Teconología cero

22 07 2010

Más árbitros y menos tecnología. Esa es la respuesta de la Subcomisión Técnica del International Football Association Board (IFAB) que acaba de aprobar la inclusión de dos árbitros asistentes adicionales para los partidos internacionales. De esta forma la International Board atiende la solicitud de varias asociaciones y confederaciones para llevar a cabo estos experimentos durante las dos próximas temporadas. En Europa, por tanto, contaremos con seis árbitros en los partidos de la Uefa Champions League, de la Europa League, en la Supercopa de Europa (que enfrentará al Atlético y al Inter de Rafa Benítez) y en la Copa de la Liga Francesa.

La figura del árbitro junto a la portería volverá a hacerse habitual

Los errores arbitrales del pasado Mundial de Sudáfrica 2010, en realiadad los últimos de una larguísima lista, reabrieron la polémica sobre el uso o no de la tecnología en el mundo del fútbol. La International Board reaccionó rápido y en la reunión celebrada ayer en Cardiff, éste fue el único punto del día. Una vez aprobada la inclusión de los dos árbitros adicionales y, tal y como aseguró Joseph Blatter, Presidente de la FIFA, tras pedir perdón a las selecciones damnificadas en Sudáfrica, en ningún caso se contempla el uso del vídeo para revisar o rearbitrar determinadas jugadas. Algo ya habitual en una amplia mayoría de deportes.

La tecnología sólo se contempla para las jugadas polémicas que se produzcan en la línea de gol. Aunque ahí tanto la FIFA como la International Board hacen otro regate para no tomar el camino más recto. Se ha hablado de incorporar chips inteligentes a los balones, de inclinar el campo al estilo Premier League (sin duda, lo más práctico) o de colocar sensores en las porterías, pero el video sigue siendo un tema tabú. Incluso, la incorporación de estos dos nuevos asistentes es un atajo más con el que negar la irrremediable eficacia del video.

Y los antecedentes no son excesivamente halagüeños. Los árbitros adicionales o árbitros de línea de gol se han probado este año en la Europa League y su actuación ha dejado mucho que desear. En el recuerdo ese penalti no pitado en el área del Atlético de Madrid frente al Valencia, en el que el gigantón Zigic terminó  con la camiseta echa jirones. No siempre seis ojos ven más que dos, sobre todo cuando faltan agallas o jerarquía para señalar lo que se ve. Su poder parece más intimidatorio que real. Se piensa que con un árbitro mirando a los jugadores cara a cara se evitarán los agarrones, los empujones y los barullos en las áreas.

La experiencia niega tan ingenua idea y amenaza con no ser suficiente cuando un balón traspase por centímetros la línea de gol. La FIFA y la International Board no han inventado nada nuevo (estos jueces de línea ya existieron en los inicios del fútbol) y se niegan, sin embargo a reinventar un fútbol moderno, adecuado a los tiempos. La tecnología no erradicaría la polémica, no terminaría con la salsa del fútbol y no se arrancaría el aura que lo ha convertido en el deporte de masas por excelencia. Se trata, simplemente, de dar un paso hacia delante en el único campo que todavía vive bajo el amparo de otra época, el del arbitraje.

A buen seguro el vídeo hubiera evitado errores garrafales como éstos:





Volvieron

13 05 2010

La pregunta ya tiene respuesta. Y hoy todos saben por qué son del Atleti. Sobre todo los niños, pero también los adolescentes, incluso algunos de esos miembros de la plantilla que ayer hicieron historia y solo habían escuchado la leyenda rojiblanca sobre el fino manto de polvo que el tiempo había depositado en los libros y las hemerotecas. El Atlético de Madrid volvió a paladear la gloria, a tocar el cielo y a alejar los fantasmas de ese infierno del que fueron inquilino más tiempo del deseado en una sola noche. El Atlético volvió a soñar y, esta vez, sus sueños se hicieron realidad.

Neptuno ya no está solo

Los colchoneros volvieron a imponerse en una final europea 48 años después, tras ganar la primera Recopa en un lejano 1962. Una vez más, no fue fácil y no faltó sufrimiento. Fiel a su historia hubo que esperar hasta la prórroga, hasta el minuto 115 de partido para que Agüero y Forlán volvieran a asociarse, volvieran a conectar e hicieran recuperar la sonrisa y el éxtasis a una afición inagotable. Ese toque sútil, ese afortunado remate fue empujado por 20.000 almas que tomaron Alemania para quedarse atrapados en ella después.

A partir de ahí  se volvió a desatar la fiesta. La alegría y la euforia inundó desde el césped del Nordbank Arena de Hamburgo hasta sus gradas alimentadas de la raza roja y blanca, pasando por el palco donde un emocionado Príncipe de Astuarias, Don Felipe de Borbón, vibraba con cada gol del uruguayo más universal que  ha surcado la ribera del Manzanares, Diego Forlán. Luego llegaría la Copa, el confeti, el momento del capitán, Antonio López, y el recuerdo más feliz en la vida de muchos atléticos. Esta vez el we are the champions sonaba por ellos.

La locura colectiva voló de Hamburgo a Madrid instantes después de que el colegiado pitara el final del encuentro. Entonces la riada colchonera se dirigió hasta el corazón de la capital, hasta la Plaza de Neptuno, donde latía con fuerza el sentimiento rojiblanco. Las calles aledañas eran las arterias, que todavía incrédulas, alimentaban un sueño hecho realidad: el descubrimiento del paraíso. 14 años después los colchoneros volvieron a agasajar a su Dios.

Neptuno recuperó la sonrisa y como la experiencia le gustó, repitieron. Hoy, una gran marea rojiblanca ha vuelto a colapsar Madrid para disfrutar con los verdaderos protagonistas de la fiesta. Hoy, una afición entregada ha vuelto a cantar aquello de ‘volveremos, volveremos…’, sin darse cuenta de que ya lo habían hecho. Hoy, el Atlético de Madrid ha vuelto a Neptuno con un título bajo el brazo para sentirse de nuevo grande. Hoy la gran familia colchonera sabe porqué son del Atleti. Hoy, el que escribe, compartió con todos ellos el día más feliz de sus vidas y comprendió que los triunfos se saborean más cuando se ha llorado antes, de alegría y de rabia, en el Calderón que es su casa.

Sabina no lo pudo describir mejor:





Porque me matas, porque me das la vida

30 04 2010

Podría ser la respuesta a esa pregunta que iba para eterna entre los colchoneros. Papá, ¿por qué somos del Atleti? Por esto, se podría contestar a aquel inseguro niño. La inseguridad de ese pequeño era la inseguridad de toda una generación de rojiblancos que sólo conocían los hitos de su Atleti por los libros de historia o por las hemerotecas. A la juventud colchonera, oprimida siempre por el opulento vecino, se le iban terminando los argumentos para defender un sentimiento cada vez más dificil de entender y explicar.

El éxtasis colchonero reinó en Anfield

Hasta ayer. Cuando el Atlético de Madrid recuperó la esencia de equipo grande que tenía hace no tanto. Es el Atleti un equipo de extremos, capaz de sobrevivir 14 años sin paladear las mieles de un título, dándose un paseo por el infierno de segunda, y recuperando de una tacada la posibilidad de repetir el doblete, precisamente 14 años después del último. “Ese es mi Atleti” (se escucha hoy entre sus orgullosos aficionados), capaz de lo mejor y de lo peor. Aunque, Quique Sánchez Flores ha aportado más de lo primero que de lo segundo y en una de las temporadas más convulsas e irregulares de la entidad ha conseguido colocar a su equipo en dos finales la de Europa League, el próximo 12 de mayo, y la de la Copa del Rey, una semana después, el 19 del mismo mes.

Lo de anoche en Anfield Road fue de aúpa. Sólo un equipo como el Atleti, sólo una afición como la colchonera puede silenciar el rugido de la mítica afición de Anfield, donde durante gran parte del partido sólo resonaron los cánticos de la marea rojiblanca. Ni ‘The Kop’, ni el equipo de Rafa Benítez pudo frenar la ilusión y el buen hacer del conjunto español por volver a ser grandes. Pero si la poesía se escribe con lágrimas y la novela con sangre, la historia del Atlético de Madrid se escribe con sufrimiento.

Y a los colchoneros les tocó sufrir, porque la eliminatoria, igualada desde el minuto 44 de la primera parte, se marchó a la prórroga y allí le cayó el segundo al Atleti. Ese gol les dejaba fuera de su sueño pero el equipo de Quique Sánchez Flores supo levantarse y recomponerse del duro golpe. Luego entre Forlán y Reyes hicieron el resto, confirmaron la superioridad rojiblanca, tanto en la ida como en la vuelta y desataron la locura allí, en Liverpool, y aquí, en Madrid. El Atlético de Madrid se había convertido en el único representante español en una final europea este año.

El mérito aumenta cuando uno de los clubes con mayor carga de urgencias del fútbol español logra este hito con un chaval de 19 años bajo palos (ahí hay portero para años) llamado David de Gea, o un central con el aplomo de los viejos maestros capaz de taponar la sangría defensiva que sufría este equipo, Domínguez. A partir de ellos el resto de sus compañeros han ganado en confianza y seguridad, y el equipo ha crecido. El plus lo han puesto los hombres de vanguardia con los que cuenta el Atleti. Entre los que ha sobresalido la recuperación para el fútbol de Reyes. Ayer, excelso en Liverpool.

Por todo ello, los colchoneros tienen motivos para confiar en el sentimiento, como genialmente cantó Sabina en ese himno centenario. Motivos para renovar la fe en esos colores, motivos para mostrarlos orgullosos a todo el mundo, motivos para volver a sentirse importantes. Motivos son los que sobran para renovar a Quique y dar de una vez por todas estabilidad a ese club, los títulos serían la mejor fianza. Neptuno, por si acaso, ya afila su tridente.





El Atleti allana su viaje a Europa

7 08 2009

Previo paso por el infierno heleno. Ese es el peaje y el escollo que los colchoneros tendrán que sortear para alcanzar el cielo europeo de la Champions League. Al Atlético de Madrid le ha tocado en suerte el Panathinaikos griego en la ronda previa de la Liga de Campeones. Los rojiblancos tendrán que rendir visitar al Spyros Louis de Atenas  el 18 ó 19 de agosto e intentarán resolver la eliminatoria en el Vicente Calderón una semana después. El rival, era uno de los equipos preferidos por los de la ribera del Manzanares que han conseguido evitar a ‘cocos’ como el Arsenal o el Olympique de Lyon.

Karagounis es el alma del equipo heleno

Karagounis es el alma del equipo heleno

Sin embargo, el pase a la siguiente ronda de la Champions de la Champions no será fácil. Enfrente se encontrarán a un conjunto aguerrido y disciplinado bajo la batuta de un viejo conocido de la afición española, Hen Ten Cate, el que fuera segundo entrenador de la etapa Rijkaard en Barcelona. En el equipo heleno, Sarriegui, ex-jugador del Athletic Club y el Alavés entre otros, es el encargado de poner sabor español, mientras que en el centro del campo la dupla formada por Gilberto Silva y el griego Karagounis aporta solvencia, trabajo y sacrificio. Precisamente, es la medular la zona del campo donde el Panathinaikos edifica su gran muralla de contención a través de estos dos jugadores.

Una vez que el rival se ve asfixiado por la presión y la deconstrucción propia de estos dos perros de presas, las miras se ponen en el flamante nuevo fichaje de los ‘prasinis’ (verdes), Djibril Cissé. El galo será el encargado de finalizar las ocasiones de peligro del conjunto heleno con su díscola anarquía y su velocidad endiablada. Tendrá que estar atenta la defensa rojiblanca, quizá la zona más desguarnecida del Atleti, porque Cissé ya ha demostrado a lo largo de su carrera ser capaz de lo mejor y de lo peor.

El galo estará secundado por sus compañeros Leto, Katsouranis o Salpingidis, para conformar el típico 4-5-1 con el que Ten Cate dispone a sus hombres para controlar el centro del campo y a partir de ahí crear superioridad atacante. Los precedentes también juegan a favor del Atlético de Madrid, ya que hace dos temporadas se enfrentó al equipo griego en la Copa de la Uefa. El resultado fue favorable a los colchoneros que se impusieron por 2-1 en el partido disputado en el Calderón. No obstante, no deberían confiarse los hombres de Abel, ya que el Panathinaikos llegó hasta los octavos de final de la Copa de Europa el año pasado, donde fue eliminado a manos del Villarreal.

Iker Muniain se convirtió en el jugador más joven en marcar con el Athletic

Iker Muniain se convirtió en el jugador más joven en marcar con el Athletic

Por otro lado, España contará con otro representante más en competición europea tras la agónica victoria del Athletic Club por 1-2 frente al Young Boys suizo. Los ‘leones’ de Caparrós salieron más enchufados que en el partido de ida y tras un primer zarpazo de Llorente, fue el ‘cachorro’ Muniain con apenas 16 años quien puso el 0-2 en el marcador. El jovencísimo canterano se convertiría a la postre en el héroe del partido con ese gol de la tranquilidad, ya que en el minuto 91 marcaron los suizos y provocaron que la tensión creciera por momentos. Finalmente el Athletic logró el pase a la segunda ronda de la renovada Europe League (antigua Copa de la Uefa), donde acompañará a Valencia y Villarreal. La armada española está lista para zarpar por los mares europeos una temporada más.

Emparejamientos de la fase previa de la Champions:

Sheriff (MDA) – Olympiacos (GRE)

Salzburgo (AUT) – Maccabi Haifa (ISR)

Ventspils (LAT) – Zúrich (SUI)

FC Copenhague (DIN) – APOEL Nicosia (CYP)

Levski Sofía (BUL) – Debreceni (HUN)

Olympique Lyon (FRA) – Anderlecht (BEL)

Celtic (ESC) – Arsenal (ING)

Timisoara (RUM) -Stuttgart (GER)

Sporting Lisboa (POR) – Fiorentina (ITA)

Panathinaikos (GRE) – Atlético de Madrid (ESP)

Emparejamientos Equipos españoles en la Europe League:

Nac Breda (HOL) – Villarreal

Tromsoe (NOR) – Athletic Club

Stabaek (NOR) – Valencia CF