Una Liga ¿sentenciada?

17 01 2011

Llegados al ecuador de la temporada la pregunta asusta. Con 57 puntos por disputar y 19 partidos por delante se ha abierto la brecha. 4 puntos separan a los dos primeros clasificados, Madrid y Barça, y la exigua renta no pone de acuerdos a unos y a otros. Excesiva o ridícula según a quien se escuche lo cierto es que la lucha sin cuartel que mantienen los dos grandes no concede segundas oportunidades a nadie y el tren puede habérsele escapado al conjunto blanco ante el ritmo endemoniado de la locomotora azulgrana.

Cristiano Ronaldo, pichichi de La Liga con 23 tantos, es la esperanza blanca

Cristiano Ronaldo, pichichi de La Liga con 23 tantos, es la esperanza blanca

Esa locomotora ha conseguido 52 de 57 puntos posibles, ha marcado 61 goles y ha recogido, tan solo, 11 balones de sus mallas. Con esos números de vertigo el Barça se ha convertido en el mejor campeón de invierno de la historia con una primera vuelta de matrícula de honor. De sobresaliente ha sido la del Real Madrid, comandada por un José Mourinho, que ha armado un equipo corajudo, eléctrico y heróico. Así lo reflejan sus cifras, 48 puntos de 57, con 47 goles a favor y 17 en contra. Su unico lunar, ya saben, aquella fatídica noche de noviembre en Barcelona, donde ni siquiera el pichichi de la Liga, Cristiano Ronaldo (quien suma 23 goles) pudo frenar a esa locomotora.

Hasta ahí los datos (fríos), a partir de ahora la sensaciones (acaloradas y pasionales según quien las interprete). El Barça ha rozado la perfección con una primera vuelta inmaculada donde sólo ha perdido un partido y ha empatado otro. Aunque el camino se empina a partir de ahora. El equipo de Guardiola tendrá que rendir visita a sus principales rivales. Lejos del amparo del Camp Nou, los desplazamientos a Sevilla, Villarreal, Valencia o Madrid serán los principales escollos para mantener la excelencia. A su favor que como visitante lo ha ganado todo en la Liga y que su racha de victorias se eleva hasta las 28 consecutivas.

Messi y Villa forman un duo letal y su conexión será clave esta temporada

Messi y Villa forman un duo letal y su conexión será clave esta temporada

Ante ese temporal solo quedaría refugiarse. Pero la rendición no entra en el vocabulario ni el espíritu de la camiseta blanca. Los argumentos del Madrid son variados y extensos, aunque últimamente algún que otro árbol (en forma de 9 fantasmal) no haya dejado ver el bosque. El equipo de Mourinho no ha dejado escapar ni un solo punto de su fortín, el Santiago Bernabéu, y  hasta allí tendrá acudir el Barcelona el próximo 16 de abril, la esperanza blanca para entonces es que los azulgrana hayan bajado el pistón, hayan derrapado en alguna curva y la diferencia se haya reducido por debajo de los tres puntos.

Con Cristiano Ronaldo sediento de gloria y triunfos parece prematuro aventurar que esta Liga a la escocesa se haya decantado por uno de los candidatos, a pesar, incluso del inoportuno resbalón de anoche del Real Madrid. La pegada blanca no deja lugar a dudas, hay pocos equipos que necesiten tan poco para conseguir tanto y eso lo ha demostrado a lo largo de estas 19 jornadas, aunque la sensible baja de Higuaín, merme cuantiosamente sus posibilidades. Ya saben, este equipo es de los que se levanta. Y su entrenador, Mourinho es de los que prepara, mima y transforma a sus plantillas a lo largo de una temporada. Trabaja in crescendo, transformando y mejorando a sus equipos desde septiembre hasta mayo. En ese mes, el mes de los exámenes finales, el Madrid será más fuerte.

Por lo tanto, lo que nos queda por delante será apasionante. Con todo por decidir, con la ventaja de unos y los hándicaps de otros, con el ansia de Cristiano, con la alegría de Messi, con el discurso sosegado de Guardiola, con el carácter irascible de Mourinho la única sentencia es que nos vamos a divertir. Al técnico portugués se le trajo para ganar al Barcelona y por lo pronto ha mejorado los estratosféricos números del año pasado. El único problema es que esa llegada parece haber espoleado definitivamente al tren azulgrana. Y es que los chicos de Guardiola circulan a toda máquina destrozando récords y mejorando también los números de su historia reciente.





Se alza el telón

28 08 2010

La Liga 2010/2011 ya está aquí, la Liga post-Raúl arranca esta tarde, La Liga de Mourinho hace la puesta de largo hoy, el fútbol de Guardiola y sus chicos vuelven a casa, a nuestros televisores para poner más calor aún a estos tórridos días de agosto. Se alza el telón de la pasión, de la emoción, de la tensión, de los piques con los compañeros y amigos, de la polémica, de las tardes de transistores. El inconfundible aroma del fútbol se respira en el ambiente como una brisa fresca que vuelve a dotar a los fines de semana de sentido, porque hoy comienza la mejor Liga del Mundo, la Liga del país Campeón del Mundo.

Sergio Ramos posa con el nuevo balón de la Liga 2011

El fútbol de alta competición no corre por nuestras venas desde aquel 11 de julio en Sudáfrica cuando dominamos, por fín, el mundo. Ayer tuvimos ya un aperitivo de lo que nos espera ¡y qué aperitivo!, con la victoria del Atleti en la Supercopa de Europa frente al todopoderoso Inter. De todos modos, nos quedamos con hambre. A partir de esta tarde intentaremos saciarnos, aunque los dos colosos de nuestro fútbol no saltarán al césped hasta mañana. En Mallorca se estudiará con lupa si la mano de Mourinho puede acercar al Real Madrid hasta las alturas por las que ahora navega solo el Barça. Con una nómina abultada de fichajes en todas las líneas y la insustituible baja de Raúl González, el gran capitán, los blancos inician una nueva etapa en la que prentenden poner fin a su sequía de títulos que dura ya dos años.

Enfrente, el Barça pretende seguir con su festín. Apoyado en los ocho campeones del mundo con los que cuenta en su plantilla, gracias a la incorporación de David Villa, sin duda, uno de los mejores delanteros de esta Liga y del mundo. Junto al asturiano, el brasileño Adriano, ex del Sevilla, y el argentino Mascherano,  han llegado para perfilar una plantilla que desea extender su dominio en la Liga por tercer año consecutivo. Sería bueno que para ello terminarán con ese culebrón burdo que han montado entre Ibrahimovic y su agente Mino Raiola, la salida llegará casi con total seguridad vía Milán, donde ya esperan al ‘angelito’ con los brazos abiertos.

Y en estas, como si de un bucle se tratara, nos volvemos a plantear el binomio, La Liga de dos, el face-to-face, el olvido del resto. Un año más, Barça y Madrid lo vuelven a capitalizar todo y sus plantillas y sobre todo sus presupuestos auguran una lucha encarnizada entre los dos transatlánticos de nuestra Liga. Lucha que comenzará desde los banquillos donde dos obsesos del fútbol, dos maestros en la gestión de grupos, intentarán con sus respectivos libretos demostrar al otro que su fórmula es el camino más directo al éxito.

El telón se alza con un Hércules-Athletic, Málaga-Valencia y Levante-Sevilla, los partidos de hoy.

Entre las alternativas que impidan esa ‘aburrida’ Liga de dos, se nos ha colado a última hora el Atlético de Madrid. Definitivamente Quique ha cambiado la cara, el alma y hasta la idiosincrasia colchonera. Ya no sufren, ya no tienen coartada y continúan en un sueño constante disfrutando del fútbol. Si son capaces de mantener la cabeza centrada durante 38 jornadas serán un equipo a tener en cuenta. Tienen plantilla para ello, porque han reforzado sus zonas más pantanosas, la defensa y el centro del campo, y han mantenido todo lo bueno que tenían, las puntas de lanza: Forlán, Agüero, Simao y Reyes.

Junto al renacido Atleti, aparecen el Valencia y el Sevilla como equipos con mayor potencial para intentar asaltar el territorio vedado de los grandes. En la ciudad del Turia, Mata se ha quedado como el principal buque insignia de un equipo que ha perdido de una tacada a Villa y Silva. Aduriz y Soldado buscarán con su goles hacer olvidar un recuerdo demasiado alargado. No lo tendrán fácil los de Emery porque el proyecto valencianista se ha resentido mucho con la crisis que azota al club, y ahora toca comenzar de cero. Otro equipo que parte con una desventaja (más moral que deportiva) inesperada es el Sevilla, tras su reciente eliminación a las primeras de cambio de la Champions League. Jugarán la Europa League, aunque su objetivo volverá a ser, un año más, esa tercera plaza que da acceso a la Liga de Campeones de forma directa. Con una base similar a la del año pasado, Monchi ha sabido reforzar al equipo con jugadores de calidad como Cigarini, Dabo o Alexis.

El furgón de nobles de esta Liga BBVA lo completan los equipos que tienen entre sus metas la de viajar por Europa el año que viene. Algunos intentarán repetir como el Villarreal o el Getafe dos ejemplos de que la humildad en el fútbol todavía tiene cabida. Con ellos peleará la tradición del Athletic que ha sumado a su plantilla dos campeones del mundo, de esos que ahora crecen en España, además del Deportivo de la Coruña con Lotina al frente de un equipo que crece año a año aupado en la prosperidad, y del Mallorca, al que sus problemas económicos han impedido sacar el billete de Europa esta temporada. Con Laudrup dirigiendo la nave bermellona sabemos que, por lo menos, se verá buen fútbol en la isla.

Y a partir de ahí el abanico es tan amplio que el resto de equipos se tendrán que conformar con mantenerse un año más en la Liga de las Estrellas. Aunque es más que posible que de este grupo salgan algunas de las revelaciones del campeonato entre las que podrían estar dos históricos que regresan a la Liga BBVA tras años de penurias en la Liga Adelante (2º división). Hablo de la Real Sociedad que ha vuelto a la élite con un proceso ambicioso, al igual que el Hércules de Alicante. El Levante, el otro recién ascendido parece que tendrá más difícil saltar ese listón. Entre esas posibles revelaciones también incluiría al Sporting de Gijón que ha fichado con criterio y tiene en Manolo Preciado a un hombre que conoce la casa y las necesidades de su equipo a la perfección.

Aunque esa perfección hay que buscarla durante 38 jornadas para terminar alzando un título que capitaliza los sueños de muchos aficionados a estas horas. El torneo de la regularidad se pone hoy en marcha para confirmarnos que hay vida tras Raúl, aunque ésta ya no sea la misma, para descubrirnos si Mourinho es tan bueno como dicen y para comprobar si al Barça todavía le queda hueco en el museo y hambre el en estómago para acariciar más títulos. Porque como diría Mou lo bonito, bonito, bonito, en realidad… es el fútbol. Sean todos bienvenidos, el balón echa a rodar esta tarde, y esa es la única certeza ante tanta incertidumbre.





El fútbol vuelve a casa

21 08 2010

Habían pasado más de tres meses desde el último partido, el mismo tiempo que se había consumido desde la última celebración, el último título (ya penúltimo), la última fiesta. Hasta hoy, el día, mejor dicho, la noche que el fútbol volvió a casa. Bastó un boceto, apenas unas pinceladas de Messi por aquí, un tiralíneas de Xavi por allá, un sprint de Pedro o el fino acoplamiento que demostró Villa. Un poco del Barça esta noche fue demasiado para el Sevilla de Antonio Álvarez, más concentrado en la Champions que en la Supercopa de España.

El Barça sumó su primer título de la temporada, el 8º de la 'Era Guardiola'

El Camp Nou volvió a revivir sensaciones pasadas, volvió a disfrutar de los suyos, del juego armónico de los chicos de Guardiola, de la victoria cómoda, del Barça de siempre. Y palpó nuevas experiencias. Por fín, una remontada, tan escasas como necesitadas hasta ahora. Por fín, David Villa, el 7 de España y del FC Barcelona comenzaba a deleitar al coliseo azulgrana. Por fín, Sandro Rosell se presentaba en el palco del Camp Nou con los galones de Presidente colgando de su americana.

Y entre medias el Sevilla como convidado de piedra e invitado aguerrido. El 3-1 de la ida aportaba morbo y emoción para un encuentro que en esta ocasión no sería descafeinado. Porque unos y otros contaban, a priori, con todos sus hombres para intentar levantar el primer título de la temporada. Aunque Guardiola ya avisó en la previa que no todos los internacionales españoles estarían en el once inicial.

El Guaje no necesitará adaptación, se entiende a la perfección con todos

No hicieron falta. Al descanso la eliminatoria estaba ventilada. El Barça ganaba 3-0 gracias una vez más a las genialidades de Messi, al descaro de Pedro y a la eterna brújula de Xavi. Con ellos  sobre el verde, se nos olvidó que Guardiola se había dejado parte de la artillería en el banquillo: Ibra y Villa lo vieron desde el banco, al lado de Pep. Desde allí pudieron observar que el Sevilla salió atemorizado al Camp Nou y se fue trasquilado. Álvarez reservó jugadores confiado en la renta de la ida y con el temor de la remontada. La propia y la ajena.

Cuando los hispalenses quisieron despertarse el vendaval azulgrana, la tormenta perfecta, les había pasado por encima, habían anulado todas sus defensas y habían desparramado su ventaja con ese canto sinfónico que tanto se echaba de menos por el Camp Nou. Una vez convertido el Sevilla en un juguete roto en manos de los culés, éstos se dedicaron a dormir el partido y hacer de la pelota un cómplice que no los delatará jamás porque nadie la trata con más mimo. Y para cuando las fuerzas flaqueaban entre los internacionales españoles (los que llevan menos kilómetros de pretemporada), Guardiola movió las piezas buscando más control y pegada. Iniesta y Villa fueron recibidos como lo que son: héroe el primero, nuevo ídolo el segundo. De su conexión nació el cuarto cuando ya el partido expiraba. La jugada la culminó Messi, demostrando que para él no hay pretemporada. Era su tercer gol de la noche, suma 130 con la camiseta azulgrana, a la altura de Eto’o y Rivaldo, y lo que queda…

El único pero para el Barça fue esa suplencia de Ibrahimovic (no llegó a disputar ni un minuto) que reabre el debate su posible marcha. El fichaje más caro de la historia culé no encuentra el feeling con Guardiola y mientras Bojan le adelanta en la rotación, la amenaza de Villa aumenta cuando éste apenas ha disputado una decena de minutos. Pep habla más claro de lo que algunos creen y su mensaje esta noche fue contundente. Ibra participó en la 9º Supercopa de España del Barça cuando las circunstancias no dejaban otra escapatoria al técnico culé, pero una vez recuperado el orden establecido el ‘9’ azulgrana pasó a un segundo plano y pocos repararon en esa ausencia de protagonismo de un hombre acostumbrado al foco mediático. Al Camp Nou le dio igual. El fútbol había vuelto a casa.





Un salto en la historia

3 07 2010

Somos unos privilegiados. Vaya eso por delante, porque poder decir, ver, contar, saborear el placer de estar entre los cuatro mejores equipos del mundo hiela la piel, nubla la vista y levanta el vello. Sí, señores, estamos en Semifinales de la Copa del Mundo, 60 años después pisamos un territorio semidesconocido, ya que a la mayoría de los españoles los Ramallets, Zarra y compañía nos quedaban muy lejos. Ellos fueron héroes allá por la década de los 50. El Nodo ha dejado paso al fútbol en 3D de Casillas, Villa, Iniesta o Xavi. Ilustres sucesores de aquellos pioneros que han dado un salto en la historia para inundar un país de pasión rojigualda.

Santo y seña. Iker volvió cuando más se le necesitaba para recuperar un sueño casi perdido

Costó, como no podía ser de otra manera, un mundo derribar el muro paraguayo. De paso nos cargamos el otro, el muro que atenazó a generaciones y generaciones de españoles, el muro psicológico de los cuartos de final. Pero para esta generación los libros de historia sólo valen para alimentar los deseos de gloria y tienen la lección bien aprendida. Prueba de ello fue su persistencia durante 82 minutos para encontrar un premio que antes nos habían negado por lo civil o por lo criminal (completamente inexplicable la repeteción del penalti de Xabi Alonso).

Hasta ahí les alcanzó a los hombres de Martino para sustentar sus esperanzas, que en ningún caso iban más allá del 0-0. Y a pesar de todo, nos llevaron al límite, con un partido sin ritmo, cortado por las constantes interrupciones, marcado por la tensión reinante en ambos conjuntos, decidido por un rocambolesco gol a tres bandas.Tras el jugadón de Iniesta, el ángel de Pedro sobrevoló la jugada, aunque esta vez la fortuna le esquivó tras amanacer muchas mañanas a su lado, o tal vez no, porque su remate repelido por el poste le fue a caer a Villa quien tras controlar y otear el horizonte colocó la bola milimétricamente hasta sobrepasar el límite del suspense. Después de golpear en ambos palos y tras un breve y eterno paseo por la línea de gol, el contacto contra la red desataba la euforia. Villa ya era pichichi en solitario de este Mundial con 5 tantos y el sueño continuaba.  

Piña. El Guaje, autor del gol estaba debajo de esa montonera.

Seguramente nada de esto hubiera sido posible sin el manto protector del santo que acudió a nuestro rescate cuando nos encontramos ante el abismo. El sueño del Mundial se nos escapaba por momentos por un absurdo agarrón de Piqué sobre Cardozo y ahí se acrecentó la figura y la leyenda de un portero que es algo más que eso. Iker nos recordó que los grandes se crecen en este tipo de situaciones y con un vuelo seguro y raso atrapó todas las dudas, las amenazas y las críticas que le han señalado en este Mundial. Ahí perdió el partido Paraguay, quien se vio ante el mismo precipicio y le aterrorizó la idea de saltar. Y ahí comenzó a ganarlo España. Iker había detenido el penalti.

Porque a partir de ese momento España dio un paso al frente definitivo para gobernar el partido. Se dijo somos mejores y vamos a demostrarlo. Y a ello también ayudaron los cambios de Del Bosque, una vez más impecables, (tal vez porque lo que falla es el once inicial). España, como contra Portugal, jugó mejor con Cesc en el campo, el fúbol de La Roja (hoy de azul, misma vestimenta que lucía Zarra y compañía allá por los 50 en el Mundial de Brasil) se hizo más incisivo, más vertical, más punzante. Las ocasiones comenzaron a caer y por momentos Justo Villar se convirtió en nuestro peor verdugo. No sólo por parar el segundo penalti lanzado por Xabi Alonso (el primero lo había transformado magistralmente el donostiarra, pero el árbitro lo mandó repetir) sino por retardar lo máximo posible el desenlace de un partido de infarto.

Al final conseguimos resolver la encrucijada, no sin sufrimiento (en esto ya somos campeones), porque Iker tuvo que aparecer de nuevo en los minutos finales para demostrar que ha vuelto para quedarse. Su doble parada ante Cardozo y Roque Santa Cruz nos hizo a todo un nudo en la garganta antes de respirar aliviados, recordando que bajo nuestros palos vuelve a colgar ‘el Santo’. Lo necesitaremos el próximo miércoles, 7 de julio, donde por si acaso también nos encomendaremos a San Fermín para vencer a la imponente figura de una Alemania más descarada y renovada que la que vencimos en la final del 2008. Los teutones claman venganzan y ya se sabe que el resentimiento y el rencor son poderosas armas de doble filo en el deporte. San Fermín ya nos ha echado el primer capote y los alemanes no podrán contar con su brújula en el centro del campo, Thomas Müller se perderá la semifinales por sanción. Estamos a dos pasos del sueño y un nuevo salto nos espera.





Regreso al pasado

17 06 2010

Los fantasmas se han instalado en nuestra cabeza, las miserias han vuelto a revolverse en nuestro estómago y las ilusiones han saltado por los aires a la primera. Esta vez no hemos necesitado llegar al decisivo cruce de cuartos, ni siquiera octavos. Ayer, tampoco teníamos en frente a ninguna potencia en el mundo del balompié. El obstáculo en el debut mundialista se llamaba Suiza y la todopoderosa campeona de Europa poco o nada tenía que temer ante el combinado entrenado por Ottmar Hitzfeld. El fútbol demostró una vez más su grandeza volteando todos los pronósticos.

Batacazo. Una jugada embarulla dio al traste con las ilusiones españolas en el estreno mundialista

Decepción, accidente, trapiés, resbalón, sorpresón. Lo de siempre. La confianza en nuestra selección ha bajado más de lo que lo llevan haciendo la Bolsa de Madrid en el último año. Hemos pasado del favoritismo más absoluto a ser el hazmerreír de toda la prensa internacional. Y tampoco es eso, el resultadismo nos ha ganado la partida en la primera baza, pero con el discurso romántico siempre fue más fácil conquistar a la chica. Decía el genial Juanma Trueba, ese poeta que escribe en el As, que las calabazas aturden en proporción directa al tiempo invertido en la seducción. Y España llevaba mucho tiempo preparándose para éste, su Mundial. Ayer la chica le negó el primer beso y eso duele.

Sin embargo, seguimos siendo los mismos que hace dos años enamoraron a Europa. Ahora la empresa es más complicada pretendemos seducir al mundo, como siglos atrás y recuperar los vestigios de ese imperio va a costar y mucho. A pesar de todo, el sutil tacto de Xavi, Iniesta, Silva o Xabi Alonso continúa ahí, la seguridad defensiva no debería resentirse por un cúmulo de despropósitos en el que la fortuna nos la pegó con un helvético que no ha pisado nunca los Alpes, y tal vez lo único que debería preocuparnos es que Casillas, éste sí, parece haber perdido su ángel. Ya no hace milagros, ahora ‘sólo’ para. Si a ello sumamos que nuestras punta de lanza perdieron su idilio con el gol en el momento más inoportuno, las consecuencias las conocemos todos. Se ha perdido el único partido que se podía perder.

Los suizos fueron más resultones, ya se sabe, en los tiempos que corren cualquier tonto hace relojes… y el enemigo de ayer no era el más adecuado para confiarse. Aunque, lo peor no fue la derrota. Lo más preocupante fue mostrar que nuestro repertorio no es tan atractivo como pensábamos, mientras descubriamos nuestras carencias al resto del mundo, quienes observaban a medio camino entre la satisfacción y la sorpresa como España volvía al pasado.

Optimista por naturaleza considero que el batacazo nos puede venir bien para darnos cuenta de que en el fútbol nada es infalible y solo el gol y su extensión, la victoria, da y quita razones. Ahora toca levantarse y en la gestión de esta situación se verá la raza, el compromiso y el hambre de títulos de esta generación, que por otra parte, nadie lo olvide, sólo conoce las decepciones por los libros de historia. España no ha buscado excusas y ese es otro buen indicio, porque esa es la característica de los perdedores, y La Roja ha optado por el discurso ganador: adaptarse y aprender.

Ese descenso a los infiernos, esa vuelta al trágico pasado, esa nueva visita de la fatalidad, debe servirnos para recordarnos todo lo que se hizo mal ayer, para no repetir esos errores en el  mañana. Para dotar de mayor épica a la conquista convendremos en recordar que nadie ha ganado un Mundial habiendo perdido el primer partido. Es otro reto más para alcanzar el paraíso. Toca demostrar, ahora sobre el campo, si somos príncipe o rana. Nuestra armadura, sin duda, habla de lo primero, aunque nuestras destrezas ayer no pasaron de las de un anfibio torpón, mientras que esa belleza de cabellos dorados nos sigue esperando al final del camino, y ya se sabe que a las chicas siempre les gustó más la retórica poética que la prosa.





El sucesor de Quini

25 05 2010

Llega con un año de retraso y pasando por alto la jugarreta del año pasado. Entonces, Laporta le hizo un regate donde primó más dar salida a Eto’o que satisfacer las necesidades del entrenador. Entonces, como hoy David Villa  era la primera opción de Pep Guardiola para reforzar la delantera azulgrana, por la que Zlatan Ibrahimovic ha pasado de puntillas, sin hacer el ruido esperado en forma de goles. Sus 21 goles esta temporada se hacen pocos. Más aún si se comparan con los 29 marcados por ‘El Guaje’ Villa, su nuevo compañero y rival por un puesto en la delantera culé.

40 millones de euros tienen la culpa de que el ‘7 de España’ llegue al Camp Nou para convertirse en el 7 azulgrana y en el nuevo ídolo, otro más,  de la afición del Camp Nou. Villa engrosa así una jugosa lista de ilustres asturianos que vistieron la zamarra del Barça. Mención especial para dos de ellos: Luis Enrique y ‘El Brujo’ Quini. Precisamente, dos de los ídolos del nuevo jugador azulgrana. Villa aspira ahora a seguir su senda y convertirse en el sucesor de Quini, a base de goles, talento y compromiso con ese club.

Villa culé. El Guaje ha cumplido un sueño

Esas fueron algunas de las mejores virtudes del 9 asturiano que a principios de los ochenta hizo vibrar al Camp Nou donde llegó entrado en la treintena. Pero el gol no entiende de edades y ‘El Brujo’ se alzó en dos temporadas consecutivas (1981,1982) con el trofeo de máximo goleador de la Liga. Contaba con 32 y 33 años respectivamente. A David, el tren de su vida le ha llegado a los 29 años y parece que, al igual que al ‘Brujo’ en su día,al ‘Guaje’  le quedan goles para rato. Hasta el 2014, fecha en que termina su contrato, tiene tiempo. Además, David cumple su sueño de la infancia, tal y como me comentaba hace unos días un compañero de trabajo que habló directamente con sus amigos más íntimos, al enfundarse la camiseta azulgrana.

Su oportunismo, su velocidad, su movilidad y, sobre todo, su eficacia auguran la mejor de las conexiones con sus nuevos compañeros. En realidad, viejos compañeros de la Selección Española, como Xavi, Iniesta, Piqué, Puyol o Busquets, a los que conoce a la perfección. Eso, sin duda ayudará a su aclimatación a un vestuario y un estilo de juego como el del Barça, por otra parte tan parecido al de ‘La Roja’. En este sentido la pretemporada del Barça y de Villa ya ha comenzado con la concentración de Del Bosque y sus chicos.

Y precisamente ahí puede marcar David otro hito. Una vez enfundado en la camiseta azulgrana, ‘El Guaje’ puede convertirse en la máximo artillero de la historia de la Selección Española, arrebantando ese reto a Raúl González. El ‘7’ blanco suma un total de 44 goles y parece imposible que pueda seguir aumentando esa cuenta, mientras que Villa ha marcado 36 goles con ‘La Roja’ y con el Mundial de por medio, no es descabellado pensar que antes o después supere al antiguo ‘7’ de España. Lo cual no dejaría de ser curioso y hasta morboso, si me lo permiten. El tiempo pasa para todos y Villa, más goleador y con mejor promedio que Raúl, ha aprovechado mejor sus ocasiones y su rendimiento para coronarse con España. Villa, también se ha aprovechado de la época que le ha tocado vivir y por ello está en una posición inmejorable para entrar por derecho en la historia de nuestro fútbol.

Su fichaje es, sin duda, el primer bombazo del recién inaugurado mercado de fichajes. Un golpe de efecto, una foto de esas de las que acostumbra a regalarnos Laporta, quien aseguran que todavía guarda una última instantánea antes de abandonar la portrona culé, con la vuelta a casa de Cesc Fábregas. Con el catalán se redondearía un equipo de ensueño puesto en las manos de Guardiola, quien ya se frota las manos ante los innumerables recursos ofensivos con los que contará la próxima temporada. Villa será su estilete, la lanza más afilada de ese temido y mágico tridente que formará con Messi y Pedro (Ibra debería esperar su oportunidad en el banquillo). Con ellos el Barça ganará en velocidad, movilidad y efectividad para repasar los caminos de la gloria. Quini ya tiene heredero.

En Barcelona ya suena aquello de Villa, Maravilla:





De Extremadura a Sudáfrica

9 09 2009

Puede ser el último paso para certificar la clasificación al Mundial del año que viene en un escenario volcado y rebosante de felicidad ante la presencia de la ‘Roja’. Mérida, capital autonómica de Extremadura, recibió ayer el mejor regalo posible en plena festividad de la región extremeña, la visita de los Campeones de Europa. Y hoy la fiesta será completa cuando a partir de las 22.00h. (TVE1) el balón eche a rodar en el partido que enfrentará al combinado nacional frente a la débil Estonia. Tras la exhibición de Riazor hace cuatro días frente a Bélgica los extremeños abarrotarán el Estadio Romano con un sólo objetivo disfrutar de la mejor selección del mundo.

Villa y Silva volverán a jugar en la punta de ataque

Villa y Silva volverán a jugar en la punta de ataque

Allí, en Mérida, inmejorable reliquía del otrora triunfante Imperio Romano quieren Del Bosque y sus chicos seguir ampliando la leyenda de ese ejército que ya conquistó Europa para extender por la Vía de la Plata sus dominios al resto del mundo. Para ello, el primer paso debe darse hoy, ganando a Estonia y que los rivales hagan el resto. Es decir, arrodillarse ante la tremenda superioridad española para lo que sería suficiente un victoria del ejército otomano frente a la indómita Bosnia. Porque parece evidente que España no tendrá mayores problemas para deshacerse de Estonia. Poco importarán los cambios que el Seleccionador Nacional tiene pensado realizar en la mayoría de sus líneas, el cambio de dibujo o el sofocante calor emeritense con el que los jugadores han sido recibidos. Porque esta grupo de jugadores van embalados hacia Sudáfrica, haciendo bien lo que mejor saben: jugar al fútbol.

Por ello, esta noche en el Estadio Romano reventará, como hace más de dos mil años el Teatro Romano de Mérida rebosaba ante las hazañas de Máximo Décimo Merilio. Hace días que se agotó el papel y buena muestra de la pasión y devoción que se tiene a esta Selección fue la sesión preparatoria de ayer. Una vez más lleno hasta la bandera, y es que Extremadura se ha volcado siempre con el combinado nacional, del que no disfrutaban desde hace tres años. Fue en un partido clasificatorio para la Euro 2008. Ahora regresan en busca de una empresa mayor, confiando en que esta tierra sea talismán y paso obligado en pos de repetir hazañas épicas.

Las 14.000 localidades del Estadio Romano se llenaron para ver un entrenamiento

Las 14.000 localidades del Estadio Romano se llenaron para ver un entrenamiento

Aunque lo de hoy será un combate desigual. Porque España esta hoy por hoy a años luz de un equipo que ha llegado a Mérida para disfrutar del sol y de la piscina de su hotel. Las altas temperaturas también jugarán en su contra, porque los españoles ya estamos acostumbrados a los rigores del mercurio en esta fecha. Por si acaso, Del Bosque hará cambios para no castigar demasiado a sus jugadores y dar oportunidades a todos. Así, Albiol y Marchena darán refresco a la pareja culé (Piqué-Puyol), mientras Senna volverá a ser el mejor gladiador de la ‘Roja’. A su lado estará el ‘profe’ Xavi y su alumno más aventajado Cesc Fábregas. Donde no habrá cambios será en el ataque. Silva, Torres y Villa volverán a ser las puntas de lanza de un equipo que desea finiquitar sus planes para el próximo verano hoy.

Pocos más retos plantea el partido. Si acaso conocer a qué distancia de Raúl se quedará Villa tras el partido de hoy en esa caza particular que el asturiano emprendió hace ya bastante tiempo por ser el máximo goleador nacional. Certificar la vuelta de Senna con el combinado nacional tras la lesión que le apartó de la Copa Confederaciones y esperar que Torres acabé con la mala racha que le persigue desde aquel ‘hat-trick’ que logró, precisamente, en el partido inicial de la Copa Confederaciones. Todo ello rodeado de un ambiente festivo con el que la Selección Española pretende enviar a los leones a Estonia y devolver así, a la vieja Emerita Augusta el fulgor y la emoción de épocas pasadas.