El Madrid frente al muro

16 02 2010

Es una barrera física y sobre todo psicológica la que esta noche intentará derribar el Real Madrid. El que fuera el dominador de la vieja Copa de Europa, lleva cinco años desaparecido de los mapas del fútbol europeo. Cinco años consecutivos cayendo en octavos de final de la Champions han sumido al equipo blanco en una vorágine que ha devorado entrenadores, presidentes y jugadores con la misma facilidad con la que han sido eliminados de la máxima competición europea en este último lustro.

Kaká y Cristiano Ronaldo quieren tumbar el muro y demostrar a Europa que son una pareja letal

Algo de eso rondará por la cabeza de los aficionados merengues y de los propios jugadores cuando salten al helado césped del estadio del Olympique de Lyon. El otrora verdugo blanco ya no es tan fiero como antaño, aunque esta noche el general invierno se aliará con el escaso fútbol de los franceses para elevar el muro unos centímetros más. Sin embargo, hoy no hay excusas para iniciar la reconquista de Europa con un puñetazo en la mesa que advierta al resto de adversarios de que el Madrid, esta vez sí, ha vuelto para quedarse.

Quedarse con un trofeo que no gana desde el 2002, con el último resplandor galáctico; un trofeo que este año se disputará en el Santiago Bernabéu, su casa; un trofeo que ya tienen Kaká o Cristiano, pero no vestidos de blanco. El dúo de neo-galácticos serán junto a Higuaín las principales armas ofensivas del conjunto español. El melancólico Karim Benzema, que vuelve a casa, lo verá de inicio desde el banquillo. Los 17 goles en 17 partidos de CR9 son toda una garantía y su buena conexión con Kaká en las últimas semanas auguran que el Madrid está cada vez más preparado para el triple salto mortal.

En gran medida porque el centro del campo ha ido creciendo hasta asentarse en el control de la pelota. Las transiciones del Madrid son ahora más larga, gracias en gran medida a que Pellegrini ha sabido rodear a Xabi Alonso de peloteros de su altura. Granero se ha ido haciendo un hueco en el equipo entre los taconazos y las lesiones de Guti y para esta noche solo me inquieta la participación de Lass. Su mediocridad ha salido a relucir cuando se le han puesto al lado mediocentros del nivel exigido en el Real Madrid. Molesta más que ayuda. Como Marcelo, cuyo flanco izquierdo volverá a ser el punto débil del Madrid.

Es de esperar que por ahí se extienda la ofensiva del equipo de Claude Puel, quien previsiblemente preparará un partido a la contra con la idea de no recibir goles y llegar vivos al partido de vuelta. Su suerte la confiarán a sus dos rápidisimos puntas, Lisandro López (sustituto de Benzema en Lyon, al que ya dobla en registros goleadores 16 frente a 8 ) y Govou. Toulalan y Kllström intentarán poner concierto y pausa a tanto músculo para suministrar de balones con los que rajar la defensa blanca. No sería la primera vez, porque el Gerland, el estadio del Olympique de Lyon, no trae buenos recuerdos a los blancos. Las dos últimas visitas acabaron en derrota, 3-0 en 2005 y 2-0 en 2006.

El ogro francés hoy lo es un poco menos, sin Juninho Pernambucano, sin Benzema, sin Fred, aunque nadie debería olvidar que ha dejado en la cuneta al Liverpool de Benítez. De hecho su gran esperanza es su portero, al que ya comparan con Iker en Francia. Hugo Lloris con tan solo 23 años ya ha debutado con la Selección gala, desciende de antiguos inmigrantes catalanes y será el encargado de parar las acometidas de Cristiano, Kaká, Higuaín y compañía. El muro está colocado en esa portería y éste se acrecienta o se derriba definitivamente esta noche.

Anuncios