa cantera, jugó ayer a un gran nivel. Suelto, a su aire y conduciendo el balón con la rebeldía de los artistas adolescentes que tanto le caracteriza. De sus asociaciones con el ‘Pirata’ Granero salieron las mejores jugadas blancas. Ellos eran los encargados de abrir la muralla ‘bianconera’, aunque esa era un empresa más que complicada ante la experiencia italiana, doctorada en cerrarse en torno a su portero, Buffon. Por ello, Pellegrini y el equipo buscaron los extremos donde Cristiano Ronaldo apareció como el acelerador del equipo. Algo se capta en el ambiente cuando CR9 coje el balón y nuestras expectativas se disparan en busca de los caminos del gol. Aunque éste sólo lo encuentra, por ahora, desde el punto de penalti. El portugués fue el encargado de subir el 1-1 al marcador, tras el penalti cometido sobre el incombustible blanco, Raúl. El capitán volvió a poner ganas y entrega, pero la suerte le dio la espalda al estrellar el balón en el palo cuando el marcador iba empatado.

Los jugadores de la Vechia Signora celebran el segundo gol

Los jugadores de la Vecchia Signora celebran el segundo gol

Y luego estuvo Benzema, quien todavía no ha sabido canalizar toda su potencia en pos del grupo. En sus arrancadas planean las estampidas del viejo Ronaldo, aunque su disparo todavía tiene el punto de mira desviado. De todos modos, mostró atrevimiento y descaro y esas características se reconocen en el Bernabéu. Dar con la diana será cuestión de tiempo y entrenamiento.

El 2-1 llegó en un saque de esquina y nuevamente en el minuto cuatro de la segunda parte, obra de un viejo enemigo merengue, Salihamidzic. No es que fuera justo, pero sí premió la mayor efectividad italiana, maestros de estas artes. A pesar de todo, la mejora resultó evidente. Si acaso la defensa fue la que se mantuvo todo el partido con el pie cambiado. Giovinco y sus filigranas les trajo en demasiadas ocasiones de cabeza. Son varios retoques los que aún le quedan por pulir a este nuevo Real Madrid, al que la falta de fluidez en la distribución del balón y en el que los regalos defensivos le pueden costar caro, como ya quedó demostrado ayer. Kaká y algún nuevo fichaje son las esperanzas a las que se agarran la parroquía blanca para que la nave encauce definitivamente el rumbo. Porque a la cima no se puede llegar con vértigo.

Vea aquí el resumen y los goles del partido:





Fútbol y motor alternan con el Tour

27 07 2009

Mientras los franceses lanzaban una puya más al sucesor de Indurain y por extensión a todos los españoles, con el bochornoso himno danés sonando a todo volumen en los Campos Elíseos de París, Fernando Alonso perdía una rueda y abandonaba en Hungría cuando marchaba primero, al igual que  Lorenzo que  se caía bajo la lluvia de Donington Park cuando pilotaba en esa misma posición. Por su parte, el fútbol dio una de cal y otra de arena. Los aficionados culés volvieron a disfrutar de una cantera que asegura goles y proyecto de futuro, mientras que los madridistas comprobaron que a la galaxía todavía le faltan algunos retoques para navegar por el universo futbolístico con éxito.

Contador pasea su felicidad por París

Contador pasea su felicidad por París

Iremos por partes y haremos una última reflexión sobre el Tour. Una vez más vuelvo a critricarlos y se pensará que es persecución. No lo descartó, pero hoy estoy convencido de que los prejuicios están justificados en la gran mayoría de los casos, y con los franceses se cumplen siempre. Ayer, mientras toda España se pegaba al televisor para saborear la gloria con el ‘Pistolero de Pinto’, Alberto Contador, la organización del Tour pinchaba ¡el himno danés! en lugar del español ¿por error? No hay justificación ninguna y por mucho menos ruedan cabezas en otros sitios, sino recuerden la suerte que corrió el último que censuró el himno español. Que no se preocupen en Francia, Contador les hará aprenderse la musiquilla de la Marcha Real de memoria, tiempo al tiempo.

Donde nos quedamos con las ganas de que después de casi un año volviera a sonar el himno español fue en la Fórmula 1. Fue en Hungría, en el circuito donde Fernando Alonso comenzó a construir su leyenda, donde el piloto español recordó fantasmas del pasado. Una rueda mal ajustada tras una parada en boxes cuando marchaba primero mandaba sus opciones de triunfo al limbo, mientras la dichosa rueda gambeteaba peligrosamente por mitad de la pista.  Eso le costó a Renault una sanción por parte de la FIA que le impedirá correr en el próximo Gran Premio que es el de Valencia, por lo que el chasco fue doble. Y una vez más con los franceses (Renault) de por medio.

Tampoco consiguió Lorenzo en tierras británicas hacer resonar los acordes del himno nacional. En esta ocasión fue la lluvia quien lo alejó de su premio. El mallorquín mandaba en la carrera de Moto GP, por delante de todos sus rivales, incluido Rossi, cuando una mala trazada daba con su montura por los suelos. Dejaba así la victoria en bandeja de plata al ‘Doctor’ Rossi’, aunque éste también mordería el polvo, o mejor dicho el resbaladizo suelo de Donington Park. No obstante, la suerte de los campeones se enganchó a su cadenado y pudo reincorporarse a la carrera para terminar en un quinto puesto que le acerca el Mundial. 25 son ahora los puntos que distancian al piloto italiano con respecto al temperamental Lorenzo, quien poco a poco va perdiendo comba ante ‘Il Dottore’.

