La Liga de La Masía

17 05 2010

La Pedrera de Antoni Gaudí es uno de los monumentos por excelencia de Barcelona y uno de los edificios más significativos de la obra del genial arquitecto catalán. Sin embargo, puede que algunos desconozcan el significado que se esconde detrás de esa palabra, con la que popularmente se conoce a la Casa Milá. Pedrera en catalán significa cantera y su estilo modernista, se ajusta estos días muy bien a un equipo que ha conseguido la misma universalidad que el edificio de Gaudí. El FC Barcelona también tiene su propia pedrera, sólo que en este caso se la conoce popularmente como La Masía.

Los canteranos han sido claves para ganar una Liga de récord

Precisamente ésta ha sido la gran protagonista del último título conseguido por los culés. La vigésima Liga de la historia azulgrana, el décimo campeonato liguero del Barça en los últimos 20 años ha contado con la inestimable colaboración de los canteranos. Los goles de Messi, los pases de Xavi, la raza de Puyol, la elegancia de Piqué, el virtuosismo de Iniesta, el atrevimiento de Pedro, la seguridad de Valdés, el otro fútbol de Busquets o la eficacia de Bojan han resultado claves para alzarse con la liga de los récords, con la liga de los 99 puntos.  La Masía, capitaneada por uno de sus huéspedes más ilustres, Pep Guardiola, se ha ratificado como el principal activo y protagonista de un título coral donde se ha impuesto el sentimiento.

Por encima de las inversiones faraónicas,  de las campañas mediáticas a uno y otro lado del Puente Aéreo o del alarmante descenso de competitividad en el resto de equipos, la Masía ha defendido sus valores, su estilo y su filosofía para enmarcar un fútbol modernista que crea escuela. Un estilo que tendrá su extensión en el próximo Mundial de Sudáfrica, donde la Selección Española intentará conquistar el mundo desde el discurso romanticista. De hecho, la Roja se ha teñido de azulgrana con hasta siete integrantes en la lista previa del Seleccionador Nacional.

Y no estarán todos. Faltarán algunos como Bojan que se ha reivindicado a base de goles en el tramo final de la temporada hasta dejar sentado en el banquillo al fichaje más caro de la historia azulgrana, Zlatan Ibrahimovic. Cuestión de feeling y sentimiento. Guardiola se jugó la Liga con Bojan, Pedro y Messi, esencia de la ‘pedrera’ azulgrana. Entre los tres suman 54 goles, más del 50% de los tantos logrados por los  azulgranas en el campeonato nacional. Y es que cuando el equipo en que juegas es tu equipo no te esfuerzas, te entregas, tal y como reza la última campaña publicitaria culé.

Pero si hablamos de goles, tenemos que hablar del pichichi de la Liga, del Bota de Oro europeo y del para muchos mejor jugador del planeta: Leo Messi. El argentino se ha salido en una temporada en la que se ha impuesto a su archienemigo deportivo, Cristiano Ronaldo. Esa competencia ha hecho mejor a Leo, más decisivo, más imprescindible y más goleador que nunca. Sus 34 goles en Liga y sus 47 goles en todas las competiciones le ha igualado con Ronaldo Nazario da Lima (el primer Ronaldo) como máximo goleador azulgrana en una temporada.

El Bernabéu no fue una excepción. Pedro y Messi fueron protagonistas durante toda la temporada.

Todos conocíamos a Messi, aunque Guardiola se ha vuelto a sacar un nuevo as de la manga. Comenzó siendo Pedrito, luego nos dimos cuenta de que le sobraba el diminutivo y después de marcar en las seis competiciones que este año ha disputado el Barça se pidió la beatificación de San Pedro Bendito. Pedro Rodríguez Ledesma se ha convertido por méritos propios en el jugador revelación de la temporada. Su descaro, su olfato de gol, su efectividad, su ángel, y su entrega a la causa azulgrana ha sido de sobresaliente y la matrícula de honor puede llegar si el canario redondea su año acudiendo al Mundial.

Por detrás de estos estuvo Xavi, la extensión de Guardiola en el campo, más atrás Puyol y Piqué cerrando los caminos a los adversarios y en última línea todavía quedaría Valdés para echar el candado a la portería azulgrana. El de Llobregat se ha alzado por segundo año consecutivo con el Zamora de la Liga BBVA, como el portero menos goleado.

Pep también ha ampliado su libreto en busca de nuevas soluciones para que su proyecto no se ancle  en la gloria pasada. El ‘persistiremos’ se ha hecho más grande, más alto y más guapo para alcanzar una Liga única e irrepetible. Conociendo a Guardiola no se va a quedar ahí, Pep buscará la cuadratura del círculo y a la memoria me viene una apuesta tan suicida como imposible hace apenas unos años, en su primera etapa como técnico azulgrana Louis Van Gaal expresó su deseo de ganar la Copa de Europa con once canteranos titulares. Guardiola recogió ayer el guante asegurando a la afición que les deben una Champions. La ‘pedrera’ ya tiene nuevo reto.

Anuncios




El campeón pasea su estela

17 03 2010

Ha sido un paseo de esos que daba más habitualmente la temporada pasada, una baile donde los pasos los marcaba el más grande, una sinfonía donde ni siquiera se han necesitado a todos los tenores. Ha bastado uno, Leo Messi, siempre Leo, para dar un puñetazo en la mesa y recordar a Europa que el campeón no va ceder ni un metro en la defensa de su trono. El paseo ha sido aderezado por ese tinerfeño que ha acercado aún más ‘la isla amiga’ a Barcelona, Pedro; y un canterano al que comienzan a salirle los colmillos, Bojan.

Messi dirigió la orquesta a su gusto y gana

Guardiola, una vez más, dio otra lección magistral de cómo remar río arriba, de cómo superar cualquier imprevisto. Hoy faltó el cerebro, y las piernas, los brazos y el tronco siguieron respondiendo. Faltó Xavi, por una lesión de última hora que le tendrá apartado diez días y el equipo no echó de menos al mejor jugador del mundo en su puesto. Pep quiso añadir más pimienta y prescindió de Ibrahimovic. Aviso y toque de atención para el sueco con un mensaje velado, quien pestañea pierde su puesto.

Ese mensaje lo han recibido otros antes y parece que surte efecto, porque Henry va recuperando poco a poco su forma física, su hambre y su implicación con el equipo. Hoy volvió a cumplir un correcto partido en el que se supo adaptar a la perfección a su posición de falso delantero centro. Su movilidad, sus desmarques y la fijación de la defensa bávara abrió huecos y repartió oportunidades a sus compañeros.

Por detrás el valladar hoy fue Touré, quien se convirtió en el faro y guía de la sala de máquinas culé. Entre el costamarfileño, imponente en la recuperación y perfecto en la distribución del balón, y Busquets nos hicieron olvidar que había un tal Xavi en la grada. Casi nada. La mala noticia fue ese golpe que obligó retirarse al ’16’ azulgrana y cuyo alcance todavía se desconoce. Con esa fenomenal interpretación, la retaguardia, la batería, apenas necesitó tirar de tambores de guerra para alejar el peligro. Puyol y Piqué apuntalaron esta vez la defensa y taparon los lunares que Maxwell deja por la izquierda.

Del resto se encargó Messi. Él solo se inventó el primer gol en una de esas arrancadas que ya son denominación de origen buscando en todo momento el hueco para cargar su pierna, la luz por la que escapar del valle de piernas alemanas. La encontró en la escuadra de Lehmann y el Camp Nou ya sabía que la fiesta había comenzado. A ella se sumó Pedro, demostrando que él no desaprovecha las oportunidades. El festival continuó en la segunda mitad cuando Messi volvió a reclamar su cuota de protagonismo, tras el 3-0 el Barça buscó la novena sinfonía, gustándose en cada jugada, en cada pase, en cada combinación. La puntilla, el estacatto, lo puso Bojan, reivindicándose en sus escasos minutos.

Para entonces el Camp Nou enloquecía al grito de ‘sí, sí, sí, nos vamos a Madrid’, y aunque para eso todavía queda mucho que remar río arriba, la orquesta de Guardiola vuelve a afinar cuando más revueltas bajaban las aguas. En el horizonte comienza a vislumbrarse el sueño mientras crecen las pesadillas, entre paseo y paseo.





El Tri-campeón luce cantera

25 07 2009

Fue ayer en Londres, en el mítico Wembley, donde la segunda temporada de la Era Guardiola comenzó con un empate a uno ante el Tottenham de Harry Redknapp. Los azulgrana se adelanteraron en el marcador con un tanto de Bojan Krkic en la primera mitad, mientras que el gol de los ‘spurs’ llegaba a pocos minutos de final, obra de Livermore. Guardiola volvió a tirar de canteranos ante las ausencias de Messi, Henry, Maxwell y los internacionales españoles, y éstos les respondieron a la perfección. Henrique, otra de las novedades esta temporada, también debutó con los culés aunque ayer sólo demostró nerviosismo e imprecisión.

Touré y Bojan fueron los grandes protagonistas del Barça en Wembley

Touré y Bojan fueron los grandes protagonistas del Barça en Wembley

Pocas deben ser, por tanto, las conclusiones sacadas por Guardiola de este primer bolo veraniego insertado en la Wembley Cup que estos días disputa el Barça en tierras londinenses. Faltaban casi todos los pilares básicos del equipo que conquistó el triplete y aunque los canteranos le pusieron mucha intensidad y ganas poco más se podía hacer a estas alturas de pretemporada. Lo más evidente es que el futuro está asegurado. Los nombres de Gai, Rochina, Muniesa…, comenzarán a sonar cada vez más a los culés y es posible que algunos de ellos se ganen un puesto en el primer equipo para cuando empiece lo serio.

Uno de los que tendrán que volver a pelearlo mucho  esta temporada será Bojan Krkic. El de Linyola es consciente de ello y ha vuelto enchufado. Ayer fue siempre un quebradero de cabeza para la defensa inglesa con su movilidad y sus desmarques. Él fue el encargado de abrir el marcador de este Barça post-triplete y ya se postula en posición de salida para luchar por un puesto en el once titular de Guardiola. Lo cierto es que volvió a demostrar que tiene el gol entre ceja y ceja y su proceso de maduración le puede llevar a convertirse en un recambio de lujo para Ibrahimovic. La temporada culé será muy larga y habrá oportunidades para todos. Bojan no suele desaprovecharlas.

Otro que crece centímetro a centímetro cada día en el Barça es la ‘torre marfileña’, Touré Yaya. Contra el Tottenham tiró de galones para hacerse con el control en el centro del campo y además se sumó al ataque con asiduidad. De hecho fue el artífice de un jugadón que Bojan se encargó de mandar para adentro. Estuvo a un alto nivel, al igual que Pedro otro habitual de La Masía que ya en la temporada pasada fue asiduo en las convocatorias de Guariola. Esta temporada puede ganar protagonismo ante la carencia de extremos que Pep pidió tras finalizar la pasada campaña. Ayer por lo pronto desbordó desde esa posición e incluso le fue anulado un gol legal en la primera mitad.

Con ese futuro tan prometedor sorprenden mucho más algunas de las gestiones realizadas por la Secretaría técnica del FC Barcelona. Hombres como Henrique (fichado la pasada campaña y que esta temporada ha vuelto tras concluir su cesión en el Bayer Leverkusen) o Keirrison (fichaje que se hizo oficial esta semana procedente del Palmeiras) no parecen tener el nivel que exige el Barça actual.

Keirrison rubricó este jueves su traspaso al Barça

Keirrison rubricó este jueves su traspaso al Barça

Henrique debutó ayer, y poco o nada pudo demostrar, por lo que su futuro no está nada claro. Más aun si como se aseguraba hoy Chygrynskiy, el central del Shaktar Donestk que enamoró a Guardiola la pasada campaña, está a punto de fichar por la entidad culé. Por su parte, su compatriota Keirrison no tendrá tantas oportunidades y esta misma temporada se marchará cedido a un club de primer nivel europeo para que se adapte al fútbol del viejo continente. Ambos llegan con muy buenas referencias pero el Barça exige algo más y sus nombres recuerdan demasiado a chascos de épocas pasadas. La Masía juega con el sentimiento y a ellos sólo les queda su calidad, algo que en Can Barça no siempre es suficiente.

Vea aquí el resumen del partido: