Faltó Iniesta

29 04 2010

Se echó de menos su gol, su espíritu, su uno contra uno, su iluminada cabeza y su milagro. Ése que el año pasado alcanzó para dominar Roma. Anoche el FC Barcelona se despidió del sueño de Madrid a pesar de ganar 1-0 al Inter en el partido de vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones. El Barça no se lo creyó o al menos, tardó en creerselo, y cuando lo hizo ya era demasiado tarde. Entonces, el espíritu de Iniesta se reencarnó en Bojan, otro canterano con cara angelical, aunque su alegría fue arrancada de cuajo por un banderín alzado. La heróica no llegó a tiempo.

En la fiesta de Mou faltó Iniesta

El Barça terminó arrinconando y asfixiando al Inter en su propia área, pero esa es la película de los últimos diez minutos. Cuando el Barça pareció el Barça. Durante el resto de partido hubo mucha sinfonía y pocos mordiscos. Nadie odió su profesión. Los hombres de Guardiola fueron más planos, menos incisivos y más cándidos que nunca. Se les olvidó la persistencia y la inteligencia porque sus ataques se estrellaban una y otra vez en el muro pertrechado por Mourinho, del que todavía dudo si es un gran entrenador o ‘solo’ un gran estratega. Y razono, con los jugadores que tiene el Inter puede jugar a algo más que lo que vimos ayer. La referencia del partido de ida debería ser la referencia.

Anoche tocó la cucharada amarga del gran tarro que es el fútbol. El Barça (que no caminó solo, gracias al gran apoyo de su afición) se recostó en demasía sobre la fortuna y el cupo ya lo rellenó el año pasado. Los azulgranas volvieron a comprobar en sus propias carnes la delgada línea que separa el éxito del fracaso, el éxtasis de la desesperación más absoluta es muy delgada. Con un Messi desconocido (o rodeado), y un Xavi al que se le olvidó la escuadra y el cartabón, faltó chispa, velocidad de balón y movilidad arriba donde el Barça jugó mejor con Bojan que con Ibrahimovic. 60 millones + Eto’o después, el feeling no aparece.

Y a pesar de todo, Madrid quedó a un solo gol, a un solo acierto, a un solo paso. Tras la maravilla de Piqué, ¿habrá algo que haga mal este chico sobre un terreno de juego?, el destino le puso la gloria en los pies y en la cabeza a Bojan y por primera vez no supo aprovechar su oportunidad. Su primer remate de cabeza se marchó lamiendo el palo y posteriormente el balón que ‘cazó’ y embocó por toda la escuadra había sido anulado por una supuesta mano de Touré previa. Una por la otra, ya que en el 1-0 Piqué parece partir de posición antirreglamentaria.

La expulsión de Motta encendió los ánimos y reafirmó al Inter en su planteamiento

Una vez más, ganó el mejor. El mejor en su estilo: el Inter, y su paso a la final es totalmente merecido. Mourinho ganó la partida a Guardiola, tanto en la ida como en la vuelta, mostrando la gran variedad de registros del conjunto neroazzurro. Aunque muchos seamos demasiados románticos para aplaudir ese fútbol. La maldición sigue vigente y el Campeón no repetirá título en la máxima competición europea desde que ésta adquirió el formato de Champions League. El último en intentarlo, el FC Barcelona, se ahogó en la orilla, después de nadar a contracorriente ante la desatada corriente de Mourinho y sus chicos. Y es que Iniesta no agitaba, anoche, la orquesta.

Anuncios




La remontada

27 04 2010

Al mejor equipo del mundo, al mejor Barça de la historia, al Barça de los seis títulos, al Barça de Pep Guardiola sólo le falta una cosa por hacer: remontar una eliminatoria. En estos 19 meses de vino y rosas marcados por navegar a favor de la corriente no se habían visto Guardiola, sus chicos y el club en una igual y ante lo desconocido uno siempre se asusta. El Barça ha intentado combatir ese miedo con un llamamiento masivo a la afición, ya sea a través de camisetas, vídeos, sms o declaraciones altisonantes. Todo o casi todo vale para enfretarse a un enemigo que hacía tiempo que no se paseaba por Can Barça: el fracaso; la decepción.

A falta de Iniesta, se espera otra 'Pedrada'

En esa lucha por la inmunidad, por estar por encima del bien y del mal, por sentirse de alguna manera invencible el Barça ha tejido estos días una red de apoyos que le faciliten el salto sin red. No tiene marcha atrás. Lo de mañana es un ser o no ser en la Copa de Europa, donde llegan condicionados por esos dos goles y la sombra de los resentidos. Veáse Mourinho, Sneijder, Motta, Eto’o, Cambiasso o Walter Samuel. Todos han tenido una relación de amor-odio con el club azulgrana y de ese sentimiento nacen buena parte de las posibilidades de los italianos.

Estos tendrán que enfrentarse no solo a 11 jugadores heridos en su orgullo. También deberán combatir a las cerca de 100.000 almas que pretenden convertir el Camp Nou en un infierno azul y grana. Todo para complicar la vida al Inter, para que reculen, para que se arrinconen alrededor de Julio Cesar, para que ni siquiera busquen esos pases largos a la carrera de Milito y Eto’o, para que terminen asfixiados ante la pasión culé. Aunque lo cierto es que la afición no meterá ningún gol.

No obstante, puede colaborar a ello si con sus ánimos y su inagotable fe en este equipo ayuda a los de Guardiola a no precipitarse, porque ahí estará la clave. El Barça necesitará más que nunca ser el Barça, reconocerse en el espejo y verse guapo, alto y bien peinado. De su confianza, de su fútbol sin límites y de la interpretación de una pieza que se sabe de memoria puede surgir la melodía que les acerque a otro imposible: la final del Bernabéu. Para ello el Barça necesitará en primer lugar tener el balón (que lo tendrá), pero, sobre todo, no perderlo en zonas peligrosas, es decir, cerca de los dominios de Sneijder. Éste último punto no se cumplió en Milán y el resultado lo conocemos todos.

Para evitar ese peligro, los azulgranas deberán recuperar el balón en zonas muy adelantadas evitando así las salidas del Inter. Éste debe sentirse arrollado ante el caudal de fútbol que, una vez más, nacerá de las botas de Xavi. La conexión de éste con Messi y la puntería y el acierto del argentino serán claves para voltear la eliminatoria, de hecho, Leo nunca ha marcado un gol a un equipo dirigido por Mourinho. Si no siempre le quedará Pedro a los azulgranas. Y es que la movilidad y la efectividad serán fundamentales ante un equipo cuya mejor virtud es su capacidad para defender, replegarse y correr todos en favor del bien común. Costará mucho abrir esa defensa pero si se encuentra la rendija el muro puede terminar resquebrajándose por completo.

Los números también le hacen un guiño al Barça. Los azulgrana ya han remontado en más de una ocasión un 3-1 en contra en la Champios League. Fue hace más de 10 años frente al Chelsea y aquel no era un Barça infinito. Otro dato para la esperanza lo encontramos en una fecha más cercana. Ocurrió esta misma temporada, en la visita del Inter al Camp Nou en la fase de grupos. Entonces el Barça 2-0, curiosamente el marcador que necesitan hoy, aunque bien es cierto que el equipo de Mourinho hoy es otro. Incluso, los más mayores recordarán aquella remontada épica ante el Goteborg en el 86, cuando los Migueli, Julio Alberto, Schuster y compañía remontaron el 3-0 de la ida para llegar a la final de Sevilla. Luego hubo otras como las de Dinamo de Kiev o el Anderlecht

El Barça, en definitiva, apela a la épica, se refugia en el calor de su gente y anhela un golpe de suerte con el que cambiar el rumbo de un destino que se acerca excesivamente al abismo en el momento más importante de la temporada. No debería, de todos modos, olvidar el Barça su mejor arma: el fútbol, la única capaz de hacer realidad cualquier sueño u obsesión.





La ‘Orejona’ en Madrid

16 04 2010

El Barça ha firmado hoy su contrato de alquiler. Ése con el que espera volver a Madrid el próximo 22 de mayo  para recoger las llaves de su morada en la leyenda del fútbol mundial. Como aval ha entregado la Copa de Europa,paso necesario y obligatorio del último regente de viejo continente para prolongar su estancia en el paraíso. La querida y anhelada ‘Orejona’ ya reposa en el Edificio de Correos, sede del Ayuntamiento de Madrid, ciudad que acogerá la final de la Champions League esta temporada.

Gallardón no tuvo problemas para coger la Copa, Laporta prefirió mirarla de reojo

Joan Laporta y Johan Cruyff, en su primer acto como Presidente de Honor, han entregado a Alberto Ruiz Gallardón el máximo trofeo continental conseguido hace poco menos de un año en la Ciudad Eterna. Esa eternidad ha rondando el ambiente del protocolario acto que ha reunido a lo más granado del deporte y la política madrileña. La posibilidad de que el FC Barcelona pueda repetir presencia y sensaciones en las entrañas del Santiago Bernabéu ha desatado el morbo y las suspicacias de más de uno en la recepción oficial.

Allí estaban también Florentino Pérez, Emilio Butragueño, el propio Gallardón, Enrique Cerezo, Ángel Villar, Ángel Torres, Kaká, Cristiano Ronaldo y Raúl, entre muchos otros. Todo han sido bonitas palabras, caballerosidad, empalago de elogios, dulces deseos y declaraciones políticamente correcto. Era lo que tocaba. Eso y aguantar el chaparrón unos, hurgar en la herida otros.

Por eso el Barça se ha sentido como en casa. Al menos eso ha intentado Florentino Pérez, el presidente del Real Madrid,  quien no ha dudado al asegurar que si finalmente los culés llegan a la final del Bernabéu encontrarán en el coliseo blanco y la ciudad, un segundo hogar. Para eso todavía hay que remar mucho y dejar por el camino al Inter de Mourinho, Eto’o, Sneijder, Milito, … Casi nada.

El Real Madrid se ha mostrado como un anfitrión ejemplar en un acto en el que las emociones en la sede del Ayuntamiento de Madrid han estado a flor de piel. Con la herida abierta del querer y no poder la UEFA ha tenido la ‘brillante’ idea de agasajar a los presentes con un video conmemorativo sobre el triunfo azulgrana de la temporada pasada. Son ganas de fastidiar, aunque como réplica han tenido un detalle con el club blanco y también han repasado la historia del equipo que cuenta con más ‘Orejonas’ en su recámara.

La Copa de Europa se quedará en la capital de España hasta el próximo 22 de mayo y todos aquellos que lo deseen podrán tocar y fotografiarse con el preciado trofeo a partir del lunes. El consistorio madrileño ha preparado un autobús que recorrerá la Villa con la copa como pasajero más ilustre. Tiempo suficiente para conocerse la ciudad, aunque esté de paso.





El día de la marmota

13 04 2010

Iniesta sufre un dejá vu (la experiencia de sentir que se ha sido testigo o se ha experimentado previamente una situación nueva). El bueno de Don Andrés revive uno de los momentos más duros de su carrera como futbolista y una vez más se perderá el final de temporada. La rotura en el bíceps femoral de la pierna derecha que ha sufrido en el entrenamiento de esta mañana le tendrá en el dique durante un mes. Al igual que en la pasada temporada solo un milagro le permitiría disputar algún partido más con su equipo en la temporada 2009/1o. Ese milagro se llama final de la Champions League.

Iniesta revive su pesadilla

Como en esa genial película interpretada por Bill Murray y Andie MacDowell, llamada en España El día de la marmota, Iniesta repite una y otra vez la desdicha de las lesiones. La mala suerte se ha cebado con él esta temporada y ya son cuatro las lesiones musculares que le han impedido rendir con regularidad. Todas ellas inoportunas, no ha podido disputar la final del Mundialito o los cuartos de final de la Champions frente al Arsenal. Ahora también se perderá las semis contra el Inter y muy a su pesar no podrá ayudar a sus compañeros al gran objetivo culé: la final de la Copa de Europa en el Bernabéu.

La historia se repite. Tras lograr el ‘iniestazo’ en Stamford Brigde que hizo posible la culminación del triplete Iniesta se lesionó en el recto anterior de la pierna que le obligó a perderse la final de la Copa del Rey y no pudo cantar el alirón de la Liga con sus compañeros sobre el terreno de juego. Su fe inquebrantable y su esfuerzo diario le permitió recuperarse a tiempo para la finalísima de Roma, aunque después de aquello su calvario continuó. La recaída le impidió ir a esa Copa Confederaciones a la que España acudía por primera vez y tras el verano su proceso de recuperación le privó de disputar dos nuevos títulos que terminaron en las arcas culés.

Lo que empieza a preocupar son la acumulación de lesiones que comienzan a convertir a la enfermería del Barça en un zoco del que entran y salen un día sí y otro también. En estos días además de la recaída de Andrés, tras la última lesión que le impidió disputar los octavos de final de la Champions, también ha vuelto a caer Eric Abidal de sus dolencias musculares. Los jugadores del Barça llevan mucha ‘marcha’ encima de su cuerpo y los partidos comienzan a pesar como una losa. La ansiedad y las ganas de los jugadores azulgrana por no perderse ni un partido de otra temporada que puede volver a ser histórica, puden ser algunas de las razones que expliquen el atasco en la enfermería. Y eso con un Mundial a la vuelta de la esquina es más que peligroso. Porque alguno también pude repetir lo de El día de la marmota con la Roja y eso sí que sería un problemón.

“La vida me ha enseñado a no rendirme nunca”, han sido sus primeras declaraciones tras hacerse pública la noticia. Y a buen seguro que Don Andrés ya estará pensando en ese Mundial (que en principio no peligra) que tiene como colofón de la temporada y esa posible final de la Champions en Madrid para redimirse de una temporada que no ha sido todo lo satisfactoria que deseara en lo personal. Sus compañeros le deben una y Pep no ha tardado en lanzar el reto: “esperamos llevarle a la final de Madrid”. El Barça ya tiene otra motivación.





Messi que un club

7 04 2010

Como ya se han acabado los adjetivos, uno aboga por cambiar el eslogan del Barça (ese que reza que son Más que un club) antes que continuar estirando el chicle y buscando la rima más rimbombante. El crack argentino que anoche nos regaló su enésima exhibición volvió a cargar sobre sus estrechas espaldas la grandeza de uno los clubes más históricos del viejo continente para llevarlo en volandas hasta las semifinales de la Champions League, el penúltimo escalón de la siempre anhelada y querida ‘Orejona’.

En esa sonrisa todavía se aprecia al niño más feliz del mundo

Tal vez la imagen que mejor defina y resuma la esencia de este Peter Pan del siglo XXI fuera la de Messi al final del partido cuando se marchaba a los vestuarios botando el balón que portaba en sus manos, el mismo que se había ganado durante los 90 minutos de juego, felicitado uno a uno por sus compañeros. Mostraba una sonrisa de oreja a oreja y había disfrutado de su tarde-noche de fútbol con la misma ilusión y entrega que cuando burlaba en su Rosario natal a cuantos adversarios y obstáculos le salían al paso.  He ahí su secreto.

Antes, el niño que se hartó a pinchazos para alcanzar el 1,69 más grande que se conoce había desatado la tormenta perfecta. Una tormenta de fútbol, goles, ilusión, caños, eslalons, recortes, gambeteos y aclamación, en la que todos terminaron rendidos a sus pies, a su fútbol.  Porque Leo se supera día a día, partido a partido, temporada a temporada. En esta ya lleva 40 goles y comparte junto a Rooney la condición de máximo artillero de Europa.

Y es que el Barça que el año pasado admiró al mundo era un elenco de jugadores en el que todos interpretaban a la perfección su partitura en favor de la afinación del grupo. Hoy la orquesta cuenta con un solista de lujo. Hoy el mundo admira a Lionel Messi, porque tal y como reconoció no hace mucho Santiago Segurola, uno de los mejores periodistas deportivos de este país, “Maradona era Maradona a veces, Messi es Maradona todos los días”. Capaz de convertir en arte todo lo que pasa por sus pies. Le da igual si enfrente está el Zaragoza, el Valencia, el Arsenal o el Real Madrid, todo con una pelota de por medio adquiere sentido.

Su historia se acrecienta a la misma velocidad con la que dribla rivales, derriba límites y burla records mientras lucha con la eternidad para entrar en el Olimpo. Allí donde residen los elegidos que lo han conseguido todo a lo largo de su vida. A él le quedan pocas barreras que superar con apenas 22 años. Anoche tumbó otra, su último título es su eslogan: Messi que un club.





Cesc, el enemigo en casa

19 03 2010

La ruta ha quedado marcada y el Barça ya sabe cuál será su particular  camino a santiago en este año santo para alcanzar el Xacobeo. Ese peregrinar contará con dos curvas y con varios viejos enemigos repartidos por el camino. El primero de todos ellos conoce bien la casa y eso añade cierto morbo y respeto. La primera parada será frente al Arsenal de Cesc, el hijo pródigo que regresa a casa antes de lo imaginado.

El hijo pródigo regresa a casa

Porque los cantos de sirena situaban al de Arenys de Mar en el Camp Nou allá por el mes de julio, pero el regreso se ha adelantado, con el peligro que ello conlleva. Éste, no es otro que perderse en el camino. Aunque antes, ambos nos pueden y nos deben regalar un eliminatoria de Champions estratosférica. El fútbol total es su única arma y con esos ingredientes el espectáculo está asegurado.

El capitán de los ‘gunners’ es ‘solo’ su motor, su cerebro y su guía espiritual tanto dentro como fuera del campo. Y también el ex-azulgrana que más rápido ha crecido fuera de Can Barça, de hecho lleva 17 goles esta temporada. Con apenas 22 años Cesc se ha convertido en el ídolo del Emirates donde sus lecciones de fútbol han rellenado de tardes históricas la nueva casa de los de Arsène Wenger. La confianza y la seguridad mostrada por el galo ha sido fundamental para Fábregas (como lo conocen allí, en Inglaterra) se haya convertido en uno de los jugadores más importantes de la Premier.

Ahora, tanto a él como a su equipo le queda dar el salto en Europa donde el Arsenal tiene varias cuentas pendientes. Su última oportunidad perdida se remonta al 2006, cuando Belletti rompió el sueño de los ‘gunners’ capitaneados por Henry y dirigidos ya por un imberbe Cesc. El Barça levantó la segunda ‘Orejona’ en París y aquel recuerdo está grabado a fuego en la mente de muchos de los miembros del Arsenal actual. Entre tanto, otros se han pasado al otro bando, por lo que el partido estará marcado por los reencuentros.

Pero el Arsenal no es sólo Cesc. Wenger cuenta con un elenco de figuras, sobre todo en el centro del campo que no debe envidiar en nada a la sala de máquinas culé. Junto a Fábregas, se reúnen jugones como Nasri, Rosicky o Arshavin. Todos ellos de buen trato del balón, eléctricos y precisos en sus acciones. La velocidad es la mejor virtud del Arsenal, en la que sus rápidas transiciones se apoyan en esos velociraptors que son Theo Walcott y Denilson, protegidos por esos escudos cargados de músculo y fuerza que son Alexandre Song o Emmanuel Eboué.

Sin embargo, Wenger y el Arsenal adolece de un auténtico delantero centro (Van Persie está lesionado) porque  Nicklas Bendtner no tiene todavía la suficiente mala uva para no apiadarse de ningún portero y Eduardo todavía está recuperando la confianza tras su gravísima lesión. Y además está la defensa. Sin duda, el punto débil de los ‘gunners’ ya que en la Premier es uno de los equipos más goleados. Quizá eso le ha llevado a ser incapaz de imponerse a los principales gallitos del campeonato inglés.

El próximo día 31 de marzo llegará hasta el Emirates el principal gallito de Europa, el FC Barcelona, el actual Campeón del viejo continente, y Wenger contará en sus filas con un infiltrado de lujo que conoce hasta el último rincón del Camp Nou y todas las lecciones impartidas en La Masía. Ésa puede ser la clave de una eliminatoria donde el denominador común será el fútbol, con la pelota como único protagonista. Y al fondo de todo esto, en el horizonte, se vislumbra la imponente figura del ‘león indomable’, Samuel Eto’o, y su Inter. Abróchense los cinturones, que diría Pep.