Lorenzo por los suelos, pierde una gran oportunidad de acercarse a Rossi

Lorenzo por los suelos, pierde una gran oportunidad de acercarse a Rossi

Y tras el motor llegó el turno del fútbol en un ajetreado fin de semana deportivo. Nuestros dos grandes equipos disputaron ayer partidos aunque con resultados totalmente distintos. El Barça volvió a hacer gala de su incansable cantera para demostrar que ésta es una de las mejores de Europa y del mundo. De hecho los cuatro goles fueron firmados por chavales provinientes de las categorías inferiores. Bojan volvió a confirmar su instinto y a demostrar que quiere pelear por minutos desde el principio, abriendo el marcador a los 12 minutos. Rueda con un chutazo desde la frontal puso el 2-1 antes del descanso. Tras la reanundación los goles y las ocasiones fueron de color azulgrana y Jeffren y Pedro fueron los encargados de rematar la faena, demostrando a Guardiola que el extremo que busca lo tiene en casa.

Raúl es felicitado por sus compañeros tras conseguir el gol

Raúl es felicitado por sus compañeros tras marcar el gol

Los problemas del Madrid, sin embargo no parecen tener una solución tan fácil. Ayer hubo decepción en el Bernabéu en la puesta de largo de la II Era Galáctica. El empate a uno ante el Al Ittihad no colmaron las espectativas de los pocos que se acercaron hasta el coliseo blanco. Los conceptos de Pellegrini no terminan de calar en la plantilla merengue, mientras que las actuaciones de Benzema y Cristiano Ronaldo apenas despertaron algunos tímidos aplausos en el graderio. Sin embargo, el murmullo era constante cada vez que uno de ellos cogía el balón. Lo mejor para los madridista fue la vuelta de Granero al equipo de sus amores. Demostró templanza, ganas y arrestos como para echarse el centro del campo a sus espaldas. El resto se escribe con cuatro letras: Raúl, que abrió el marcador y recordó que él juega siempre. La vida sigue igual en La Castellana.





¿Se pueden comprar los valores?

26 06 2009

El verano es la época de fichajes por excelencia. Es el momento de renovar las ilusiones tras una desastrosa temporada o de hacer pequeños retoques en un equipo campeón. Los traspasos, los grandes jugadores tienen esa capacidad para ilusionar a la afición y hacer olvidar todo lo anterior. En ésas nos encontramos ahora en un verano más movido de lo habitual en los últimos años. Florentino Pérez ha sido el auténtico agitador de la situación en su intención de devolver la ilusión a la parroquia madridista.

Florentino, busca repetir éxitos con la misma fórmula

Florentino busca repetir éxitos con la misma fórmula

El presidente blanco ha vuelto por su fueros y con la intención de vender camisetas y volver a colocar al Madrid en la cima del fútbol mundial ya aseguró en su presentación que en la situación actual había que hacer en un año la inversión prevista para tres. Pero fuera de las consideraciones económicas, Florentino también acudió a los sentimientos para convencer a los madridistas de que se había reciclado. Bajo su lema “Vuelve la ilusión” apostó por recuperar los valores que un día hicieron grande al Madrid.

Uno entiende que esos valores en el equipo blanco se han identificado siempre  con el pundonor, la casta, el sacrificio colectivo, el no rendirse jamás y luchar hasta la extenuación por el escudo que ensalza la camiseta blanca. Esos han sido los ejes del madridismo desde la llegada de Santiago Bernabéu, quién dio una nueva dimensión al club, sobre los que se asentó la Quinta del Buitre o el Madrid de ‘Los García’. Pero también, el Madrid de Di Stéfano –la única gran inversión económica de Bernabéu- o la Quinta del Ferrari con Raúl y Guti a la cabeza.

Todos ellos mamaron ese sentimiento que sólo se aprende en las categorías inferiores que ahora se intenta recuperar a base de talonario, con una cantera denostada y olvidada que ‘sólo’ sirve para alimentar al resto de equipos españoles o extranjeros. Los Mata, Negredo, Arbeloa o Granero, son los ejemplos más cercanos, de esos jugadores que no valían para el Madrid. Pero hay otros, como Eto’o o el propio Luis Felipe, lateral del Depor que está a punto de recalar en el Camp Nou.  Ellos demuestran la excelencia de las categorías inferiores del club blanco y confirman también la falta de oportunidades que padecen cuando les toca dar el salto al primer equipo. Y lo peor es que parece que la situación va para largo. El último canterano que se asentó en el once titular del Madrid fue Casillas y de eso hace ya algo más de siete años.

Casillas sí gozó de la confianza de los técnicos

Casillas sí gozó de la confianza de los técnicos

Y a pesar de todo el proyecto de Florentino triunfará, con el equipo que le están componiendo a Pelegrini, muy malo tenía que ser éste para no conseguir ningún título. Y el técnico chileno ya ha demostrado su valía. Pero la pregunta que me hago en estos momentos es si tras esos tres años, cuatro o dos de éxitos se implantará un modelo, un estilo, si tendrán los canteranos algún referente en la primera plantilla, algún ídolo que, como ellos, haya mamado el madridismo desde la cuna.

Las previsiones por ahora no son muy halagüeñas. Desde la dirección deportiva del Madrid ya se ha asegurado que este año no se incorporará ningún canterano al primer equipo, por lo que parece que se pasa de puntillas sobre los errores del pasado. Y es que Florentino se marchará cuando termine su etapa posiblemente con varios títulos bajo el brazo, con una rentable política económica y con algún que otro acuerdo para su empresa constructora, pero el Madrid quedará un poco más debilitado sin referentes y sin un legado deportivo sobre el que asentar sus futuras bases. Es el precio que hay que pagar cuando se intentan comprar los valores.