Hace un año cambiamos la historia

29 06 2009
Éxtasis total

Éxtasis total

Fue un 29 de junio de 2008 y creo que el éxtasis de ese día convirtió a ese año par en el mejor de la historia del deporte español. Hubo muchas más cosas, JJ.OO., Tour, Giro, Roland Garros, Wimbledon y por supuesto la Eurocopa. Ese éxtasis aún hoy me eriza la piel cada vez que recuerdo a Casillas levantando la Copa de Europa o acuden a mi memoria algunos de los imborrables momentos que ese inolvidable mes de junio nos dejó a todos. Sí, hace un año volvimos a tocar la gloria en el cielo de Viena y 44 años después conquistábamos nuestro segundo trofeo continental de Selecciones.

Ese día hicimos realidad un sueño gestado a través  de un grito de ilusión que unió a un país entero. Pudimos, claro que pudimos y eso que por primera vez en los últimos años no acudíamos a la cita de Austria y Suiza como favoritos. Eso, sin duda,  nos ayudó, nos quitó presión y nos reconfortó en nuestro estilo. Llegamos a la Eurocopa defendiendo una idea, un modelo y terminamos conquistando al mundo entero con nuestras armas. Con el toque pausado y paciente que busca esconder el balón para asestar el golpe definitivo cuando el contrario observa embelesado el magnífico baile de la ‘Roja’ reinamos en Europa. Dominamos todos nuestros partidos, no nos arrugamos ante nadie y una vez derribada la muralla de cuartos pensamos que todo era posible.

Allí cayó Italia, en los penaltis, tras más de 120 minutos de partido y con un agónico 0-0 en el marcador. Fue la historia de casi siempre, pero España consiguió alterar el guión en un final de infarto, donde Casillas le ganó la partida a Buffon y Cesc tomó la responsabilidad de lanzar el penalti definitivo. Fábregas demostró templanza para engañar al portero transalpino y la euforia se desató en una equipo arropado por un país, que ahora sí, creía que todo era posible. Fue el portazo definitivo a los fantasmas y me atrevo a decir que ese día España ganó la Eurocopa.

Lo de Rusia fue un paseo y la final ante Alemania estuvo controlada desde que Torres alcanzó un balón imposible para convertirse en el sucesor de Marcelino. Esa pelota entró empujada por un país que soñaba despierto y que paladeaba la gloria en color. Y es que fue el triunfo de toda una generación, una generación que mira al mundo de cara, que no agacha la cabeza y que no entienden de tópicos  y maldiciones.  Sólo conocían a la ‘furia roja’ de oidas, pero descubrimos que el camino hacia la gloria tenía otros atajos: el toque, la paciencia, el control del balón, la portería rival como objetivo y unos locos bajitos que reventaron de ilusión y éxtasis a todo un país. Colón marcó el camino y hace 365 días reconquistamos Europa.

Disfruta del vídeo homenaje a nuestros Campeones de Europa.

Lee aquí ‘Camino a la gloria’ el exhaustivo repaso de la Revista de FIFA-Champions a nuestro paso por la Eurocopa

http://www.fifa-champions.com/index.php?option=com_wrapper&Itemid=162

Anuncios




¿Se pueden comprar los valores?

26 06 2009

El verano es la época de fichajes por excelencia. Es el momento de renovar las ilusiones tras una desastrosa temporada o de hacer pequeños retoques en un equipo campeón. Los traspasos, los grandes jugadores tienen esa capacidad para ilusionar a la afición y hacer olvidar todo lo anterior. En ésas nos encontramos ahora en un verano más movido de lo habitual en los últimos años. Florentino Pérez ha sido el auténtico agitador de la situación en su intención de devolver la ilusión a la parroquia madridista.

Florentino, busca repetir éxitos con la misma fórmula

Florentino busca repetir éxitos con la misma fórmula

El presidente blanco ha vuelto por su fueros y con la intención de vender camisetas y volver a colocar al Madrid en la cima del fútbol mundial ya aseguró en su presentación que en la situación actual había que hacer en un año la inversión prevista para tres. Pero fuera de las consideraciones económicas, Florentino también acudió a los sentimientos para convencer a los madridistas de que se había reciclado. Bajo su lema “Vuelve la ilusión” apostó por recuperar los valores que un día hicieron grande al Madrid.

Uno entiende que esos valores en el equipo blanco se han identificado siempre  con el pundonor, la casta, el sacrificio colectivo, el no rendirse jamás y luchar hasta la extenuación por el escudo que ensalza la camiseta blanca. Esos han sido los ejes del madridismo desde la llegada de Santiago Bernabéu, quién dio una nueva dimensión al club, sobre los que se asentó la Quinta del Buitre o el Madrid de ‘Los García’. Pero también, el Madrid de Di Stéfano –la única gran inversión económica de Bernabéu- o la Quinta del Ferrari con Raúl y Guti a la cabeza.

Todos ellos mamaron ese sentimiento que sólo se aprende en las categorías inferiores que ahora se intenta recuperar a base de talonario, con una cantera denostada y olvidada que ‘sólo’ sirve para alimentar al resto de equipos españoles o extranjeros. Los Mata, Negredo, Arbeloa o Granero, son los ejemplos más cercanos, de esos jugadores que no valían para el Madrid. Pero hay otros, como Eto’o o el propio Luis Felipe, lateral del Depor que está a punto de recalar en el Camp Nou.  Ellos demuestran la excelencia de las categorías inferiores del club blanco y confirman también la falta de oportunidades que padecen cuando les toca dar el salto al primer equipo. Y lo peor es que parece que la situación va para largo. El último canterano que se asentó en el once titular del Madrid fue Casillas y de eso hace ya algo más de siete años.

Casillas sí gozó de la confianza de los técnicos

Casillas sí gozó de la confianza de los técnicos

Y a pesar de todo el proyecto de Florentino triunfará, con el equipo que le están componiendo a Pelegrini, muy malo tenía que ser éste para no conseguir ningún título. Y el técnico chileno ya ha demostrado su valía. Pero la pregunta que me hago en estos momentos es si tras esos tres años, cuatro o dos de éxitos se implantará un modelo, un estilo, si tendrán los canteranos algún referente en la primera plantilla, algún ídolo que, como ellos, haya mamado el madridismo desde la cuna.

Las previsiones por ahora no son muy halagüeñas. Desde la dirección deportiva del Madrid ya se ha asegurado que este año no se incorporará ningún canterano al primer equipo, por lo que parece que se pasa de puntillas sobre los errores del pasado. Y es que Florentino se marchará cuando termine su etapa posiblemente con varios títulos bajo el brazo, con una rentable política económica y con algún que otro acuerdo para su empresa constructora, pero el Madrid quedará un poco más debilitado sin referentes y sin un legado deportivo sobre el que asentar sus futuras bases. Es el precio que hay que pagar cuando se intentan comprar los valores.