La Vuelta se pone cuesta arriba

11 09 2009

Y con las rampas del Alto de Velefique o de Calar Alto la emoción llegará también a una ronda que no ha despertado en España las pasiones destadas en los Países Bajos. La falta de los primeros espadas nacionales, y el abandono de alguno de los principales rivales extranjeros (como los hermanos Schleck) han restado interés y dedicación a una Vuelta que este año ha dado otro paso más en esa intención de atraer los focos mediáticos y el aplauso del público. Por lo pronto, este fin de semana la montaña será la protagonista absoluta de la serpiente multicolor que estos días recorre el sur de España. Por ello a las rampas habrá que sumar el sofocante calor del desierto almeriense que estos días acompaña a los últimos coletazos del verano 2009.

Valverde preparó el asalto a la Vuelta en la jornada de descanso

Valverde preparó el asalto a la Vuelta en la jornada de descanso

Serán tres días apasionantes, sin descanso, en el que la recuperación de cada corredor marcará sus posibilidades en una Vuelta que comienza a decidirse hoy. Con el doble paso por el Alto de Velefique, cima inédita en la ronda española, que se alternará con la subida al infierno eterno de Calar Alto (26 kilómetros interminables cuestas) para poner a prueba las piernas y la resitencia de los corredores tras el segundo día de descanso.

Serán 174km., entre Almería y Velefique, antigua morada morisca, cuya cima consta de 13,4 kilómetros, puerto corto por tanto, aunque con un desnivel medio del 7,5% lo que ahonda en su dureza. Más aún si tenemos en cuenta que a lo largo de la etapa se subirá dos veces. Calar Alto, por su parte, es otra historia. Es un puerto de desgaste, que mina por la moral a cada curva, a cada rampa y a cada falso llano, porque no termina nunca. Sus 26 km. tienen apenas un 4,4% de desnivel aunque en sus estribaciones más agudas llega a alcanzar el 10%. Es una cima típica del Tour o del Giro, en el que algún aventurero puede probar fortuna para reengancharse a la Vuelta o para dinamitarla por completo.

No se espera, sin embargo, que nadie utilice tácticas del pasado ahora que se impone el conservadurismo y el reservar fuerzas para lo que venga. No al menos, entre los favoritos a la clasificación general. Y es que los cinco primeros se encuentran separados por unos escasos 60 segundos. En esta ocasión si hay extranjeros y eso aporta el toque necesario para que a la emoción del triunfo se le sume el honor de defender nuestro orgullo en nuestra propia casa. A saber, Cadel Evans e Iván Basso, por este orden, son los principales quebraderos de cabeza para el líder, Alejandro Valverde quien oposita en una posición ideal a su primer gran triunfo en una gran vuelta. Y además está la incógnita de Gesink de 23 años, tercero a 36 segundos del murciano, descartado por su propio equipo (Rabobank) para el triunfo final, aunque el chico no se pone límites y tendrán que bajarle del tercer cajón del podio quien quiera paladear esa gloria en Madrid.

El sexto es un Samuel Sánchez situado a un minuto y tres segundos que no le descarta para un triunfo circunstancial que le mantenga en la pomada. Aunque será difícil que en su primera intentona en una ‘grande’ logre superar el test de las tres semanas. Por detrás asoman otros experimentados en estas lides como Damiano Cunego, que ya ha sido protagonista en la ronda española y que a buen seguro lo volverá a ser. No obstante, su distancia con Valverde (2min. y 03seg.) parece excesiva para una Vuelta que se juega en las bonificaciones y los sprints apurados. En ese sentido, el australiano Cadel Evans parece que no cambiará de táctica y se mantendrá agazapado, traspasando la presión e intentando responder a todos los ataques, hasta que llegue su oportunidad en Toledo, en la contrareloj individual. Los siete segundos que le separan de Valverde, obligan a éste a alejar una sombra puede hacerse más alargada camino de Madrid.

Lo cierto es que la emoción del mejor ciclismo está asegurado a partir de las 14.30h. por Teledeporte y de las 16.00h. por La 2, porque hay terreno, ingredientes y ganas de comenzar a saborear una Vuelta demasiado insípida hasta ahora. El toque español lo pondrán hombres como Valverde, ‘Samu’ Sánchez o Ezequiel Mosquera, quien todavía no ha dicho su última palabra, mientras el regusto exótico lo tendrán que luchar y pedalear los italianos, sobre todo, con Basso y Cunego a la cabeza, los australianos o los holandeses. Todo comenzará a ordenarse hoy, cuando las rampas olvidadas del sudeste oriental de la Península pongan nombre y apellidos a los aspirantes más fuertes, a las decepciones y a las gratas sorpresas. Mañana se espera la confirmación y pasado el correo certificado que lleve a los triunfadores hasta el Paseo de la Castellana.

Anuncios




La Vuelta más internacional

31 08 2009

Sí, ya ha comenzado la Vuelta Ciclista a España 2009, aunque es posible que pocos se hayan enterado. De hecho los ciclistas aún no han pisado territorio español y no se les espera hasta el jueves. Estos días (concretamente desde el pasado sábado) andan pedaleando por el norte de la vieja Europa, recorriendo las carreteras de Holanda, Bélgica o Alemania. Donde lo primero que hay que decir es que la afición (que en estos países es mucha) del ciclismo se ha volcado con la prueba y a ello ha añadido un caríz ornamental, en el que no faltan los toros y las flamencas para que todos se sientan como en casa. El otro aliciente es el viento, ése que pasa de largo por una España que en estas fechas se encuentra en continúa alerta por calor, y que ya ha realizado los primeros estragos en la Vuelta, aumentando el interés y la emoción en la ronda española.

Cancellara es el primer maillot dorado de la vuelta

Cancellara es el primer maillot dorado de la vuelta

Esa emoción e interés ya se pudo captar en el prólogo con el que se dió el banderazo de salida en la mítica ‘Catedral’ del Motociclismo. La contrareloj individual se desarrolló sobre el trazado del circuito de Assen que rugió como en las mejores derrapadas y adelantemientos de algunos de los ilustres pilotos que han pasado por allí. El suizo Fabian Cancellara consiguió la pole y se colocó el primer jersey oro de esta edición, tal y como ya hiciera en el pasado Tour de Francia.

A mi modo de ver, fue un éxito y me parece todo un acierto llevar la Vuelta a estas latitudes donde el ciclismo es tan apreciado. Es una forma más de promocionar y de dar caché a una prueba que intenta revitalizarse cada año. Siguiendo el ejemplo del Tour (la carrera más importante por etapas del mundo) la Vuelta ha salido de sus fronteras con la intención de captar más aficionados y supongo que más patrocinadores, al fin y al cabo, el principal alimento de este deporte. En ese sentido, y espero que no me ciegue mi indiscutible nacionalidad, siempre me ha parecido que la ronda española era la más innovadora, la vuelta por etapas que más investiga y mejora en su afán por atraer a público y ciclistas de todo tipo. De todos modos, parece lógico ese interés ya que en pleno septiembre la temporada está dando los últimos coletazos para muchos y así es dificil recolectar un plantel internacional de nivel.

Valverde quiere desquitarse del mal sabor de boca al no haber podido ir al Tour, realizando un gran Vuelta

Valverde quiere desquitarse del mal sabor de boca al no haber podido ir al Tour, realizando un gran Vuelta

Bueno, pues la Vuelta lo consigue año a año, en mayor o menor medida.  En esta ocasión hay campeones olímpicos, como Samuel Sánchez, antiguos ganadores de la ronda española, Alexandre Vinokourov o eternos aspirantes a todos con ansias de conseguir una anhelada victoria en una gran vuelta como Alejandro Valverde o Cadel Evans. Aunque la lista de ilustres candidatos no se terminan ahí. En ella también podríamos incluir a Andy (segundo en el último Tour) y Frank Schleck, Igor Antón, Damiano Cunego, Linus Gerdemann, Roman Kreuziger o Iván Basso.

Algunos de estos, sin embargo, perdieron ayer algunos preciados segundos que bien pueden impedirles luchar por el triunfo final. Entre los damnificados por los cortes formados entre las innumerables rotondas y el temido pavés holandés se encuentran hombres como Vinokourov, Samuel Sánchez o Frank Schleck, que se dejaron 18 segundos o los más perjudicados como Andy Schleck o Igor Antón que perdieron 30 segundos. Mientras, en la línea de meta un joven de 22 años sorprendía a los principales favoritos al sprint. Gerald Ciolek del Milram se impuso a todos. Fue por escaso milímetros y justo detrás de él descubrimos a otros jóvenes que vienen pedaleando con fuerza en esto del sprint. Sus nombres son poco conocidos, Fabian Sabatini o Roger Hammond, pero apuesto a que pronto harán olvidar otros más ilustres como Tom Boonen o Daniele Bennati, también presentes en el sprint de ayer.

Con todo esto, Fabian Cancellara sigue mantiendo el maillot oro de la vuelta, aunque si las llegadas se continúan resolviendo al sprint será difícil que lo mantenga al menos hasta que lleguen a España. Eso será el próximo jueves tras la jornada de descanso del miércoles que aprovecharán para realizar el necesario traslado a nuestro país. En su vuelta a las carreteras de la Península, se adentrarán en el abrasador levante español para comprobar que aquí no hay viento sino calima, mientras se reencuentran con la afición española, los toros y las flamencas, que esta vez serán de carne y hueso.





Arranca el Tour más español

4 07 2009

Ahora que todo vuelve a ir sobre ruedas, posamos nuestra mirada en ‘La Patrie’ para centrar los focos en la carrera ciclista más importante del Mundo. El ‘Tour de France’ vuelve a llenar, como cada mes de julio, las carreteras francesas de color, aficionados y sospechas. En ésta su 96º edición, la ronda gala ha ampliado sus miras y España o Italia también serán estaciones de paso de la serpiente multicolor. En nuestro país, Cataluña será la Comunidad Autónoma por el que se desarrollen íntegramente dos etapas de este Tour (7º y 8º).

Contador, máximo favorito para repétir victoria en París

Contador, máximo favorito para repetir victoria en París

Esa es una de las razones que tiñen esta edición de un claro color rojigualda. La otra será la presencia de los tres últimos ganadores del Tour, Pereiro (2006), Contador (2007) y Sastre (2008). Nunca antes España había juntado en la salida de la ronda gala a tres españoles, algo que hoy ocurrirá en Mónaco cuando Sastre, con el maillot amarillo y en última posición como manda la tradición, descienda la rampa con la que inicie su defensa del Tour en una contrarreloj individual de 15,5 km.

Y todavía faltará Valverde, porque la polémica tampoco ha querido perderse este nueva edición de la ‘Grande Boucle’. Tras la imputación del corredor murciano en la Operación Puerto por el CONI (Cómite Olímpico Italiano) y la consiguiente suspensión por dos años que le impedirá competir en territorio italiano, el Tour se ha lavado las manos. La ronda gala, con su director Christian Prudhomme a la cabeza, ha vetado al líder del Caisse d’Espargne, alegando que esta edición discurría en alguna etapa por suelo transalpino. Esperemos que la polémica llegue hasta ahí y de hoy en adelante sólo se hable de ciclismo.

Porque en lo estrictamente deportivo este Tour se presenta apasionante. Con un ramillete de favoritos encabezado por el ‘Pistolero de Pinto’, Alberto Contador, aunque en esta ocasión no sólo tendrá que luchar contra los adversarios y la presión de repetir éxito en una vuelta de tres semanas, sino también contra la sombra (porque hoy es eso, una sombra de lo que fue) del héptacampeón tejano.

Sí, Lance Armstrong ha llegado a punto al Tour tras la rotura de clavícula que se produjo en la pasada Vuelta a Castilla y León con ganas de dar guerra. Por lo pronto ya ha declarado que no viene a este Tour a ser gregario de nadie, aunque como siempre será la carrera la que ponga a cada uno en su sitio. Contador tendrá que peladear también contra eso, sabiendo que el enemigo está muy cerca, quizás demasiado. No obstante, la clase y calidad del madrileño augura que saldrá victorioso de este envite.

Sastre, defenderá su reinado en París

Sastre, defenderá su reinado en París

Esa será también la intención del último campeón en París, Carlos Sastre. El avulense de adopción llega a la ronda gala sin el cartel de favorito y eso como en tantas otras veces puede favorecerle. De todos modos, parece difícil repetir el éxito del año pasado, aunque con la garra y el pundonor del corredor del Cervélo todo es posible.

Luego, el ramillete de favoritos se abre y muchos son los que apuntan a Denis Menchov, último ganador del Giro de Italia como principal escollo para los españoles, al márgen de abánicos, montañas y descensos endiablados. Mucho se espera también de los hermanos Schleck (Frank y Andy) o de Cadel Evans asiduo al podio parisino que está ante una de sus últimas oportunidades de paladear el primer puesto del cajón.

Y como siempre habrá que estar atento ante las posibles revelaciones de esta edición. Son varios los nombres que se apuntan, pero dejaremos que sea la carrera quién confirme  o deseche a las promesas  a lo largo de las 21 etapas de las que consta la ronda gala. Serán cerca de 3500 kilómetros con más montaña (hasta ocho etapas) y menos contrarreloj de lo esperado (dos contralerrojes individuales y una por equipos que no superan los 40 km. en ningún caso). Ya no hay marcha atrás, hoy arranca la ‘Grande Bocucle’ con el único deseo de que el himno español resuene por cuarta vez consecutiva en los Campos Elíseos de París. Ello bien valdría perder unas cuantas siestas.