Cuando la bandera es el escudo

29 12 2011

Hay escudos que no paran bombas o misiles, son escudos que apelan a las emociones, a lo más visceral del ser humano. Escudos capaces de revertir la situación, de llenar de ilusión un páramo angosto y desamparado. Algo de todo esto se esconde detrás de la figura de Diego Pablo Simeone, el nuevo salvador de la patria atlética, el penúltimo símbolo que le queda al Atletico de Madrid, la última bandera puesta al servicio de Gil y Cerezo. 

El 'Cholo' Simeone vuelve al Calderón para cortar la hemorragia atlética

No lo tendrá fácil el ‘Cholo’ pues llega a un club descapitalizado, donde la afición no respalda al equipo que se encuentra en continua sospecha tras 24 años de gestión gilista. A ellos, a la familia Gil y a Cerezo, su eterna mano derecha futbolísticamente hablando, culpan de los males de un equipo que hace tiempo que navega sin rumbo, como una empresa que da tumbos acechada por la crisis. Capaces de convertir un éxito (doblete de Europa League y Supercopa de Europa) en un equipo sin alma.

Motivos tienen de sobra para creer eso y los números les dan la razón. Como bien dice Rubén Uría, en 1987, cuando los Gil se hacen con el Atlético de Madrid, el club rojiblanco había logrado 8 ligas, el Manchester United, 7; en estos 24 años los red devils han sumado 12 mientras que el Atleti solo ganó una en ese tiempo. Por no hablar de entrenadores, hasta 49 han sufrido la crudeza de la silla eléctrica colchonera.

En ella se sentará ahora uno de los ídolos del doblete, una de las figuras más representativas del sentimiento atlético. Porque Simeone asegura compromiso y garra, agresividad y carácter, valores que hace tiempo se llevó la corriente enrarecida del Manzanares. El Cholo llega a su segunda casa con una máxima “el esfuerzo no se negocia” y con una palmadita envenenada “el objetivo del equipo es estar entre los cuatro primeros” Gil Marín dixit.

Un símbolo del 'Doblete' para recuperar los valores de entonces

Presión, por lo tanto, no le va a faltar, aunque eso tampoco es nada nuevo para el argentino. Simeone llega al Calderón como entrenador joven (41 años) pero de éxito, en sus cinco años en los banquillos ya sabe lo que es salir campeón en Argentina, con dos equipos distintos, con dos históricos, con Estudiantes de la Plata y con River Plate. Con el primero ganó el Clausura en 2006 y con los millonarios el Apertura en 2008. Después probó suerte en Europa, en el Catania italiano. Contratado a mitad de temporada salvó al club del descenso y consiguió el récord de puntos de la entidad.

Un milagro de ese tipo necesitará en el Calderón para cambiar la atmosfera asfixiante y nociva que se respira a orillas del Manzanares, donde el ‘Cholo’ es consciente de que no vale lo que fue, más allá de los 10 primeros minutos de su primer partido. Será a partir de entonces cuando empecemos a ver su libreto, a ver esa presión asfixiante en el centro del campo, al más puro estilo Bielsa, y ese contragolpe que tan buenos resultados le ha dado. Será entonces cuando Simeone tenga que ganarse la credibilidad de la grada (el cariño ya lo tiene) como un empleado más del Gilifato, sin duda, su empresa más difícil. Dejar huella ahí, también como entrenador será su mejor escudo para el futuro.

Entrevista con Diego Pablo Simeone en Telemadrid tras su presentación oficial:

Anuncios




Se alza el telón

28 08 2010

La Liga 2010/2011 ya está aquí, la Liga post-Raúl arranca esta tarde, La Liga de Mourinho hace la puesta de largo hoy, el fútbol de Guardiola y sus chicos vuelven a casa, a nuestros televisores para poner más calor aún a estos tórridos días de agosto. Se alza el telón de la pasión, de la emoción, de la tensión, de los piques con los compañeros y amigos, de la polémica, de las tardes de transistores. El inconfundible aroma del fútbol se respira en el ambiente como una brisa fresca que vuelve a dotar a los fines de semana de sentido, porque hoy comienza la mejor Liga del Mundo, la Liga del país Campeón del Mundo.

Sergio Ramos posa con el nuevo balón de la Liga 2011

El fútbol de alta competición no corre por nuestras venas desde aquel 11 de julio en Sudáfrica cuando dominamos, por fín, el mundo. Ayer tuvimos ya un aperitivo de lo que nos espera ¡y qué aperitivo!, con la victoria del Atleti en la Supercopa de Europa frente al todopoderoso Inter. De todos modos, nos quedamos con hambre. A partir de esta tarde intentaremos saciarnos, aunque los dos colosos de nuestro fútbol no saltarán al césped hasta mañana. En Mallorca se estudiará con lupa si la mano de Mourinho puede acercar al Real Madrid hasta las alturas por las que ahora navega solo el Barça. Con una nómina abultada de fichajes en todas las líneas y la insustituible baja de Raúl González, el gran capitán, los blancos inician una nueva etapa en la que prentenden poner fin a su sequía de títulos que dura ya dos años.

Enfrente, el Barça pretende seguir con su festín. Apoyado en los ocho campeones del mundo con los que cuenta en su plantilla, gracias a la incorporación de David Villa, sin duda, uno de los mejores delanteros de esta Liga y del mundo. Junto al asturiano, el brasileño Adriano, ex del Sevilla, y el argentino Mascherano,  han llegado para perfilar una plantilla que desea extender su dominio en la Liga por tercer año consecutivo. Sería bueno que para ello terminarán con ese culebrón burdo que han montado entre Ibrahimovic y su agente Mino Raiola, la salida llegará casi con total seguridad vía Milán, donde ya esperan al ‘angelito’ con los brazos abiertos.

Y en estas, como si de un bucle se tratara, nos volvemos a plantear el binomio, La Liga de dos, el face-to-face, el olvido del resto. Un año más, Barça y Madrid lo vuelven a capitalizar todo y sus plantillas y sobre todo sus presupuestos auguran una lucha encarnizada entre los dos transatlánticos de nuestra Liga. Lucha que comenzará desde los banquillos donde dos obsesos del fútbol, dos maestros en la gestión de grupos, intentarán con sus respectivos libretos demostrar al otro que su fórmula es el camino más directo al éxito.

El telón se alza con un Hércules-Athletic, Málaga-Valencia y Levante-Sevilla, los partidos de hoy.

Entre las alternativas que impidan esa ‘aburrida’ Liga de dos, se nos ha colado a última hora el Atlético de Madrid. Definitivamente Quique ha cambiado la cara, el alma y hasta la idiosincrasia colchonera. Ya no sufren, ya no tienen coartada y continúan en un sueño constante disfrutando del fútbol. Si son capaces de mantener la cabeza centrada durante 38 jornadas serán un equipo a tener en cuenta. Tienen plantilla para ello, porque han reforzado sus zonas más pantanosas, la defensa y el centro del campo, y han mantenido todo lo bueno que tenían, las puntas de lanza: Forlán, Agüero, Simao y Reyes.

Junto al renacido Atleti, aparecen el Valencia y el Sevilla como equipos con mayor potencial para intentar asaltar el territorio vedado de los grandes. En la ciudad del Turia, Mata se ha quedado como el principal buque insignia de un equipo que ha perdido de una tacada a Villa y Silva. Aduriz y Soldado buscarán con su goles hacer olvidar un recuerdo demasiado alargado. No lo tendrán fácil los de Emery porque el proyecto valencianista se ha resentido mucho con la crisis que azota al club, y ahora toca comenzar de cero. Otro equipo que parte con una desventaja (más moral que deportiva) inesperada es el Sevilla, tras su reciente eliminación a las primeras de cambio de la Champions League. Jugarán la Europa League, aunque su objetivo volverá a ser, un año más, esa tercera plaza que da acceso a la Liga de Campeones de forma directa. Con una base similar a la del año pasado, Monchi ha sabido reforzar al equipo con jugadores de calidad como Cigarini, Dabo o Alexis.

El furgón de nobles de esta Liga BBVA lo completan los equipos que tienen entre sus metas la de viajar por Europa el año que viene. Algunos intentarán repetir como el Villarreal o el Getafe dos ejemplos de que la humildad en el fútbol todavía tiene cabida. Con ellos peleará la tradición del Athletic que ha sumado a su plantilla dos campeones del mundo, de esos que ahora crecen en España, además del Deportivo de la Coruña con Lotina al frente de un equipo que crece año a año aupado en la prosperidad, y del Mallorca, al que sus problemas económicos han impedido sacar el billete de Europa esta temporada. Con Laudrup dirigiendo la nave bermellona sabemos que, por lo menos, se verá buen fútbol en la isla.

Y a partir de ahí el abanico es tan amplio que el resto de equipos se tendrán que conformar con mantenerse un año más en la Liga de las Estrellas. Aunque es más que posible que de este grupo salgan algunas de las revelaciones del campeonato entre las que podrían estar dos históricos que regresan a la Liga BBVA tras años de penurias en la Liga Adelante (2º división). Hablo de la Real Sociedad que ha vuelto a la élite con un proceso ambicioso, al igual que el Hércules de Alicante. El Levante, el otro recién ascendido parece que tendrá más difícil saltar ese listón. Entre esas posibles revelaciones también incluiría al Sporting de Gijón que ha fichado con criterio y tiene en Manolo Preciado a un hombre que conoce la casa y las necesidades de su equipo a la perfección.

Aunque esa perfección hay que buscarla durante 38 jornadas para terminar alzando un título que capitaliza los sueños de muchos aficionados a estas horas. El torneo de la regularidad se pone hoy en marcha para confirmarnos que hay vida tras Raúl, aunque ésta ya no sea la misma, para descubrirnos si Mourinho es tan bueno como dicen y para comprobar si al Barça todavía le queda hueco en el museo y hambre el en estómago para acariciar más títulos. Porque como diría Mou lo bonito, bonito, bonito, en realidad… es el fútbol. Sean todos bienvenidos, el balón echa a rodar esta tarde, y esa es la única certeza ante tanta incertidumbre.





Volvieron

13 05 2010

La pregunta ya tiene respuesta. Y hoy todos saben por qué son del Atleti. Sobre todo los niños, pero también los adolescentes, incluso algunos de esos miembros de la plantilla que ayer hicieron historia y solo habían escuchado la leyenda rojiblanca sobre el fino manto de polvo que el tiempo había depositado en los libros y las hemerotecas. El Atlético de Madrid volvió a paladear la gloria, a tocar el cielo y a alejar los fantasmas de ese infierno del que fueron inquilino más tiempo del deseado en una sola noche. El Atlético volvió a soñar y, esta vez, sus sueños se hicieron realidad.

Neptuno ya no está solo

Los colchoneros volvieron a imponerse en una final europea 48 años después, tras ganar la primera Recopa en un lejano 1962. Una vez más, no fue fácil y no faltó sufrimiento. Fiel a su historia hubo que esperar hasta la prórroga, hasta el minuto 115 de partido para que Agüero y Forlán volvieran a asociarse, volvieran a conectar e hicieran recuperar la sonrisa y el éxtasis a una afición inagotable. Ese toque sútil, ese afortunado remate fue empujado por 20.000 almas que tomaron Alemania para quedarse atrapados en ella después.

A partir de ahí  se volvió a desatar la fiesta. La alegría y la euforia inundó desde el césped del Nordbank Arena de Hamburgo hasta sus gradas alimentadas de la raza roja y blanca, pasando por el palco donde un emocionado Príncipe de Astuarias, Don Felipe de Borbón, vibraba con cada gol del uruguayo más universal que  ha surcado la ribera del Manzanares, Diego Forlán. Luego llegaría la Copa, el confeti, el momento del capitán, Antonio López, y el recuerdo más feliz en la vida de muchos atléticos. Esta vez el we are the champions sonaba por ellos.

La locura colectiva voló de Hamburgo a Madrid instantes después de que el colegiado pitara el final del encuentro. Entonces la riada colchonera se dirigió hasta el corazón de la capital, hasta la Plaza de Neptuno, donde latía con fuerza el sentimiento rojiblanco. Las calles aledañas eran las arterias, que todavía incrédulas, alimentaban un sueño hecho realidad: el descubrimiento del paraíso. 14 años después los colchoneros volvieron a agasajar a su Dios.

Neptuno recuperó la sonrisa y como la experiencia le gustó, repitieron. Hoy, una gran marea rojiblanca ha vuelto a colapsar Madrid para disfrutar con los verdaderos protagonistas de la fiesta. Hoy, una afición entregada ha vuelto a cantar aquello de ‘volveremos, volveremos…’, sin darse cuenta de que ya lo habían hecho. Hoy, el Atlético de Madrid ha vuelto a Neptuno con un título bajo el brazo para sentirse de nuevo grande. Hoy la gran familia colchonera sabe porqué son del Atleti. Hoy, el que escribe, compartió con todos ellos el día más feliz de sus vidas y comprendió que los triunfos se saborean más cuando se ha llorado antes, de alegría y de rabia, en el Calderón que es su casa.

Sabina no lo pudo describir mejor:





La Copa del Rey al Camp Nou

14 04 2010

El entuerto se ha resuelto a medias, porque ya sabemos dónde se disputará la final de la Copa del Rey, pero todavía desconocemos el cuando. El Atlético de Madrid y el Sevilla FC jugarán en el Camp Nou de Barcelona el último encuentro del torneo del KO. Allí se encontrarán colchoneros y sevillistas el día 19 de mayo si el Atleti se clasifica para la otra final a la que aún aspira, la de la Europa League. Si, por el contrario, cae en las semis ante el Liverpool la final de Copa se adelantaría una semana, hasta el día 13.

Los aficionados del Sevilla y Atlético llenarán las casi 100.000 butacas del coliseo azulgrana

La decisión ha llegado con cierta polémica ya que el Sevilla se ha sentido traicionado por la propia Federación tras la designación de Barcelona y el Camp Nou como sede de la final. Entienden que esta decisión favorece al Atlético y a sus aficionados que lo tendrán más fácil para llegar hasta la Ciudad Condal. El Sevilla prefería Madrid, aunque en la capital solo contemplaban el Santiago Bernabéu como única sede, Valencia o incluso la propia ciudad hispalense donde veían en el campo de La Cartuja un terreno neutral y con capacidad suficiente para albergar la final de la Copa del Rey.

El verdadero lío lo tienen los aficionados, los ‘otros’ protagonistas de la final por los que ninguno de los dos equipos han mirado. Éstos no pueden solicitar días libres en sus trabajos, no pueden comprar las entradas, no podrán reservar sus billetes de avión o tren y muchos no podrán ayudar a su equipo por las incompetencias de Federación, Atlético y Sevilla. Parece impropio de un campeonato con tanta solera como la Copa del Rey que a poco más de un mes todavía no se sepa la fecha exacta para la final. La Federación debería replantearse muchas cosas y entre otras, el designar fecha y sede para este torneo, que entre todos estamos desprestigiando, al principio de temporada.

De todos modos, será la primera final en el Camp Nou desde 1970 cuando el Madrid y el Valencia alcanzaron la última ronda del torneo del KO. Entonces los blancos vencieron 3-1 a los chés. Hubo que esperar hasta el 2004 para volver a ver una final en la Ciudad Condal. Fue en el Estadio Olímpico de Montjuic donde el Zaragoza se impuso al Real Madrid por 2-3.





Enemigos íntimos

28 03 2010

Madrid huele hoy a derbi, a tradición y a rivalidad. Son muchas las camisetas blancas y las sudaderas rojas con las que puedes toparte en esta mañana de primavera. El sol tampoco se lo ha querido perder y ya asoma por los graderíos del Santiago Bernabéu, lugar de la batalla. Los aledaños se comienzan a llenar de aficionados que rebuscan las últimas entradas, mientras los protagonistas, los jugadores de ambos equipos velan armas en los hoteles de concentración.

El duelo entre Higuaín y Perea se repetirá esta noche

Unos estarán pensando en ampliar su racha, ésa que dice que cada derbi es un festín para ellos, los blancos, porque las victorias se acumulan a lo largo de la última década. El Atleti, estará pensando en romper el maleficio, en regalar, por fín, a sus aficionados una victoria ante el eterno rival y de paso ponerle un obstáculo más a su vecino con el que frenar su aceleración hacia el título de Liga. La única meta que puede cruzar el Real Madrid esta temporada.

Las esperanzas colchoneras se asientan en Quique Sánchez Flores, el entrenador que ha conseguido reanimar al enfermo e incluso hacerlo caminar. Clasificado para la final de la Copa del Rey y en cuartos de final de la Europa League, el técnico podrá contar hoy con todas sus estrellas, incluído el Kun y Forlán arriba, asistido por los costados por un ex-madridista como Reyes y un ex-culé como Simao. En ese cuarteto se depositan el resto de las ilusiones rojiblancas.

Los merengues, por su parte, se fijan en la retaguardia. En la suya propia y en la ajena para confiar en una nueva fiesta en su estadio. La defensa del Madrid se ha asentado esta temporada y Casillas tiene cada vez menos trabajo. Algo más tiene en cada partido el cuarteto de atrás del Atleti, aunque es obligatorio decir que Quique ha conseguido recuperar la cabeza y las piernas de sus defensas. Por si cayeran en pecados del pasado, los atléticos se aferran a su nuevo ídolo, De Gea para seguir demostrando que Casillas tiene relevo. El de hoy será su debut oficial en un derbi y lo hará en casa del enemigo, casi nada.

Si a eso añadimos que otro debutante en los derbis será un tal Cristiano Ronaldo, obvia decir que el canterano colchonero tendrá hoy un duro examen. Cristiano en su lucha tanto interna como externa contra el mundo querrá hacerse amo y señor del partido, con sus gestos, su imponente figura y sobre todo, sus goles. Porque en eso la guerra particular la tiene con su propio compañero de equipo, Higuaín, que le aventaja en goles y acierto. Las 22 dianas del argentino lo convierten en el arma más peligrosa de los blancos. Un cuchillo frente al tarro de mantequilla en el que la lucha por el pichichi puede sobrevolará cada acción de ambos.

Estamos ante el derbi más desigual de los últimos tiempos. 34 son los puntos que separan a ambos equipos y, sin embargo, esta noche todo es posible porque enfrente estará el Atleti y eso siempre da un plus de emoción e intriga. Para los amantes de los datos y los números hay que mencionar que Tiago, titular hoy, nunca ha perdido en el Bernabéu y el Atlético no gana allí desde hace una década. Hay una generación de colchoneros que no han visto ganar a su equipo frente a su enemigo íntimo. Para más inri, el Madrid ha ganado todos sus partidos de Liga en su coliseo esta temporada. La racha, como la Liga, se extiende o se corta hoy.





El talón de Aquiles

15 02 2010

Ayer confirmaron que son humanos y perdieron la condición de invictos que todavía paseaban por los campos de España. El FC Barcelona volvió a salirse en su curva maldita, que diría mi nuevo compañero de trabajo, esa que surca las entrañas del Vicente Calderón. Allí un año más la Liga volvió a apretarse un poco más  y algo bueno traerá todo esto. La emoción, la tensión, la presión entre los dos colosos de nuestro fútbol y el olvido de las teorías conspiratorias.

Xavi y Keita han sido los últimos en caer

En la Ribera del Manzanares volvió a dejarse el Barça algo más de tres puntos. Del Calderón volvió con la figura imponente de Cristiano y Cía más perfilada en el retrovisor y con la enfermería más llena. A las numerosas bajas en defensa se sumó (a los cinco minutos de partido) el malí Keita por una rotura muscular en el muslo derecho y Xavi con una lesión fibrilar en el muslo derecho. El cerebro y el músculo culé también se rompen cuando se aproximan las primeras rampas duras de la temporada.

Y es que si al encuentro frente al Atlético de Madrid el Barça llegó con bajas, al siguiente frente al Rácing llegará en cuadro. A saber, Dani Alves tiene para dos semanas más, Eric Abidal estará en el dique seco casi dos meses, Touré no sabe si llegará a tiempo para la Champions, Chygrynskiy también está forzando para llegar a la cita europea; y ahora a ellos se le suman Keita y Xavi. La sexta lesión en ocho días. La única buena noticia para Pep es la vuelta de Piqué y Márquez tras cumplir sus respectivos partidos de sanción.

Y si la plaga de lesiones son el talón de Aquiles del equipo de Guardiola, las piernas no andan mucho mejor. El esfuerzo de una temporada tan cargada de títulos como de partidos y de alta tensión comienza a notarse en el corto plantel azulgrana. Hasta ahora los canteranos han ido valiendo, pero cuando comience a decidirse lo serio a más de uno pueden temblarle las piernas. Guardiola se ha jugado todos los títulos desde que llegó al banquillo azulgrana con 14 jugadores y de esos, hoy tiene lesionados a cinco titulares indispensables.

El Barça ya tuvo un inicio de febrero dubitativo el año pasado y habría que recordar todo lo que vino después. Eso lo sabemos todos. Pero este traspiés, el primero de la temporada en la competición casera, ha venido acompañado por un peligroso bajón físico que comienza a atisvarse en las piernas de los culés en los últimos treinta minutos de partido. Este año (me refiero a 2010) al Barça le cuesta más decantar los partidos, finiquitarlos y dominar a sus rivales.

Éstos van conociendo las debilidades del líder y Guardiola va a necesitar horas extras para reorganizar el rompecabezas que se le presenta de medio campo para atrás. Anoche no salió nada pero el ejemplo del Calderón ya estará guardado en todas las hemerotecas de los grandes de Europa. El Barça ha descubierto sus puntos débiles y ahora, nadando a contracorriente, será buena prueba de fuego para ver la mano diestra de Guardiola y el verdadero recorrido del mejor Barça de la historia.





10 años de travesía en el desierto

12 02 2010

Será un oasis en el desierto deportivo en el que desde hace mucho tiempo se halla instalado el Atlético de Madrid. Concretamente, el segundo (oasis) tras ese ascenso desde el infierno en el que malvivió durante dos temporadas. El Atleti recuperará el próximo mes de mayo parte de esa esencia que un día le llevó a convertirle en el tercer club de España, peleando el segundo escalón de tú a tú con el FC Barcelona. Su clasificación para la final de la Copa del Rey diez años después confirma la mejoría del enfermo, la cercanía de la tierra prometida y el oleaje de pasión que despierta una posible visita a Neptuno.

La derrota frente al Racing 3-2 no fue suficiente para los cántabros anoche

Pero encontrar el rayo de luz para salir del túnel no será nada fácil. Enfrente estará el Sevilla, precisamente el equipo que con un ojo privilegiado en lo deportivo y con una más que correcta atención a las cuentas ha bajado del último escalón del podio al Atleti. Ese tercer lugar es hoy propiedad del Sevilla FC.

Pero con el Atleti todo es posible. Ya se sabe “qué manera de palmar, qué manera de vencer”. Quique va encontrando su equipo y sus hombres. Con Tiago, con Domínguez, con Reyes y con los de siempre (Forlán y Agüero) en un mejor estado de forma. Poco se ha notado incluso el patinazo con Asenjo, al que De Gea parece haber cortado y vetado en el Calderón esa magnífica proyección que apuntaba.  El Manzanares estabá necesitado de ídolos, de referentes y de sueños y ahora todos esos se pueden pintar de color rojiblanco.

Las rayas canallas de los colchones vuelven a estar de moda. Y es que el futuro inmediato de la entidad rojiblanca está en juego. La Copa es algo más que un título para los colchoneros. Se juega su confianza (esa que Quique ha conseguido recuperar), su estatus y el salto de calidad definitivo que lleva esperando desde que volvieron del infierno. Su vuelta a la élite del fútbol español debe ser ratificada con un título, y éste sería el mejor atajo para volver a Europa.

La afición, cansada pero incombustible en el apoyo, quizá no aguantaría una nueva decepción. Toda una generación de colchoneros no conocen a Neptuno, no saben lo que es saborear un título y tienen que buscar las alegrías en los libros de historia. Además el Atlético de Madrid necesita ir a Europa, porque su modelo de negocio es insostenible sin los ingresos de las competiciones continentales y retener a sus máximas figuras dependerá en gran medida de ese logro. 14 años después del ‘doblete’ el Atleti vuelve a sentirse grande, vuelve a mirar de cerca un título, vuelve a vestir sus mejores galas y a afinar su garganta, vuelve, también, a ponerse la venda porque en el último escalón espera un enemigo irreconciliable, vuelve, en definitiva, a sufrir y a soñar.