Cerrar el círculo

23 05 2011

Londres, de nuevo, Londres al final del camino. 20 años después, con otro equipo de ensueño, con las mismas raíces pero distintos tallos. Allí, a  la Ítaca azulgrana volverá el Barça el sábado, al lugar donde creyeron por primera vez en sí mismos, al estadio en el que se hicieron grandes, a la ciudad que les coronó como Campeones de Europa. Ahora buscan la cuarta, la cuarta Copa de Europa en dos décadas. Tras más de 35 años de peregrinar por el desierto, los azulgranas encontraron la fórmula del éxito una fresca tarde de mayo del 92, y allí regresan  repitiendo fórmula para resolver la ecuación: cerrar el círculo.

En Wembley el 'Dream Team' de Johann Cruyff, con Guardiola en el campo, consiguió su primera Copa de Europa

Es el último paso pero no será un paso más. Este Barça, el ‘Pep Team’, hace tiempo que pelea contra la historia y ésta le ha puesto un nuevo reto en forma de hermoso símil que le iguale o (mejor dicho) le haga superar las hazañas del Dream Team de Johan Cruyff, el modelo, la pauta, la fórmula del éxito, en definitiva. Pep Guardiola, discípulo privilegiado del maestro, volverá a encauzar el túnel del nuevo Wembley, mientras su memoria lo lleve 19 años atrás para inundar su cabeza de recuerdos. Pep fue aquel 20 de mayo de 1992 la extensión de Cruyff sobre el campo, el cerebro del Barça con el 10 a su espalda. El sábado ese número lo portará Messi, la piedra filosofal del proyecto de Guardiola. Una muestra más de que el modelo se sigue mejorando.

Pero hay más. Porque es muy probable que los Zubizarreta, Koeman, Eusebio, Bakero o Salinas no fueran titulares en el Barça actual. Tal vez, Laudrup o Stoichkov consiguieran hacerse un hueco en esta constelación de estrellas, pero ellos fueron los pioneros, los que justificaron una idea de juego, los que alumbraron otras vías hacia el triunfo y los que impusieron un estilo que hoy ha perfeccionado Guardiola hasta las más altas cotas. Tanto que a estas alturas, el Barça es el favorito en la final frente al todopoderoso Manchester United de ‘Sir’ Alex Ferguson. Otro dato más que alumbra el triunfo del modelo: en 1992 dos canteranos jugaron aquella final, ‘Chapi’ Ferrer y Guardiola; el sábado serán ocho sobre el verde londinense.

Antiguo estadio de Wembley, construido en 1923

En una reedición de la final del 2009 en Roma, donde, el Barça barrió a los ‘red devils’ con ese fútbol de salón, armonioso y acompasado con el que conquistó el mundo y la eternidad, los azulgranas buscarán repetir experiencia para reafirmarse en sus ideas y en su discurso. Un discurso romántico que apela a la inteligencia de los jugadores antes que a su físico, que consiste en exaltar sus cualidades, en atacar las carencias del rival y en, por encima de todas las cosas, cuidar la pelota como el tesoro más preciado para encontrar la victoria. Si el Barça el sábado se reconoce en el espejo, si se sabe su guión y lo interpreta como acostumbra, tendrá ya, mucho ganado.

Se trata de una vuelta a los orígenes, de un homenaje merecido al Dream Team en el lugar, Wembley, donde comenzó todo. Un Wembley que en este tiempo se ha remozado, ha perdido ese aroma victoriano para presentarse como un ejemplo de modernidad. Su grandeza, no obstante, sigue intacta. Bajo ese marco se busca extender un ciclo, defender los valores de una idea y cerrar un círculo que convertiría a los azulgranas en el club más laureado del Siglo XXI. Palabras mayores para un equipo que oposita a la leyenda.

Anuncios




La ‘Orejona’ en Madrid

16 04 2010

El Barça ha firmado hoy su contrato de alquiler. Ése con el que espera volver a Madrid el próximo 22 de mayo  para recoger las llaves de su morada en la leyenda del fútbol mundial. Como aval ha entregado la Copa de Europa,paso necesario y obligatorio del último regente de viejo continente para prolongar su estancia en el paraíso. La querida y anhelada ‘Orejona’ ya reposa en el Edificio de Correos, sede del Ayuntamiento de Madrid, ciudad que acogerá la final de la Champions League esta temporada.

Gallardón no tuvo problemas para coger la Copa, Laporta prefirió mirarla de reojo

Joan Laporta y Johan Cruyff, en su primer acto como Presidente de Honor, han entregado a Alberto Ruiz Gallardón el máximo trofeo continental conseguido hace poco menos de un año en la Ciudad Eterna. Esa eternidad ha rondando el ambiente del protocolario acto que ha reunido a lo más granado del deporte y la política madrileña. La posibilidad de que el FC Barcelona pueda repetir presencia y sensaciones en las entrañas del Santiago Bernabéu ha desatado el morbo y las suspicacias de más de uno en la recepción oficial.

Allí estaban también Florentino Pérez, Emilio Butragueño, el propio Gallardón, Enrique Cerezo, Ángel Villar, Ángel Torres, Kaká, Cristiano Ronaldo y Raúl, entre muchos otros. Todo han sido bonitas palabras, caballerosidad, empalago de elogios, dulces deseos y declaraciones políticamente correcto. Era lo que tocaba. Eso y aguantar el chaparrón unos, hurgar en la herida otros.

Por eso el Barça se ha sentido como en casa. Al menos eso ha intentado Florentino Pérez, el presidente del Real Madrid,  quien no ha dudado al asegurar que si finalmente los culés llegan a la final del Bernabéu encontrarán en el coliseo blanco y la ciudad, un segundo hogar. Para eso todavía hay que remar mucho y dejar por el camino al Inter de Mourinho, Eto’o, Sneijder, Milito, … Casi nada.

El Real Madrid se ha mostrado como un anfitrión ejemplar en un acto en el que las emociones en la sede del Ayuntamiento de Madrid han estado a flor de piel. Con la herida abierta del querer y no poder la UEFA ha tenido la ‘brillante’ idea de agasajar a los presentes con un video conmemorativo sobre el triunfo azulgrana de la temporada pasada. Son ganas de fastidiar, aunque como réplica han tenido un detalle con el club blanco y también han repasado la historia del equipo que cuenta con más ‘Orejonas’ en su recámara.

La Copa de Europa se quedará en la capital de España hasta el próximo 22 de mayo y todos aquellos que lo deseen podrán tocar y fotografiarse con el preciado trofeo a partir del lunes. El consistorio madrileño ha preparado un autobús que recorrerá la Villa con la copa como pasajero más ilustre. Tiempo suficiente para conocerse la ciudad, aunque esté de paso.





Esperpento Cruyff

27 03 2010

Es la penúltima cacicada de Laporta, una nueva salida de tono en esos últimos coletazos de su estancia en la portrona de la entidad azulgrana. El máximo mandatario culé propuso ayer en la reunión de la Junta Directiva que Johan Cruyff fuera nombrado Presidente de Honor del FC Barcelona, en un cargo similar al que ocupa Alfredo Di Stefano, en el eterno rival, el Real Madrid. La propuesta de Laporta fue aprobada por unanimidad entre sus directivos, entre los que no se encontraba Alfons Godall por motivos personales, y desde entonces se ha desatado la polémica.

Cargo. Cruyff pasará a ser un miembro más de la comitiva culé

La noticia fue hecha oficial por el director general del club, Joan Oliver quien afirmó que “nos ha parecido el momento adecuado ya que estábamos en un momento especialmente álgido en la trayectoria del Barça, no sólo en resultados sino en reconocimiento a nivel mundial de nuestro estilo de juego”. A Johan se le atribuye ahora la paternidad del Barça de las seis copas, de su estilo y de sus éxitos.  A esto se le ha sumado su aportación como jugador y entrenador, los únicos hechos contrastados.

Johan se había convertido en los últimos tiempos en la voz del ‘entorno culé’ y esta decisión ha desatado multitud de críticas e indignación entre una gran cantidad de aficionados. Las radios y los periódicos de Barcelona se colapsaron en la tarde de ayer ante los numerosas llamadas y correos que pedían explicaciones y se quejaban de una decisión que puede dividir a la masa social azulgrana en plena temporada electoral.

Y es que Cruyff, a pesar de sus éxitos como jugador y entrenador, tiene tantos detractores como seguidores. Laporta, aparcando los riesgos que esta decisión compromete, ha preferido añadir un nuevo ‘título’ a su vitrina, una nueva foto para su álbum como presidente de los azulgranas y un regalo envenenado para el futuro presidente azulgrana. Muchos son los expertos en el entorno culé que han interpretado la decisión como una pataleta más de Laporta, como la última imposición del máximo mandatario del Barça, quien temiéndose una posible derrota de su delfín en las elecciones ha querido prolongar su legado más allá de junio. El más explícito, ha sido el ex-jugador azulgrana Migueli, que lo ha calificado como “una vergüenza y una humillación. ¿Acaso Johan ha sudado más que otros la camiseta?

El caso es que la relación entre Rosell, el principal favorito para suceder a Laporta, y Johan Cruyff es nula y se podría recurrir la decisión ya que ésta todavía tiene que ser retificada. Lo lógico sería que la junta hiciera esa consulta entre todos los socios, porque su poder de decisión a poco más de tres meses de su disolución no parece de recibo. Laporta ha tardado 7 años (los que ha estado como presidente) en proclamar a Cruyff como presidente de honor, un gesto que divide más une al barcelonismo en un momento fundamental de la temporada, algo que puede influir al club, al equipo de Guardiola instalado en el medio de toda la vorágine electoral.

Y además está la supeditación del club, de la entidad a las descalabradas decisiones de Laporta. El FC Barcelona debería estar por encima de jugadores, presidentes o entrenadores, todos ellos son aves de paso, y ni siquiera uno de los considerados cuatro magníficos de todos los tiempos ha conseguido unificar al barcelonismo. Flaco favor el que le ha hecho Cruyff a su amigo Laporta, aunque el único que saldrá dañado de todo esto será Jan, porque Johan no va a renunciar a ninguna de sus obligaciones y hobbies para ponerse al frente de su nuevo cargo. Se han vuelto a imponer los amiguismos que gobiernan nuestro mundo, ha vuelto a triunfar la incongruencia porque cómo puede explicarse que alguien que en su día demandó al club sea hoy su presidente de honor. Quizá a esto tampoco sepa dar respuesta Laporta.





Cruyff vuelve a los banquillos

2 11 2009

El padre del Dream Team vuelve a ponerse el mono de trabajo. Johan Cruyff regresa a los banquillos, aunque en esta ocasión sea en un segundo plano. No es que vaya a ser segundo entrenador o manager general de algún club de primer nivel, no. Es que se va a encargar de dirigir a partir de ahora un equipo que apenas juega dos o tres partidos por año. Johan, el gurú culé, coge las riendas de la Selección Catalana de Fútbol, sustituyendo en el cargo a Pere Gratacós.

Cruyff volverá a sentar cátedra esta vez desde un banquillo

El anuncio se ha hecho oficial hoy y la presentación de ‘El Flaco’ bajo la ‘Senyera’ será el próximo lunes 9 de noviembre en el Palau de Congresos de Barcelona. Cruyff, además, no cobrará ni un sólo euro en los cuatro años por los que ha firmado con la Federació Catalana, en la que tal y como asegura el comunicado oficial desempeñará la función de “colaborador de la Federación en sus proyectos deportivos y sociales“. Con esta colaboración, la FCF participará  en los proyectos sociales realizados por la Fundación de Johan Cruyff.

Con este nuevo proyecto, el ex-técnico azulgrana regresa a la banda tras más de 13 años de abstinencia. Su último trabajo lo realizó el holandés en la temporada 95-96 en el ocaso de aquel equipo de ensueño que nos enseñó a muchos a disfrutar del fútbol y de sus ilimitados recursos. Su palmarés, se mantiene inmaculado desde entonces, aunque en la selección catalana no podrá engordarlo, toda vez que este tipo de combinados no pueden disputar campeonatos internacionales.  No lo necesita, sólo como entrenador ha ganado dos Copas de Holanda y una Recopa de Europa con el Ajax; cuatro Ligas, una Copa de Europa, una Recopa de Europa, una Supercopa de Europa, una Copa del Rey y tres Supercopas de España con el Barcelona.

La nueva aventura de Johan arrancará el próximo 22 ó 23 de diciembre ante un rival aún por determinar en el Camp Nou. Será la oportunidad para comprobar si el discipulo ha perfeccionado el modelo del maestro, porque si la nueva era de Cruyff en el banquillo de la Selección Catalana tiene algún aliciente será ese. Ver al técnico holandés dirigir a los pupilos con los que Guardiola, su alumno más aventajado, ha ha alcanzado la quinta esencia futbolística: Valdés, Piqué, Puyol, Xavi o Bojan se pondrán a las órdenes del visionario de un fútbol en el que la victoria siempre es un camino más corto que la derrota. Veremos si con los catalanes volvemos a ver ese sistema que hace más de 20 años revolucionó el mundo del fútbol, el 3-4-3.