El golpe

10 12 2011

España es el país de los golpes de Estado. Algunos no lo recuerdan, algunos ni vivimos el último, pero la Historia, caprichosa, guarda en negro sobre blanco nuestro pasado. 1981, 1936 o el carrusel de pronunciamientos militares del XIX, son fechas que hablan del carácter y de la idiosincrasia de un país que hoy dirime otro duelo de altura. Mucho más pacífico, o previsiblemente más pacífico. Un clásico de extremos, un golpe de estado del status quo de nuestro fútbol o una huida hacia delante.

El Golpe lo puedes ver en La Sexta a las 22:00 h.

El golpe, como siempre, lo da la victoria. Un golpe doble. Devastador para el que lo sufre,  revitalizador para el valiente o el afortunado que da ese paso hacia el frente. Esa decisión ante el abismo marcará nuevamente el clásico, Real Madrid contra FC Barcelona. Un Madrid ascendente que acorta distancias y alimenta esperanzas. Mourinho ha construído un equipo que es más equipo, en su segunda temporada, las mejores del técnico portugués, según defiende la doctrina mourinhista.

Esa doctrina tiene motivos más que de sobra para confiar en su equipo. De inicio, Karanka anunció un 4-3-3 para enfrentarse a su peor pesadilla antes de navidad. La duda reside en ese trivote (Alonso, Khedira y Lass) con el que poblar la medular de trampas y tiralíneas a partes iguales. La alternativa se llama Özil y lleva un punto de atrevimiento y riesgo. Mou tendría que retirar un ancla de su centro del campo o al menos resituarlo.

Más arriba el conjunto blanco no tiene dudas, tiene alternativas. Más allá de los dos fijos, Cristiano Ronaldo y Di María, ambos un punto por encima del resto, el tercer puesto se lo disputan Benzema e Higuaín. El francés, más hecho y más útil si el Madrid busca la pelota, robar rápido y asfixiar al Barça ante el miedo escénico del Bernabéu. El argentino, más eficaz y más rápido para el contragolpe mortal que tanto gusta en el Paseo de la Castellana. Uno u otro serán ya una pista casi definitiva sobre el discurso que quieran interpretar hoy los blancos.

Los goleadores, claves en El Clásico

El discurso azulgrana es conocido, ¿o no? Gusta Guardiola de ‘inventar’ con criterio, alejado de lo estrambótico cuando visita la Casa Blanca. Primero fue el nueve mentiroso hoy puede ser la defensa de tres. El movimiento, más que arriesgado, salió mal en Mestalla pero triunfó en San Siro frente al Milan. Alves repetiría el movimiento del año pasado para driblar trampas y cavar nuevas trincheras.

Por delante de ellos, la piedra filosofal de un equipo de leyenda. Tal vez todo se resuma en lo que quiera hacer Messi, que hoy contará con un acompañante de lujo: Cesc Fábregas, ante su primer clásico adulto. Un acompañante que es en sí mismo arma de destrucción masiva y amenaza inminente en la combinación, en la llegada y en la presión. Esa pareja puede ser hoy el comodín de Guardiola para mantener su inmaculada tarjeta de visita en el Bernabéu, donde no conoce la derrota.

Ante ese panorama Villa o Pedro se disputarán la única plaza libre que queda en el once culé. Con el asturiano bajo de forma, el canario sin estar al 100% resulta siempre fundamental para el esquema de Guardiola. Su primer defensor siempre. Y por ahí revoloteando, esperando su oportunidad Alexis Sánchez y el imberbe Cuenca, el último invento de Pep. Improbable sorpresa teniendo en cuenta los pobres números de los azulgrana fuera de casa.

El golpe se acerca. Los números parecen respaldar a los blancos en su feudo, donde ha ganado todo lo que ha jugado. En ese escenario el abismo les acecha a ambos. El Madrid para ensancharlo, el Barça para recordar que la vida sigue igual. Las rentas tan exiguas como amplias pueden colocar al Barça líder tras el partido de hoy o casi sentenciar la liga para los blancos. Así es la Historia, donde un paso adelante asegura entrar en sus páginas, asegura el gran golpe, aunque lo único incierto siga siendo la victoria.

Anuncios




Cantera vs Cartera

28 11 2009

El derbi se reinventa un año más. Aunque en pocas ocasiones como en esta se han visto sobre un mismo terreno de juego a tantos jugadores nominados al Balón de Oro, hasta 10 en total. Cara a cara, dos equipazos, dos estilos, dos formas de entender y urdir el fútbol. El fútbol de toque y control, el rondo infinito criado en La Masía se enfrentará a la efectividad y la pegada blanca pagada a golpe de talonario. Tanto uno como otro estilo es igual de respetable y en las diferentes formas de conjugar su verbo se encuentra la grandeza de este bello deporte.

Ambos apuraran para saltar entre los once elegidos mañana

El espectáculo de mañana (19:00h, C+Liga/GolTV) en el Camp Nou reunirá a dos mundos antagónicos cuyas órbitas confluyen en el universo de la Liga. Si la nave de Guardiola conoce a la perfección su rumbo, tanto como para no echar de menos a sus principales tripulantes, los pilotos de Pellegrini no terminan de encauzar la dirección de su juego, aunque ya saben lo que es pisar el acelerador a fondo, de hecho al Camp Nou llegan en la Pole Position, primeros en la Clasificación. Desde esa privilegiada posición el Madrid llega al coliseo azulgrana con el ánimo y la valentía de mirar al actual campeón cara a cara. Y eso, con todo lo que ha llovido, es mucho.

Al menos eso han demostrado en los últimos días Cristiano Ronaldo, recuperado para la causa, y Pellegrini, quien ha tirado de estadísticas y se ha parapetado en sus números para defender la ‘excelencia’ de su equipo. De hecho el regreso del portugués es la gran baza, la gran esperanza a la que se agarra el madridismo para creer que juntos (con Cristiano) pueden ganar al Barça. Su presencia en la delantera está asegurada junto al resto de los galácticos 2.0, Benzema y Kaka. De su acierto y sobre todo de su participación dependerá la suerte blanca.

Porque parece evidente que el Barça buscará la pelota, intentará hacerse con el control del juego y si eso ocurre los azulgrana tendrán mucho ganado. Si Xavi, Iniesta, Keita, Busquets y compañía comienzan a esconder la bola y encontrar huecos invisibles la tormenta se puede desatar sobre el Camp Nou. Y parece que el chaparrón no se lo quieren perder ni Messi ni Ibrahimovic, quienes tras ser espectadores de lujo del monólogo azulgrana en la Champions quieren participar en esta ocasión de la fiesta. El partido es para los más grandes y éste es la primera oportunidad de ver en la Liga española a los dos astros del balompié mundial: Messi y Cristiano. Por ahora en sus duelos particulares van 1-1.  Ellos además de los tres puntos se juegan los premios individuales: el Balón de Oro y el FIFA World Player.

Las defensas por tanto tienen las de perder, aunque entre ellos se encuentren algunos de los mejores defensores del mundo. Piqué y Pepe dirimirán un duelo por demostrar quien es el mejor mariscal de la Liga BBVA, mientras que Puyol tendrá un nuevo examen de velocidad y templanza ante las acometidas de la juventud, representada en Benzema, Higuain o CR9. Aunque sin duda, al que le tocará bailar con la más fea es a Arbeloa, el lateral merengue volverá a ocupar la banda izquierda para tratar de parar a Messi, algo que ya hizo con gran éxito cuando militaba en el Liverpool. Defender a Messi a pierna cambiada puede limitar sus acometidas.

Los neogalácticos vivirán su primer clásico

Los duelos individuales se repiten en cada una de las posiciones del campo, aunque lo que se impone en este tipo de encuentros es la emotividad de lo que hay en juego. Para ambos equipos son algo más que tres puntos. Para el Madrid el partido de mañana supone reafirmar  su proyecto, dan un empujón a la galaxia y alcanzar el universo azulgrana. Salir del Camp Nou por delante del Barça sería el espaldarazo definitivo. En ese sentido los azulgrana tienen más que perder. La presión de la victoria recaerá sobre ellos, aunque en esta semana ya han dado un golpe encima de la mesa y mañana pretenden reafirmar su estatus  y su credo. Ese que reza que jugando bien al fútbol es más fácil ganar en este juego. Veremos con qué as nos sorprende mañana Guardiola.

La suerte está echada. Los dos mundos, la cantera y la cartera, chocan hoy para defender sus ideas y ganar adeptos, moral y confianza. Ya se sabe este deporte es un estado de ánimo. Bienvenidos al club. Disfruten del fútbol.