Al son de la pelota

2 08 2011

Son mundos paralelos que se relacionan mejor de lo que parece. Bajo ritmos diferentes pero con notas en común. Dos pasiones que se entrelazan bajo las páginas de un libro, El fútbol tiene música, concebido por la pluma de José Antonio Martín ‘Petón’. Historias nacidas desde la musicalidad que rezuma el fútbol, historias cargadas de pureza y emotividad, historias escritas al son de la pelota, que son ya historia sagrada del fútbol.

George Best, el quinto Beattle, es el elegido para la portada de El fútbol tiene música

Es Petón un historiador del fútbol. O algo más. Un hombre del renacimiento en pleno siglo XXI. Futbolista, comentarista deportivo, representante de jugadores, y escritor que ha plasmado en este libro su pasión por el deporte rey. Un sabio del balompié que sabe como nadie narrar las historias con esa mezcla de armonía y suspense que durante tantos años lleva cultivando en las ondas. Todo ello aderezado por una bossanova dedicada a Garrincha o un tango de Gardel.

50 historias de ayer y de hoy, mediáticas y anónimas. Narraciones que van más allá de los futbolístico, que traspasan las inquietudes del futbolero. Desde la desgraciada historia del Torino hasta la agitada vida de George Best, aquí están Kubala y Serrat, Gardel y Samitier. Están Bob Marley, Ben Barek, Luis Aragonés, Puskas, Di Stéfano, el bueno de Quini, el Fenómeno Ronaldo, o los amores futboleros de Lola Flores. Con prólogo de Paco González y Pepe Domingo Castaño: “Se van a volver locos con el libro. Se van a emocionar con cada historia”. No exageran un ápice.

Porque la esencia de las historias no solo la componen músicos. Entre los relatos destacan otros artistas del balón. Eduardo Chillida y su Peine del viento, homenaje recóndito a su otra vida; o Elías Querejeta y su amor por la pelota antes que por la claqueta. Aunque por encima de todo sobresale el espacio que Petón dedica a la Fundación Oliver Mayor, que recibe aire para dar aire, con cada impresión de este libro. Guiño solidario al futbolista que no pudo ser.

Melodía intensa, ritmo apasionado, obras breves y sinfonía unas veces alegres y simpáticas, otras, trágicas y fúnebres. Todas ellas, música para los oídos. Literatura para el corazón. Eso, que no es poco, y mucho más se esconde tras El fútbol tiene música, una verdad universal que Petón ha interpretado como sólo él sabe. Con el amor a la pelota y su música… de fondo.

Anuncios




100 años de Miguel Hernández

2 11 2010

Lástima que la sinrazón nos dejará sin él tan pronto. Apenas vivió 31 años. Suficientes para convertirse en el ‘poeta del pueblo’ por su verbo fácil y su rima directa, sencilla. Hace 100 años, concretamente un 30 de octubre de 1910, el mundo alumbraba en Orihuela (Alicante) un poeta diferente, único, irrepetible. Ese día nacía Miguel Hernández Gilabert, quien tradicionalmente ha sido asociado a la Generación del 36, por edad, más que a la del 27, a la que realmente más se ajusta su estilo y compromiso ético y político.

Miguel Hernández recitando poemas en público

Con cierto retraso, por tanto, llega este recuerdo para una de las figuras más destacadas de la literatura española. Para un poeta que puso voz a la palabra, que tiñó de color el verso (concretamente de tres), que cantó siempre a la libertad, y en esa lucha se le escapó la vida. Antes de todo eso, antes de que la oscuridad de un tiempo oscuro apagara la luz de sus ojos, la llama de su verso, fue capaz de regalarnos un mundo eterno a través de sus textos.

En ellos nos mostró la pasión por Josefina Manresa, el amor de su vida, el compromiso con sus raíces, en esa defensa sin miramientos por la República española, acudiendo al frente como uno más, sin esconderse, sin huir, sin reparar en las consecuencias. En esa vida tan intensa como corta le regaló el poema, Hijo de la luz y de la sombra, a su primer hijo, Manuel Ramón, quien desgraciadamente moriría a los pocos meses de nacer. El nacimiento de su segundo hijo,Manuel Miguel, ya en 1939 le inspiraría las famosas Nanas de la cebolla.

Ese autodidacta irreductible que leía a los clásicos de oro, desde Miguel de Cervantes hasta Calderón de la Barca, pasando por Garcilaso de la Vega o Lope de Vega, mientras pastoreaba como cualquier otro niño de la época, demostró pronto su especial sensibilidad y su innato talento para llegar a las personas a través de sus palabras. Palabras, talento, musicalidad poética que no fue suficiente cuando ese viento del pueblo le arrastró como un peregrino itinerante de prisión en prisión hasta que una tuberculosis se lo llevó definitivamente hasta las sombras. Aunque aquí la luz no se apagó, porque quedaron sus versos.

Ya lo dijo su gran amigo Pablo Neruda y otros hoy cumplimos su cometido:

Recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor. Pocos poetas tan generosos y luminosos como el muchachón de Orihuela cuya estatua se levantará algún día entre los azahares de su dormida tierra. No tenía Miguel la luz cenital del Sur como los poetas rectilíneos de Andalucía sino una luz de tierra, de mañana pedregosa, luz espesa de panal despertando. Con esta materia dura como el oro, viva como la sangre, trazó su poesía duradera. ¡Y éste fue el hombre que aquel momento de España desterró a la sombra! ¡Nos toca ahora y siempre sacarlo de su cárcel mortal, iluminarlo con su valentía y su martirio, enseñarlo como ejemplo de corazón purísimo! ¡Darle la luz! ¡Dársela a golpes de recuerdo, a paletadas de claridad que lo revelen, arcángel de una gloria terrestre que cayó en la noche armado con la espada de la luz!




La locura de El Canto del Loco

30 11 2009

Ha sido una buena iniciativa. Los chicos de El Canto del Loco se marcharon de gira a Argentina y una vez allí no quisieron perder la oportunidad de conocer y pasar unos minutos con los pacientes del hospital neuropsiquiátrico José T. Borda. Desde allí los internos transmiten la conocida (gracias en gran medida a ese gran anuncio de Aquarius) ‘Radio La Colifata’, ese proyecto social en el que los trabajadores son los propios pacientes del propio centro, y que intenta usar los medios de comunicación para construir un puente donde hay muros.

De esa experiencia enriquecederoa y sincera, según los miembros de ECDL, nació un disco recopilatorio titulado Radio la Colifata presenta El Canto del Loco, en el que el grupo madrileño reversiona sus grandes éxitos con la colaboración de artistas invitados. En él se puede escuchar a Leiva de Pereza cantando a dúo con Dani Martín ‘Peter Pan’, pero también a Joan Manuel Serrat, Los Ronaldos o Carlos Cano. Además se incluyen un par de canciones nuevas como este ‘Quiero aprender de tí’ un entrañable guiño a todas esas personas que desde Radio Colifata lanzan al aire sus ansias por hacerse un hueco en la sociedad superando todas las barreras.

Os dejo con ella: