Unas colas* para terminar

30 06 2011

* Con el término colas se denomina en el argot de la televisión a esas noticias (ya sean de última hora o no) en las que presentador del espacio informativo habla, explica o cuenta algún hecho noticioso acompañado de imágenes. A ese compendio de imágenes se le denomina colas.

Uno siempre se ha expresado mejor sobre el papel que frente a la cámara o en el trato cercano (sí, yo también me pregunto cómo he aguantado tanto en la tele) por eso y porque hoy no he podido despedirme de toda la familia de La Sexta os prepararé unas ‘colas’ para terminar. En este tiempo me he hecho un experto de esas piezas con una duración inversamente proporcional a su importancia en un informativo y también he conocido a un grupo de personas cuya grandeza humana y profesional tiene poca relación con el share y las audiencias.

Buenafuente también se despidió de La Sexta el pasado 30 de junio. Aseguró que es un punto y seguido, Yo también

A partir de ahora contaré que estuve a las órdenes del ‘capitán’ Zapatero y del ‘profesor’ Vidales. En la tormenta en que cada día se convierte una redacción el bocinazo termina siendo el recurso más efectivo para espabilar, mejorar y aprender. Yo los escuché mañana, tarde y noche. En la última franja horaria fueron una seña de identidad del post-partido, donde Jorge Vicente apostó por mí cuando ni yo creía en mí mismo. Esta experiencia ha sido más grande gracias a ti, también. Sin olvidar a Bea o Juanjo que me dieron su confianza para asumir responsabilidades.

Esa droga dura se echá ya de menos como se añoran ahora los debates de dos leyendazas de La Sexta Deportes, Julito y ‘Trinity’, tíos con galones, huevos y mucho periodismo a sus espaldas. También se echarán de menos esas conversaciones a orillas del Manzanares, en esa casa de locos que es el Atleti. Trabajar así tiene un mérito enorme y sólo Aroa y ‘Boli’ lo saben.

Como sabe Paty lo que es traducir ruedas de prensa en catalán a altas horas de la madruga. Gran invento y mejor puesta en escena. Fue cómplice de las alegrías silenciosas (y a veces no tan silenciosas) de un culé en territorio enemigo y con su inconfundible humor nos hizo más llevadero la vida a todos. Aunque en eso, en el humor, el podio lo ocupa Javier Fuente, del que aprendí a regatear los ‘topicazos’ y calificar con titulares cualquier momento, objeto o cosa de esta vida.

Con nadie me reí tanto como con él y esa es una vía de escape muy necesaria a veces. Si acaso se le acerca alguien, ése sería Ricardo. Un chaval que llegó sin hacer ruido y en pocos meses se había hecho un hueco a base de sacar punta a las curiosidades, extresarse con los sonidos nocturnos y vivir rodeado de… neumáticos. Tal vez por ello, su labor de ‘taxista’ resulta ahora impagable.

Hablo ya del descubrimiento de La Sexta: Mario Alonso, el ‘total journalist’, tan efectivo dentro como fuera de la redacción porque pone la misma pasión al periodismo y a la vida. En este grupo también se podría incluir a Guillermo Moreno porque sabe batirse en el barro y convivir en las alturas con la misma elegancia y profesionalidad. Cuestión de experiencia. Un ejemplo de profesionalidad son Marta Diezhandino y Vero Palomares que han sabido adaptarse y aprender para demostrar que no solo de deporte vive la mujer.

Después de que las EVS se convirtieran en mi segunda casa se echarán de menos las ‘órdenes’ de Eli en el subsuelo, así como su gran tino a la hora ilustrar cada vídeo con la música adecuada. De Carlota Reig siempre admiraré su capacidad políglota y sus conocimientos de basket y de Cris, la última en llegar a esta familia, siempre recordaré sus palabras sinceras y ese gran vídeo a medias marcado por el rótulo ‘Ni fu, ni fa’.

Entendí la importancia de una voz con personalidad cuando escuché locutar a Jonny por primera vez y comprendí que a todo hay que ponerlo sentimiento en esta vida viendo los vídeos de Miguel. Con José Luis tuvimos línea directa con la ‘Casa Blanca’ y con ese becario convertido hoy en amigo, Iván Argüelles, tuvimos línea directa con Asturias. Tienes calidad de sobra para llegar donde quieras.

Son mis últimas palabras para el hermano que dejo ahí dentro. Juan Carlos González, un referente en esa empresa (y esto no es un topicazo, es una realidad) y por encima de todo, mi referente. Ya te lo he dicho todo en privado y sabes que esto sin ti no hubiera sido posible.

En fin, que estas ‘colas’ ya van largas y todavía tienen que revisarlas en realización por si se me cuela algún 4:3. Haced extensivo este mensaje también a ellos, a la web, a los presentadores y a los documentalistas. Y por último cuidadme mucho a esa becaria que apunta maneras y rellenará sin problemas el hueco dejado por nosotros, Helena.

Fue un placer y una suerte hacer un máster en periodismo y en la vida junto a vosotros. Suerte, ánimo y nos vemos por los medios.

Anuncios




El Clásico desde dentro

9 04 2010

No seré ninguno de los 22 protagonistas que mañana saltará al césped, ni siquiera alguno de los 80.000 que lo verá ‘in situ’ en el Santiago Bernabéu y tampoco lo podré seguir cómodamente desde el sofá de mi casa. Y sin embargo será un partido especial, único e irrepetible. Irrepetible porque nunca se había llegado a una situación similar, único porque pocas veces un Real Madrid-Barcelona ha sido tan definitivo como éste, especial porque será mi primer clásico desde dentro.

El Clásico de Messi y de Cristiano Ronaldo se verá por La Sexta

Mañana viviré mi primer Real Madrid – FC Barcelona desde una redacción de un medio de comunicación. Más aún, viviré mi primer Clásico en la Televisión que ofrecerá el partido en exclusiva, La Sexta. De hecho, ya lo llevo viviendo varios días y nadie o casi nadie se puede imaginar todas las horas de trabajo que hay detrás del Partido del Milenio, como lo han bautizado algunos. En estos días hemos repasado los clásicos de oro que estos dos colosos de nuestro fútbol han desarrollado a lo largo de ochenta años de Liga.

La tensión y la emoción ha transpirado por la redacción a lo largo de la semana, mientras el trabajo se acumulaba a medida que avanzaba la hora del partido. Ahora que queda poco más de 24 horas para que comience la madre de todas las batallas los guerreros velan armas, incluso nosotros, los periodistas, a los que mañana nos espera un día tan duro o más que a los futbolistas. El Clásico lo viviré desde bien temprano, aunque mi jornada laboral no comience hasta por la tarde.

Entonces me reuniré con la gran familia que es la redacción de deportes de La Sexta para comenzar a especular, a discutir, a pronosticar, a analizar y a saborear la grandeza de un partido que es capaz de reiventarse cada temporada, cada año. En ésta, la igualdad es máxima y ambos llegan empatados a casi todos: 77 puntos, 57 de goal average para el Real Madrid por 56 del FC Barcelona. Esa igualdad también se refleja en una redacción que vivirá con la pasión y la entrega propia que solo estos partidos consiguen desatar.

Última hora de los dos equipos, entrevistas, reportajes, análisis de los principales protagonistas, el lugar de la batalla, el ambiente del gran día…, todo eso y mucho más podrán disfrutar todos aquellos que sintonicen La Sexta desde las 13h. del mediodía. Luego, tras la pausa necesaria, volveremos a conectar con todos los espectadores a partir de las 19h. de la tarde hasta que el cuerpo aguante, posiblemente más allá de la una de la madrugada. Mientras tanto, otros intentaremos llevarles toda la pasión, la emoción y la grandeza del mayor espectáculo del mundo.





Pasión e información

12 03 2010

Esas han sido las claves que he conocido hoy. Son las claves que deben acompañar a una buena retransmisión deportiva y han sido pronunciadas por Rubén Martín, la voz del Atlético de Madrid en la Cadena Ser. Ha sido en el Seminario de Retransmisiones Deportivas que ha tenido lugar hoy en la Residencia Ginés de los Ríos de la Universidad Carlos III de Madrid. A ella han acudido en calidad de invitados otros rostros conocidos del panorama periodístico actual, entre ellos, Antonio Esteva, comentarista de los partidos de La Sexta, Jorge Hevia, productor y coordinador de Carrusel Deportivo y Antonio Ruiz, micrófono inalámbrico del Atlético de Madrid en la Cadena Ser.

Éste debe ser nuestro compañero más fiel, nuestra herramienta y nuestra arma

Junto a la pasión y la información, la ilusión ha sido el otro ingrediente que ha aderezado la mañana. La ilusión de una centena de jóvenes veinteañeros que tienen en el deporte su pasión y en el periodismo su profesión y su futuro. Ese futuro que se plantea ahora incierto y desesperanzador no ha podido con sus ganas, con nuestras ganas de estar al lado de la noticia, de contar lo que otros no pueden ver, de emocionarse intentando emocionar y divertir a la gente. La diversión es el otro gran enganche de esta profesión, lo compruebo cada día que acudo a la redacción, de la que todos los días me traígo, además de varias lecciones aprendidas, un puñado de risas y buenos momentos.

Ese buen rollo también hay que transmitirlo a través del micrófono porque no hay que olvidar que la gente está al otro lado disfrutando de su tiempo libre, pasando un buen rato con los amigos o trabajando con la radio (o la TV) como única compañía. Por eso cada partido de fútbol, cada gran premio de automovilismo, cada partido de básket o cada etapa de una gran vuelta ciclista tiene que ser entendido como una fiesta, sin olvidarnos que estamos trabajando, que estamos ante un micro y que somos los ojos de todas esas personas. Los excesos en los medios también se pagan.

Somos contadores de historias construidas a base de pequeños retazos de realidad. Retazos que en ocasiones pasan a una velocidad endiablada y en otros casos (en otros deportes) el tempo de juego es más relajado. Hay, por tanto, que tener una gran lucidez y agilidad mental para saber jerarquizar qué tenemos que contar y qué obviamos. Al igual que hay que saber distinguir las diferencias que existen entre un medio y otro, las características que posee una retransmisión para radio y los atributos de una para televisión.

Esteva, Hevia y Antoñito Ruiz, éste último el auténtico animador del coloquio, han aportado sus conocimientos y sus experiencias personales y profesionales para intentar descubrir que se esconde entre bambalinas de ese maravilloso mundo que es el periodismo deportivo. Nos han regalado consejos, trucos, mitos y leyendas que acompañan a la profesión, atendiendo solícitos nuestras peticiones e inquietudes. La pasión y la información continuará el próximo día 26, cuando la teoría deje su lugar a la práctica para sentir en nuestra propia piel el dulce sabor del gol, cantado con nuestros propios pulmones.





Mi padrino es un becario

21 01 2010

Por todos es sabido que quien no tiene padrino no se bautiza. Y esa expresión a medio camino entre la cotidianidad y el refranero español vale para todos los ámbitos de la vida. Uno nunca ha sido muy amigo de ella pero la vida le ha ido enseñando que quien tiene esa oportunidad, tiene un tesoro. Si tú no lo aprovechas otro vendrá detrás tuya. Pero esta vez sí, esta vez la oportunidad ha llegado y la hemos aprovechado, aunque, sin duda, todo hubiera sido más difícil sin él, sin su trabajo inconmensurable, sin su esfuerzo diario y sin su amistad eterna.

A partir de febrero metemos La Sexta

Esta vez, el padrino es un becario y gracias a él mi vida ha dado un giro de 180º para adquirir esa categoría por la que todos antes o después terminamos pasando. Desde el 1 de febrero me convertiré en uno de ellos, en un becario de periodismo, que dará sus primeros pasos profesionales en un medio tan familiar como desconocido: la televisión. Sí, a partir de febrero comenzaré mis segundas prácticas profesionales en la redacción de informativos de La Sexta, la cadena de Mediapro. La nueva aventura se presenta apasionante porque el descubrimiento del nuevo medio irá aderezado con la mejor medicina posible, el deporte.

Ya hay menos niebla en el horizonte, aunque ahora toca cumplir las espectativas, estar a la altura y tirar de capacidad de adaptación para acoplarse a los nuevos tiempos. Serán duros pero ilusionantes. Y con esa dinámica esperamos aprender, mejorar y ‘currar’. Sarna con gusto no pica.

La confianza ha ganado enteros y hoy es más fácil identificarse con esa frase que últimamente tanto he oído y que sirvió de acicate y motivación diaria a todo un Premio Nobel de la Paz como Nelson Mandela durante más de 30 años de cautiverio: “soy el dueño de mi destino, soy el capitán de mi alma”. También he dado una alegría a los míos, ha sido la de cal, un motivo más por el que sonreir, un motivo más por el que sentirse orgulloso de mí. Y ése es, en definitiva, mi único objetivo, mi único fin, mi única meta.

A esta primera parada he llegado por méritos propios y por colaboración ajena. Aunque ésta última haya sido inconsciente, casi sin querer, porque él simplemente se ha dedicado a darlo todo desde el primer día, a currar como el que más y a disfrutar de su gran pasión: el periodismo deportivo. Al final su trabajo y dedicación ha sido el mejor aval para un servidor, su compañero de pupitre en los últimos cuatros años, su amigo inseparable en la Universidad. Él ya es un referente en esa redacción y ahora otros hollamos ese camino. Gracias, Juancar, por ponernos tras la pista buena. El ‘Tridente’ llega a La Sexta.





Adiós ‘Jugón’

17 10 2009

Nos ha dejado un crack (que diría él).  Un tipo peculiar y único, un maestro para muchos, un excéntrico comentarista para otros. Andrés Montes nos dejó ayer a la edad de 53 años. El genial periodista deportivo fue encontrado muerto en su casa de Madrid por su compañera sentimental a primera hora de la noche, y todavía se desconocen las causas de su fallecimiento. Él, que no inventó el periodismo deportivo pero que sí lo renovó aportando frescura y un toque desefandado con el que convertía a sus retransmisiones en un puro espectáculo (más allá de lo que sucediera en el terreno de juego) se merece este homenaje.

Porque alrededor de sus retransmisiones se creó un mundo aparte. Dominado por los apodos y las muletillas, las frases rimbombantes y los adjetivos más “espectaculares” creó un estilo propio. Curtido en el mundo de la canasta, en el que conocía todos los recursos y se movía como pez en el agua para dotar a un partido de básket de la emoción y la tensión necesaria, supo trasladar ese énfasis al fútbol. Donde se descubrió al gran público con términos como “jugón” “fútbol con fatatas”, “¿dónde están la llaves?” o ¿por qué todos los jugones sonríen igual?

Pero para el recuerdo y su memoria quedará ese ‘Tiki-Taka’ del que fue mentor y con el que alumbró la época más dorada del fútbol nacional español. Fue sin duda su mejor colaboración al mundo del fútbol y del periodismo deportivo. Porque somos muchos los que alguna vez hemos tirado de su ingenio para ilustrar nuestras informaciones. Incluso los que le conocimos tarde. Mis recuerdos de Andrés se remontan a su época en Canal+, cuando se convirtió junto a Antoni Daimiel (la extraña pareja) en la voz de la NBA en España.Reconozco también que, ya de adulto, no era uno de mis comentaristas favoritos, aunque nunca me dejaba indiferente.

Pero la carrera de Montes comenzó mucho antes. Su dilatada carrera arrancó en la Cadena Cope, para pasar posteriormente a Radio Cadena Española y Antena 3 Radio. Luego comenzó una colaboración con Radio Marca que se prolongó hasta su salto a La Sexta para retransmitir los partidos de fútbol. Allí sacó a relucir todo su repertorio. Llevaba el show dentro, ese espectáculo tan arraigado en EE.UU. que a buen seguro adquirió en sus inconfundibles retransmisiones de la NBA, y con ese estilo de vida imprimió un nuevo impulso a la cadena recién nacida. Entonces descubrimos que Puyol era un Tiburón, que Humphrey Bogart era lo más parecido a Xavi en un campo de fútbol, o que Tom Cruise tenía en Raúl, a su especialista en misiones imposibles.

Pero hubo mucho más. Porque Montes tenía para todos. En básket quedará para el recuerdo los míticos vuelos 23 de ‘Air Jordan’ o los más contemporáneos ‘Espartaco’ Reyes o el hombre de las bandejas ‘Mr. Catering’ Calderón. Ricky ‘Business’ o ‘Multiusos’ Jiménez fueron otras de sus creaciones. En La Sexta también tuvo la oportunidad de vivir y narrar los éxitos de la Selección Española de Baloncesto. En Japón conocieron sus imposibles pajaritas mientras él nos contaba  el primer oro mundial de la ‘Roja’. El destino le regalaría otro oro, en esta ocasión en europeo, para confirmar su predicciones, el oro, efectivamente no estaba en Moscú, estaba en Polonia. Fue su despedida de los medios, su último trabajo para La Sexta y se marchó tal y como llegó, recordando que “la vida puede ser maravillosa”. Hoy ya lo es un poco menos. Descansa en Paz, Andrés.

Momento histórico del deporte mundial, con los inconfundibles latiguillos de Andrés Montes.





Hoy, una recomendación

21 06 2009

A deshora me levanto, como dice la canción de uno de mis grupos favoritos. Y así, me pilláis hoy. Por eso, porque es domingo, porque anoche estuve de cumple con los amigos y porque hoy me toca estar de profesor con mi alumna preferida, no tengo mucho tiempo para dedicaros. Sin embargo, he estado dando vueltas sobre qué tema tratar en la entrada de hoy y he concluido que hoy toca recomendación.

Uno no es muy aficionado a las series pero este año ha descubierto que hay vida más allá de los telediarios. Así, casi por casualidad me encontré con una serie que ya era todo un boom en Internet, pero que al llegar a la pequeña pantalla se había adecentado y crecido exponencialmente. Sin duda, la nueva ventana abierta a la audiencia aportaba nuevos aires a Joseba, Borja y toda la panda de Basauri. Supongo que ya habrá muchos que sepan de qué estoy hablando, para el resto les doy una pista más: Qué vida más triste.

Ese es el nombre de la serie que La Sexta emite cada tarde tras Sé lo que hicísteis. En ella las penurias y las peripecias de estos dos jóvenes vascos cargados de humor y tópicos dibujan una sonrisa al comprobar que a pesar de todo ellos son felices con su vida. Les vale con jugar al Pro, ligar menos de lo que desearían, tener un trabajo normalito y liarlas de vez en cuando. ¿Les suena verdad?, pues ahí les dejo con un anticipo por si quieren hacer sus vidas un poquito menos triste…