La cultura del descrédito

13 12 2010

Vivir teniendo que demostrar tu valía, tus valores y tu inocencia es un pesada carga para cualquier profesión que se quiera desarrollar. Hacerlo, además, cuando se le añade la sospecha de la trampa, del todo vale, del dopaje debe sumir a uno en la más absoluta oscuridad (personal y profesional). Esa oscuridad se asemeja mucho al olvido, a ese rincón negruzco hacia el que los focos se giran ahora para encontrar eso: descrédito, juicios paralelos,bolsas de sangre y rendimientos estrafalarios. Ese rincón ha existido siempre pero ya se sabe que en tiempos oscuros nadie repara en los medios, lo que prevalece es el fin.

Marta Domínguez es la cara más conocida de la Operación Galgo

Y ahora que conocemos el fin, o mejor dicho lo que se escondía tras él, toca recapacitar. Y deberíamos hacerlo todos y no sólo los que corren ya sea en busca de un trofeo o camino de un pozo sin fondo. Se debe tirar de la manta, aun con el temor de descubrir que el deporte resulte ser una farsa donde los primeros que sobraríamos seríamos nosotros, los periodistas, los narradores de esas historias de ¿ciencia ficción? Hablar, por tanto, de mentira, de descrédito o de antihéroes  no puede ser tan banal como hacerlo desde la orilla de enfrente. Desde ésta última fuimos muchos los que loamos la cultura del esfuerzo, de la superación o de la entrega. Olvidamos las sombras, esas que ahora ponen entredicho la edad de oro del deporte español.

Olvidamos también que vivimos una etapa de extremismos donde el villano es hoy el héroe de ayer, con o sin razón, sin reparar ni siquiera en las consecuencias, sin acudir -saltándose toda lógica- a la presunción de inocencia, (des)calificamos, ajusticiamos o catalogamos como ‘yonkis’ a los otrora ídolos nacionales.  Y que nadie se confunda, aquí no se justifica o se defiende a los tramposos. Simplemente se exige identificar a éstos, para no extender su descrédito al resto.

Marta Domínguez, la cara más reconocida de esa Operación Galgo que ha golpeado las entrañas del atletismo, ha negado hoy cualquier implicación con el tráfico de sustancias dopantes y blanqueo de dinero por la que fue detenida el pasado viernes. Su presidente, el Presidente de la Federación Española de Atletismo, José María Odriozola, se ha presentado hoy como una víctima, con la clara intención de seguir mirando hacia otro. Y es que así es muy difícil ganarse el crédito de alguien, porque a veces dimitir no es de cobarde, lo es más no levantarse de la portrona tras 21 años haciendo y deshaciendo a gusto y gana.

No le va a la zaga el doctor Eufemiano Fuentes, personaje de la fauna y flora nacional que al más puro estilo camaleónico ha sabido escapar de cuantas acusaciones contra la salud pública han sido vertidas sobre él. Ahora, imputado en la Operación Galgo vuelve a declararse inocente y ya ha lanzado un órdago mayor: “si yo abro la boca no tenemos ni Mundial ni Eurocopa de fútbol”. Xavi el jugador del FC Barcelona y de la Selección Española ha sido el primero en responderle: “ganamos la Eurocopa y el Mundial con la certeza de no habernos dopado”.

No parece que la caza de brujas vaya a detenerse ahí, ni que la mancha del dopaje no pueda extenderse a otras disciplinas, a otros deportes. Ya nadie se atreve a poner la mano en el fuego, y los triunfos, los calificativos y los ídolos deben ser puestos en cuarentena si no se quiere seguir arruinando la imagen de un país que tiene en el deporte uno de sus pocos baluartes a nivel internacional. Las sombras de un año lleno de luces, están dañando irremediablemente la imagen de una marca, ‘España’, que se había consolidado como potencia mundial. Mientras digerimos qué cuota de ficción y mentira hay detrás de todo esto, nos reconfortaremos pensando que al menos se está poniendo cerco a los tramposos, que en España la lucha contra el dopaje es ahora más decidida que nunca y tal vez todo esto sirva para limpiar esa imagen de paraíso del dopaje con la que asociaban a nuestro país fuera de nuestras fronteras. Debe ser el principio del fin, el primer paso para erradicar la cultura del descrédito que tanto daño nos está haciendo.

Anuncios




Abrimos el medallero

30 07 2010

No nos ha vuelto a fallar. En realidad, no lo ha hecho nunca, aunque el metal que se ha colgado hoy al cuello no fuera de oro. Marta Domínguez ha sido la encargada de inaugurar el medallero español en los Campeonatos de Europa que se están disputando en Barcelona desde el pasado lunes. La palentina ha logrado la medalla de plata en la prueba de los 3.000 obstáculos tras no alcanzarle su coraje y su pundonor intachable para superar la zancada de la rusa Yuliya Zarudneva, desquitándose así de la derrota infringida por Marta en los pasados mundiales de Berlín 2009.

En el sprint final Marta no ha podido con Zarudneva

Ambas demostraron estar varios escalones por encima del resto de competidoras y se marcharon en solitario. Nadie saltaba la ria o superaba las vallas con tanta rápidez como la española y la rusa. Marta derrochando esa tenacidad que la ha llevado a obtener medalla en todos los europeos en los que ha participado y a superar todos los obstáculos que se ha impuesto en su vida aguantó el fuerte ritmo impuesto por Zarudneva para jugarse el oro en el sprint final. Ahí el brío y, sobre todo, las fuerzas de Marta nada puedieron hacer con la zancada académica de la rusa que impuso su imponente físico para coronarse campeona de Europa en casa de la enemiga.

Aunque no tardamos en resarcirnos. Poco después, en la prueba de 1500 retrocedimos 18 años para volvernos a instalar por unos segundos en aquella calurosa tarde del mes de agosto en que Fermín Cacho entraba solitario en meta gritando la victoria. Su espíritu ha sobrevolado nuevamente el Estadio Olímpico de Montjuïc, reencarnado en el cuerpo de Arturo Casado. Esa superioridad, esos brazos abiertos, ese oro,… todos hemos rejuvenecido por unos instantes.

Casado, Olmedo y Estévez estuvieron a punto de lograr el triplete

Tras él, entre el reguero de víctimas, los primeros que alcanzaron su estela fueron el alemán Carsten Schlangen y el español Olmedo que consiguió así la medalla de bronce. En el amargo cuarto lugar llegó Reyes Estévez. El veterano mediofondista catalán no pudo colgarse ningún metal en su ciudad natal a pesar de llevar el peso de la carrera durante gran parte de la prueba. No obstante, el himno resonó por primera vez en la mágica montaña barcelonesa gracias al imparable ataque a falta de 200 metros de Arturo Casado.

Algo que no pudimos paladear con la sub’19. En esta ocasión, los niños de Luis Milla no pudieron redondear un torneo casi perfecto en el que han asombrado al mundo con su fútbol de toque y su magnífica pegada. Al contrario que en Sudáfrica, en Normandía (Francia) -donde se disputaba el campeonato de Europa Sub-19- nuestro discurso romántico no triunfó. La fortuna nos negó el premio y dos despistes puntuales acabaron con el sueño de una generación que garantiza un futuro próspero. Los Canales, Tiago, Rodrigo, Oriol, Bartra, Ezequiel, serán los Xavi, Iniesta, Torres, Sergio Ramos o Villa del mañana y hoy aprendieron que para ganar, antes hay que saber perder.

Mira aquí el resumen de la final:





El 2009 mundano (I)

24 12 2009

Doce meses dan para mucho tanto informativa como personalmente. Hoy, 24 de diciembre, repasamos lo que ha dado de sí este 2009 en el apartado deportivo, uno de los más tratados en este cuaderno de abordo. En próximas fechas abordaremos otros temáticas y por supuesto habrá un apartado para lo humano, la otra ‘pata’ de esta mesa. Pero el primer recuerdo de este año tenía que ser para una de las pocas facetas en la que los españoles somos una referencia, el mundo del deporte.

2009 ha sido el año del FC Barcelona. La historia y la leyenda se ha coloreado de azulgrana después de un año mágico para el conjunto catalán. Los seis títulos cosechados por Guardiola y sus chicos han roto las barreras históricas del club y de la historia del deporte rey.  El estilo culé ha llegado también hasta la Selección Española que en este año se ha confirmado como una de las más serias candidatas al título mundial en la próxima Copa del Mundo de Sudáfrica en 2010, con una excelente clasificación para la cita mundialista. Aquello sería cerrar el círculo.

Tal y como lo cerró la Selección de Baloncesto en el Eurobasket de Polonia en el que Pau Gasol, Rudy, Navarro y compañía se colgaron el metal que le faltaba a este equipo: el oro. Llegábamos de favorito e hicimos buenas las apuestas aunque no sin cierto suspense y tensión que ayudó a hacer a esta Selección aún más fuerte, aún más competitiva y aún más experimentada en los momentos claves. Fue el broche de oro a una temporada de oro y diamantes para Pau Gasol, concretamente como el anillo que lleva puesto en su mano derecha. Porque ése fue otro de los hitos de este 2009, un español conseguía el mítico anillo de la NBA, Pau había conseguido su sueño en una de las franquicias más emblemáticas de la NBA, Los Angeles Lakers, siendo él pieza clave de ese logro. Poco, por no decir nada, le queda por conseguir al mejor baloncestista español de  todos los tiempos y posiblemente al mejor deportista español de la historia.

Por fín fue oro

Ese título se lo disputaría en un cara a cara con Rafa Nadal quien empezó y terminó la temporada mordiendo un título. Entre medias lesiones, problemas personales y más lesiones le impidieron rendir a tope y repetir el magnífico año 2008. No obstante, Nadal ha conquistado este año un nuevo Grand Slam, el Open de Australia, convirtiéndose así en el primer español en dominar en el país austral. Justo al final, hace poco más de dos semanas, llegaba a tiempo para alzar la 4º Copa Davis de España en el Palau Sant Jordi. La Armada Española se confirmaba como la mejor generación tenística de la última década en la que ha llegado las 4 ensaladeras, además de la final perdida en 2003 frente a los ‘aussie’.  Antes Nadal no obstante, había perdido su idilio con París, donde cayó por primera vez en cuartos de final, posteriormente una inoportuna lesión le impidió defender título en Londres y terminó perdiendo el número 1 que desde julio está en posesión de Federer. Recuperar el trono será el principal deseo de Rafa para el 2010.

El Palau Sant Jordi volvió a ser mágico para la Armada Española

Y es que parece que el rojo va a ser el color del nuevo año, porque así irá vestido Alonso en su nuevo equipo, la mítica escudería italiana Ferrari, que ya prepara el asalto al título mundial con el mejor piloto del paddock, tras una convulsa temporada . La competencia será dura, Button, Hamilton, Vettel y el último invitado al gran circo, Michael Schumacher no le pondrán nada fácil al asturiano su objetivo.

Éste, en Valencia, fue el primer acto de Alonso con Ferrari, esperemos que la competición vaya mejor que aquella esperpéntica exhibición

Sobre ruedas ha vuelto a ser la temporada de ese chico de Pinto que sube montañas y lucha contra el reloj con la misma naturalidad y humildad de siempre. Alberto Contador volvió a poner los Campos Elíseos de París a sus pies por segunda vez luchando solo contra todo y contra todos. Los enemigos los tuvo esta vez muy cerca, dentro de su equipo incluso y éstos fueron casi más difíciles de superar que los míticos puertos del Tour. Al final, y por cuarto año consecutivo un español ganaba la ronda ciclista más importante del mundo y el himno resonaba bajo el Arco del Triunfo de la ‘Ciudad de la Luz’. Con esa victoria Contador se quitaba la espina del año pasado en el que la organización no dejó competir a su equipo y demostró a todos quien es el capo del pelotón internacional.

Contador reinó en París por segundo año luchando contra todo y contra todos

Poco después de los logros de el Pistolero de Pinto descubrimos que hay quien no corre, sino que vuela. Usain Bolt rompía los límites del ser humano tras parar el crono en 9.58. Una marca de otro tiempo, una marca del futuro. Esta vez no se dejó ir, como en Pekín 2008, esta vez disputó la carrera hasta el final y con su brutal zancada y su impresionante corpulencia nos dimos cuenta de que sí, de que Carl Lewis ya tiene sucesor. Aquella noche de verano en Berlín el viento sobrevoló el estadio olímpico mientras millones de flashes se disparaban para capturar un instante que forma ya parte de la historia del deporte.

Otra que se ha ganado a pulso un lugar en ese Olimpo por su perseverancia y sus ansias de superación es Marta Domínguez. La ambicion rubia se resarció en esos mundiales de Berlín de la fatal caída de los JJ.OO. Allí consiguió lo que antes el destino la había negado, ser campeona del mundo de 3.000 obstáculos su penúltimo desafío. Marta, con su inseparable cinta rosa en el pelo, superó a todas sus rivales africanas por casta, pundonor y ese temperamento con el que ha conseguido superar cualquier obstáculo en el deporte y en su vida.

Marta alcanzó la gloria en Berlín

Y para terminar cerraremos con las dos caras de una misma moneda: la ilusión. Ambas se vieron en Madrid en poco más de cuatro meses. La cara amable llegó en los primeros días de Junio cuando Florentino Pérez regresaba al Real Madrid como presidente sin rival que se atreviera a hacerle frente. Se iniciaba así la superproducción blanca que contaría con lo más granado del panorama futbolístico actual: Cristiano Ronaldo, Kaká, Benzemá, como actores estelares estarían acompañados de ‘secundarios’ de lujo de la talla de  Xabi Alonso, Albiol o Arbeloa. La ilusión se desbordaba en Chamartín  y aunque luego el proyecto ha tenido algún que otro sobresalto han terminado 2009 con buenas sensaciones y con los mejores deseos puestos en 2010, el tiempo les dará o les quitará la razón. Algo que ya no puede decir Madrid 2016. Allí también la ilusión era desbordante, parecía que esta vez sí, que estos Juegos Olímpicos no se nos escapaban y que Madrid, por fin, vería la antorcha olímpica alumbrando la Villa. No contábamos con Lula, con lo políticamente correcto del Comité Internacional Olímpico y la poca importancia de tener simplemente el mejor proyecto. Tocaban unos Juegos en Sudamérica y poco más se pudo hacer.

Con Florentino llegó la galaxia 2.0 con CR9 a la cabeza





Yelena Isinbayeva, Princesa de los deportes

2 09 2009

Esta vez no ha necesitado su pértiga para ganar, aunque sin sus infinitos vuelos jamás hubiera podido conseguir este galardón. Era uno de los pocos premios del mundo del deporte que se le resistían a esta rusa, pero ese listón ha sido superado hoy. Yelena Isinbayeva, la Reina de los cielos, ha sido galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes en una votación final en la que se ha impuesto a otra atleta, la española Marta Domínguez por 20 votos frente a 9. Antes ya había dejado por el camino al resto de rivales entre los que se encontraban otros ilustres del deporte español y mundial como Gebresselasie, Pau Gasol, el equipo español de natación sincronizada, Gemma Mengual, el FC Barcelona o Roger Federer.

Yelena explota de felicidad en plena caída tras conseguir otro WR

Yelena explota de felicidad en plena caída tras conseguir otro WR

Tras una primera aproximación el galardón parace justo. 27 récords del mundo contemplan a esta pertiguista rusa de 27 años que es ya una de las leyendas del atletismo mundial. Ha sido precisamente su “capacidad encomiable de superación” y la “ejemplaridad de su vida y obra”, en palabras del propio jurado, las principales armas de Isinbayeva para imponerse al resto de competidores. El último ejemplo de superación lo tuvimos hace apenas una semana, cuando en la reunión de la Golden League de Zurich marcó su enésimo récord mundial al superar el listón situado a 5,06m. Tan solo una semana antes había tenido una de las mayores decepciones de su vida cuando no fue capaz de realizar ni un solo salto válido en los Campeonatos Mundiales de Berlín. No obstante, se repuso rápido de esa derrota, que como a todos los grandes campeones la habrá hecho aún más fuerte.

Porque Isinbayeva no sabía lo que era perder desde 2004, cuando pisó por primera vez el primer cajón del podio y ya no se bajó de él (excepción hecha del Mundial de Berlín). Su idilio con la victoria comenzó meses antes de los Juegos Olímpicos de Atenas a la vez que comenzaron a caer récords del Mundo con la misma facilidad que ella iniciaba sus vuelos hacia la gloria. Allí, en Atenas consiguió su primera medalla de oro en unos JJ.OO. y cuatro años más tarde repetiría, en el ‘Nido’ de Pekín, puesto y sensaciones. Nunca le asustaron los retos y eso también ha sido valorado por los jueces del Príncipe de Asturías, quienes no han dudado en destacar “que haya conseguido nuevas metas en la lucha por superarse y contribuir con su esfuerzo al perfeccionamiento, cultivo o promoción de los deportes”. A lo que añaden que en esta deportista recaen las condiciones “fundamentales” por las que se concede este premio. Otro más que añadir a una lista que se completa con dos premios Laureus (2007 y2009) como mejor deportista femenina del año y a los de mejor atleta (2004, 2005 y 2008) otorgado por la IAAF.

Isinbayeva junto a su último hito

Isinbayeva junto a su último hito

Será la quinta mujer que lo reciba desde que en 1987 los deportes se adscribieran a estos premios. Sucede, así, en el palmarés femenino a la alemana Steffi Graff, que fue galardonada con este premio en 1999. Antes que ella lo recibieron la también tenista estadounidense de origen checo, Martina Navratilova, que lo logró en la edición de 1994, la atleta argelina Hassiba Boulmerka un año después y Arantxa Sánchez-Vicario, la única mujer española que ha recibido el Príncipe de Asturias, que lo obtuvo en 1998.

En esa ocasión nos cegó, una vez más, nuestro patriotismo barato. Ya que no parece lógico que entregaran ese galardón a nuestra querida Arantxa antes que la campeonísima alemana Steffi Graff. Tardaron un año en subsanar el error. Y es que el jurado de los Premios Príncipe de Asturias de los Deportes está formado por periodistas en su mayoría, que en muchas ocasiones se dejan llevar por la pasión y la subjetividad con la que miran, escriben o retransmiten los éxitos de nuestros deportistas. Considero que los premios Príncipe de Asturias son uno de los más importante en el mundo en el resto de categorías (Arte, Concordia, Investigación Científica y Técnica, Letras, etc.) y los deportes están un escalón por debajo.

Puede que sea porque su instauración es posterior al resto de categorías o porque el forofismo hace mella en su valor para elevar aún más su categoría. Sólo así se explica que Fernando Alonso, el primer bicampeón español de la Fórmula 1 obtuviera el galardón (2005) antes que Michael Sumacher (2007), siete veces campeón del mundo en la misma modalidad. O que nuestro Rafa Nadal (2008) tenga ya un premio que todavía no ha saboreado el tenista más grande de todos los tiempos (en cuanto a títulos) y actual número 1 del tenis mundial, Roger Federer. Pero la lista sigue, y ahí encontramos a la Selección Española de Baloncesto (2006) galardonada, sin que ni siquiera se haya escuchado los nombres de otros mitos de la canasta como Michael Jordan o Larry Bird entre los candidatos.

Yelena junto a su compañero de fátiga más fiel

Yelena junto a su compañero de fátiga más fiel

De todos modos, Yelena, posiblemente una de las mejores atletas de todos los tiempos, se lo merece y mucho. Porque creo que este galardón debe premiar a toda una carrera y una vida dedicada al deporte, y la de Isinbayeva, sin duda, lo es. Ha ganado en todos los campeonatos que ha disputado, tanto Mundiales, Europeos como JJ.OO., da igual que compita en pista cubierta o al aire libre, y en todos ellos ha dado espectáculo y emoción regalando récords del mundo a diestro y siniestro. De hecho, ostenta los récords mundiales en indoor (pista cubierta) con 5.00m. y al aire libre con 5.06m., aunque sus retos, ahora son otros. La obsesión de Isinbayeva, que domina con abosluta superioridad la pértiga en los últimos cinco años es alcanzar la altura de 5.15m. o 5.20m que su entrenador Vasily Petrov, el mismo que llevó a Sergéi Bubka al éxito, confía en que puede saltar. Aunque, lo que nunca esperó la Reina de los cielos, que siempre soñó con volar más alto que nadie ayudada por una pértiga como amigo inseparable y un listón como enemigo irreconciliable, era convertirse por un día en Princesa de los deportes.

Mira aquí el último salto de Yelena Isinbayeva:





Para Marta no hay obstáculos

18 08 2009

Porque los ha superado todos a lo largo de su vida. El último ayer, al convertirse en Campeona del Mundo de 3000 obstáculos en el Mundial de Berlín. Marta Domínguez cumplió en el Olympiastadion un sueño, a la vez que derribaba viejos fantasmas alojados en el fondo de una ría y se convertía en la mejor atleta española de todos los tiempos, sin discusión. El tesón, el amor propio, el sacrificio y el esfuerzo diario de la medio fondista española han sido sus señas de identidad a lo largo de toda su carrera para triunfar en pruebas tan dispares como el 5000, el 3000 obstáculos o el cross. Sin embargo no fue hasta ayer, con 33 años y amparada, como no podía ser de otra forma, bajo su eterna cinta rosa cuando saboreara las mieles del éxito mundial.

Marta exultante y orgullosa tras su victoria

Marta exultante y orgullosa tras su victoria

Y es que a pesar de todo el camino de Marta nunca ha sido de rosas. Han sido varias las espinas y los obstáculos que se han cruzado a lo largo de su carrera deportiva. Las infinitas keniatas, etíopes o tunecinas siempre parecían un muralla demasiado alta para derribarlas. En otras ocasiones las murallas tenían forma de obstáculo, como aquella maldita barrera que la privó de luchar por las medallas en la final de 3000m. obstáculos de las Olimpiadas de Pekín. Apenas quedaban 200m. para el final cuando Marta cayó al suelo, dejando sus esperanzas y sus ilusiones derramadas por el tartán pekinés. De allí se levantó extasiada pero con un sólo pensamiento en su cabeza, triunfar en una prueba que entonces era demasiado nueva para ella.

La ambición rubia no paró desde entonces y día a día, carrera a carrera a ido rebajando sus tiempos y estableciendo nuevas marcas. En 2009 las lesiones le han respetado y así ha llegado a Berlín en perfectas condiciones y con la única motivación que hace que sus piernas se muevan, en la cabeza: ganar. Esta vez lo tenía todo controlado, a sus rivales, la distancia y, evidentemente, los obstáculos. Porque Marta se ha pasado todo el invierno y la primavera alargando los kilométros y afianzando el paso por los obstáculos. De hecho el paso de la ría, lo ha practicado saltando una valla y cayendo a una piscina. El miedo es libre, y cada uno lo supera como puede.

Marta tuvo tiempo tiempo para celebrar la victoria

Marta tuvo tiempo tiempo para celebrar la victoria

Aunque el verdadero temor de la corredora palentina eran las rivales africanas y rusas. Y hasta eso le salió bien ayer. La carrera fue al tran-tran, sin un ritmo demasiado elevado, con parones y acelerones que no desgastaron a Marta, porque ella ya había elegido su posición en el grupo. La mediofondista española fue la sombra de Gulnara Galkina, campeona olímpica y plusmarquista mundial de la distancia, hasta que ésta dijo basta poco antes de la última. A ella llegó Marta con su correr saltarín persiguiendo a otra rusa, Yuliya Zarudneva, la escolta de Galkina, que alargaba la zancada en busca de perder esa sombra rojigualda que le perseguía hasta la extenuación. Mientras por detrás las keniatas, con Milcah Chemos Cheywa a la cabeza, corrían como perros de presas por no perder el tren de la medallas.  Pero Marta todavía guardaba un as en la manga, un último cambio de ritmo que descabalgó a la rusa Zarudneva tras el paso del último obstáculo. Fue entonces cuando Marta sonrió y se acordó de su amuleto, para zarandearlo al cielo de Berlín, en el que espantó todos sus miedos, calmó sus ansias de triunfo y cumplió sus sueños de niña. El mundo se había rendido ya a la ambición rubia.

Marta de España lo había vuelto a hacer. Tropezó en Pekín y se levantó en Berlín para demostrarnos a todos que el talento debe ser acompañado de las dosis necesarias de trabajo y sacrificio para lograr algo en este mundo. Ella ha logrado bastante. No sólo consiguió traerse a su Palencia natal la medalla de oro que tanto anhelaba (su 12º medalla internacional), sino que además consiguió la mejor marca mundial del año en 3000 obstáculos, a la vez que rebajó su propio record nacional con un crono de 9′ y 7′‘. Posiblemente sea el triunfo de toda una vida, pero la ambición de esta palentina no parece que vaya a quedar ahí, ahora que ya sabe como surcar todos los obstáculos. ¡Enhorabuena Campeona!

Revive aquí los últimos metros de la prueba: