El día de la marmota

13 04 2010

Iniesta sufre un dejá vu (la experiencia de sentir que se ha sido testigo o se ha experimentado previamente una situación nueva). El bueno de Don Andrés revive uno de los momentos más duros de su carrera como futbolista y una vez más se perderá el final de temporada. La rotura en el bíceps femoral de la pierna derecha que ha sufrido en el entrenamiento de esta mañana le tendrá en el dique durante un mes. Al igual que en la pasada temporada solo un milagro le permitiría disputar algún partido más con su equipo en la temporada 2009/1o. Ese milagro se llama final de la Champions League.

Iniesta revive su pesadilla

Como en esa genial película interpretada por Bill Murray y Andie MacDowell, llamada en España El día de la marmota, Iniesta repite una y otra vez la desdicha de las lesiones. La mala suerte se ha cebado con él esta temporada y ya son cuatro las lesiones musculares que le han impedido rendir con regularidad. Todas ellas inoportunas, no ha podido disputar la final del Mundialito o los cuartos de final de la Champions frente al Arsenal. Ahora también se perderá las semis contra el Inter y muy a su pesar no podrá ayudar a sus compañeros al gran objetivo culé: la final de la Copa de Europa en el Bernabéu.

La historia se repite. Tras lograr el ‘iniestazo’ en Stamford Brigde que hizo posible la culminación del triplete Iniesta se lesionó en el recto anterior de la pierna que le obligó a perderse la final de la Copa del Rey y no pudo cantar el alirón de la Liga con sus compañeros sobre el terreno de juego. Su fe inquebrantable y su esfuerzo diario le permitió recuperarse a tiempo para la finalísima de Roma, aunque después de aquello su calvario continuó. La recaída le impidió ir a esa Copa Confederaciones a la que España acudía por primera vez y tras el verano su proceso de recuperación le privó de disputar dos nuevos títulos que terminaron en las arcas culés.

Lo que empieza a preocupar son la acumulación de lesiones que comienzan a convertir a la enfermería del Barça en un zoco del que entran y salen un día sí y otro también. En estos días además de la recaída de Andrés, tras la última lesión que le impidió disputar los octavos de final de la Champions, también ha vuelto a caer Eric Abidal de sus dolencias musculares. Los jugadores del Barça llevan mucha ‘marcha’ encima de su cuerpo y los partidos comienzan a pesar como una losa. La ansiedad y las ganas de los jugadores azulgrana por no perderse ni un partido de otra temporada que puede volver a ser histórica, puden ser algunas de las razones que expliquen el atasco en la enfermería. Y eso con un Mundial a la vuelta de la esquina es más que peligroso. Porque alguno también pude repetir lo de El día de la marmota con la Roja y eso sí que sería un problemón.

“La vida me ha enseñado a no rendirme nunca”, han sido sus primeras declaraciones tras hacerse pública la noticia. Y a buen seguro que Don Andrés ya estará pensando en ese Mundial (que en principio no peligra) que tiene como colofón de la temporada y esa posible final de la Champions en Madrid para redimirse de una temporada que no ha sido todo lo satisfactoria que deseara en lo personal. Sus compañeros le deben una y Pep no ha tardado en lanzar el reto: “esperamos llevarle a la final de Madrid”. El Barça ya tiene otra motivación.

Anuncios