Cerrar el círculo

23 05 2011

Londres, de nuevo, Londres al final del camino. 20 años después, con otro equipo de ensueño, con las mismas raíces pero distintos tallos. Allí, a  la Ítaca azulgrana volverá el Barça el sábado, al lugar donde creyeron por primera vez en sí mismos, al estadio en el que se hicieron grandes, a la ciudad que les coronó como Campeones de Europa. Ahora buscan la cuarta, la cuarta Copa de Europa en dos décadas. Tras más de 35 años de peregrinar por el desierto, los azulgranas encontraron la fórmula del éxito una fresca tarde de mayo del 92, y allí regresan  repitiendo fórmula para resolver la ecuación: cerrar el círculo.

En Wembley el 'Dream Team' de Johann Cruyff, con Guardiola en el campo, consiguió su primera Copa de Europa

Es el último paso pero no será un paso más. Este Barça, el ‘Pep Team’, hace tiempo que pelea contra la historia y ésta le ha puesto un nuevo reto en forma de hermoso símil que le iguale o (mejor dicho) le haga superar las hazañas del Dream Team de Johan Cruyff, el modelo, la pauta, la fórmula del éxito, en definitiva. Pep Guardiola, discípulo privilegiado del maestro, volverá a encauzar el túnel del nuevo Wembley, mientras su memoria lo lleve 19 años atrás para inundar su cabeza de recuerdos. Pep fue aquel 20 de mayo de 1992 la extensión de Cruyff sobre el campo, el cerebro del Barça con el 10 a su espalda. El sábado ese número lo portará Messi, la piedra filosofal del proyecto de Guardiola. Una muestra más de que el modelo se sigue mejorando.

Pero hay más. Porque es muy probable que los Zubizarreta, Koeman, Eusebio, Bakero o Salinas no fueran titulares en el Barça actual. Tal vez, Laudrup o Stoichkov consiguieran hacerse un hueco en esta constelación de estrellas, pero ellos fueron los pioneros, los que justificaron una idea de juego, los que alumbraron otras vías hacia el triunfo y los que impusieron un estilo que hoy ha perfeccionado Guardiola hasta las más altas cotas. Tanto que a estas alturas, el Barça es el favorito en la final frente al todopoderoso Manchester United de ‘Sir’ Alex Ferguson. Otro dato más que alumbra el triunfo del modelo: en 1992 dos canteranos jugaron aquella final, ‘Chapi’ Ferrer y Guardiola; el sábado serán ocho sobre el verde londinense.

Antiguo estadio de Wembley, construido en 1923

En una reedición de la final del 2009 en Roma, donde, el Barça barrió a los ‘red devils’ con ese fútbol de salón, armonioso y acompasado con el que conquistó el mundo y la eternidad, los azulgranas buscarán repetir experiencia para reafirmarse en sus ideas y en su discurso. Un discurso romántico que apela a la inteligencia de los jugadores antes que a su físico, que consiste en exaltar sus cualidades, en atacar las carencias del rival y en, por encima de todas las cosas, cuidar la pelota como el tesoro más preciado para encontrar la victoria. Si el Barça el sábado se reconoce en el espejo, si se sabe su guión y lo interpreta como acostumbra, tendrá ya, mucho ganado.

Se trata de una vuelta a los orígenes, de un homenaje merecido al Dream Team en el lugar, Wembley, donde comenzó todo. Un Wembley que en este tiempo se ha remozado, ha perdido ese aroma victoriano para presentarse como un ejemplo de modernidad. Su grandeza, no obstante, sigue intacta. Bajo ese marco se busca extender un ciclo, defender los valores de una idea y cerrar un círculo que convertiría a los azulgranas en el club más laureado del Siglo XXI. Palabras mayores para un equipo que oposita a la leyenda.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: