El show de Maradona

16 10 2009

No son nuevas sus bravuconadas, aunque esta vez han sobrapasado el mal gusto y la vulgaridad. Un Maradona sobre excitado y revanchista no dudó en repetir tras el partido ante Uruguay aquello de ¡qué la chupen! ¡qué la chupen! Su Argentina acaba de conseguir el pasaporte directo hacia el Mundial de Sudáfrica en el último partido clasficación, en los últimos minutos. D10S, orgulloso de la ‘gesta’ de sus muchachos terminó blasfemando contra todo aquel que en algún momento dudó de su persona o puso en cuestión su capacidad para dirigir a la ‘Albiceleste’.

Maradona será expdientado por la FIFA por sus últimas declaraciones

Maradona será expdientado por la FIFA por sus últimas declaraciones

Diego lo estaba esperando. Tras el hidro-avión del Monumental apenas días antes frente a Perú, la primera victoria de la historia de Argentina en suelo uruguayo desató la locura y la rabia contenida de Maradona. No fue una goleada, tampoco un partido vibrante de Argentina. Fue un escaso 0-1, lo decidio Mario Bolatti, el mejor 5 de Argentina según Cappa su técnico en Huracán, tras un rechace en el área. Pero a Maradona le dio igual. Había conseguido clasificar a su país para el próximo Mundial, por la vía directa, sin repescas ni decalabros mayores.

Tras el partido llegó el éxtasis. Una vez despojados del temor y la angustia ante la posible ausencia en Sudáfrica, Maradona y Argentina sacaron pecho. Especialmente explícito fue el técnico albiceleste. Tan excéntrico y anárquico dentro de un cancha como fuera. Entre las perlas que dejó son rescatables: “Mis jugadores jugaron como hombres y hoy me consagraron como técnico”. La modestia nunca ha sido la mejor virtud de Maradona, pero sus dardos aún fueron más envenedados, “va para todos los argentinos menos para la prensa”. Una vez más el mensajero era el culpable: “la prensa me trató como basura pero igual nos clasificamos para el Mundial con todos los honores”.

Pero el show no se quedó ahí. Antes de ponerle un micro en la boca, Maradona dejó otra imagen para el recuerdo. Tras el pitido final en plena celebración en el propio césped del estadio Centenario de Montevideo, Maradona lloraba en un prolongado abrazado junto a Carlos Bilardo, Secretario Técnico de la AFA. La relación entre ambos se había distanciado en los últimos tiempos ante la disparidad de criterios de dos técnicos con estilos diferentes. Daba igual, en fútbol la victoria, al igual que los ramos de flores en los romances, lo arreglan todo.

Lo cierto es que el calentón dura todavía hoy, cuando Diego ‘Mamando’ Maradona se ha negado a rectificar sus palabras,  reafirmándose además en sus declaraciones (la FIFA ya ha advertido que abrirá expediente sobre el Seleccionador argentino). Su ego y su orgullo está a estas horas por las nubes, aunque esta victoria no debería tener el efecto de cortina de humo.  Los problemas de la ‘Albiceleste’ no se van a solucionar por esta victoria. La tormenta se habrá calmado, pero con Maradona en el banco hay poco nuevo bajo el sol argentino. Lo que necesita este país, este equipo son soluciones, rendimiento, juego y saber encajar al mejor jugador del mundo en su equipo, Leo Messi. Algo que todavía no ha sabido hacer Maradona, quien también olvida que lo más castigado que hay en este mundo es la boca, como bien me recuerda un amigo del alma.

La ‘bocaza’ de Maradona

Anuncios