El mercader de la pelota

22 11 2011

Lo suyo daría para un guión de cine de esos que devora con asiduidad. Incluso para una trilogía, tan de moda últimamente. La historia es archiconocida, la rana que se convierte en príncipe, pero en esta historia no hay princesa de por medio, hay una pelota. Aunque ésta no sea el camino más recto para el estrellato. Al menos en el caso de Jorge Mendes, futbolista frustrado, rey midas del mercadeo que gira alrededor del fútbol. Multimillonario, en definitiva, sin tocar un balón.

Jorge Mendes, multimillonario sin tocar una pelota, o casi

Poco o nada podría imaginar Jorge la película de su vida cuando cambió su Lisboa natal por Viana do Castelo, una villa de 30.000 habitantes a 50 kilómetros de Galicia. Hijo de Manuel, funcionario de la Administración Pública, y María, ama de casa, contaba con 21 años y buscaba fortuna en el Viannense. Interior izquierdo, pronto demostró que su talento no residía en las piernas, sino en su cabeza. Recién aterrizado en el club de Segunda B solicitó la gestión de las vallas publicitarias del estadio. Seis meses después abrió su propio videoclub, Samui Video. Rodeado de cintas BETA y VHS todavía era rana.

El punto de inflexión se aproximaba. Los negocios crecían y el fútbol cada vez ocupaba un lugar más residual en su vida. Jugó en el Caminha y en el Lanheses de Tercera, mientras gestionaba un complejo turístico y de ocio llamado Luziamar. Con 30 años dejó el fútbol. En ese momento realizó su primera operación, facilitar el fichaje de su amigo y socio de Samui, Antonio Alberto por el Lourosa. La rana se había lanzado al agua.

Y a orillas del Atlántico continuaron sus actividades empresariales. Allí, en Caminha donde regentaba la discoteca Alfandega conoció a Nuno Espirito Santo. Su primer representado, al que llevó del Vitoria de Guimaraes hasta el Deportivo en 1997. Ya entonces se averiguaba la ambición y las dotes de persuasión que marcarían su empresa Gestifute, mucho antes de que revolucionaran el mercado con la gestión de la imagen de sus propios jugadores, a través de la filial Polaris Sports.

El siguiente fue Costinha, jugaba en el Nacional en Segunda y pocos conocían su potencial. Primero lo convenció a él para ser su representante, poco después al Monaco para que lo fichara. Esa operación resume lo que es Jorge, es padre, es amigo, es hermano. Sólo así se explica que en tan poco tiempo ganara tanto terreno a gente más asentada como Jose Veiga, con el que cuentan que llegó a las manos, o Paulo Barbosa. Jugadores como Simao o Maniche sucumbieron al encanto de Jorge. Pocos se movían como él en las aguas tibias de una negociación.

Estaba a punto de llegar el Big-Bang de Mendes. Auspiciado por los títulos de los ‘Dragoes’ de Oporto, donde controlaba a media plantilla y, sobre todo, al artífice del éxito, José Mourinho. El megatraspaso de The Special One, Paulo Ferreira, Costinha y Tiago al Chelsea en 2004 le elevó al escalafón más alto del mercado de futbolistas. Ese mismo año traspasó a Deco al Barcelona, tras haberlo rescatado del modesto Alverca. De repente, la rana se había convertido en príncipe.

Y su ambición acercó fronteras. Traspasó la línea de cal y a su nómina de jugadores añadió la de entrenadores de perfil variado: José Mourinho, Scolari, Queiroz, Paulo Bento; puntos intermedios y fundamentales en su negocio para dominar los clubes, más aún, para dominar el mercado. Así trazó alianzas estratégicas con empresas de representación (la brasileña Traffic) o creó su propio fondo de inversión Quality Sports Investment junto a Peter Kenyon, ex director ejecutivo del Chelsea.

Para entonces Mendes ya anidaba en la cúspide de la pirámide. Príncipe ascendido a Rey por las contantes jugadas maestras basadas en el movimiento de jugadores a corto plazo, año a año, siempre buscando la revalorización. Para él, tan cercano a sus futbolistas como alejado del foco mediático, su secreto son ellos y ellos le adoran porque todos son tratados como estrellas de cine, como si fueran Sean Penn o Robert de Niro, los dos actores fetiche de Jorge, esos que algún día interpretarán el papel de Mendes, la mano que mueve el mercado.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: