La Vuelta se pone cuesta arriba

11 09 2009

Y con las rampas del Alto de Velefique o de Calar Alto la emoción llegará también a una ronda que no ha despertado en España las pasiones destadas en los Países Bajos. La falta de los primeros espadas nacionales, y el abandono de alguno de los principales rivales extranjeros (como los hermanos Schleck) han restado interés y dedicación a una Vuelta que este año ha dado otro paso más en esa intención de atraer los focos mediáticos y el aplauso del público. Por lo pronto, este fin de semana la montaña será la protagonista absoluta de la serpiente multicolor que estos días recorre el sur de España. Por ello a las rampas habrá que sumar el sofocante calor del desierto almeriense que estos días acompaña a los últimos coletazos del verano 2009.

Valverde preparó el asalto a la Vuelta en la jornada de descanso

Valverde preparó el asalto a la Vuelta en la jornada de descanso

Serán tres días apasionantes, sin descanso, en el que la recuperación de cada corredor marcará sus posibilidades en una Vuelta que comienza a decidirse hoy. Con el doble paso por el Alto de Velefique, cima inédita en la ronda española, que se alternará con la subida al infierno eterno de Calar Alto (26 kilómetros interminables cuestas) para poner a prueba las piernas y la resitencia de los corredores tras el segundo día de descanso.

Serán 174km., entre Almería y Velefique, antigua morada morisca, cuya cima consta de 13,4 kilómetros, puerto corto por tanto, aunque con un desnivel medio del 7,5% lo que ahonda en su dureza. Más aún si tenemos en cuenta que a lo largo de la etapa se subirá dos veces. Calar Alto, por su parte, es otra historia. Es un puerto de desgaste, que mina por la moral a cada curva, a cada rampa y a cada falso llano, porque no termina nunca. Sus 26 km. tienen apenas un 4,4% de desnivel aunque en sus estribaciones más agudas llega a alcanzar el 10%. Es una cima típica del Tour o del Giro, en el que algún aventurero puede probar fortuna para reengancharse a la Vuelta o para dinamitarla por completo.

No se espera, sin embargo, que nadie utilice tácticas del pasado ahora que se impone el conservadurismo y el reservar fuerzas para lo que venga. No al menos, entre los favoritos a la clasificación general. Y es que los cinco primeros se encuentran separados por unos escasos 60 segundos. En esta ocasión si hay extranjeros y eso aporta el toque necesario para que a la emoción del triunfo se le sume el honor de defender nuestro orgullo en nuestra propia casa. A saber, Cadel Evans e Iván Basso, por este orden, son los principales quebraderos de cabeza para el líder, Alejandro Valverde quien oposita en una posición ideal a su primer gran triunfo en una gran vuelta. Y además está la incógnita de Gesink de 23 años, tercero a 36 segundos del murciano, descartado por su propio equipo (Rabobank) para el triunfo final, aunque el chico no se pone límites y tendrán que bajarle del tercer cajón del podio quien quiera paladear esa gloria en Madrid.

El sexto es un Samuel Sánchez situado a un minuto y tres segundos que no le descarta para un triunfo circunstancial que le mantenga en la pomada. Aunque será difícil que en su primera intentona en una ‘grande’ logre superar el test de las tres semanas. Por detrás asoman otros experimentados en estas lides como Damiano Cunego, que ya ha sido protagonista en la ronda española y que a buen seguro lo volverá a ser. No obstante, su distancia con Valverde (2min. y 03seg.) parece excesiva para una Vuelta que se juega en las bonificaciones y los sprints apurados. En ese sentido, el australiano Cadel Evans parece que no cambiará de táctica y se mantendrá agazapado, traspasando la presión e intentando responder a todos los ataques, hasta que llegue su oportunidad en Toledo, en la contrareloj individual. Los siete segundos que le separan de Valverde, obligan a éste a alejar una sombra puede hacerse más alargada camino de Madrid.

Lo cierto es que la emoción del mejor ciclismo está asegurado a partir de las 14.30h. por Teledeporte y de las 16.00h. por La 2, porque hay terreno, ingredientes y ganas de comenzar a saborear una Vuelta demasiado insípida hasta ahora. El toque español lo pondrán hombres como Valverde, ‘Samu’ Sánchez o Ezequiel Mosquera, quien todavía no ha dicho su última palabra, mientras el regusto exótico lo tendrán que luchar y pedalear los italianos, sobre todo, con Basso y Cunego a la cabeza, los australianos o los holandeses. Todo comenzará a ordenarse hoy, cuando las rampas olvidadas del sudeste oriental de la Península pongan nombre y apellidos a los aspirantes más fuertes, a las decepciones y a las gratas sorpresas. Mañana se espera la confirmación y pasado el correo certificado que lleve a los triunfadores hasta el Paseo de la Castellana.

Anuncios