La guerra de los mundos

7 10 2010

La NBA está más cerca. El océano se acorta y cada vez es más fácil saltar el charco, acercarse a las estrellas y sentarse a la derecha de los genios. Allí reposa ya el Regal Barcelona, el primer equipo europeo que ha sido capaz de vencer al Campeón de la NBA, Los Angeles Lakers de Kobe Bryant y Pau Gasol. 20.000 privilegiados han sido testigos de la machada del Campeón de Europa en un Palau Sant Jordi a reventar que ha disfrutado de un espectáculo a la altura de sus protagonistas.

 

Kobe no pudo con Navarro, Mickeal y compañía

 

Cierto es que los vencedores del último anillo se encuentran en plena pretemporada, sin el ritmo de competición adecuado y sin el rigor competitivo, que por otra parte, el Barça no ha abandonado desde la temporada pasada. Así, con un rival a tope de revoluciones y perfectamente engrasado, el orgullo y la calidad de los de púrpura y oro no fue suficiente. Y eso que el partido poco o nada tuvo de amistoso. Las estrellas norteamericanas estuvieron en el parqué más de lo esperado y entre ellas brilló con luz propia Pau Gasol. En su regreso a casa el pívot  de Sant Boi fue el alma de su equipo con 25 puntos y 10 rebotes, demostrando, una vez más, que su figura se agiganta a cada temporada, a cada partido con los angelinos.

Sobre todo, cuando Kobe no está afinado. Como hoy. Su maltrecha rodilla todavía no está al 100% y tal vez por eso su pique con Pete Mickeal (26 puntos, 13 rebotes, 7 asistencias), uno de los destacados en el cuadro de Xavi Pascual, se lo llevó el jugador azulgrana, perfecto tanto ofensiva como defensivamente. En la intensidad y la entrega de ambos se adivinaba lo que había en juego. Prestigio, honor, orgullo.

Así lo entendió el Señor de los Anillos, Phil Jackson quien tuvo sobre el parqué durante 25 minutos a Kobe Bryant, bastante más de lo que él pretendía. Más aún,  Jackson tiró de su quinteto titular durante buena parte del partido y en los últimos minutos, en los minutos calientes del final del partido los hombres de púrpura fueron los mismos que allá por junio decidieron frente los Celtics unas finales NBA de ensueño. Fisher, Odom, Artest, Gasol y Bryant. Suena a gloria, suena a baloncesto de altos vuelos.

Y por encima de todos ellos sobre voló Juan Carlos Navarro. Reivindicativo y efectista, el escolta azulgrana demostró una vez más que Europa se le quedó pequeño hace tiempo, aunque en su día prefiriera seguir ejerciendo su dictadura en el Viejo Continente, antes que ser uno más en el ‘Showtime’ americano. Entre su repertorio, bombas, triples, penetraciones, tiros libres y liderazgo. Una auténtica pesadilla para Jackson y los suyos. Y eso que Pau ya le habría advertido a sus compañeros de lo que su gran amigo era capaz.

Xavi Pascual y los suyos se adaptaron mejor de lo esperado a las reglas NBA y se sobrepusieron al arbitraje de la pareja norteamericana que intentó barrer siempre para casa, con la intención de mantener vivo el partido hasta el final. Así fue, incluso con la nula aportación de Ricky Rubio, nefasto durante todo el partido, pero la muñeca más engrasada de los azulgrana fue definitiva y el resplandor de las estrellas que tenían enfrente no cegó sus ansias de triunfo. Los tiros libres terminaron decidiendo un partido épico en el que dos mundos se echaron un pulso por la hegemonía mundial. Los ángeles vestían hoy de azulgrana y así resulta más fácil entender el milagro.

Anuncios




Pau acrecienta su compromiso

18 06 2010

Será el tiempo el que dictamine la altura de nuestro deporte que la pasada madrugada volvió a dar un salto de calidad para instalarse en la eternidad. Un español se había vuelto a colar en la fiesta más grande del baloncesto mundial y su actuación resultó decisiva y definitiva en la posterior victoria de Los Angeles Lakers frente a Boston Celtics (83-79). Pau Gasol  prorrogaba el contrato de alquiler con el paraíso ante su enemigo más íntimo y cosechaba su segundo anillo consecutivo, el decimosexto para la franquicia californiana. El compromiso se acrecienta.

Éxtasis. Gasol eleva al cielo de Los Ángeles sus sueños

Por que el juego (y los números) de Gasol (19 puntos y 18 rebotes) fueron de MVP (Jugador más valioso del partido), aunque la NBA, puro marketing, conoce perfectamente cómo funciona el ‘juego’ y el galardón terminó en las manos de Kobe Bryant, la mejor réplica del ‘Dios’ Jordan, que ha pisado un parquet, aunque ayer estuviera muy irregular. Da igual. El vencedor moral de este trofeo es nuestro Pau, porque en su carácter irreductible, en su intensidad y en su liderazgo sobre el equipo se cimentó la remontada de los Lakers sobre los Celtics, que tiraron, una vez más, de orgullo verde, de experiencia y de esfuerzo colectivo para llevar a los de púrpura y oro hasta el abismo.

Allí estaban los muchachos de Phil Jackson (ya le faltan dedos en las manos ante su undécimo anillo NBA) al inicio del tercer cuarto cuando navegaban a contracorriente en su propia casa perdiendo de 12 puntos. Los Celtics no echaban de menos la baja de Perkins y entre Glen Davis y Rasheed Wallace se bastaban para repartir estopa y puntos a partes iguales dentro de la pintura. Garnett, por su parte, tiraba de clase y Rondo leía el partido mejor que nadie para saber qué era lo que necesitaba su equipo. Ante ese panorama se agingantó la figura de nuestro Pau, primero en defensa para ‘cazar’ cualquier balón escupido por la cesta y luego en ataque para aportar puntos decisivos y cargar de faltas a los hombres altos de Doc Rivers.

Los de púrpura y oro fueron acortando poco a poco la ventaja mientras los Celtics se resistían a entregar sus privilegios. El golpe definitivo llegó a cinco minutos para el final, cuando por primera vez en todo el partido los angelinos se ponían por delante. A ello contribuyó, como no podía ser de otra manera, Kobe Bryant, con dos canastas consecutivas que terminaron por convertir el Staples en un hervidero de pasión y furia al grito de ¡MVP! ¡MVP!

Rabia. Cada punto valía oro y en la celebración se liberaba toda la tensión acumulada

“Donde no lleguen las piernas, llegará el corazón” había sentenciado Gasol antes de la disputa del séptimo y definitivo partido de las Finales de la NBA y a buen seguro que lo cumplió. Sólo así se explica su estratosférica actuación en el último cuarto, en los momentos decisivos, cuando la bola quema en las manos. En esos compases Pau se mueve como nadie y su pundonor y su entrega le alcanzaron para anotar 9 puntos en los últimos doce minutos. La extenuación era el vivo reflejo de su rostro, desencajado ante tanto esfuerzo. Pau sabía que al final de ese abismo solo había dos salidas, el fracaso o la gloria.

Pau, movido por el ánimo de vengar la dolorosa derrota de 2008 ante los propios Celtics, eligió la segunda. El pívot de Sant Boi, posiblemente el mejor deportista español de la historia (solo le falta por colgarse la medalla de oro en unos JJ.OO.), ya tiene reservada una plaza en ese exclusivo paraíso del deporte. Y así se lo reconocieron sus compañeros, escenificado en Kobe, cuando micrófono en mano y con el MVP bajo el brazo afirmó: “no tengo palabras para Pau, sin él nunca hubiéramos ganado la final”. Las cámaras y los ojos de medio mundo apuntaban a Bryant y éste prefería desviar la atención hacia su compañero de equipo, conocedor como todos, de que Pau había vuelto a ser clave. Y es que es justo recordar que este equipo deambulaba por la Conferencia Oeste con incierto rumbo hasta febrero de 2008, cuando Gasol aterrizó en Los Ángeles. Desde entonces, y a excepción de la final de ese mismo año, la victoria, la gloria, los sueños hechos realidad, el compromiso renovado,  los retos y la eternidad son de púrpura y oro.

Mira aquí el resumen del partido [10:30]






Gasol se asienta en el firmamento

28 01 2010

Será su tercer All-Star de la NBA y su leyenda sigue creciendo. Pau Gasol volverá a disputar el partido de las estrellas de la NBA que tendrá lugar el próximo 14 de febrero en el estadio de los Cowboys de Dallas. Han sido los 30 entrenadores de la conferencia Oeste quienes han reconocido su aportación a los Lakers y sus excelentes números, incluyéndole entre los reservas del oeste. Con esta designación Gasol se une a su compañero en Los Angeles, Kobe Bryant, a Amare Stoudemire (Phoenix), Tim Duncan (S. Antonio), Steve Nash (Phoenix) y Carmelo Anthony (Denver) para enfrentarse al quintento del Este encabezado por LeBron James (Cleveland), Dwyane Wade (Miami), Kevin Garnett (Boston), Dwight Howard (Orlando) y Allen Iverson (Philadelphia) por la supremacía en la NBA. Canela en rama.

Gasol volverá a disfrutar del fin de semana del espectáculo en la NBA

Gasol ya estuvo a punto de hacer historia hace dos semanas cuando casi se cuela en el quinteto titular de la conferencia Oeste. Entonces recibió más de un millón de votos a través de la web de la NBA. Poco más de 100.000 votos le separaron del nuevo hito. Tim Duncan le arrebató ese privilegio, aunque desde entonces nadie tenía dudas de que Pau estaría en Dallas. Nunca antes había recibido un apoyo popular tan masivo, una muestra más de que su crecimiento en la mejor liga de baloncesto del mundo no se detiene para el pívot español.

Será la tercera cita de tales características para Pau, tras Houston 2006 y Phoenix 2009. En esta ocasión el ’16’ angelino, al igual que el año pasado, coincidirá en el fin de semana de las estrellas con su hermano Marc Gasol, quien también ha sido designado para jugar con los sophomores, los jugadores de segundo año. Mención especial merece, por tanto, Marc quien desde los siempre difíciles Memphis Grizzlies ha sabido hacerse un hueco entre las promesas de la NBA confirmando que el baloncesto y calidad de los hermanos de Sant-Boi va en los genes. De hecho Marc, junto Zach Randolph (también All-Star), Rudy Gay y OJ Mayo han convertido a los Grizzlies en un equipo de Play Off, algo que también hizo Pau en su estancia en Memphis. Los caminos paralelos de ambos hermanos se vuelven a unir una vez más con el baloncesto como excusa y el firmamento del All-Star de la NBA como telón de fondo. Será en Dallas, por primera vez en un campo de fútbol americano, el de los Cowboys, el fin de semana del 12 al 14 de febrero.

Estos son los equipos completos de ambas conferencias:

Conferencia ESTE: Lebron James (Cavs), Iverson (Sixers), Wade (Heat), Garnett (Celtics), Howard (Magic), Paul Pierce (Celtics), Chris Bosh (Raptors), Gerald Wallace (Bobcats), Joe Johnson (Hawks), Al Horford (Hawks), Derrick Rose (Bulls) y Rajon Rondo (Celtics)

Conferencia OESTE:

Kobe Bryant (Lakers), Nash (Suns), Anthony (Nuggets), Duncan (Spurs), Stoudemire (Suns), Pau Gasol (Lakers), Chris Paul (Hornets), Deron Williams (Jazz), Kevin Durant (Thunder), Dirk Nowitzki (Mavs), Zach Randolph (Grizzlies)
y Brandon Roy (Blazers).

Pd: En esta ocasión la posdata es una actualización a un tema tratado hace un par de días. La UEFA ha excluido a los dos colegiados que el pasado martes nos quisieron echar de mala manera del europeo de fútbol sala, el francés Pascal Fritz y el croata Edi Sunjic. Ambos no pitarán más partidos de esta competición y la Selección Española intenta ahora que se le retiren las amarillas mostradas a Fernandao y al capitán, Javi Rodríguez, en la esperpéntica tanda de penaltis.





El ’23’ está por encima del ’24’

22 01 2010

Es el segundo aviso que Los Ángeles Lakers, los actuales campeones de la NBA, reciben esta temporada. La segunda derrota frente al rival del Este, los Cleveland Cavaliers de Lebron James con la que los angelinos no sólo han sufrido un gancho directo a su orgullo sino que además han perdido la ventaja de campo en un hipotético play-off final. Esta vez la conexión Kobe-Pau nada pudo hacer ante la pareja de los ‘Cavs’ Lebron y Shaq, los archienemigos más temidos en el Staples Center. Tras la paliza del Día de Navidad, ayer los de púrpura y oro sufrieron una nuevo repaso que confirma a los Cavaliers como la alternativa más seria al trono de Kobe, Gasol y compañía.

En el juego de miradas desafiantes, esta vez, ganó LeBron James

Los 37 puntos de ‘King’ James fueron demasiado para los Lakers, donde la figura de Kobe Bryant quedó empequeñecida ante  el extraterrestre LeBron, capaz de echarse a su equipo a la espalda tanto en ataque como en defensa para terminar decantando el partido con una penetración ‘made in’ James y un ‘tirito en suspensión en la cara de su defensor. El 23 de los ‘Cavs’ además contó con la inestimable colaboración de Shaquille O’Neal siempre con ánimo de revancha cuando enfrente tiene una camiseta dorada. El pívot secundó bien al jugador franquicia de Cleveland con 13 puntos a los que se sumaron los 11 puntos de Varejao, decisivo en los instantes finales en los que forzó un par de personales, y la gran actuación del alero J.J. Hickson con un doble-doble valiosísimo: 11 puntos y 14 rebotes.

Entre todos hicieron olvidar la baja de Mo Williams el segundo mejor anotador de los Cavs, quien continúa lesionado. Así, Kobe Bryant se vio solo ante el peligro,mermado físicamente y sin la ayuda de Pau Gasol que ayer no pasó de 13 puntos y falló dos tires libres que habrían empatado el partido en el último minuto. A Bynum ni se le vio y la contundencia y experiencia de Odom y Artest no fueron suficiente en el Quicken Loans Arena de Cleveland. Así, Kobe, que tachó un nuevo récord de su lista al convertirse en el jugador más joven que alcanza los 25.000 puntos, no pudo celebrarlo con una victoria.

El partido, de todos modos, estuvo muy igualado hasta los últimos instantes de la contienda donde los Cavaliers se mostraron superior tanto en las individualidades, LeBron le ganó la partida a Kobe, como en el colectivo, ya que el banquillo del este fue más profundo y efectivo que el angelino. La victoria final de los Cleveland Cavaliers es algo más que un serio aviso para Phil Jackson y sus muchachos, es un órdago para el resto de navegantes que buscan alcanzar ese anillo capaz de dominarlos a todos a final de temporada. Por ahora los ‘Cavs’ de LeBron encabezan la revolución que viene del Este.

Mira aquí el vídeo resumen del partido:





Gasol ya tiene su anillo

28 10 2009

Cuatro meses después de su compromiso Pau Gasol ya tiene su anillo de ‘married‘. Se lo colocó anoche en la apertura de la nueva temporada de la NBA, en la que el Staples Center y la Liga de Baloncesto Nortemaricano rindieron tributo al último título de los de púrpura y oro. Y ya van quince para la franquicia de California. Al más puro estilo norteamericano David Stern fue el encargado de entregar a Gasol su presea, su tesoro, su sueño.

El momento más esperado

El 16 angelino saboreó cada momento, cada paso que le acercaba a David Stern. Con una media sonrisa y con más timidez de la habitual en una de las máximas figuras de la NBA, Pau recogió su anillo. Luego, no se lo puso, sólo lo miraba y lo remiraba, como esos niños que no quieren jugar con sus botas nuevas para no mancharlas. No fue hasta que se unió al resto de sus compañeros cuando, instado por ellos, Gasol cerró el círculo. Su sueños y su tesoro relucieron entonces entre sus dedos.

El pívot de Sant-Boi ya es eterno. Ese anillo en el que su nombre y su número aparecen marcado a fuego sobre oro amarillo y blanco de quince quilátes (otro guiño más  a la leyenda de esa franquicia) será una página ya imborrable en los libros de historia. Pau disfrutó anoche su tesoro, mientras el cartelón de Campeones del Mundo 2009 se alzaba al cielo de Los Angeles (sí los norteamericanos son así, poco importa lo que se extiende más allá de sus fronteras). Aunque las estrellas anoche no estaban en el paseo de la fama, anoche todas brillaban en el Staples.

Sobre todo cuando la plantilla recogió el trofeo ante su público. Fue el fin de la fiesta. Antes de que comenzara la otra. La fiesta del baloncesto, en la que no colaboró Gasol, porque la resaca de un verano instalado en la gloria todavía pesa. No fue necesario. Sus compañeros se desacieron sin muchas dificultades de sus vecinos, Los Angeles Clippers por 99-92. Los campeones, por tanto, no se dejaron sorprender, algo que sí les pasó a los Cavaliers de Lebron James, quienes cayeron ante los Boston Celtics en casa. Los ‘verdes’ demostraron que son un año más viejos, pero también un año más legendario. Fue el partidazo de la jornada que además sirvió como puesta de largo de dos de los fichajes más mediáticos de esta temporada. Rashid Wallace cambia Chicago por Boston para arrancar a Gasol su anillo, mientras Shaquille O’Neal llega a Cleveland en busca de los últimas canastas gloriosas.

De entre los nuestros destacó el debut de Rudy Fernández con los Portland Trail Blazers, que ganaron por 96-87 a los Houston Rockets. Rudy comenzó a demostrar sus galones y a demostrar a su técnico, Nate McMillan, que este año va a tener una participación clave en el equipo de Oregón (si éste no se empecina en lo contrario). Ayer jugó 26 minutos, en los que conseguió 8 puntos, repartió 4 rebotes, una asistencia, una recuperación y un tapón.  El espectáculo ya ha comenzado. Bienvenidos al show.

Mira aquí un momento para historia: