Todo al rojo

27 08 2010

Esa ha sido la apuesta de la Vuelta Ciclista a España. A sus 75 ha decidido renovarse y ponerse el color de moda en el deporte español. El líder de esta edición que arranca mañana en Sevilla con una contrarreloj nocturna por equipos por las calles de la ciudad hispalense (TeleDeporte/22.00h), portará un maillot rojo en lugar del dorado que ha sido el tono distintivo en estas últimas temporadas para el primero de la clasificación. Éstas son sólo algunas de las novedades de una Vuelta que en sus bodas de platino quiere hacer historia.

Este es el 'original' maillot de la Vuelta Ciclista a España

Con un recorrido agresivo, cargado de puertos únicos, jamás coronados, y un plantel de favoritos donde sobresalen por encima del resto los hermanos Schleck, Franck y Andy, junto a Denis Menchov, segundo y tercero, respectivamente del último Tour de Francia. Además el ruso está ante un nuevo reto, igualar a Tony Rominguer y a Roberto Heras, los únicos que han vencido tres veces en la ronda española. Entre la armada italiana destaca el ‘Tiburón’ Vicenzo Nibali, tercero en el último Giro de Italia. Son las amenazas extranjeras de esta Vuelta Ciclista a España que augura espectáculo y del bueno. Porque la terna de primeros espadas no se acaban ahí y entre los españoles encontramos, una vez más, al incombustible Carlos Sastre, que va a por la tercera ‘grande’ de la temporada, ‘Purito’ Rodríguez o Ezequiel Mosquera. No los pierdan de vista.

Como tampoco deberían hacerlo con los ‘tapados’ de esta Vuelta. Con ese Igor Antón que debe ser digno heredero de su compañero de equipo Samuel Sánchez, segundo en la pasada ronda española y ausente en ésta. Sin olvidarnos del potencial de un Caisse D’Epargne que trae a David Arroyo y Luis León Sánchez como agitadores y protagonistas de una Vuelta diseñada para escaladores. En una nueva apuesta por el ciclismo de antaño, por el espectáculo, por los demarrages desde lejos, por las estrategias de equipo, con hasta seis llegadas en alto. Los inéditos Cotobello y la espectacular Bola del Mundo dictarán sentencia cuando la carretera se empine. En un guiño para los mitómanos, Los Lagos de Covadonga también estarán presentes en esta 75º Vuelta Ciclista a España.

Pero no solo de puertos y descensos vivirá la carrera. En ese deseado equilibrio los organizadores han dispuesto de kilómetros de contra el reloj suficiente para que el espectáculo también se concentre en esa lucha. Además de la inicial pelea contra el crono de mañana en Sevilla, las tierras castellano-manchegas acogerán la otra, la contrarreloj individual, ya avanzada la competición. Serán 46 kilómetros que a muchos se les pueden hacer muy largos, y es que seguramente pocos podrán hacer frente a la locomotora Cancellara, más pendiente de su preparación para el Mundial que del triunfo final en Madrid.

Hasta allí desean llegar los favoritos de esta Vuelta vestidos con La Roja. El cambio de look con motivo del 75 aniversario de la ronda española ha sido diseñado por Custo Barcelona y mañana conocerá a su primer dueño en otra de las novedades más llamativas de esta nueva edición. Sevilla ha sido la ciudad elegida para esta iniciativa que tendrá corriendo a los ciclistas a unas horas nada habituales en las dos ruedas, pero obligadas ante el extenuante calor de estos días en la ciudad andaluza. Desde las 22.00h. hasta la media noche los protagonistas se ‘pasearán’ por las calles de Sevilla en un circuito que arrancará en la Plaza de Toros de La Maestranza y concluirá en la Torre del Oro. Serán 13 kilómetros para comprobar quien hace la mejor faena, la prenda roja espera tras la línea de meta, tras la primera puerta grande.

Un año más la canción de la Vuelta Ciclista a España 2010 es otro de sus grandes atractivos. En esta ocasión el ritmo lo ponen el grupo Preciados, la canción se llama Otra Oportunidad:

Anuncios




La dictadura de Contador

26 07 2010

Como los grandes héroes que han escrito las páginas  más doradas de este deporte, Alberto Contador abrió una nueva puerta que le acerca un poco más a ese Olimpo presidido por Eddie Merckx, Jacques Anquetil, Miguel Indurain o Lance Armstrong. Con su tercer disparo al cielo de París asciende un nuevo peldaño en esa jerarquía que algún día terminará enfrentándolo ante la historia. Franqueado por Andy Schleck y Denis Menchov, el himno español volvió a resonar en los Campos Elíseos, en lo que ya se ha convertido en costumbre en la capital gala; aún más, en el mundo entero. 

Contador repite experiencia y sensaciones sobre los Campos Elíseos por tercera vez

Y es que los acordes de la Marcha Real nos han puesto los vellos de punta en este mes de julio desde Londres hasta Johannesburgo, pasando por Alemania o París. En la capital gala esta vez no se confudieron con la música y Contador lo agradeció con una sonrisa que delataba el éxtasis y el orgullo ante lo conseguido. El ‘Pistolero de Pinto’ ya había padecido bastante. Porque éste ha sido el Tour más sufrido, decidido apenas por un puñado de segundos.

Contador lo llegó a ver perdido en esa contrarreloj final en la que las piernas no terminaron de responderle como esperaba. Fue allí cuando sacó toda su casta y el orgullo de campeón para defender ese maillot amarillo tan anhelado. Fue allí donde descubrió que la clave era saber sufrir. Fue allí donde sentenció su tercer Tour. Sus lágrimas posteriores, su exhausto gesto, sus entrecortadas declaraciones demostraban que el esfuerzo había sido infinito pero también había merecido la pena. La victoria, tras ese padecimiento, se disfrutará más.

Rodeado por la polémica del supuesto ‘juego limpio’, acuciado por la persecución de Schleck, quien ha dado un paso adelante para convertirse en el enemigo del futuro, en el rival del presente, y presionado por sentirse el favorito máximo, Contador no ha dado nunca la sensación de ir muy sobrado encima de la bici como en años anteriores. Ni siquiera cuando la carretera se puso cuesta arriba, pudo imponer el madrileño su característico balanceo. Toque de atención para el futuro.

Todo eso da hoy igual, con un nuevo triplete bajo el brazo, el de la Grand Bouclé, que añadir al otro, al de las tres grandes, conseguido hace un par de años. París se volvió  a rendir a la sonrisa de Contador por tercera vez, la quinta consecutiva en que la bandera española hondeaba en lo más alto de los Campos Elíseos y la decimo tercera vez que un ciclista español se imponía en la carrera de tres semanas más completa. Sí, nos estamos mal acostumbrando pero es que el que pedalea va camino de la leyenda a base de esfuerzo, sacrificio y humildad. Con esas bases seguirá subiendo puertos y luchando contra el crono, imponiendo su dictadura para anidar en la eternidad, donde reposan los más grandes de un deporte homérico.

Alberto Contador, en el podio de París:





Un Tour ¿descafeinado?

23 07 2010

Serán las altas temperaturas, será el ferreo control entre los favoritos o la no menos exigencia provocada desde la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), pero lo cierto es que el Tour 2010 no será recordado por las grandes etapas de ciclismo, por los duelos cara a cara o por los populares abanicos. Más allá del temido pavés y de las escasas escaramuzas entre Alberto Contador y Andy Schleck, los dos gallos en el corral francés,  poco más se podrá rescatar de una edición en la que el corredor pinteño tiene muy cerca descerrajar su tercer disparo en los Campos Elíseos de París.

Amigos para siempre

La última prueba de esa inesperada calma la vivimos ayer, en la etapa reina del Tour de Francia 2010. En pleno Tourmalet ,cuando las hostilidades se abrieron entre los principales favoritos al triunfo final en la clasificación general, nadie supo o pudo marcar diferencias. El paradigma una vez más volvieron a ser Schleck y Contador en esa relación de amor-odio que han protagonizado a lo largo de la ronda gala. Magníficos amigos desde hace tiempo, el corredor español se mantuvo a rueda del segundo clasificado  los últimos diez kilómetros de ascensión al mítico puerto pirenaico.

Mientras Andy intentaba con aceleraciones de todo tipo dejar atrás al maillot amarillo, Contador tiraba de experiencia y sangre fría para no dar ni un solo relevo y mantenerse a la expectativa ante la resolución de la etapa. Como si quisiera intimidar a su rival y, por qué no, buscar alguna debilidad en el luxemburgués, Alberto demarró a 5 kilómetros para meta, cuando ambos danzaban montaña arriba en busca de la victoria de etapa. Tras unos metros de vértigo, propios de la aceleración inicial, Schleck pudo pegarse a la rueda de Contador y así entraron en meta.

Aunque con las posiciones intercambiadas. Prácticamente dados de la mano, en un gesto caballeresco del maillot amarillo, que no todos han sabido entender, Contador le cedió la victoria de etapa al segundo clasificado de la general, del que, por cierto, sólo le separan ocho segundos. No obstante la superioridad del líder de Astaná sobre el del Saxo Bank en la lucha contra el crono augura que esa diferencia aumentará mañana, en la contrareloj de Burdeos. Alberto no es el primero que deja ganar a un rival directo. Ya lo hizo el propio Armstrong con el genial Pantani, o Indurain con Tony Rominguer, Claudio Chiapucci…, aunque las formas, apenas hubo sprint en la llegada, han sido la coartada de algunos para atacar al orgullo de campeón de Contador.

Éste, tal vez, arrastraba una culpa que no le correspondía. Tras la salida de cadena que sufrió el pasado lunes Schleck en pleno ataque sobre las rampas de Ax 3 domaines, Contador consiguió recuperar el maillot amarillo. A buen seguro que los pitos en el podio enfundado en el jersey de líder de la ronda gala todavía resonaban en su cabeza y las críticas posteriores ante su ‘escaso’ juego limpio le hicieron optar por la decisión más salomónica. Para tí (Schleck) la etapa, para mí la General.

No fue el primer intento de Contador por mejorar su imagen en tierras galas (algo, que por otro lado, no parece necesario), ya que al inicio de la etapa de ayer habló con Carlos Sastre para reducir el ritmo de carrera tras una numerosa caída en la que se vio implicado Samuel Sánchez. La proposición sacó de quicio a Sastre quien al término de la etapa tuvo para todos: “estamos haciendo del ciclismo una patraña de niñatos”. Una etapa que continuó con el guión establecido a lo largo de este Tour: descafeinado. Y es que en los tiempos que corren con la caballerosidad, al igual que ocurre con la demagogia sólo se hace patria de ella cuando el viento sopla a favor.





La Vuelta más internacional

31 08 2009

Sí, ya ha comenzado la Vuelta Ciclista a España 2009, aunque es posible que pocos se hayan enterado. De hecho los ciclistas aún no han pisado territorio español y no se les espera hasta el jueves. Estos días (concretamente desde el pasado sábado) andan pedaleando por el norte de la vieja Europa, recorriendo las carreteras de Holanda, Bélgica o Alemania. Donde lo primero que hay que decir es que la afición (que en estos países es mucha) del ciclismo se ha volcado con la prueba y a ello ha añadido un caríz ornamental, en el que no faltan los toros y las flamencas para que todos se sientan como en casa. El otro aliciente es el viento, ése que pasa de largo por una España que en estas fechas se encuentra en continúa alerta por calor, y que ya ha realizado los primeros estragos en la Vuelta, aumentando el interés y la emoción en la ronda española.

Cancellara es el primer maillot dorado de la vuelta

Cancellara es el primer maillot dorado de la vuelta

Esa emoción e interés ya se pudo captar en el prólogo con el que se dió el banderazo de salida en la mítica ‘Catedral’ del Motociclismo. La contrareloj individual se desarrolló sobre el trazado del circuito de Assen que rugió como en las mejores derrapadas y adelantemientos de algunos de los ilustres pilotos que han pasado por allí. El suizo Fabian Cancellara consiguió la pole y se colocó el primer jersey oro de esta edición, tal y como ya hiciera en el pasado Tour de Francia.

A mi modo de ver, fue un éxito y me parece todo un acierto llevar la Vuelta a estas latitudes donde el ciclismo es tan apreciado. Es una forma más de promocionar y de dar caché a una prueba que intenta revitalizarse cada año. Siguiendo el ejemplo del Tour (la carrera más importante por etapas del mundo) la Vuelta ha salido de sus fronteras con la intención de captar más aficionados y supongo que más patrocinadores, al fin y al cabo, el principal alimento de este deporte. En ese sentido, y espero que no me ciegue mi indiscutible nacionalidad, siempre me ha parecido que la ronda española era la más innovadora, la vuelta por etapas que más investiga y mejora en su afán por atraer a público y ciclistas de todo tipo. De todos modos, parece lógico ese interés ya que en pleno septiembre la temporada está dando los últimos coletazos para muchos y así es dificil recolectar un plantel internacional de nivel.

Valverde quiere desquitarse del mal sabor de boca al no haber podido ir al Tour, realizando un gran Vuelta

Valverde quiere desquitarse del mal sabor de boca al no haber podido ir al Tour, realizando un gran Vuelta

Bueno, pues la Vuelta lo consigue año a año, en mayor o menor medida.  En esta ocasión hay campeones olímpicos, como Samuel Sánchez, antiguos ganadores de la ronda española, Alexandre Vinokourov o eternos aspirantes a todos con ansias de conseguir una anhelada victoria en una gran vuelta como Alejandro Valverde o Cadel Evans. Aunque la lista de ilustres candidatos no se terminan ahí. En ella también podríamos incluir a Andy (segundo en el último Tour) y Frank Schleck, Igor Antón, Damiano Cunego, Linus Gerdemann, Roman Kreuziger o Iván Basso.

Algunos de estos, sin embargo, perdieron ayer algunos preciados segundos que bien pueden impedirles luchar por el triunfo final. Entre los damnificados por los cortes formados entre las innumerables rotondas y el temido pavés holandés se encuentran hombres como Vinokourov, Samuel Sánchez o Frank Schleck, que se dejaron 18 segundos o los más perjudicados como Andy Schleck o Igor Antón que perdieron 30 segundos. Mientras, en la línea de meta un joven de 22 años sorprendía a los principales favoritos al sprint. Gerald Ciolek del Milram se impuso a todos. Fue por escaso milímetros y justo detrás de él descubrimos a otros jóvenes que vienen pedaleando con fuerza en esto del sprint. Sus nombres son poco conocidos, Fabian Sabatini o Roger Hammond, pero apuesto a que pronto harán olvidar otros más ilustres como Tom Boonen o Daniele Bennati, también presentes en el sprint de ayer.

Con todo esto, Fabian Cancellara sigue mantiendo el maillot oro de la vuelta, aunque si las llegadas se continúan resolviendo al sprint será difícil que lo mantenga al menos hasta que lleguen a España. Eso será el próximo jueves tras la jornada de descanso del miércoles que aprovecharán para realizar el necesario traslado a nuestro país. En su vuelta a las carreteras de la Península, se adentrarán en el abrasador levante español para comprobar que aquí no hay viento sino calima, mientras se reencuentran con la afición española, los toros y las flamencas, que esta vez serán de carne y hueso.