El latido de un futbolista

20 01 2011

La puerta del túnel de vestuarios se cerraba un 1 de enero de 2010 y la oscuridad cegaba sus ojos. Afortunadamente, entonces comenzó su lucha. Su fuerza fue la de otros, la de su club, la de su presidente y la de su gente. Con los precedentes en contra y la presión de enfrentarse a un enemigo desconocido Sergio Sánchez no perdió la ilusión de volver a sentirse a futbolista. Un año después su corazón de futbolista volvía a calzarse las botas, saltaba a un campo de fútbol y saboreaba el dulce veneno del gol cantado por su hinchada.

 

Sergio Sánchez jugó su primer partido frente al Villarreal en Copa (3-0) tras recuperarse de su dolencia cardíaca

Poco o nada de eso se podía imaginar Sergio cuando hace 12 meses, Monchi, el director deportivo del Sevilla FC, acompañado de los médicos del club le comunicaban que le había sido detectado una cardiopatía que aconsejaba la paralización de toda actividad deportiva. Habían llegado a tiempo, luego, no había tiempo que perder. Tras el zarpazo inicial, Sergio (que había fichado por el Sevilla en el verano de 2009, procedente del Espanyol) tuvo en el club hispalense al primer interesado en recuperarle, primero como persona, y después como futbolista.

Así comenzó la búsqueda de una luz que no se atisbaba en mitad de ese túnel. Su fe y la tenacidad del club por encontrar una solución satisfactoria fueron claves. El Sevilla consultó con algunos de los mejores especialistas en cardiología de los EE.UU., donde este problema ya se había dado en jugadores de Beisbol. Una operación era posible. La esperanza crecía. Pero el Sevilla buscó otras opiniones en Europa. Fue entonces cuando contactó con el doctor Sievers, un reputado cardiólogo alemán, que veía viable la operación, no exenta de riesgos. La operación de corazón era peligrosa y la vida del defensor sevillista corría peligro. Sergio no lo dudó y dio un paso al frente.

Ésta se produjo en Hamburgo, el 20 de mayo, apenas un día después de que el Sevilla ganara la Copa del Rey. Esa fue la primera imagen que vio Sergio tras su operación: a sus compañeros levantando la Copa. Y entonces supo que todo, a partir de entonces, iría bien. Había vencido a la oscuridad y la vida le daba una segunda oportunidad, esa segunda oportunidad que antes había negado a otros y que a él le costaría todavía más de seis meses alcanzar. Sin embargo, la esperanza crecía a pasos agigantados en su interior. Las diferentes pruebas cardíacas y de esfuerzo que iba pasando reforzaban esas buenas sensaciones, hasta que el 29 de diciembre de 2010 la sonrisa inundaba de nuevo su rostro. Casi un año después nada le impedía jugar al fútbol. Ya tenía el alta.

Su círculo se cerró el pasado 18 de enero. Ese día volvió a abrir la puerta del túnel de vestuarios para saltar al Sánchez Pizjuán vestido de futbolista. Su corazón latía fuerte y sano tras regatear a su enemigo más complicado. Él se acordó de Puerta y de su amigo Dani Jarque, que no tuvieron esa oportunidad. Y Del Nido, presidente del Sevilla y gran artífice de su recuperación, ya se marcó su próximo reto: “Hasta que Sergio no sea el sustituto de Puyol en la Selección, no estaremos contento”. Como dice Sergio, para eso todavía queda, pero con corazón todo es posible.

Anuncios




Dani Jarque, siempre con nosotros

8 08 2010

Esa fue la dedicatoria que el gran Andrés Iniesta inscribió en su camiseta apenas horas antes de disputar el partido más importante de su vida, poco antes de marcar el gol que nos cambió la vida a todos. Luego, en medio del éxtasis, Andrés tuvo un segundo de pausa, de sosiego, de lucidez para recordar a su querido amigo, al compañero arrancado de esta vida con excesiva premura. Aquel Dani Jarque, siempre con nosotros hablaba de la catadura moral y de la grandeza de este crack mundial y mejor persona, aunque el resto de los mortales sólo pudimos recapacitar en el gesto cuando la locura dejó de nublar nuestras mentes.

Iniesta destapó su mensaje tras marcar el gol más importante del fútbol español

Hoy se cumple un año de la muerte de Dani Jarque, el 8 de agosto de 2009 el corazón del capitán del RCD Espanyol se paraba para siempre. Su repentina muerte provocada por una asistolia no desfibrilable inundaba el fútbol español de lágrimas tras un nuevo caso de muerte fulminante en el deporte rey. El doctor Cervera (médico del Espanyol)  le practicó el masaje cardícaco y usó el desfibrilador, pero no se le pudo reanimar. Dani Jarque se unía a Antonio Puerta entre los ilustres de nuestros fútbol que nos dejaban antes de tiempo, pero ellos no eran los únicos. Sus muertes, no obstante, han ayudado a prevenir esos fallos cardíacos, a mejoras las revisiones médicas a los deportistas y a indagar en los estudios. Casos como los de De la Red o Sergio Sánchez son buenos ejemplos.

Pero Jarque nunca pudo estrenar esa capitanía en el nuevo estadio del Espanyol, ése que hoy se ha convertido en un pequeño museo en su honor pero que inexplicablemente no (todavía) no lleva su nombre. Algo que no deja en muy buen lugar a la directiva del Espanyol que ha demostrado una falta de sensibilidad preocupante con uno de sus mejores jugadores. El homenaje fue espontáneo y popular desde el primer momento y así la puerta 21 del Estadio Cornellá-El Prat, así se llama el nuevo estadio, se ha vuelto a llenar un año después de emotivas frases, velas incandescentes y fotos para el recuerdo.

Un nuevo homenaje a Dani Jarque ha tenido lugar hoy en la puerta 21 de Cornellá-El Prat

Aquella puerta 21 que hace un año reventó de dolor y llanto ya se conoce como puerta ‘Dani Jarque’ y en los próximos días se colocará un busto del jugador en su memoria. Esta noche coincidiendo con la final del Trofeo veraniego Ramón de Carranza que enfrentará al Espanyol y el Atlético de Madrid se espera que sus compañeros salgan con alguna camiseta conmemorativa.

Con un futuruo prometedor, con tan solo 26 años y con una hija de camino que nunca llegaría a conocer, Jarque dejó demasiadas cosas a medias. Una de ellas fue la Selección Española, a la que había acudido en sus categorías inferiores. Parte de esa ausencia la redimió Iniesta el pasado 11 de julio para recordar que siempre ha estado ahí. El de Fuentealbilla era uno de los amigos íntimos de Dani, uno de los que más sufrió con su pérdida y su particular homenaje estuvo a la altura de su gran amistad. Pocas veces una camiseta significó tanto, pocas veces unas palabras pusieron tantos vellos de punta, pocas veces las lágrimas han arrasado nuestros ojos con una mezcolanza de alegría y pena como aquella. Jarque,  desde un lugar privilegiado, el cielo, también ayudó a que ese balón entrara. Él vio ese gol como nadie.





Hasta siempre, Dani Jarque

10 08 2009

Hoy acudo a este blog con cierta resignación para reflexionar sobre un tema que comienza a ser habitual en el mundo del deporte, y concretamente, en el fútbol, al que golpea sin escrúpulos en los últimos tiempos. Éste se ha vuelto a teñir de luto tras la fulminante muerte del jugador del Espanyol de Barcelona, Dani Jarque. Fue el sábado cuando el joven jugador españolista de 26 años moría en la concentración de su equipo en Florencia a causa de un paro cardíaco.  Su fallecimiento es el último de una larga lista de deportistas a los que su cuerpo les falló un día sin saber todavía muy bien porqué. Lo que nos habla de ese lado oscuro del cuerpo humano que la medicina no ha descubierto aún.

Dani Jarque se había convertido en uno de los símbolos del Espanyol

Dani Jarque se había convertido en uno de los símbolos del Espanyol

Y es que con el recuerdo de Antonio Puerta en la cabeza, hoy nos preguntamos cómo pueden ocurrir estas situaciones en unos chicos jóvenes, preparados físicamente y controlados hasta el milímetro. Posiblemente la naturaleza esconda esas respuestas, pero estas muertes deben servir para darnos cuenta de que se ha avanzado, sí; pero aun queda un largo camino que recorrer en la medicina. El desarrollo de las investigaciones científicas se plantea clave en este aspecto.

Los múltiples controles o las innumerables pruebas físicas que se realizan a los futbolistas han resultado insuficiente para casos como los de Puerta, De la Red o Defoe, en los que no se había detectado su dolencia antes. Por ello considero, que hoy por hoy este tipo de muertes fulminantes son indetectables. Algo falla en esos cuerpos, algo falla en el corazón humano para hacernos a todos un poco más vulnerables. Las causas se pueden achacar a muchos factores: la tensión de la competición, el exigente calendario, la dura pretemporada realizada bajo un calor de justicia,… Lo cierto es que no hay una respuesta clara y concreta.

Porque casos como el de Jarque desbaratan todas esas respuestas. El ’21’ blanquiazul se encontraba hablando felizmente con su novia, embarazada de 8 meses, en la habitación de su hotel vía telefónica cuando su corazón dijo basta.  No realizaba ningún esfuerzo, su corazón no bombeaba sangre a un ritmo desproporcionado y sin embargo, todo se acabó. Su corazón no resistió el infarto que terminó segando su vida y tiñendo al mundo del fútbol de lágrimas y luto.

Hasta entonces el Espanyol vivía días de vino y rosas, una nueva temporada estaba en ciernes, acaban de inaugurar su flamante estadio de Cornella-El Prat, para el que hoy desgraciadamente ya tienen nombre con el que rebautizarle, y Jarque se había convertido, a petición de su entrenador Mauricio Pochettino, en el capitán de este nuevo RCD Espanyol. Por todo ello, le recordaremos como lo que fue, un magnífico central que defendió con orgullo y pundonor la camiseta blaquiazul del equipo de sus amores. Santo y seña de la cantera españolista, era uno de los jugadores más queridos de la plantilla, como quedó demostrado hace una semana en la inauguración del nuevo estadio del Español, donde jugó su penúltimo partido. Allí lució el brazalete de capitán, al igual que hizo en tierras italianas en su último partido como jugador de fútbol, del que hoy es el eterno capitán españolista.

El sentido homenaje de la afición no se ha hecho esperar

El sentido homenaje de la afición no se ha hecho esperar

Esa alegría ha dado paso a la consternación del mundo del fútbol. Desde la familia blanquiazul, que ayer se desplazó en masa hasta la puerta 21 de su nuevo estadio para rendir un más que merecido homenaje a su capitán, hasta cada uno de los principales clubes de nuestra Liga, han mostrado su apoyo a la familia, amigos y compañeros de Dani Jarque. La familia del fútbol ha cerrado filas entorno al gran capitán del Español, que no se sentirá sólo en el cielo, ese cielo que hoy es un poco más blanquiazul que de costumbre, porque siempre habrá un recuerdo para él desde esa puerta 21 y desde ese estadio que inauguró con orgullo e ilusión, como todo lo que hacía en su vida. Descansa en Paz, Dani.

Homenaje a Dani Jarque.