¡Feliz Año Nuevo!

11 07 2011

Suenan las 12 campanadas y esta vez no hay uvas que llevarse a la boca, no hay champán que descorchar ni grandes reuniones familiares. Todo aquello se agotó esa noche. Sin embargo, la memoria rescata 12 momentos únicos, tal vez más, de aquella noche, de aquel día marcado a fuego en la retina y en los corazones de todos los españoles. La sonrisa acompaña a los pensamientos mientras el pecho, henchido, luce orgulloso esa estrella que todos soñamos de pequeño portar ahí, en la camiseta de nuestra Selección. Han pasado 365 días de aquello y hoy es el 1 del 1 del año 1 d.C (después de ser Campeones). ¡Feliz Año Nuevo a todos!

La 12º uva sabía a gloria y eternidad

La memoria se traslada rauda hasta el desván de las efemérides y allí encuentra, en un lugar privilegiado, la acaecida el 11 de julio de 2010, el día que convertimos Johannesburgo en la capital española y al Soccer City en una improvisada Puerta del Sol donde alumbramos algo más que el nacimiento de un nuevo año; el inicio de una nueva era. Tras culminar el sueño de aquella noche de verano que muchos alargaron hasta que se hizo de día, todos nos fuímos a la cama embriagados por las 12 uvas de la felicidad que no hizo falta comerse aquella noche.

1º uva.- El día amaneció caluroso, incluso en Johannesburgo (en pleno invierno), con un sol más rojizo que de costumbre. Se trataba de la primera señal. Había llegado nuestro día y cada uno de nosotros hizo cuanto pudo para calmar los nervios de esa mañana eterna. La primera uva fue el remedio para esa ansiedad.

2º uva.- La indumentaria de ese día no se olvida. Nada de camisa, corbata o americana. Nuestras nocheviejas son distintas. Aquel primer día del año O de nuestra era un color se imponía al resto, el rojo de La Roja. Los complementos más buscados eran el bañador, las chanclas y alguna que otra bandera. La segunda uva debía mostrar nuestro orgullo.

3º uva.- Había que ‘matar’ el tiempo hasta que llegara la fiesta. Por eso, en esa mañana eterna se ajustaban los últimos detalles, se remataban los preparativos. Las llamadas a amigos y compañeros se multiplicaban para conocer cómo vivían otros el mismo sueño. La tercera uva nos convencía de que nada podía fallar.

4º uva.- Con la cuarta nos atragantamos y los fantasmas abrieron la puerta de nuestro lado oscuro. Vimos a los holandeses altos, fornidos, rapidísimos, técnicamente buenos y con la deuda histórica sobre sus espaldas. Ellos ya habían ido dos veces a esa fiesta y en ninguna consiguieron ligarse a la chica guapa. Definitivamente, la cuarta uva nos llenó de dudas.

5ª uva.- Salimos adelante con el descanso reparador de una buena siesta que aliviara nuestros temores. Había que hacer patria hasta del descanso y ahí nos volvimos a sentir ganadores. Algunos ya vieron entre sueños lo que nos esperaba, el otro gran sueño, aunque nadie lo reveló para que, por fin, se cumpliera. La quinta uva supo a calma y revelación. 

6º uva.- Con la tarde ya avanzaba y los nervios en estado creciente tocaba ponerse guapo para la fiesta. Era el tiempo de los adornos, de hondear las banderas más grandes, de alzar las bufandas al aire, de sacar las pinturas de guerra y de calentar las gargantas para lo que nos esperaba. La sexta uva nos puso la cara roja y el corazón a cien.

7ª uva.- A las citas con la historia se llega con puntualidad, para no dejar pasar la oportunidad. Las reuniones, los corrillos y, nuevamente, los cánticos fueron la terapia con la que ‘matar’ los nervios en primera línea de batalla. La séptima uva fue regada con cerveza, coca-cola, vino, agua o cualquier otra cosa con la que refrescar el volcán de sentimientos que recorría el alma.

8º uva.- Puntuales fueron también los holandeses, quiénes pronto se especializaron en las malas artas. Así nos dimos cuenta de que aquello no sería fácil pero nos dio igual. Habíamos esperado toda una vida ese ‘baile’ y ahora no íbamos a arrugarnos. La octava uva rezumaba arrojo y decisión.

9º uva.- Nos sabíamos el baile y nuestro discurso, el movimiento de pies y los pasos a dar por la cabeza para llegar al gol con los pies. Y sin embargo, no éramos capaces de interpretar nuestra función. Algo fallaba en el momento justo para dar con la tecla que nos alzase al cielo. La 9º uva nos dejaba un regusto agridulce.

10º uva.- Ante la imposibilidad de llegar al cielo por nuestros atajos, imploramos la bajada de éste a la tierra. En medio de las dificultades nos encomendamos a lo divino para hacer realidad los sueños mundanos. Y entonces le reconocimos en él. Otra vez el Santo nos salvaba en el abismo, otra vez el Santo se acomodaba bajo nuestra portería. Era otra señal, nos habían perdonado la vida. La 10º uva destilaba redención y santidad.

La 10º uva, nuestra redención. El destino nos daba la segunda oportunidad

11º uva.- Era la uva de los elegidos. La de los 11 de Johannesburgo, la de los 11 de Sudáfrica. Era la uva de Iniesta, el único de La Roja que entiende de caldos y posee una bodega. Él paró el tiempo para desatar la locura con un gol que vino del más allá, guiado por el mayor gesto de amistad y emotividad que se recuerda. Dani Jarque también golpeó ese balón y así era imposible pararlo. Aquella uva, la 11º, estuvo bañada en lágrimas y supo a euforia.

Aquella uva, la 11º, estuvo bañada en lágrimas y supo a euforia

12º uva.- Porque para entonces nos sabíamos Campeones del Mundo. Habíamos conquistado a la chica, que relucía orgullosa a la espera de su nuevo acompañante, a la espera del último baile de la noche, ante la atenta mirada de millones de personas y de las estrellas que abarrotaban el cielo sudafricano. De allí arrancamos una para coserla para siempre en nuestro pecho.  Y así, radiantes de felicidad y orgullo paladeamos la 12º uva. Aquel sería un gran año, esa uva, degustada por Casillas antes que nadie, sabía a gloria y eternidad. 

Una vez más, ¡Feliz Año Nuevo!





Un paso adelante

22 08 2010

Estamos más cerca. A un paso o a una canasta de la machada, del cambio de régimen, del salto definitivo hacia la galaxia NBA. Hoy la fortuna no terminó de vestirse de rojo y prefirió la planta atlética norteamericana, sus imponentes condiciones físicas y su espectacular calidad fuera de toda duda juegue quien juegue. A los nuestros, a los hombres de Sergio Scariolo se les apagó la luz en la última posesión, ésa que podía habernos dado una victoria de prestigio con sabor a revancha. Dos años después de aquella memorable final olímpica, de aquel mate de Rudy, de aquellos pasos de salida, de aquel 107-118, los mundos se aproximan y esa escalón se sitúa hoy en un solo punto: 86-85.

España volvió a plantar cara a EE.UU. y los mundos se acercan

De nuevo salimos del partido con la cabeza alta, con el regusto de una derrota agridulce y el orgullo de una generación de oro. Es cierto que el equipo estadounidense estaba falto de sus megaestrellas NBA, pero éstos son tan buenos que nos ayudan a darnos cuenta del estratosférico nivel de la Selección Española de Baloncesto. Quien también llegó al partido con la ausencia, conocida por todos, de nuestro mejor hombre, ese extraterrestre capaz de colgarse dos anillos en la meca del cine y defender con el compromiso de siempre a su país. En esta ocasión, Pau Gasol necesitaba un merecido descanso y sus canastas llegan ahora en forma de ánimo desde la grada.

Su liderazgo, como no podía ser de otra manera, se echó en falta ayer. Sobre todo al inicio cuando La Roja salió agarrotada y dubitativa ante el partido más esperado de esta preparación previa al Mundobasket de Turquía. Superados por el marco incomparable de una Caja Mágica abarrotada y sometidos al altísimo ritmo impuesto por los norteamericanos de salida, España no se encontraba y el juego no fluía. USA nos respetaba tanto que en ningún momento bajaron el pie del acelerador, aquello no era una pachanga de entrenamiento y nada tenía que ver con el partido disputado el día anterior frente a los lituanos.Esa condición también la ganamos hace dos años.

Tuvo que ser el gran capitán de esta Selección, Juan Carlos Navarro, el que asentara el juego y la calma de los nuestros con un par de triples marca de la casa. Junto a él, Ricky Rubio presentó sus credenciales al estrellato norteamericano, donde ya le esperan con los brazos abiertos. Su recital esta noche dejó con la boca abierta a los estadounidenses, a base de penetraciones imposibles, robos de todos los colores y distribución maestra del balón. Su perfil de agitador del juego  adquirió más protagonismo tras la lesión de Calderón, la única mala noticia de la noche. Habrá que esperar, pero tiene mala pinta lo del extremeño. 

Los Yankees vieron reducidas poco a poco sus rentas iniciales. Hasta que a menos de dos minutos para el final España empataba el partido a 80 puntos. Entre medias comprobamos que la magia NBA va más allá de los Kobe Bryant o Dwight Howard, por poner dos ejemplos. La ÑBA tuvo que vérselas con la versatilidad de Kevin Durant, el MVP del futuro, con la agilidad y velocidad de movimiento de Derrick Rose y con la veteranía de Lamar Odom. Con Rajon Rondo, el base de los Boston Celtics, guardando reposo por unas molestias, Chancey Billups asumió los mandos mientras mientras que Westbrook, Gay y Curry martilleaban nuestro aro.

Así las figuras de Marc Gasol y Felipe Reyes se agrandaron hasta llegar a los 17 puntos el primero;16 el segundo. Su labor en la pintura resultó fundamental y sus piques con Chandler y Odom llegaron a algo más que palabras en algún momento de partido. Marc tiró de su calidad y de su experiencia en la mejor liga del mundo para encontrar la rendija entre las torres norteamericanas. A Felipe, como siempre le valió con su casta, con su furia, y con su calidad, que también la tiene para mantener a los estadounidenses a tiro.

Y así llegamos al decisivo minuto final. A esa última posesión que España no supo gestionar, en gran medida, por la defensa en zona realizada por EE.UU. Ni Rudy, ni Navarro, ni Ricky Rubio fueron capaces de acertar con el aro. El doble tapón de Kevin Durant, el mejor jugador de la noche, acabó con nuestras ilusiones, aunque no borró la sonrisa de nuestra boca ni de la de los jugadores, conscientes de que tuvieron la oportunidad en sus manos y eso es un salto hacia adelante que nos acerca a la canasta de la galaxia NBA. La quimera, cada vez lo es menos.





Amorebieta venezolano

10 08 2010

La decisión sorprende porque anteriormente había acudido a la llamada de la Selección Española en las diferentes categorías inferiores. Pero ahora, Fernando Amorebieta ha optado por representar los colores de su país natal, Venezuela, antes que aquel en el que ha crecido y se ha hecho persona y jugador. Así lo confirmaba ayer la Federación Venezolana de Fútbol a través de un comunicado en el que se indicaba que Amorebieta estaba en disposición de ser seleccionado por el combiando ‘vinotinto’, tras haber realizado las los trámites requeridos ante la FIFA.

Amorebieta ha llegado a ir convocado con España, pero no había debutado con La Roja

Fernando Amorebieta nació un 29 de marzo de 1985 en Cantaura (Venezuela) de “casualidad”, tal y como él mismo reconoce. Su familia se marchó a América por motivos laborales, ya que su padre era jugador de cesta-punta, un deporte de orígen vasco muy arraigado en determinados países sudamericanos. Cuando Fernando tenía apenas dos años su familia y él regresaron a Iurreta (Vizcaya, País Vasco), la localidad natal de sus progenitores. El defensa central del Athletic Club tardaría más de 20 años en regresar a Venezuela.

En ese tiempo Amorebieta crecio al cobijo de Lezama, la fábrica de talentos del conjunto rojiblanco. Su 1,92 y su polivalencia en defensa, puede ocupar tanto el lateral izquierdo como ser el eje de la zaga, pronto le abrieron las puertas del primer equipo así como las categorías inferiores de la Selección Española. En ellas llegó a ser Campeón de Europa sub-19 en 2004. Hace dos años, el 14 de agosto de 2008, fue convocado por el seleccionador español, Vicente del Bosque para disputar un partido frente a Dinamarca, aunque finalmente no jugó ni un solo minuto.

Ese hecho (si hubiera debutado con la Selección absoluta, no podría competir con otro país), añadido a su desaparición en las posteriores convocatorias nacionales y los esfuerzos del entrenador venezolano, César Farías, por convencerle del importante papel que podría desarrollar con los venezolanos parecen haber sido definitivos en esta decisión.  Apoyado en su doble nacionalidad, hispano-venezolana, Amorebieta llegó a afirmar que le hacía ilusión debutar con el combinado ‘vinotinto’.

Ahora, completamente asentado en la zaga de los leones, titular indiscutible y con margen de mejora, La Roja le aguardaba a medio-corto plazo, aunque la continuidad de Puyol impedía ver los resultados de forma inmediata. Si es lo que Amorebieta siente bien está. Es preferible que quien se ponga la camiseta de la Campeona del Mundo sepa lo que lleva encima, La Roja no admite medias tintas, ni compromisos políticamente correctos.

Extraña, a pesar de todo, que esa decisión no la hubiera tenido antes, mientras ascendía peldaños hacia las puertas de la absoluta. Siempre hay a quien le cuesta más madurar o se niega a agrandar sus límites. De todos modos, es de agredecer la honradez de Amorebieta que en estos días de vino y rosas de la Selección Española ha escuchado a su corazón y ha tenido en cuenta sus sentimientos. Gracias a ellos es de esperar que Fernando sea un fijo en la próxima Copa América 2011, que se disputará en Argentina y si su evolución se mantiene, el destino todavía le puede reservar un partido más que especial frente a la Campeona del Mundo en ese Mundial de Brasil en 2014, que ahora se habrá convertido en su sueño ‘vinotinto’.





El sucesor de Quini

25 05 2010

Llega con un año de retraso y pasando por alto la jugarreta del año pasado. Entonces, Laporta le hizo un regate donde primó más dar salida a Eto’o que satisfacer las necesidades del entrenador. Entonces, como hoy David Villa  era la primera opción de Pep Guardiola para reforzar la delantera azulgrana, por la que Zlatan Ibrahimovic ha pasado de puntillas, sin hacer el ruido esperado en forma de goles. Sus 21 goles esta temporada se hacen pocos. Más aún si se comparan con los 29 marcados por ‘El Guaje’ Villa, su nuevo compañero y rival por un puesto en la delantera culé.

40 millones de euros tienen la culpa de que el ‘7 de España’ llegue al Camp Nou para convertirse en el 7 azulgrana y en el nuevo ídolo, otro más,  de la afición del Camp Nou. Villa engrosa así una jugosa lista de ilustres asturianos que vistieron la zamarra del Barça. Mención especial para dos de ellos: Luis Enrique y ‘El Brujo’ Quini. Precisamente, dos de los ídolos del nuevo jugador azulgrana. Villa aspira ahora a seguir su senda y convertirse en el sucesor de Quini, a base de goles, talento y compromiso con ese club.

Villa culé. El Guaje ha cumplido un sueño

Esas fueron algunas de las mejores virtudes del 9 asturiano que a principios de los ochenta hizo vibrar al Camp Nou donde llegó entrado en la treintena. Pero el gol no entiende de edades y ‘El Brujo’ se alzó en dos temporadas consecutivas (1981,1982) con el trofeo de máximo goleador de la Liga. Contaba con 32 y 33 años respectivamente. A David, el tren de su vida le ha llegado a los 29 años y parece que, al igual que al ‘Brujo’ en su día,al ‘Guaje’  le quedan goles para rato. Hasta el 2014, fecha en que termina su contrato, tiene tiempo. Además, David cumple su sueño de la infancia, tal y como me comentaba hace unos días un compañero de trabajo que habló directamente con sus amigos más íntimos, al enfundarse la camiseta azulgrana.

Su oportunismo, su velocidad, su movilidad y, sobre todo, su eficacia auguran la mejor de las conexiones con sus nuevos compañeros. En realidad, viejos compañeros de la Selección Española, como Xavi, Iniesta, Piqué, Puyol o Busquets, a los que conoce a la perfección. Eso, sin duda ayudará a su aclimatación a un vestuario y un estilo de juego como el del Barça, por otra parte tan parecido al de ‘La Roja’. En este sentido la pretemporada del Barça y de Villa ya ha comenzado con la concentración de Del Bosque y sus chicos.

Y precisamente ahí puede marcar David otro hito. Una vez enfundado en la camiseta azulgrana, ‘El Guaje’ puede convertirse en la máximo artillero de la historia de la Selección Española, arrebantando ese reto a Raúl González. El ‘7’ blanco suma un total de 44 goles y parece imposible que pueda seguir aumentando esa cuenta, mientras que Villa ha marcado 36 goles con ‘La Roja’ y con el Mundial de por medio, no es descabellado pensar que antes o después supere al antiguo ‘7’ de España. Lo cual no dejaría de ser curioso y hasta morboso, si me lo permiten. El tiempo pasa para todos y Villa, más goleador y con mejor promedio que Raúl, ha aprovechado mejor sus ocasiones y su rendimiento para coronarse con España. Villa, también se ha aprovechado de la época que le ha tocado vivir y por ello está en una posición inmejorable para entrar por derecho en la historia de nuestro fútbol.

Su fichaje es, sin duda, el primer bombazo del recién inaugurado mercado de fichajes. Un golpe de efecto, una foto de esas de las que acostumbra a regalarnos Laporta, quien aseguran que todavía guarda una última instantánea antes de abandonar la portrona culé, con la vuelta a casa de Cesc Fábregas. Con el catalán se redondearía un equipo de ensueño puesto en las manos de Guardiola, quien ya se frota las manos ante los innumerables recursos ofensivos con los que contará la próxima temporada. Villa será su estilete, la lanza más afilada de ese temido y mágico tridente que formará con Messi y Pedro (Ibra debería esperar su oportunidad en el banquillo). Con ellos el Barça ganará en velocidad, movilidad y efectividad para repasar los caminos de la gloria. Quini ya tiene heredero.

En Barcelona ya suena aquello de Villa, Maravilla:





La enésima sinfonía

3 03 2010

Lo de esta noche ha sido un aviso serio. Una exhibición.  Hemos interpretado nuestra mejor sinfonía en el marco incomparable de Saint Denis. El espectáculo lo han completado esos acordes al ritmo de “olés”que en muchos tramos del concierto han acompañado nuestra interpretación. España ha tomado París con un fútbol exquisito, excepcional y efectivo. El 0-2 frente a los ‘blues’ nos reafirman, esta vez sí, en ese papel de favorito con el que llegaremos al Mundial de Sudáfrica pegado en la frente.

Les Enfants Terribles

Ese espectáculo del que ha sido testigo toda España, toda Francia y gran parte del globo terráqueo se ha desarrollado sin el cerebro de este equipo. Ha sido un vuelo sin motor, porque éste esperaba su turno en el banquillo. Xavi salió en la segunda parte para controlar un partido que habíamos ganado hacía muchos minutos, casi desde el planteamiento inicial de Domenech. Esa presión asfixiante y adelantada tampoco vale frente a los campeones de Europa, ni siquiera cuando Xavi no puede tocarla otra vez.

El turno esta noche fue para el otro Xabi (Alonso), Cesc, Busquets e Iniesta que comandaron el centro del campo de la ‘Roja’ (hoy azul) para demostrar que el fondo de armario de esta Selección no tiene límites. Entre líneas se filtraba Silva, ése pequeño gran genio cuya calidad alterna a partes iguales con su menudez. Una vez más el reparto contaba con cinco barítonos y un tenor, o lo que es lo mismo, cinco centrocampistas y un delantero. Por lo que el debate sobre la disposición continúa abierto.

Y una vez más ese tenor dio el do de pecho en la primera que tuvo. Lo de Villa daría para escribir una novela de aventuras, un poema de amor o un simple juego de palabras: MaraVilla. Hoy lo volvió a hacer, abrió el marcador y marcó su gol número 37 con la elástica nacional. Su reivindicación ante el abarrotado Stade de France lo confirman como lo que es, uno de los mejores delantero centro del mundo. Igual los que perdieron el tren fueron otros.

A todo esto Francia seguía sin aparecer. Nada de Ribéry, de Anelka o del nostálgico Henry. Hasta bien entrada la segunda parte no hemos visto el pelo a Casillas ya con la tranquilidad del marcador en la cabeza y en las piernas de nuestros jugadores. El 0-2 conseguido justo antes del descanso por Sergio Ramos en otra pieza de fútbol de salón de los nuestros ha ayudado a la consecuente relajación de la segunda parte. A partir del minuto 65 Francia se ha estirado espoleado por los olés a la ‘Roja’ y los pitos a sus propios jugadores.

El carrusel de cambios también ha favorecido esa descolocación sobre el césped a la par que ha mostrado el elenco de figuras que se amontonan a las puertas de la titularidad. ¿Qué Combinado Nacional se puede permitir el lujo de tener a Jesús Navas, Fernando Torres, Xavi o Albiol, por mencionar a algunos, en el banquillo? Y a pesar de todo Del Bosque ha sacado ‘peros’, por esa falta de concentración al final, por no finiquitar el partido con otro gol, para no desatar la euforia de aquí a Junio, para no vernos demasiado guapos antes de mirarnos en el espejo.

Hoy teníamos enfrente un escollo de los serios, de esos que cuentan con alguna estrella encima del escudo de turno y la respuesta ha estado a la altura de las circunstancias. El subcampeón del mundo también se ha rendido a nuestros pies y el mundo parece hoy un objetivo más factible. Nuestra música de tempo pausado y ejecución certera amansa y cautiva a toda fiera que se interponga en nuestro camino. Hoy, sucumbió el gallo de espolón corto y la sinfonía continúa, ¡qué pase el siguiente!





Nos encomendamos a Santiago

25 02 2010

Villar, Del Bosque, la Eurocopa y un sin fín más de trofeos han peregrinado hoy hasta la Catedral de Santiago, para ofrecer la Copa conquistada en ese glorioso verano del 2008, y para pedir, ¿por qué no?, el máximo trofeo mundial. La Copa del Mundo nos aguarda a la vuelta de la esquina y toda ayuda, incluso la divina, será bienvenida. En busca de esa moral, el cuerpo técnico de la Selección con su Presidente a la cabeza ha asistido hoy a la Misa del Peregrino del Año Xacobeo 2010 en la que se le han ofrecido todos los títulos cosechados por las distintas selecciones en estos casi cien años de historia de la RFEF.

Villar pidió al Apóstol Santiago un nuevo éxito en Sudáfrica el próximo verano

Allí estaban las 2 Eurocopas levantadas por España (1964 y 2008), el Europeo de Fútbol Sala, conseguido el pasado mes de enero, La Copa del Rey y el Trofeo de Liga, el diploma que acredita a nuestra Selección Absoluta como número 1 del ránking de la FIFA, e incluso la mítica medalla de plata de los JJ.OO. de Amberes de 1920, donde nació la leyenda de la ‘furia española’.

Con el botafumerio ‘volando’ por encima de la cabeza de Villar, Hierro, Del Bosque y el resto de seleccionadores españoles, el Arzobispo de Santiago, Julio Barrio, leyó un apropiado pasaje de San Mateo a los presentes: “Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y seréis escuchados”. A continuación, instaría a Del Bosque a volver a la Catedral con la Copa del Mundo, uno de los pocos trofeos que ha faltado en la ofrenda. Luego Villar tendría su cuota de protagonismo en la homilia en la que expresó, visiblemente emocionado,  su fervor al Apóstol Santiago.

