El adiós de un ‘Fenómeno’

14 02 2011

Las piernas ya no obedecían a su cabeza. Su cuerpo había perdido carácter intimidatorio para convertirse en una pesada carga de kilos y achaques. Esa estampida que un día descubrió el mundo bajo la figura imponente de un risueño de 20 años ya no atacará más, ya no marcará más goles. Ronaldo Nazario da Lima, el primer ‘Ronaldo’ ha puesto punto y final a su carrera como futbolista tras más de 17 años profanando porterías. El ‘Fenómeno’ ha revelado que han sido las lesiones y un problema de hipotiroidismo los que le han hecho perder este partido.

Ronaldo celebrando un gol en su última etapa en el Corinthians

Ese partido comenzó a perderlo hace ya cuatro años, cuando se empezaba a dibujar el ocaso de su carrera. Fue en Milán, donde le descubrieron un problema que necesitaba un tratamiento con hormonas incompatible con el fútbol. Suponía dopaje y Ronaldo comenzó a engordar, más de lo que ya lo había hecho hasta entonces. Porque él siempre fue fornido (ese eufemismo tan deportivo), ésa fue una de las claves de su poderío, y ésa fue también la justificación de su retirada. Ha habido otras, como la eliminación del Corinthians en la Libertadores (el último gran título que le quedaba por conquistar)  y la imposibilidad de acudir al Mundialito de Clubes en busca de su último trofeo.

Las lesiones también han tenido su cuota de culpa. Sus cuatros operaciones de rodilla hubiera retirado a cualquiera, menos a un fenómeno como él. Él supo resurgir de sus cenizas, las mismas que quedaron esparcidas en aquel partido frente al Lazio donde su rodilla dijo basta. Luego, recaídas, excesos, y el Calcio, un fútbol que ‘mataba’ su sonrisa, su fantasía. Esa sonrisa la habíamos descubierto apenas tres años antes, cuando llegó a Barcelona como un auténtico desconocido para el público en general. Su traspaso el segundo más caro de la historia del fútbol de entonces (2.500 millones de pesetas de la época) no hablaba de un jugador cualquiera, a sus 20 años fichaba a todo un Campeón del Mundo (USA’94).

Fue la aparición más fugaz que jamás vi en un terreno de juego. Los que han visto fútbol desde que el blanco y el negro dominaba la pantalla aseguran que ha sido el mejor ‘9’ de la historia. Un revolucionario a la altura de Van Basten o de Romario, capaz de sacar un gol de la nada cuando el equipo no funcionaba. Tal vez, el único que supo reinventarse con un físico resquebrajado e impropio de un futbolista de élite.

Esa fugacidad culé le valió un traspaso millonario al Inter, tras ganar tres títulos vestido de azulgrana en una sola temporada (Copa, Recopa de Europa y Supercopa de España). Con los neroazzurri tocaría la gloria de la UEFA e iniciaría su particular descenso a los infiernos de las lesiones. Poco antes llegó su frustración más severa. Fue esa final del Mundial del 98 donde compareció con evidentes síntomas de no estar al 100%. Su renacimiento llegaría cuatro años más tarde, en otro Mundial, el de Corea y Japón 2002. Allí marcó ocho goles, salió Campeón del Mundo con Brasil y el Real Madrid echó sus redes sobre él.

Fue el tercer galáctico tras Figo y Zidane y otra vez su fugacidad fue su mejor arma. Apenas dos minutos después de saltar al césped ya había hecho lo que mejor sabía: marcar. Allí, en Madrid, tras tres años de vino y rosas se marchó cuestionado por sus kilos y sus regates fuera del terreno de juego al Milan para cerrar un círculo que le llevó a enfundarse las camisetas de los enemigos más irreconciliables de España e Italia. No obstante, se le escapó la Orejona. Tras pasar por cinco Campeones de Europa, PSV, Barcelona, Inter de Milán, Real Madrid y AC Milan, el ‘Fenómeno’ no logró el máximo trofeo del viejo continente.

A pesar de todo, en la Champions también nos dejó recuerdos y actuaciones memorables. Su luz, las luces de su carrera, fueron sus goles y los hizo de todos los colores y de todas las formas posibles. En el equipo de Berlusconi los siguió haciendo, justo antes de emprender su última aventura de regreso a casa. Allí en Brasil, donde hace más de 30 años comenzó a romper defensas y perforar porterías, se apagó su figura. Una figura inconmensurable, demoledora y sonriente siempre con un balón entre los pies. Una imagen que ya no veremos más sobre un terreno de juego, una cabalgada que ya sólo anidará en nuestro recuerdo, un jugador cuyo principal enemigo fue su cuerpo. Hoy ese enemigo le ha derrotado. Obrigado ‘Fenómeno’.

Mira aquí la rueda de prensa de despedida de ‘El Fenómeno’

Anuncios




El clásico más dramático de sudamérica

5 09 2009

Como en el amor y en la guerra, valdrá todo. Aunque brasileños y argentinos no intentarán hoy conquistarse. Su relación y su rivalidad ya conoce demasiadas artimañas y trucos como para confiar que entre ellos aún puede florecer un amor verdadero. Son enemigos irreconciliables y pocos enfrentamientos en el planeta tierra se puede comparar a un Argentina-Brasil o viceversa. Si a ello añadimos las urgencias de Argentina, perdida en busca de su identidad y la posibilidad de que la Brasil más terrenal de los últimos tiempos tiene en su mano hundirla en el hoyo de la clasificación hacia ese Mundial 2010 que ya surge en el horizonte, la batalla está servida.

Nadie regalará hoy un metro en el Superclásico sudamericano

Nadie regalará hoy un metro en el 'Superclásico' sudamericano

Maradona, sus hombres y por extensión toda la hinchada argentina (fervorosa y alegre como pocas) se agarran a lo visceral. Al cuerpo a cuerpo para intimidar  a los soldados de Dunga, menos acostumbrados al choque y más devotos de la samba. Y es que el clásico sudamericano que se disputará esta noche en la ratonera de Rosario a partir de las 2.30h. (hora en España, por Canal+) tiene todos los tíntes bélicos que se pueden reunir en un partido. Los brasileños saben que les van a dar “como siempre” decía un resignado Robinho ayer y parece que no va desencaminado a tenor de las palabras del ‘Dios’ Maradona: “hay que ir al combatate”, mientras que su planteamiento futbolístico pasa por “ahogar a Brasil” para cuando éstos desembarquen en aguas argentinas. Y entonces todos recordamos que las artimañanas de la albiceleste para ahogar a los rivales pueden pasar por un inofensivo bote de agua.

Por ello, por su experiencia y porque son muchas las batallas en las que ambos han salido escaldados, los brasileños llevarán esta vez su agua. Dunga, el seleccionador de la ‘Canarinha’, quien ya vivió algunos de esos épicos duelos en la década de los 90 con su homólogo argentino, volverá a dar la manija de su equipo a Kaká para que el madridista mueva a la tropa, en un intento por evitar las granadas y las minas sepultadas en el estadio Gigante de Arroyito, en Rosario. Arriba volverá a apostar por su mejor francotirador, Luis Fabiano, quien con siete dianas en esta fase de clasificación espera asestar el golpe definitivo que acabe con el rival más enconado que los brasileños tienen en el cono sur.

Maradona ya ha aleccionado a la tropa

Maradona ya ha aleccionado a la tropa

La albiceleste  volverá a repetir esquema y filosofía. Sin el denostado Riquelme, Maradona repite discurso y estrategia: Mascherano y diez más. Y con ello deja claro que la garra ganará esta vez la partida al juego. Aunque, Dios también ha puesto los focos en esta ocasión sobre Messi.  “Se tiene que hacer hombre de golpe, no puede ser más una promesa”. Maradona quiere al Leo del Barça, y éste ha hecho todo lo que estaba en su mano para defender a su país en este trascental enfrentamiento. Para Messi no es un partido más, juega en casa, ante su archiconocido rival, a escasos metros de donde comenzó a pegar patadas a un balón, cuando éste todavía abultaba más que él. Y a él llega como máxima referencia de su selección, con un país cargado a su espalda y con un sueño en horizonte: Sudáfrica 2010.

Leo lo sabe, como sabe que tiene una reválida pendiente con su selección, con su patria, para ser profeta en su tierra y reconocido allí, tal y como lo es aquí (Europa): el jugador más desequilibrante del mundo. Sin embargo, él no apostará por la batalla, sus gambeteos y sus regates sonarán más a tango fusión que a los tambores de guerra que ya resuenan en Rosario. Aunque, para que la garra no pierda ni un ápice de intensidad, Maradona colocará a su lado al ‘Apache’ Tévez, dejando en el banquillo la fantasía de su yerno, ‘Kun’ Agüero. Para muchos este clásico será el primer examen entre Kaká y Messi, las dos principales puntas de lanza de sus respectivos equipos, para ver quien conquista la victoria y los piropos.

Brasil se aferra a la fé de Kaká y la inspiración de Luis Fabiano para este clásico

Brasil se aferra a la fé de Kaká y la inspiración de Luis Fabiano para este clásico

Ya se sabe que del amor al odio sólo hay un paso y ellos, Argentinos y Brasileños lo dieron hace mucho tiempo. Ambos son conscientes que hoy se juega algo más que un partido de fútbol. A Maradona le va mucho en el envite, más que a Brasil, cuya clasificación más desahogada le permite traspasar toda la presión a Argentina, algo que puede ser una pesada losa para la Albiceleste. Y es que los hombres de Maradona, cuartos en su grupo de clasificación (del que se clasifican los cuatro primeros) viven en el alambre el sueño de acudir al próximo Mundial. Que también es el sueño de un país que sobrevive gracias a la pasión por la pelota con ese ‘Vamos, vamos, Argentina’ que ya resuena por las calles de Rosario, como mayor amenaza y motivación. Bulle el clásico de los clásicos. Bulle la samba y el tango en pleno campo de batalla.





Yes, We can!

22 06 2009

Fue anoche en la ConfeCup, hasta donde también ha llegado el efecto Obama. Cuando nuestros jugadores se disponían a averiguar cuál sería nuestro rival en Semis saltó la sorpresa. Las miradas estaban puesta en la eterna Italia de Lippi y en la física y ordenada Egipto que defendía el orgullo del continente africano. Pero nadie contaba con los yankees y su soccer. Bien, pues nos enfrentaremos a ellos en la siguiente ronda del torneo. Su abultada victoria ante Egipto, que reservó jugadores para futuros envites que ya no tendrá que disputar; combinada con la derrota de Italia, que destapó todas sus miserias ante Brasil, ha llevado a los estadounidense más lejos de lo que ellos mismos esperaban en un grupo donde partían como la perita en dulce para el resto.

Los yankees invitados sorpresas

Los yankees invitados sorpresas

Así, al más puro estilo hollywodiense, el héroe esperó hasta el final para quedarse con la chica guapa. EE.UU. accede a semifinales con tres puntos, los mismos que Italia y Egipto, pero con mejor gol-average. Sus cuatro goles a favor y seis en contra la dejan con un -2 en el global, el mismo que tiene Italia que se queda fuera por haber marcado un gol menos que los yankees. Esta vez la racanería y la fortuna le han dado la espalda a la ‘azzurra’, que vuelve a casa tras un descalabro mayúsculo que crea muchas dudas para la próxima Copa del Mundo en 2010 en la que defenderán título.

El sueño americano sigue vigente en el siglo XXI y así lo confirmaron sus jugadores de soccer obrando un milagro en el que nadie en su país creía. El fútbol se ha extendido mucho en EE.UU. en los últimos años pero aún hoy se saben inferiores en una disciplina que no capta la atención mayoritaria de una población que prefiere la NBA, la NHL o la Super Bowl como entretenimiento de masas.  Aunque, ahora los hombres de Bob Bradley reclaman su cuota de protagonismo y no se arrugan ante lo que les viene por delante. El técnico yankee ya ha asegurado que saben como parar a la Campeona de Europa, España. Sí, ésa que no ha perdido en los últimos 35 partidos y que lleva una racha de 15 partidos consecutivos ganando.

Landon Donovan es la figura de EE.UU.

Landon Donovan es la figura de EE.UU.

Los nuestros se mostraban ayer muy sorprendidos ante la carambola final en el grupo B. No esperaban a EE.UU. pero es evidente que la prefieren antes que a la Campeona del Mundo o al Campeón de África. Y es que los americanos practican un fútbol alegre y ofensivo que beneficia a la ‘Roja’. No se encierran atrás y les gusta sumarse al ataque con un centro del campo técnico donde se eleva la figura de su capitán  y máxima figura de Los Ángeles Galaxy hasta la llegada de Beckham, Landon Donovan. De su participación dependerán buena parte de las oportunidades yankees en semifinales. Pero el ’10’ americano no está solo, arropado por la potencia física y la velocidad de  Jozy Altidore en la delantera y la técnica y resistencia de Clint Dempsey en el centro del campo, convierten a EE.UU. en una selección que apuesta por el fútbol y sólo así se explica que hayan llegado hasta aquí.

Pero el siguiente escalón parece demasiado elevado para continuar alimentando el sueño americano. Porque en épocas de crisis no valen los milagros sólo el trabajo, el esfuerzo y la calidad, y de eso España va sobrado. Este grupo ya ha desmostrado su valía y en su cabeza sólo albergan la más que probable final contra Brasil para seguir reescribiendo la leyenda a base de triunfos. Ésa que comenzó con un ‘Podemos’, ¿se acerdan, no?