30 años de La Masía

24 10 2009

Vive los momentos de mayor esplendor de su historia. La Masía, la fábrica de talentos azulgrana ha logrado a los 30 su madurez. Una madurez que disfruta reconfortada por los recientes éxitos. Poco o nada ha cambiado la fisonomía y el espirítu de unas instalaciones que se remodelaron en 1979 para convertirse en la residencia de los jugadores de las categorías inferiores del FC Barcelona. Hoy aquella quimera austera y visionaria se ha convertido en la referencia del fútbol español y en una de las canteras más prolíficas del panorama mundial.

Esta emblemática edificación es una antigua residencia payesa construida en 1702

Esta emblemática edificación es una antigua residencia payesa construida en 1702

Su historia, no obstante, se entronca en la construcción del nuevo estadio. En un principio La Masía se usó como taller para la confección de la maqueta y sala de trabajo de arquitectos y constructores del Camp Nou, como punto de partida de las visitas de altas personalidades y asociados a las obras de construcción del estadio y en la última etapa sede de las oficinas del club. No obstante, el auge del club y la creación de diversas secretarías determinó que la Masia no tuviese cabida suficiente como sede social.

Fue entonces cuando arrancó la leyenda. Bajo la presidencia de Josep Lluis Núñez, la Masia se convirtió en la residencia de los jóvenes jugadores con domicilio fuera de Barcelona. Las obras de adecuación se efectuaron con mucha rapidez, y el 20 de octubre de 1979 se inauguraba oficialmente para su nuevo uso. Los sueños y las ilusiones de aquellos niños se aposentaban a los pies del Camp Nou, desde donde cada noche soñaban con triunfar algún día.

La motivación la tenían a los pies de la cama, y eso unido al buen ambiente que se creó en la residencia y el trabajo constante de técnicos y preparadores dieron lugar a que muchos de ellos triunfaran e imitarán a sus ídolos de entonces. A Johan Cruyff, a Charly Rexach, a Quini, a Alexanco, … Así fueron muchos los que crecieron tanto futbolística como personalmente cobijado por esos muros, como Amor, Guardiola, Sergi, De la Peña, Puyol, Xavi, Reina, Víctor Valdés, Iniesta, Cesc, Arteta, Messi o Pedro.

Algunos de los residentes que han pasado por la Masía

Algunos de los residentes que han pasado por la Masía

Algunos de ellos se convirtieron en capitán y alma máter de su equipo. Como Pep Guardiola o Carles Puyol. El primero fue el cerebro del Dream Team y hoy es el entrenador del mejor Barça de la historia  y la voz más autorizada de esa entidad; mientras que ‘Puyi’ es el súmmun de la Masía, la esencia del barcelonismo.  En el ‘5’ culé se representa algunas de las cualidades con las que mi padre recordaba a ‘Tarzán’ Migueli, todo fuerza y sacrificio, todo pundonor y compromiso. Esas cualidades y su enorme derroche dentro del terreno de juego le han valido su renovación hasta el 2013 con las que pondrá fin a 15 temporadas vestido de azul y grana (las mismas que Migueli). Así, el central de La Pobla de Segur no vestirá otra camiseta que no sea la que lleva grabada en la piel, tal y como hizo otro de sus ídolos, Paolo Maldini.

Es la cosecha de la Masía, encumbrada en su momento más fertil. Pero la fábrica no descansa y la juventud y el descaro de estos chicos suman cada verano nuevos adeptos, respaldada por una política de continuidad y confianza por parte del club. Esos son los pilares de su éxito: la confianza y la continuidad. En la Masía el ejemplo y los motivos de superación están muy cerca, aunque pocos, ni siquiera los más aventureros soñaban aquel 20 de octubre de 1979 que 30 años después unos chicos criados en esa casa levantarían la tercera Copa de Europa del club, con el que conseguirían un triplete histórico. 7 de los 11 jugadores que saltaron al estadio Olímpico de Roma en la pasada final de la Champions se habían criado en la Masía.

Mira aquí la historia contada por uno de sus protagonistas, Andrés Iniesta:

Anuncios