El simbólico acto llega justo un día antes de que el Seleccionador Nacional, Vicente del Bosque dé la lista de 23 jugadores que se enfrentarán a Francia el próximo miércoles en el Stade de France (Saint-Denis). Será una buena piedra de toque para calibrar el momento de la ‘Roja’, especialmente castigada por el gran número de partidos que ya en estas fechas acumulan nuestros internacionales. Francia que se halla a medio camino del necesario relevo generacional contará con las bajas de Benzema y Abidal, dos fijos para Domenech, quien sigue empecinado con Ben Arfa en el ataque y confía en las vacas sagradas de siempre con Thierry Henry a la cabeza.

No debería España necesitar para este partido el manto protector del Apóstol, aunque los Francia-España sean siempre de todo menos amistosos. Nos debería bastar con la puntería de Villa, el control y visión de juego de Xavi e Iniesta, la velocidad y el descaro de Jesús Navas. Por si acaso, nuestro santo particular, Casillas, estará bajo palos para realizar alguno de sus habituales milagros.





Matrícula de honor

15 10 2009

Mientras otros sufren hasta el último momento para alcanzar el aprobado raspado, España nada en la abundancia de las buenas notas. Qué digo buenas, excelentes. Los números de la ‘Roja’ son impecables: 10 victorias en otros tantos partidos, 28 goles a favor, casi tres por partido, por sólo 5 en contra. 30 puntos de 30 posibles. Hemos bordado la clasificación para el próximo Mundial de Sudáfrica, al que llegamos como máximos favoritos. Que nadie lo dude.

Iniesta fue ayer uno de los más destacados

Iniesta fue ayer uno de los más destacados

La victoria en la última Eurocopa nos situó en el mapa futbolístico. Pasamos de ser la eterna promesa a una rebosante realidad de fútbol y goles. Esa herencia ha sido bien aprovechada por Del Bosque para abonar el terreno con éxitos futuros. El técnico salmantino no sólo ha mantenido el grupo sino que ha ido incorporando piezas que han dotado de mayor versatilidad y recursos a la ‘Roja’. Ahora, reflexionaba ayer, España tiene un grupo de mayor calidad que en la Eurocopa, con diferencias más cortas entre titulares y suplentes. Salga el que salga todos se saben la lección.

Tocar-tocar-tocar… sin olvidarse de acelerar en las zonas ‘calientes’ del campo. Del Bosque ha hecho debutar a una decena de hombres con la camiseta del combinado nacional y ninguno ha desentonado. Las exhibiciones se han ido repitiendo en esta fase de clasificación en la que hemos hecho historia. Nadie antes había ganado diez partidos en una clasificación para un Mundial, la Brasil del 70 y la Alemania del 82 son los referentes más cercanos. Ellos también ganaron todos los partidos de su clasificación pero jugaron menos partidos que la ‘Roja’.

Negredo fue el hombre del partido con dos goles y una asistencia

Negredo fue el hombre del partido con dos goles y una asistencia

Con estos precedentes, con este equipo llevaremos la etiqueta de empollón  a los exámenes de junio. En la cita de Sudáfrica seremos favoritos y ésta vez no puede pesarnos esa etiqueta en la mochila. Será misión de todos: prensa, aficionados, jugadores y sobre todo cuerpo técnico recordar las pisadas que nos llevaron a tocar el cielo en Viena. La combinación del trabajo y la humildad junto a nuestro talento  son la fórmula exacta del triunfo, y esa lección ya la aprendimos muchos años atrás. Hará bien Del Bosque en repasar esos apuntes durante este tiempo, en el que esperamos rivales y buscamos hotel para nuestra particular selectividad. Su faceta de psicólogo será fundamental en un torneo largo, cargado de presiones y tensión donde un descuido en los cruces te manda a casa. Algo sabemos de eso.

El resto le tocará a los jugadores. Éstos deben seguir estudiando al día, sin creerse más que nadie, sin pensar que todo está ya hecho. Están ante una oportunidad única para conseguir la beca de excelencia, para conseguir el pasaporte definitivo a los libros de historia. En un momento en que el deporte español vive su edad de oro, la ‘Roja’ se ha convertido ya en un referente mundial por estilo y personalidad, que es admirado en todo el planeta. Ahora toca reafirmarlo con un gran triunfo con el que ganarse por méritos propios la matrícula de honor. Toca aplicarse.