La Vuelta más internacional

31 08 2009

Sí, ya ha comenzado la Vuelta Ciclista a España 2009, aunque es posible que pocos se hayan enterado. De hecho los ciclistas aún no han pisado territorio español y no se les espera hasta el jueves. Estos días (concretamente desde el pasado sábado) andan pedaleando por el norte de la vieja Europa, recorriendo las carreteras de Holanda, Bélgica o Alemania. Donde lo primero que hay que decir es que la afición (que en estos países es mucha) del ciclismo se ha volcado con la prueba y a ello ha añadido un caríz ornamental, en el que no faltan los toros y las flamencas para que todos se sientan como en casa. El otro aliciente es el viento, ése que pasa de largo por una España que en estas fechas se encuentra en continúa alerta por calor, y que ya ha realizado los primeros estragos en la Vuelta, aumentando el interés y la emoción en la ronda española.

Cancellara es el primer maillot dorado de la vuelta

Cancellara es el primer maillot dorado de la vuelta

Esa emoción e interés ya se pudo captar en el prólogo con el que se dió el banderazo de salida en la mítica ‘Catedral’ del Motociclismo. La contrareloj individual se desarrolló sobre el trazado del circuito de Assen que rugió como en las mejores derrapadas y adelantemientos de algunos de los ilustres pilotos que han pasado por allí. El suizo Fabian Cancellara consiguió la pole y se colocó el primer jersey oro de esta edición, tal y como ya hiciera en el pasado Tour de Francia.

A mi modo de ver, fue un éxito y me parece todo un acierto llevar la Vuelta a estas latitudes donde el ciclismo es tan apreciado. Es una forma más de promocionar y de dar caché a una prueba que intenta revitalizarse cada año. Siguiendo el ejemplo del Tour (la carrera más importante por etapas del mundo) la Vuelta ha salido de sus fronteras con la intención de captar más aficionados y supongo que más patrocinadores, al fin y al cabo, el principal alimento de este deporte. En ese sentido, y espero que no me ciegue mi indiscutible nacionalidad, siempre me ha parecido que la ronda española era la más innovadora, la vuelta por etapas que más investiga y mejora en su afán por atraer a público y ciclistas de todo tipo. De todos modos, parece lógico ese interés ya que en pleno septiembre la temporada está dando los últimos coletazos para muchos y así es dificil recolectar un plantel internacional de nivel.

Valverde quiere desquitarse del mal sabor de boca al no haber podido ir al Tour, realizando un gran Vuelta

Valverde quiere desquitarse del mal sabor de boca al no haber podido ir al Tour, realizando un gran Vuelta

Bueno, pues la Vuelta lo consigue año a año, en mayor o menor medida.  En esta ocasión hay campeones olímpicos, como Samuel Sánchez, antiguos ganadores de la ronda española, Alexandre Vinokourov o eternos aspirantes a todos con ansias de conseguir una anhelada victoria en una gran vuelta como Alejandro Valverde o Cadel Evans. Aunque la lista de ilustres candidatos no se terminan ahí. En ella también podríamos incluir a Andy (segundo en el último Tour) y Frank Schleck, Igor Antón, Damiano Cunego, Linus Gerdemann, Roman Kreuziger o Iván Basso.

Algunos de estos, sin embargo, perdieron ayer algunos preciados segundos que bien pueden impedirles luchar por el triunfo final. Entre los damnificados por los cortes formados entre las innumerables rotondas y el temido pavés holandés se encuentran hombres como Vinokourov, Samuel Sánchez o Frank Schleck, que se dejaron 18 segundos o los más perjudicados como Andy Schleck o Igor Antón que perdieron 30 segundos. Mientras, en la línea de meta un joven de 22 años sorprendía a los principales favoritos al sprint. Gerald Ciolek del Milram se impuso a todos. Fue por escaso milímetros y justo detrás de él descubrimos a otros jóvenes que vienen pedaleando con fuerza en esto del sprint. Sus nombres son poco conocidos, Fabian Sabatini o Roger Hammond, pero apuesto a que pronto harán olvidar otros más ilustres como Tom Boonen o Daniele Bennati, también presentes en el sprint de ayer.

Con todo esto, Fabian Cancellara sigue mantiendo el maillot oro de la vuelta, aunque si las llegadas se continúan resolviendo al sprint será difícil que lo mantenga al menos hasta que lleguen a España. Eso será el próximo jueves tras la jornada de descanso del miércoles que aprovecharán para realizar el necesario traslado a nuestro país. En su vuelta a las carreteras de la Península, se adentrarán en el abrasador levante español para comprobar que aquí no hay viento sino calima, mientras se reencuentran con la afición española, los toros y las flamencas, que esta vez serán de carne y hueso.

Anuncios