La absolución de la duda

15 02 2011

Que nadie piense que se ha ganado la guerra. Sólo se ha vencido en una batalla. La lucha continúa y ahora el combate se dirimirá fuera de nuestras fronteras. Los rivales en esta ocasión no serán consideradas federaciones nacionales, sino estamentos internacionales (veáse AMA y UCI). La sorpresa se filtró ayer pero hasta hoy no se ha hecho oficial: Alberto Contador ha sido absuelto por el Comité de Competición de la Federación Española de ciclismo tras tener en consideración las alegaciones jurídicas presentadas por el corredor pinteño.

Un respiro para Contador. La absolución de la RFEC es una primera victoria en la carrera por alcanzar la verdad para Alberto Contador

La satisfacción local contrasta con el asombro mundial. Tras este nuevo regate a la sanción será difícil quitarse esa etiqueta de paraíso del dopaje que nos persigue más allá de nuestras fronteras. Hemos salvado al héroe sospechoso, culpable para muchos, ya que tal y como reza la justicia deportiva Contador es culpable hasta que se demuestre lo contrario. Sus argumentos han sido suficientes para una Federación que de antemano había emitido una propuesta de sanción de un año. Con la Unión Ciclista Internacional (UCI) y con la Asociación Mundial Antidopaje (AMA) será otro cantar.

Tanto una como otra no se han pronunciado ni a favor ni en contra de esta resolución. Sí han asegurado, sin embargo, que tendrán en cuenta ese cambio de opinión en apenas una semana y que deberán estudiar con cautela y total independencia el documento de alegaciones redactado por el bufete Bajardí & Honrado. El principal argumento esgrimido por los abogados de Contador se centra en el artículo 296 del Código Antidopaje de la UCI que asegura lo siguiente: “Si el corredor demuestra que no tiene ninguna culpa o negligencia, la sanción y el periodo de suspensión aplicables serán eliminados. Para aplicarse esta eximente, el corredor deberá establecer el origen de la sustancia prohibida o marcadores metabólicos detectados en la muestra y cómo esta ha llegado a su organismo”. La ambigüedad de este artículo reside en ese verbo (demostrar) y en lo que se entienda por él.

Esa pirueta jurídica hace hincapié en el artículo 296 frente al 297 (que fue la base de la propuesta de sanción inicial de un año) y que asegura que cualquier corredor que dé positivo tiene la obligación de demostrar su inocencia para no ser sancionado. Ante esa propuesta de un año de sanción el mundo del ciclismo y las autoridades antidopaje se mostraban conformes. Ahora tras archivar el caso, se abre un ramillete de posibilidades con diversos precedentes. El más que probable recurso de la AMA y la UCI ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) requiere del estudio de todos los escenarios posibles.

Para el TAS cada caso es un mundo por lo que los precedentes no siempre son una guía de viaje válida. De todos modos es necesario conocer que el año pasado ya desoyó los argumentos de la Federación Española de Atletismo en el caso de Josephine Onyia. La atleta española dio positivo por clembuterol y al igual que Contador justificó su positivo por el consumo de carne contaminada. El TAS no tuvo en cuenta ni su presunción de inocencia, ni la falta de voluntad dopante, ni la nula capacidad dopante de la cantidad consumida, ni la excepcional capacidad analítica del laboratorio de Colonia (el mismo que detectó el positivo de Contador), y le suspendió por dos años.

Vista la cruz, pasemos a la cara. El pasado mes de octubre la Federación Alemana exculpaba al jugador de tenis de mesa Dimitrij Ovtcharov que había dado positivo por clembuterol durante el Abierto de China. Ovtcharov también alegó el consumo de carne contaminada como justificación de su positivo por 75 picogramos por milímetros en su orina (25 más que en el caso de Contador). A favor de Ovtcharov jugaba el hecho de que numerosos estudiosos avalaban el uso ilegal del clembuterol en la alimentación de los animales en China. Este uso para engordar el ganado está estrictamente prohibida en la Unión Europea. En este caso la AMA no recurrió al TAS, y a esa esperanza se aferra ahora Contador.

Alberto Contador se enfundará el maillot de su nuevo equipo esta misma semana en la Vuelta al Algarve

Aunque si sale de esta Contador tendrá un colectivo al que explicar muchas cosas. Hablamos de la asociación de ganaderos de vacuno que ya se ha mostrado crítico con esta resolución. A través de una nota emitida por Asoprovac se afirmaba: “Contador ha manchado el buen nombre de todo un sector para tratar de limpiar el suyo propio sin aportar prueba alguna”, refiriéndose a la defensa del ciclista basado en que el clembuterol procede de un un filete de ternera. Los ganaderos acusan a Contador de ‘faltar a la verdad’ y recuerdan que de los 14.179 análisis de bovinos en 2010 no hubo en España ni un solo caso de clembuterol.

Para no dejar escapar ningún ángulo, es necesario recordar las diferentes presiones deportivas y extradeportivas a las que ha estado sometida esta decisión en España. Las declaraciones de apoyo de José Luis Rodríguez Zapatero y de Mariano Rajoy  no han gustado en los organismos internacionales, ni tampoco en la opinión pública mundial. A ellas se han sumado la de Ángel Juanes, Presidente de la  Audiencia Nacional o Alejandro Blanco, Presidente del Comité Olímpico Español, apoyando la absolución de Contador. Los miembros del Comité de Compitición se han apresurado en negar cualquier tipo de concesión a esas presiones. Incluso el presidente del Comité, el abogado, Fernando Uruburu ha afirmado que ni él ni los tres miembros de dicho organismo han leído la prensa o seguido otros medios de comunicación mientras realizaban la sentencia.

Eso habrá que explicarlo muy bien. Como habrá que explicar muy bien al resto de la opinión pública internacional que en España se lucha contra el dopaje, que no se protege a los héroes nacionales frente a las trampas del sistema, que un deportista debería ser inocente hasta que se demuestre lo contrario. Evidentemente algo no se ha hecho bien. La duda sigue ahí y me temo que ésta persistirá en el imaginario colectivo sea cual sea la resolución final del ‘Caso Contador’. Necesitan los deportistas y los organismos españoles un cambio de imagen, una política de comunicación diferente y una demostración más férrea de su lucha contra las trampas. Contador también ha sido bandera en eso y ahora le toca él despejar despejar la incógnita que se cierne sobre su persona y por extensión sobre todo el deporte español.

Anuncios




El honor de un campeón

29 01 2011

Su discurso salía de las entrañas. De las tripas de un campeón ninguneado y vilipendiado por la opinión pública, la propia y la ajena. Ese discurso expuesto “alto y claro” apelaba al honor y a la limpieza de un deporte por el que él ha pedaleado más que nadie. Ayer fue uno de los días más tristes en la vida de Alberto Contador y a pesar de ello sacó fuerzas para ‘gritar’ con una voz entrecortada y rota que “iba a recurrir hasta donde fuera necesario” para demostrar su inocencia. No aceptaba, por tanto la sanción de un año que le impuso la Federación Española de Ciclismo, a pesar de los riesgos deportivos que ello supone.

 

Contador estuvo acompañado ayer de su jefe de equipo, Bjarne Riis, en la rueda de prensa ofrecida desde Palma de Mallorca

Pero para Contador hace tiempo que esta carrera dejó de tener un cariz deportivo. Se trata de una cuestión personal, de imagen. Se trata de una cuestión de honor en busca de un triunfo que se escribe con I de inocente. En esa lucha no le atenaza la posibilidad de enfrentarse a una sanción mayor. A una sanción de dos años que son los estipulados por la Asociación Mundial Antidopaje (AMA) y la Unión Ciclista Internacional (UCI), los encargados de ratificar la pena impuesta por la Federación Española de Ciclismo.

Ésta última ha hecho bueno aquello de “a Dios rogando y con el mazo dando”. Porque Contador era su estandarte, la bandera del nuevo ciclismo que terminado encasillando a la Federación entre la espada y la pared. La solución ha sido una decisión salomónica, que rebaja la pena pero que, a su vez, no duda en imponerla. Con ella declara a Contador un poco inocente y un poco culpable. Cuestión de matices.

A la Federación no le ha quedado más remedio que sancionar al ciclista de Pinto ante la presión que ejercían los organismos internacionales. Éstos siempre han visto a España como un paraíso para el dopaje y que la sanción dependiese de la federación española era una buena ocasión para limpiar conciencias e imaginarios. No obstante esa misma federación ha tenido en cuenta los atenuantes presentados por Contador y entienden que en su caso el dopaje no ha sido voluntario. De ahí que sea un año de sanción y no dos como se estipula en el reglamento antidopaje.

Esa sanción, de la que ya habría cumplido 5 meses, debido a que Contador está suspendido cautelarmente desde el pasado 24 de agosto, le privaría de correr el siguiente Tour, perdería el ganado en 2010 y tampoco podría disputar la Vuelta a España, apenas por dos días. Aunque la lucha se augura larga y lenta. Porque ahora deben ser otros, El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), la Asociación Mundial Antidopaje (AMA) y la Unión Ciclista Internacional los que acepten, disminuyan o incrementen esta sanción. Contador se siente ‘víctima’ de un proceso intolerable, preso de un sistema en el que ya no cree. Nos son afirmaciones que puedan ayudarle, a no ser que la verdad y la razón estén de su lado. El que no debería estar tan cerca suyo es Bjarne Riis, ex-ciclista, ganador del Tour del 96 y desde este año su director de equipo, un hombre que ya ha reconocido que se dopó a lo largo de su carrera deportiva. No será en ningún caso un espejo en el que mirarse.





La cultura del descrédito

13 12 2010

Vivir teniendo que demostrar tu valía, tus valores y tu inocencia es un pesada carga para cualquier profesión que se quiera desarrollar. Hacerlo, además, cuando se le añade la sospecha de la trampa, del todo vale, del dopaje debe sumir a uno en la más absoluta oscuridad (personal y profesional). Esa oscuridad se asemeja mucho al olvido, a ese rincón negruzco hacia el que los focos se giran ahora para encontrar eso: descrédito, juicios paralelos,bolsas de sangre y rendimientos estrafalarios. Ese rincón ha existido siempre pero ya se sabe que en tiempos oscuros nadie repara en los medios, lo que prevalece es el fin.

Marta Domínguez es la cara más conocida de la Operación Galgo

Y ahora que conocemos el fin, o mejor dicho lo que se escondía tras él, toca recapacitar. Y deberíamos hacerlo todos y no sólo los que corren ya sea en busca de un trofeo o camino de un pozo sin fondo. Se debe tirar de la manta, aun con el temor de descubrir que el deporte resulte ser una farsa donde los primeros que sobraríamos seríamos nosotros, los periodistas, los narradores de esas historias de ¿ciencia ficción? Hablar, por tanto, de mentira, de descrédito o de antihéroes  no puede ser tan banal como hacerlo desde la orilla de enfrente. Desde ésta última fuimos muchos los que loamos la cultura del esfuerzo, de la superación o de la entrega. Olvidamos las sombras, esas que ahora ponen entredicho la edad de oro del deporte español.

Olvidamos también que vivimos una etapa de extremismos donde el villano es hoy el héroe de ayer, con o sin razón, sin reparar ni siquiera en las consecuencias, sin acudir -saltándose toda lógica- a la presunción de inocencia, (des)calificamos, ajusticiamos o catalogamos como ‘yonkis’ a los otrora ídolos nacionales.  Y que nadie se confunda, aquí no se justifica o se defiende a los tramposos. Simplemente se exige identificar a éstos, para no extender su descrédito al resto.

Marta Domínguez, la cara más reconocida de esa Operación Galgo que ha golpeado las entrañas del atletismo, ha negado hoy cualquier implicación con el tráfico de sustancias dopantes y blanqueo de dinero por la que fue detenida el pasado viernes. Su presidente, el Presidente de la Federación Española de Atletismo, José María Odriozola, se ha presentado hoy como una víctima, con la clara intención de seguir mirando hacia otro. Y es que así es muy difícil ganarse el crédito de alguien, porque a veces dimitir no es de cobarde, lo es más no levantarse de la portrona tras 21 años haciendo y deshaciendo a gusto y gana.

No le va a la zaga el doctor Eufemiano Fuentes, personaje de la fauna y flora nacional que al más puro estilo camaleónico ha sabido escapar de cuantas acusaciones contra la salud pública han sido vertidas sobre él. Ahora, imputado en la Operación Galgo vuelve a declararse inocente y ya ha lanzado un órdago mayor: “si yo abro la boca no tenemos ni Mundial ni Eurocopa de fútbol”. Xavi el jugador del FC Barcelona y de la Selección Española ha sido el primero en responderle: “ganamos la Eurocopa y el Mundial con la certeza de no habernos dopado”.

No parece que la caza de brujas vaya a detenerse ahí, ni que la mancha del dopaje no pueda extenderse a otras disciplinas, a otros deportes. Ya nadie se atreve a poner la mano en el fuego, y los triunfos, los calificativos y los ídolos deben ser puestos en cuarentena si no se quiere seguir arruinando la imagen de un país que tiene en el deporte uno de sus pocos baluartes a nivel internacional. Las sombras de un año lleno de luces, están dañando irremediablemente la imagen de una marca, ‘España’, que se había consolidado como potencia mundial. Mientras digerimos qué cuota de ficción y mentira hay detrás de todo esto, nos reconfortaremos pensando que al menos se está poniendo cerco a los tramposos, que en España la lucha contra el dopaje es ahora más decidida que nunca y tal vez todo esto sirva para limpiar esa imagen de paraíso del dopaje con la que asociaban a nuestro país fuera de nuestras fronteras. Debe ser el principio del fin, el primer paso para erradicar la cultura del descrédito que tanto daño nos está haciendo.





El drama Contador

3 10 2010

Quiero entenderle y no puedo. No dudo de su dopaje, en eso le sigo creyendo a pies juntillas. Alberto, tal y como él ha reconocido no necesita continuar dando pedales porque ya tiene la vida resuelta. Pero su aparición anoche en La Noria, ese circo de la telebasura revestido de vez en cuando por la carpa de los temas sociales, carece de seriedad y rigor. De deporte se trata, se discute y se reflexiona en los foros deportivos que los hay, y tan seguidos como el ‘late-show’ de Telecinco. Si la verdad es su guión, no puede ir recubriendo su drama con capas de populismo barato y morbosidad mediática.  Porque en los foros a los que ahora acude Alberto, nunca antes interesó su valor, su victoria, su persona. Nunca antes conocieron a Contador.

Contador y Jordi González en un momento de la entrevista

Prefieren relamerse con el ídolo caído, con la injusticia reinante, con la palmadita amistosa, con el oportunismo barato. Porque Jordi González, a la postre, el encargado de escrutar las sensaciones y los sentimientos de un Alberto cariacontencido,tampoco supo o pudo sacar algo más, algo nuevo del campeón español. Nada, más allá de esa amenaza para todos los amantes del ciclismo que fue su posible retirada si su positivo por clembuterol no queda en una simple contaminación alimenticia, como el pinteño no se cansa de reclamar.

Quizá en esa insistencia se puede vislumbrar su estrategia. Contador quiere contar ‘su’ verdad, que para él (y para muchos otros) es la verdad a los cuatro vientos. En ese sentido, y aconsejado por un departamento de comunicación que sabe muy bien, cómo y a través de qué medios, se puede llegar a un público mayoritario (y no sólo deportivo), han ideado un tour por los principales medios de comunicación del país. De hecho, Contador aparecerá mañana en Espejo Público, junto a Susana Griso como el invitado estrella de su magazine matinal. ‘El pistolero de Pinto’ se ha propuesto conquistar (o convencer) al pueblo y no escatimará balas en su objetivo. Radio, prensa y televisión serán testigo de su defensa.

Aunque para ello tenga que pasar por pseudo-entrevistas como la realizada ayer en La Noria por el Presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla. Formaba parte del show, del espectáculo para enganchar a la audiencia. Posteriormente, Jordi González intentó animar al ciclista español, con las innumerables muestras de cariño recibidas vía sms al programa, alternando con los vítores populares y preguntas superficiales y reiterativas. Para rematar el fiasco terminó la entrevista preguntando a Contador si había algo que a él (el entrevistador, el periodista, el presentador del programa) se le había escapado alguna cuestión a la que quisiera responder. Se descubrió él solo. Ya había desaprovechado a uno de los viajantes más ilustres que se han subido a su Noria.

Sin duda el personaje más deseado del momento, al menos en el mundo del deporte, merecía algo más, aunque tengo serias dudas sobre si el programa elegido era el mejor para lavar su imagen. Porque uno tendrá mucho que aprender de televisión pero desconoce pocos rincones deportivos. Y esa entrevista tenía más jugo del exprimido anoche en La Noria. Confiemos en que Susana Griso en su Espejo Público se olvide del show y se centre en la persona que a estas horas es aún más importante que el ciclista. Su drama merece ser conocido alto y claro, sin rehuir responsabilidades, sin dejar de pelear por una inocencia que costará más esfuerzo y tenacidad que coronar algunos puertos del Tour de Francia. No debería olvidar Contador que en cualquier drama, sólo la verdad triunfa. Incluso, cuando se suba a una noria.

Este pudo ser el momento más curioso de la visita de Contador a La Noria:





El fantasma del campeón

30 09 2010

Tardaba. Aunque no fuera esperado, tardaba. La bomba saltó anoche, con nocturnidad y alevosía que dirían los clásicos, y hoy la mayoría nos hemos despertado con el pie cambiado. Alberto Contador, el triple campeón del Tour de Francia era acusado de dopaje tras dar positivo en un control realizado el pasado 21 de julio en pleno desarrollo de la ronda gala. El nuevo abanderado del ciclismo moderno bajaba a los infiernos, se zarandeaba la limpieza de un deporte maltratado con demasiada frecuencia y se colocaba a Contador en la diana.

Contador se mostró emocionado y tenso a lo largo de la rueda de prensa ofrecida esta mañana

El clembuterol era hoy su rival. Esa sustancia encontrada en cantidades ínfimas en la orina del ciclista español tras un control realizado en la jornada de descanso del último Tour de Francia ha hecho saltar todas las alarmas dos meses después. Por ahí comienza a explicarse su defensa. Se trata de una millonésima parte de clembuterol -50 picogramos, el equivalente a 0,00000000005 gramos por mililitro de orina o 0,05 nanogramos-. A lo que hay que sumar que tanto en los análisis de los días previos como posteriores esas cifras mínimas desaparecían.

Así, con los ojos más vidriosos que de costumbre, con el rostro serio y el tono duro, Alberto se declaraba víctima de una contaminación alimenticia.  Y a partir de aquí la historia se enreda. Esa contaminación alimenticia de la que habla Contador habría venido producida por un chuletón de ternera que se habría comido la noche del 20 de julio. El chuletón había viajado desde España, desde Irún, donde lo adquirió el director de la Vuelta a Castilla y León, López Cerrón, a petición del cocinero de Astaná, Paco Olalla. Éste se encargaría de prepararlo en el autobús del equipo ante la imposibilidad de hacerlo en la cocina del hotel de Pau.

Extraña también el secretismo con el que se ha llevado la noticia hasta que la bomba ha explotado en las manos de Contador. El ciclista español fue consciente de la noticia el pasado 20 de agosto y la UCI se lo comunicó el día  26 del mismo mes. Alberto ha justificado así esos tiempos: “la UCI ve que es un caso especial, no un positivo, y, junto a la AMA, han querido llevarlo a un nivel interno hasta emitir su fallo para no cometer errores”. Mientras ha confirmado que cuenta con el aval de la UCI y se ha mostrado intransigente: “la propia UCI delante mía ha confirmado que se trata de un caso de contaminación alimenticia”; “no temo la sanción, la considero intolerable”.

“Mi guión es la verdad” ha replicado Contador a una de las preguntas realizadas esta mañana en la atestada rueda de prensa realizada en un hotel de su Pinto natal. Alienta observar su respuesta. Salir al ruedo y recibir al toro a porta gayola, agarrando fuerte el capote y poniéndose al servicio de los medios tras la filtración interesada a la televisión alemana rezuma seguridad y confianza en su inocencia. Su mensaje directo, su discurso alto y claro, entierra dudas y sospechas que ahora muchos estarán dispuestos a sacar. Aunque no es menos cierto que el reglamento prevé sanciones por sustancias y no por cantidades, y que este caso pone en entredicho una de las normas del Código Mundial Antidopaje.

Y el clembuterol, utilizado en la industria cárnica para engordar a los animales, no deja de ser una sustancia prohibida por la UCI y el AMA (Asociación Mundial Antidopaje), pero que en ningún caso sirve para mejorar el rendimiento. De todos modos, Contador se encuentra suspendido cautelarmente desde el pasado 26 de agosto a la espera de que se pronuncie la UCI y se esclarezcan las pruebas. Alberto, en estos momentos se encuentra ante una de las rampas más duras que la vida le ha colocado en su trayectoria como ciclista. Ya ha superado otras, algunas incluso vitales, y es de esperar que sus disparos sigan alumbrando la esperanza de un nuevo ciclismo que ahora se ve amenazado, nuevamente, por el lastre de las dos ruedas, por el fantasma del dopaje.

Mira aquí la rueda de prensa de Alberto Contador dando explicaciones:





Paquillo rompe la marcha

11 02 2010

La buena marcha, el buen momento que vive el deporte español en los últimos tiempos se ha visto alterado por un nuevo escándalo con el doping como desencadenante y con Paquillo Fernández como principal damnificado. El marchador granadino reconoció ayer la posesión de sustancias prohibidas, aunque negó su consumo. Poco importa ahora este arranque de sinceridad, de cobardía o de orgullo del campeón que fue. Cada vez cuesta más creer en el deporte.

Paquillo fue subcampeón olímpico en Atenas 2004

El atleta se presentó de manera voluntaria ante las dependencias de la Guardia Civil que investiga la ‘Operación Grial’ desde el pasado de noviembre y en la que Paquillo se había visto imputado. Ya nos mostramos escépticos aquí cuando saltó la noticia, aunque ahora tiene visos de confirmarse los peores augurios. Más aún cuando tras las primeras investigaciones, esas sustancias dopantes fueron halladas en su propio domicilio. Desde entonces el caso se había silenciado.

Aunque ahora la noticia ha vuelto con fuerza  a la primera página de todos los medios. Y es que Paquillo era uno de nuestros mejores atletas, con un palmarés envidiable y una trayectoria intachable. Doble campeón de Europa en los 20km marcha (2002 y 2006), tres veces subcampeón del mundo en la misma modalidad (2003,2005 y 2005) y subcampeón olímpico en Atenas 2004. El deportista granadino lo ha justificado en el comunicado oficial que ha enviado a los medios de comunicación como “la presión por recuperar el alto nivel competitivo, cayó en la tentación de adquirir productos prohibidos con la intención de intentar utilizarlos en las principales competiciones que se iban a celebrar durante el año 2010. Afortunadamente, esos productos nunca han llegado a ser utilizados”.

La duda y la sospecha le acompañarán ya de por vida. A pesar de su arrepentimiento, Paquillo quiso tomar atajos para mantenerse en el Olimpo de los elegidos, pero el doping hoy no hace dioses, sino  que destruye a personas primero y a deportistas (vease ídolos)  inmediatamente después. Este nuevo escándalo vuelve a ser un duro golpe para el deporte español, en esa idea tan extendida más allá de los Pirineos, donde todavía se tiene a España como un paraíso para los tramposos. Mientras tanto la Federación Española de Atletismo no ha tardado (ni ha dudado) en sancionar cautelarmente a Paquillo hasta que se resuelva el caso. De momento no podrá competir y se espera una sanción de dos años de inhabilitación.

No han hecho lo mismo en su pueblo, Guadix. Allí ya le han mostrado todo su apoyo y han recalcado su honradez. Habrá que esperar para confirmar esa virtud en el granadino, si tal y como ha afirmado ante los medios, su arrepentimiento es sincero y vuelve a competir bajo la limpieza tras su sanción. Lo tendrá difícil, sin duda, porque el marchador español encaraba ya la recta final de su carrera deportiva (cuenta con 33 primaveras) y el horizonte de Londres 2012 está muy cerca. Paquillo está ante la carrera de su vida.







¿Paquillo también cae?

24 11 2009

Lo escribo entre signos de interrogación porque todavía no hay nada confirmado y el propio protagonista, Paquillo Fernández, lo ha desmentido. El atleta español ha sido relacionado con una red de dopaje en el deporte que a estas horas continúa siendo investigada por la Guardia Civil. Yo por lo pronto desconfío de la veracidad de la información, o quiero desconfiar, mejor dicho. Paquillo ya ha salido a la palestra para afirmar que “nunca ha tenido nada que ver con el dopaje”.

Paquillo vivió su día más glorioso en Atenas 2004

Por ahora las informaciones son bastante confusas. Paquillo no es el único, pero sí es el deportista de mayor renombre que ha aparecido en la investigación. Diez son las personas que han sido detenidas por la Guardia Civil en una trama dirigida por el médico peruano Walter Viru. El principal sospechoso de encabezar esta red ilegal fue compañero de Eufemino Fuentes en el Kelme fue detenido, junto a su esposa y su hijo, propietario éste de una farmacia en Montserrat (Valencia).

Esa inspección propició que los agentes encontraran en su casa decenas de historiales clínicos de otros tantos deportistas en los que consta que se les administró, cómo tenían que tomarlo y durante cuánto tiempo. Esas sustancias son principalmente EPO y CERA, la EPO de tercera generación, así como hormona del crecimiento.

Los registros policiales encontraron en la casa de Guadix (Granada) del tres veces subcampeón mundial y medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 en los 20 kilómetros marcha sustancias y documentación que la Guardia Civil y el titular del Juzgado de Instrucción número 14 de Valencia entienden suficiente para acreditar su implicación, como las prescripciones del que se considera cabecilla de la red, Viru.

Los investigadores, según informa El País, sin embargo, tienen pruebas de envíos de paquetes desde Valencia por parte de Viru a través de Seur en los que figura como destinataria Montserrat Pastor, la viuda del primer entrenador de Paquillo, Manuel Alcalde, y persona de confianza del atleta durante las competiciones. La colaboración de los detenidos será fundamental para precisar su situación en el procedimiento. Los deportistas, según la ley antidopaje, podrán ser considerados testigos de la causa mientras que los otros detenidos pueden ser imputados.

Una nueva operación antidopaje hace saltar las alarmas en el deporte español. Un nuevo palo a la credibilidad de nuestro deporte, de nuestras instituciones y de nuestros deportistas. Con casos como éste, España tendrá muy difícil quitarse la etiqueta de paraíso impune para los tramposos. Confío en que Paquillo Fernández, el mejor marchador español de la última década, no sea uno de ellos.

Un historial de éxitos en 20 kilómetros marcha

Juegos Olímpicos: Atenas 2004, plata

Campeonatos del Mundo : Plata: París 2003; Helsinki 2005;Osaka 2007.

Campeonatos de Europa :Oro: Múnich 2002; Gotemburgo 2006; Bronce:Budapest 1998.