Messi que un club

7 04 2010

Como ya se han acabado los adjetivos, uno aboga por cambiar el eslogan del Barça (ese que reza que son Más que un club) antes que continuar estirando el chicle y buscando la rima más rimbombante. El crack argentino que anoche nos regaló su enésima exhibición volvió a cargar sobre sus estrechas espaldas la grandeza de uno los clubes más históricos del viejo continente para llevarlo en volandas hasta las semifinales de la Champions League, el penúltimo escalón de la siempre anhelada y querida ‘Orejona’.

En esa sonrisa todavía se aprecia al niño más feliz del mundo

Tal vez la imagen que mejor defina y resuma la esencia de este Peter Pan del siglo XXI fuera la de Messi al final del partido cuando se marchaba a los vestuarios botando el balón que portaba en sus manos, el mismo que se había ganado durante los 90 minutos de juego, felicitado uno a uno por sus compañeros. Mostraba una sonrisa de oreja a oreja y había disfrutado de su tarde-noche de fútbol con la misma ilusión y entrega que cuando burlaba en su Rosario natal a cuantos adversarios y obstáculos le salían al paso.  He ahí su secreto.

Antes, el niño que se hartó a pinchazos para alcanzar el 1,69 más grande que se conoce había desatado la tormenta perfecta. Una tormenta de fútbol, goles, ilusión, caños, eslalons, recortes, gambeteos y aclamación, en la que todos terminaron rendidos a sus pies, a su fútbol.  Porque Leo se supera día a día, partido a partido, temporada a temporada. En esta ya lleva 40 goles y comparte junto a Rooney la condición de máximo artillero de Europa.

Y es que el Barça que el año pasado admiró al mundo era un elenco de jugadores en el que todos interpretaban a la perfección su partitura en favor de la afinación del grupo. Hoy la orquesta cuenta con un solista de lujo. Hoy el mundo admira a Lionel Messi, porque tal y como reconoció no hace mucho Santiago Segurola, uno de los mejores periodistas deportivos de este país, “Maradona era Maradona a veces, Messi es Maradona todos los días”. Capaz de convertir en arte todo lo que pasa por sus pies. Le da igual si enfrente está el Zaragoza, el Valencia, el Arsenal o el Real Madrid, todo con una pelota de por medio adquiere sentido.

Su historia se acrecienta a la misma velocidad con la que dribla rivales, derriba límites y burla records mientras lucha con la eternidad para entrar en el Olimpo. Allí donde residen los elegidos que lo han conseguido todo a lo largo de su vida. A él le quedan pocas barreras que superar con apenas 22 años. Anoche tumbó otra, su último título es su eslogan: Messi que un club.

Anuncios




Messi, ¿de qué planeta viniste?

22 03 2010

Él no es un barrilete cósmico, es una pulga atómica que oposita día a día para anidar en el olimpo del fútbol donde habitan los más grandes. Recital tras recital, gambeteo tras gambeteo, hat-trick tras hat-trick, Leo escribe su historia que es, a la vez, su leyenda. Esa historia nos demuestra que Messi juega a otra cosa, a otro nivel, a otra velocidad, juega en otro mundo. En el suyo, juega en el país de Nunca Jamás que nunca ha abandonado, ni siquiera cuando han aflorado los primeros pelos de su barba.

Messias. Leo llama a las puertas del cielo

Ese ‘Peter Pan’,del fútbol moderno juega (y hago hincapié en el verbo) y se divierte con un balón en los pies y lo demás no va con él. He aquí su secreto. Messi sigue siendo ese ‘chiquito’ que hacía diabluras en las calles de Rosario, solo que ahora esas diabluras las realiza cada fin de semana ante decenas de miles de personas. Y lo hace con la misma naturalidad, con el mismo descaro y con la misma alegría que ya se intuían en ese minúsculo cuerpo rebosante de talento e ingenuidad que un día llegó a Barcelona.

Hoy es el mejor jugador del momento y ya son muchos los que piden su canonización y su ascenso a los cielos. Las comparaciones, tras su impresionante exhibición de ayer en Zaragoza, y el otro día ante el Stuttgart, y el hat-trick ante el Valencia y…, con los nombres sagrados del deporte rey se han desatado.No corran más que Messi. El argentino está en la cima, ese cúmulo de fracasos como la redefinió Xavi Pascual, y a partir de ahora disputará su partido más dificil. Porque para mantenerse en las alturas no hay que tener vértigo.

Y Messi no padece de esto tampoco. Su familia es su principal pilar en la vida y gracias a ellos será más fácil resistir ahí arriba. Además Messi es generoso, sencillo y humilde, humilde de verdad sin fachadas ni caretas. Y así es más sencillo caer bien a todo el mundo. Para todo lo demás están sus goles, sus regates, sus carreras, sus quiebros, su visión de juego, su liderazgo dentro de un terreno de juego. Es único e irrepetible por mucho que se esfuerce en ‘calcar’ los goles del que dicen fue el más grande.

A su referente, a su ídolo, a su entrenador en la Albiceleste lo gana en templanza, en saber estar y en una cabeza privilegiada y bien amueblada. Eso lo aleja también de otro de sus predecesores en el corazón de los culés, Ronaldinho, y lo acerca a la elegancia que destilaba otro de los grandes, Zinedine Zidane. Apuesto a que Messi los superará a ambos, es más, considero que Leo se convertirá en el mejor jugador que uno ha visto (in situ) sobre el terreno de juego.

Y el recital de ayer, el nivel de esta temporada, el liderazgo de los dos últimos años es sólo el principio. El inicio de una carrera prometedora. Porque la evolución de Messi (que cuenta con apenas 22 años) es constante y continua, capaz de superarse a cada partido, de sorprenderse y sorprendernos a cada regate, de hacer el más difícil todavía cuando más peliagudo es el reto. Si las lesiones le respetan, si no pierde el hambre con el que devora a los rivales, y sobre todo, si sabe mantener esa humildad de la que ha hecho bandera, tenemos Messi para rato. A buen seguro, lo mejor está por venir. Nunca un 1,69 dio para tanto.

Entrar en el Olimpo dependerá de su capacidad para prolongar el éxito, de su jerarquía para mantener el reinado del fútbol actual, de su idilio con la pelota y de su liderazgo para llevar a sus equipos, tanto a nivel de club como en la Selección a lo más alto. A la cima que también conoce. La ‘Albiceleste’ es hoy por hoy su asignatura pendiente y este verano tendrá una nueva oportunidad para convencer a los únicos que todavía no se fían de Messi, curiosamente, sus compatriotas los argentinos. A ellos todavía debe demostrales que es el hijo de D10S en la tierra.





No damos con la letra

14 11 2009

Hoy además de camiseta y ¿centenario? también estrenamos letra. La letra de la nueva canción de apoyo a la Selección Nacional de Fútbol, ‘Roja pasión española’, se estrenará en sociedad esta noche en el partido amistoso del Vicente Calderón en el que nos enfrentamos a la Argentina de Maradona y Messi. Pasado, futuro y presente de la Albiceleste. La canción ha sido compuesta por César Cadaval, el hermano mayor de los Morancos, y es interpreta por José Manuel Soto y el grupo Siempre Así.

La Roja adquiere un aire 'retro' con la nueva equipación para el Mundial 2010

Con esa base el toque andaluz, los ritmos aflamencados, y el particular sonido de la guitarra española  se dejan entrever en la puesta en escena del nuevo ‘himno’ de la Roja. Aunque evidentemente eso no es lo más negativo de la canción, porque resulta obvio que el arte del sur debe transpirar por algún sitio. La canción, en realidad, no capta los nuevos tiempos de la Selección. Atrapada en los viejos tópicos y leyendas de la Roja, poco o nada tiene que ver con el juego exquisito, seductor y efectivo de los hombres de Vicente del Bosque.

Es muy posible que las nuevas generaciones no se vean representadas. No obstante, se hace referencia a la ‘furia española’, ese apodo tan oportuno que se nos colgó en los Juegos Olímpicos de ¡Amberes 1920! y que se recuperó para la causa en los años 80. Pero, es que todos hemos evolucioando bastante desde entonces: nuestros jugadores, nuestro juego y hasta nuestros motes. Ahora se lleva más el tiqui-taca.

Además, el evidente influjo andaluz de la obra nos remite a canciones e himnos más recientes. Los parecidos llegan a tal punto que en determinadas frases o estrofas uno no sabe si está escuchando el himno sevillista de El Arrebato o la nueva canción de apoyo a la Selección (y eso que Soto es bético). ‘Roja pasión española’ parece una más, seguramente no será el último intento por dar con la letra que identifique a los millones de espectadores que se ponen delante del televisor cada vez que juega España. Hoy por hoy, es poco menos que una quimera. Debido a ello, prefiero quedarme con el Himno Nacional, del que todos nos sabemos ya la letra.

De todos modos, os la dejo aquí para que juzguéis vosotros mismos:





El show de Maradona

16 10 2009

No son nuevas sus bravuconadas, aunque esta vez han sobrapasado el mal gusto y la vulgaridad. Un Maradona sobre excitado y revanchista no dudó en repetir tras el partido ante Uruguay aquello de ¡qué la chupen! ¡qué la chupen! Su Argentina acaba de conseguir el pasaporte directo hacia el Mundial de Sudáfrica en el último partido clasficación, en los últimos minutos. D10S, orgulloso de la ‘gesta’ de sus muchachos terminó blasfemando contra todo aquel que en algún momento dudó de su persona o puso en cuestión su capacidad para dirigir a la ‘Albiceleste’.

Maradona será expdientado por la FIFA por sus últimas declaraciones

Maradona será expdientado por la FIFA por sus últimas declaraciones

Diego lo estaba esperando. Tras el hidro-avión del Monumental apenas días antes frente a Perú, la primera victoria de la historia de Argentina en suelo uruguayo desató la locura y la rabia contenida de Maradona. No fue una goleada, tampoco un partido vibrante de Argentina. Fue un escaso 0-1, lo decidio Mario Bolatti, el mejor 5 de Argentina según Cappa su técnico en Huracán, tras un rechace en el área. Pero a Maradona le dio igual. Había conseguido clasificar a su país para el próximo Mundial, por la vía directa, sin repescas ni decalabros mayores.

Tras el partido llegó el éxtasis. Una vez despojados del temor y la angustia ante la posible ausencia en Sudáfrica, Maradona y Argentina sacaron pecho. Especialmente explícito fue el técnico albiceleste. Tan excéntrico y anárquico dentro de un cancha como fuera. Entre las perlas que dejó son rescatables: “Mis jugadores jugaron como hombres y hoy me consagraron como técnico”. La modestia nunca ha sido la mejor virtud de Maradona, pero sus dardos aún fueron más envenedados, “va para todos los argentinos menos para la prensa”. Una vez más el mensajero era el culpable: “la prensa me trató como basura pero igual nos clasificamos para el Mundial con todos los honores”.

Pero el show no se quedó ahí. Antes de ponerle un micro en la boca, Maradona dejó otra imagen para el recuerdo. Tras el pitido final en plena celebración en el propio césped del estadio Centenario de Montevideo, Maradona lloraba en un prolongado abrazado junto a Carlos Bilardo, Secretario Técnico de la AFA. La relación entre ambos se había distanciado en los últimos tiempos ante la disparidad de criterios de dos técnicos con estilos diferentes. Daba igual, en fútbol la victoria, al igual que los ramos de flores en los romances, lo arreglan todo.

Lo cierto es que el calentón dura todavía hoy, cuando Diego ‘Mamando’ Maradona se ha negado a rectificar sus palabras,  reafirmándose además en sus declaraciones (la FIFA ya ha advertido que abrirá expediente sobre el Seleccionador argentino). Su ego y su orgullo está a estas horas por las nubes, aunque esta victoria no debería tener el efecto de cortina de humo.  Los problemas de la ‘Albiceleste’ no se van a solucionar por esta victoria. La tormenta se habrá calmado, pero con Maradona en el banco hay poco nuevo bajo el sol argentino. Lo que necesita este país, este equipo son soluciones, rendimiento, juego y saber encajar al mejor jugador del mundo en su equipo, Leo Messi. Algo que todavía no ha sabido hacer Maradona, quien también olvida que lo más castigado que hay en este mundo es la boca, como bien me recuerda un amigo del alma.

La ‘bocaza’ de Maradona





El Barça pasa el rodillo otra vez

23 09 2009

Ha sido otra victoria carente de emoción y equilibrio en el marcador. A los campos de sport de El Sardinero sólo saltó un equipo y ése fue el que se llevó la victoria, puso el juego y el espectáculo y terminó llevándose los aplausos del respetable. La reprimenda de Guardiola del pasado fin de semana caló en sus hombres porque hoy tardaron poco en decantar la balanza y acabar con el Racing de Santander.

Ibra abrió la lata en El Sardinero con este cabezazo

Ibra abrió la lata en El Sardinero con este cabezazo

Tras una primera mitad excelsa en la que el Barça se fue al descanso con 0-3 en el luminoso, el ritmo y la calidad del juego descendieron muchos decibelios en la segunda mitad, en la que el míster culé se dedicó a dar minutos a los menos habituales y a aquellos que salían de la enfermería. La nota negativa para los culés fue la lesión de Ibrahimovic que tuvo que abandonar el encuentro tras sufrir un esguince de tobillo del que se desconoce el alcance.

El Racing, como tantos otros antes, salió derrotado al campo. Sólo así se explica su apático discurso, ya que desde el inicio nunca intentó disputarle el balón al Barça. Los cantabros dejaron hacer y eso es un suicidio colectivo tan ofensivo como jugar a los culés de tu a tu. Así el monólogo azulgrana no se hizo esperar. Al principio fueron disparos lejanos con los que Toño comenzó a sentir el acoso culé, Keita, Ibrahimovic o Messi buscaron las rendijas en la endeble muralla cántabra, que se resquebrajaría pronto. Fue a los 20 minutos de partido cuando Ibra sacó su primer conejo de la chistera. La jugada vino por la derecha, con un medido centro de Messi que el sueco se encargó de cabecear y Toño de introducir en la portería tras tocar el balón en el palo.

Ibra se soltó la melena tras darse cuenta que había vuelto a abrir la lata. 4 de 4, tantos goles como partidos disputados. Con esa confianza a la siguiente que tuvo lanzó un disparo al palo cuando los aficionados santanderinos ya sufrían el segundo. Éste no tardó en llegar. Messi cogió la pelota hizo una pared de lujo con Xavi y colocó el balón lejos del guardameta racinguista entre un rosario de piernas (0-2, min.23). El argentino rompe a base de recortes a los defensas antes de bailar con la pelota cosida al pie. Y dos minutos después se apaciguó la tormenta, aunque fuera de manera provisional. Fue cuando Piqué remató en el área pequeña tras una exquisita asistencia de Ibrahimovic de tacón(0-3, min. 26). Ya lo avisamos, el sueco se había soltado la melena.

Entonces, el Barça bajó el pie del acelerador, y a pesar de eso todavía le dió para seguir controlando el juego y atosigando a la defensa cántabra. Del Rácing nada de nada. Ni una aparición, ni una aproximación al área de Valdés, ni una patada, ni un atisbo de respuesta. El encefalograma plano de los hombres de Mandiá no advertía reacción ninguna. La segunda parte no cambió el panorama ni el guión. El Barça ya circulaba a un 60% y el Rácing seguía dormido. Lo único que alteró el encuentro tras la reanudación fue la lesión de Ibrahimovic. El sueco se torcía el tobillo persiguiendo a un rival en la presión y a los pocos minutos salía del campo sustituido por Pedro. El percance es de grado 1-2 según las primeras exploraciones y el ‘9’ del Barça es seria duda para el próximo partido frente al Malaga.

La rueda de cambios siguió rodando y para cuando las cámaras se volvieron a centrar en el juego asistimos a otra obra maestra. Y sin Ibra en el campo, esta sólo podía llevar la firma del ‘pibe de oro’. Leo Messi describió una diagonal perfecta en la que los defensas caían rendidos a su paso antes de mandar el balón a la escuadra de Toño, impotente ante tanta pegada y facilidad. El argentino se convertía con ese gol en el Pichichi de la Liga BBVA con 5 tantos. Y ahí paró el festival. Con el 0-4 el Barça bajó los brazos definitivamente y se dedicó a relamerse mientras veía como a este equipo todavía se le tienen que sumar Iniesta en la media, Márquez en defensa o Henry en ataque, quien todavía es una sombra de lo que llegó a ser el año pasado. Ése puede ser el único punto negro de este equipo. Ése y la relajación que puede costar algún disgusto en partidos de más enjundia. Ya advirtió de ello el pasado fin de semana frente al Atlético de Madrid, y algo de eso se ha visto hoy en los últimos 20 minutos. Precisamente en ese tiempo llegó el gol de la honra del Rácing. Tras una indecesión de Márquez, Jonathan Serrano tiraba un caño al mexicano antes de lanzar un obús a Valdés, que no pudo más que verlo pasar.

Los tres puntos ya estaban en la buchaca y el Barça ya pensaba en otra cosa. En el Málaga y en el próximo partido de Liga, para seguir comparándose con todo el que quiera parecerse a él, para todo el que ose desafiarle, aunque ese rival sea el propio Barça, concretamente el Barça de la pasada temporada. No debería temer eso tampoco el Barça porque, por ahora, se supera a sí mismo. y la racha no tiene visos de frenar. Guardiola ha afinado la orquesta esta temporada desde el inicio y los solistas recitan esa partitura que ya saben de memoria con una eficacia envidiable, mientras la percusión no pierde el paso para marcar el tempo de una Liga que ya comandan.





Messi vuelve marcando diferencias

6 08 2009

Ha necesitado apenas un par de partidos amistosos y dos semanitas de entrenamiento para volver a mostrar al mundo todo su repertorio. Su magia y sus gambeteos hicieron recuperar la sonrisa a los aficionados culés mientras el pánico se instala poco a poco en las defensas rivales. Anoche lo sufrió el Seattle Sounders, la última víctima de Leo Messi y los canteranos del Barça en su gira por EE.UU.(0-4). Estos últimos volvieron a corresponder a la confianza depositada por Guardiola y rubricaron la goleada endosada por los blaugranas al débil equipo norteamericano. Los goles de Pedro y Jeffren pusieron punto y final a la fiesta iniciada por el bigoleador Messi.

Messi marcó de esta manera su segundo gol en el partido

Messi marcó de esta manera su segundo gol en el partido

El Tri-campeón se pone a punto reafirmando su filosofía y su modelo. Da igual quien juegue en este equipo porque los automatismos están memorizados en todos y cada uno de los jugadores. Bueno, igual, igual. Mientras que Xavi esté entre los once elegidos el derroche futbolístico es infinito. Anoche con el ‘profe’ impartiendo una de sus clases magistrales los culés volvieron a recuperar la esencia del equipo arrollador de la temporada pasada. De sus asociaciones con Messi, Bojan o Henry salieron las jugadas de mayor mérito de los hombres de Guardiola. Sobresaliendo por encima de todas el segundo gol de Messi, uno de los mejores tantos de esta pretemporada.

El argentino sigue demostrando su compromiso con la entidad blaugrana a cada paso, en cada declaración y en cada regate. Messi, que este año tendrá más galones y responsabilidades que el año pasado si cabe, parece estar preparado para todo. Por ahora, va recuperando en el campo el tono físico y el instinto goleador que el año pasado le llevó a coronarse como el mejor jugador del mundo. Anoche volvimos a disfrutar de sus diagonales, de sus gambeteos y de una punta de velocidad con el balón pegado al pie de la que aun se esparan un par de velocidades más. Sus goles abrieron el camino de la goleada, pero hubo mucho más.

Porque Guardiola  cambió a todo el equipo para la segunda parte y a los recambios les costó entrar en juego. Como le había costado a Henry en la primera parte. Quizá el galo fue el más apagado de un equipo que busca repetir imposibles en los próximos diez meses. Sin duda, el sustituto de ‘Titi’ tras el paso por los vestuarios, Pedro mejoró sus prestaciones y a estas horas Guardiola puede haber deshechado la opción de reforzar la posición de extremo, viendo lo que tiene en casa. Porque por el otro extremo apareció el hispano-venezolano Jeffren con una velocidad endiablada y una llegada por la espalda del defensa ‘made in Guardiola’ como demostró en el tercero de la cuenta culé. Con ellos dos, dándoles confianza y otorgándoles minutos, el Barça puede tener los necesarios refuerzos para la tripleta atacante.

Guardiola quiere sacar el máximo rendimiento de sus jugadores. Lo está consiguiendo

Guardiola quiere sacar el máximo rendimiento de sus jugadores. Lo está consiguiendo.

Entre el resto de fichajes destacaron los laterales Maxwell y Henrique. Sí, el brasileño repescado esta temporada del Bayern Leverkusen, jugó como sustituto de Alves y aunque éste es irremplazable, Henrique jugó con criterio y no dudó en sumarse al ataque. De todos modos, se hechó de menos la consistencia del ‘2’ azulgrana. El que sí demostró mayor consistencia y atrevimiento a la hora de ayudar en ataque fue su compatriota, el ex-interista Maxwell, quien realizó continuos dos contra uno con Pedro en la banda izquierda. Parece que el brasileño se ha adaptado rápido a la filosofía ‘Barça’ y se lo pondrá difícil a Abidal en el lateral izquierdo.

Del resto, destacar el descaro de Dos Santos, el hermano menor de Giovanni Dos Santos, que fue el encargado de llevar la manija ofensiva del Barça en la segunda mitad, y la templanza y sangre fría del central Marc Muniesa, quizá eso explica el desplazamiento de Henrique hacia el lateral. Sin olvidar el débil nivel del Seattle Sounders totalmente desarbolado y sin ningún tipo de recursos ante el juego culé. Guardiola, que ha terminado muy contento tras el partido, va recuperando el hambre de un conjunto que el año pasado se dio un atracón de fútbol, goles y títulos. Y todavía falta la guinda del pastel, la magia de ‘Ibracadabra’, para que la función sea completa. Tomen asiento y prepárense.

Mira aquí los goles y el resumen del partido: