Un thriller en blanco y negro

27 06 2009

Fue el Rey del pop y hoy es ya un mito de la música. Él revolucionó el panorama musical en los ochenta para conquistar con sus coreografías y sus videoclips a medio mundo. El jueves se apagó su voz y sus caderas dejaron de moverse, pero su estrella ya brilla en el firmamento. Michael Jackson murió a los 50 años de edad tras sufrir un paro cardiaco en su domicilio de Los Ángeles. El cantante norteamericano que estaba preparando varios conciertos en Inglaterra, nos deja su música, el mejor legado posible.

Portada conmemorativa del 25 aniversario de Thriller

Portada conmemorativa del 25 aniversario de Thriller

Michael Jackson  comenzó su carrera artística con cuatro años y alcanzó la cima musical en 1982 con su disco Thriller (segundo de su carrera en solitario) del que se estiman que hoy se llevan vendidas más de 109 millones. En él encontramos  algunos de los greatest hits del cantante norteamericano y de la historia de la música. En el recuerdo, nos quedarán los acordes de  Billie Jean o el videoclip de Thriller. Y es que el más pequeño de los ‘Jackson 5’ también fue pionero en este nuevo formato revolucionandolo y elevándolo hasta la máxima categoría. A partir de entonces los videoclips se convirtieron en pieza clava para la promoción y éxito de los discos.

Jackson ya estaba en la cima y allí continuó cosechando éxitos a la misma velocidad que surgían las estridencias en su vida. Es la característica más habitual del talento, que casa bien con la anarquía y los escándalos. El cantante norteamericano no fue una excepción y así poco a poco fue naciendo el mito, alternando las luces del escenario con las sombras de su vida privada.  Su carrera se convirtió en un thriller en blanco y negro, mientras sus movimientos encandilaban a todos y sus canciones se alzaban hasta los números uno de todas las listas de ventas.

Los que alguna vez disfrutamos con su música o nos ilusionamos imitando sus inimitables ‘pasos sobre la luna’  ataviados con esos calcetines blancos destelleantes sobre los zapatos negros  preferimos quedarnos ahí. Con el Jackson músico que movía las caderas como nadie y que hizo de las coreografías un arte. Ahora que él no está nos queda su música, que como él será irrepetible. Gracias Michael, descansa en paz.

Os dejo con su música que, por supuesto, habla del genio mucho mejor que yo.

Anuncios