Han vuelto

14 03 2010

Alonso ha vuelto por sus fueros, el rojo ha recuperado su brillo y Ferrari su lugar; el número uno. Primer Gran Premio de la temporada y primera victoria para el Binomio perfecto Alonso-Ferrari. Ha sido el primer golpe encima de la mesa, el primer aviso para el resto de gallos del ‘Gran Circo‘. El rojo ha vuelto a comandar la carrera por la velocidad que se inició hace ya 60 años. Tras seis décadas el dominio sigue vistiendo el mismo color.

Alonso y Ferrari vuelven al número 1 del cajón

El primer zarpazo de Alonso se lo dió a su propio compañero de equipo, Felipe Massa, a aquien le adelantó nada más ponerse el semáforo en verde. Fue en la segunda curva, Alonso lo había vuelto a hacer, sus grandes salidas también estaban de vuelta. Luego volvió el reloj, ese que tiene el asturiano en la cabeza para ir clavando el tiempo vuelta a vuelta. Su persistencia tuvo premio porque Vettel, que no perdió en ningún momento la visión de Alnoso desde su retrovisor, terminó cediendo.

Cedió ante el impulso del Cavalino Rampante y los fallos de motor de  su Red Bull, talón de Aquiles de antaño y de hoy. Y Alonso no desperdició la oportunidad. Le estudió, se acercó y le dio el hachazo definitivo en un adelantamiento limipio y sin emoción. Luego consistió en acelerar hasta el final. Dio Alonso dos vueltas al máximo de revoluciones para despegar a rivales y compañeros y se dedicó a preparse para ese momento que llevaba esperando dos años.

Ese momento era el de volver a escuchar el himno desde lo más alto, volver a saborear el amargo sabor del champán (hoy dulce zumo de frutas por disputarse en un país árabe), y comenzar a devolver toda la confianza e ilusión que desde Maranallo, la fábrica de sueños de Ferrari, han depositado en él. Hoy no ha desaprovechado la primera oportunidad para decir a todos que han vuelto. Ya lo advirtió el Rey, Don Juan Carlos, desde la misma línea de salida: “Te espero en el podio”. Dicho y hecho





El circo de las trampas

17 09 2009

Está más cerca del espectáculo que del deporte puro, aunque les duela a los puristas. Pero las últimas pataletas acontecidas en el show de Mosley, Ecclestone y compañía lo han terminado colocando a la altura de otra de las metáforas más recurridas. El circo de la Fórmula 1 es hoy el circo de la trampas en las que el último episodio ha sido firmado por Flavio Briatore, Renault y los Piquet.  El caso todavía está pendiente de sanción pero ya han comenzado a rodar cabezas. El playboy  italiano Flavio Briatore, jefe de la escudería Renault y su Jefe de Ingenerios, Pat Symonds, han sido los primero en caer.

Así quedó el coche de Nelson Piquet Jr. tras el accidente de Singapur

Así quedó el coche de Nelson Piquet Jr. tras el accidente de Singapur

El hecho se remonta al Gran Premio de Singapur del año pasado. En aquella prueba el Renault de Fernando Alonso se alzaba con la victoria tras beneficiarse de la salida a pista del Safety Car como medida de seguridad ante el accidente de, curiosamente, su compañero Nelsinho Piquet. Tiempo después y tras ser desdepdido Piquet de Renault este denunciaba la estratagema supuestamente perfilada por Briatore y Symonds. El accidente fue intencionado y estaba pactado de antemano. Alguien le dijo a Nelsinho que debía estrellarse (se pegó un trompazo con el muro bastante creíble) como medida de presión para renovar por la escudería francesa y éste lo hizo, sin más. Una vez conocido el escándalo, éste fue negado en primera instancia desde Renault, aunque más tarde Symonds reconoció que había sido Piquet quien lo había propuesto. Según se apunta Fernando Alonso estaba al margen de este embrollo y su victoría no correría peligro.

No le ocurre lo mismo a Renault, sobre el que pesa una fuerte sanción tanto económica como deportiva. En un intento por disminuirla, Briatore y Symonds se marchan de la escudería gala reconociéndose implícitamente como máximos responsables del último fiasco acontecido en la Fórmula 1. Dimite para aliviar la sanción sobre el equipo ha afirmado Briatore, íntimo amigo y socio de Bernie Ecclestonne, el auténtico capo de la máxima competición automovilística. Aunque éste no ha podido hacer nada por él en este ocasión. Y es que enfrente no han estado sólo Nelson Piquet padre e hijo, sino que la escudería del rombo también se ha enfrentado al Presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), Max Mosley, quien amenazaba con echar del gran circo a Renault.

Ecclestone y Mosley, el capo de la Fórmula 1 y el presidente de la FIA, respectivamente

Ecclestone y Mosley, el capo de la Fórmula 1 y el presidente de la FIA, respectivamente

La situación se agria por las viejas rencillas personales surgidas entre ambos. Briatore, máximo defensor de la FOTA (Asociación de Equipos de la Fórmula 1), ha sido uno de los principales instigadores del mundial paralelo que las escuderías querían montar ante las cambiantes reglas y la normativa de la FIA que obligaría a todos los equipos a reducir sus presupuestos hasta unas cifras comunes, tal y como deseaba la Federación Internacional, presidida por Mosley. Éste no ha dudado y ha visto la oportunidad perfecta para ‘cargarse’ a uno de sus enemigos. La FIA comenzó a investigar y sólo ha hecho falta un poco de presión ayudada por la implicita culpabilidad de los jefes de Renault, para que éstos se quiten del medio.

Lo importante es que se hable de Fómula 1, parece ser el lema de Mosley, Ecclestone y todos sus secuaces. Porque los escándalos se acumulan uno detrás de otro. Nadie está libre de pecado y da igual que  surja el watergate en las cloacas de las principales escuderías, que el presidente de la Federación Internacional sea cazado en sus vicios más ocultos o que  la FIA y la FOTA rompan sus relaciones ante las revoluciones de una temporada que ha terminado siendo la más descafeinada y anodina de los últimos años, gracias al insultante dominio de Brawn GP y sus difusores mágicos. Lo fundamental es rellenar papel y horas de emisión con el gran circo.  El de Renault, por tanto, no será el último escándalo que salpique a la Fórmula 1, un juego, un entretenimiento, un show, cada vez menos creíble.Aunque puede que para la siguiente cita la escudería del rombo no viva para contarlo, las investigaciones continúan y la resolución al caso se conocerá la semana que viene. Para entonces Alonso puede tener una razón más para abandonar a los franceses.

Vea aquí el accidente de Nelsinho Piquet en el Gran Premio de Singapur:





Fútbol y motor alternan con el Tour

27 07 2009

Mientras los franceses lanzaban una puya más al sucesor de Indurain y por extensión a todos los españoles, con el bochornoso himno danés sonando a todo volumen en los Campos Elíseos de París, Fernando Alonso perdía una rueda y abandonaba en Hungría cuando marchaba primero, al igual que  Lorenzo que  se caía bajo la lluvia de Donington Park cuando pilotaba en esa misma posición. Por su parte, el fútbol dio una de cal y otra de arena. Los aficionados culés volvieron a disfrutar de una cantera que asegura goles y proyecto de futuro, mientras que los madridistas comprobaron que a la galaxía todavía le faltan algunos retoques para navegar por el universo futbolístico con éxito.

Contador pasea su felicidad por París

Contador pasea su felicidad por París

Iremos por partes y haremos una última reflexión sobre el Tour. Una vez más vuelvo a critricarlos y se pensará que es persecución. No lo descartó, pero hoy estoy convencido de que los prejuicios están justificados en la gran mayoría de los casos, y con los franceses se cumplen siempre. Ayer, mientras toda España se pegaba al televisor para saborear la gloria con el ‘Pistolero de Pinto’, Alberto Contador, la organización del Tour pinchaba ¡el himno danés! en lugar del español ¿por error? No hay justificación ninguna y por mucho menos ruedan cabezas en otros sitios, sino recuerden la suerte que corrió el último que censuró el himno español. Que no se preocupen en Francia, Contador les hará aprenderse la musiquilla de la Marcha Real de memoria, tiempo al tiempo.

Donde nos quedamos con las ganas de que después de casi un año volviera a sonar el himno español fue en la Fórmula 1. Fue en Hungría, en el circuito donde Fernando Alonso comenzó a construir su leyenda, donde el piloto español recordó fantasmas del pasado. Una rueda mal ajustada tras una parada en boxes cuando marchaba primero mandaba sus opciones de triunfo al limbo, mientras la dichosa rueda gambeteaba peligrosamente por mitad de la pista.  Eso le costó a Renault una sanción por parte de la FIA que le impedirá correr en el próximo Gran Premio que es el de Valencia, por lo que el chasco fue doble. Y una vez más con los franceses (Renault) de por medio.

Tampoco consiguió Lorenzo en tierras británicas hacer resonar los acordes del himno nacional. En esta ocasión fue la lluvia quien lo alejó de su premio. El mallorquín mandaba en la carrera de Moto GP, por delante de todos sus rivales, incluido Rossi, cuando una mala trazada daba con su montura por los suelos. Dejaba así la victoria en bandeja de plata al ‘Doctor’ Rossi’, aunque éste también mordería el polvo, o mejor dicho el resbaladizo suelo de Donington Park. No obstante, la suerte de los campeones se enganchó a su cadenado y pudo reincorporarse a la carrera para terminar en un quinto puesto que le acerca el Mundial. 25 son ahora los puntos que distancian al piloto italiano con respecto al temperamental Lorenzo, quien poco a poco va perdiendo comba ante ‘Il Dottore’.

Lorenzo por los suelos, pierde una gran oportunidad de acercarse a Rossi

Lorenzo por los suelos, pierde una gran oportunidad de acercarse a Rossi

Y tras el motor llegó el turno del fútbol en un ajetreado fin de semana deportivo. Nuestros dos grandes equipos disputaron ayer partidos aunque con resultados totalmente distintos. El Barça volvió a hacer gala de su incansable cantera para demostrar que ésta es una de las mejores de Europa y del mundo. De hecho los cuatro goles fueron firmados por chavales provinientes de las categorías inferiores. Bojan volvió a confirmar su instinto y a demostrar que quiere pelear por minutos desde el principio, abriendo el marcador a los 12 minutos. Rueda con un chutazo desde la frontal puso el 2-1 antes del descanso. Tras la reanundación los goles y las ocasiones fueron de color azulgrana y Jeffren y Pedro fueron los encargados de rematar la faena, demostrando a Guardiola que el extremo que busca lo tiene en casa.

Raúl es felicitado por sus compañeros tras conseguir el gol

Raúl es felicitado por sus compañeros tras marcar el gol

Los problemas del Madrid, sin embargo no parecen tener una solución tan fácil. Ayer hubo decepción en el Bernabéu en la puesta de largo de la II Era Galáctica. El empate a uno ante el Al Ittihad no colmaron las espectativas de los pocos que se acercaron hasta el coliseo blanco. Los conceptos de Pellegrini no terminan de calar en la plantilla merengue, mientras que las actuaciones de Benzema y Cristiano Ronaldo apenas despertaron algunos tímidos aplausos en el graderio. Sin embargo, el murmullo era constante cada vez que uno de ellos cogía el balón. Lo mejor para los madridista fue la vuelta de Granero al equipo de sus amores. Demostró templanza, ganas y arrestos como para echarse el centro del campo a sus espaldas. El resto se escribe con cuatro letras: Raúl, que abrió el marcador y recordó que él juega siempre. La vida sigue igual en La Castellana.