Es nuestro año, será nuestra era

23 09 2010

No soy original, lo sé. El lema no es mío y todavía no me ha dado por indagar en la astrología. Pero lo cierto es que esta frase resume algunos de los sentimientos que estos días tan ajetreados han rondado mi cabeza. En ese tiempo, el panorama, el mar de niebla, el futuro, se ha despejado y la bruma ya deja ver con algo más de claridad el camino que el destino nos marca. En ese tiempo también nos hemos hecho mayores, hemos sumado un año más al cuerpo y un cajón de sorpresas a nuestra mochila de recuerdos.

A uno no le gusta ser pretencioso o grandilocuente, aunque el título de esta entrada pueda inducir lo contrario. Expliquemos su por qué. La clave fue una simple camiseta, gesto honrado y sincero de esos amigos de toda la vida que hace apenas cinco años eran unos completos desconocidos. En ellos fue en los primeros que pensé  cuando con impaciencia intentaba descubrir que escondía aquel paquete. 2010 se ha revelado como uno de los años angulares de nuestra vida. Hemos comenzado a abrirnos camino en esa jungla que es el mundo profesional y el sacrificio y la fortuna nos han regalado una prórroga de 3 meses para ganar un título que se escribe con ‘c’ de contrato.

Y otra muestra más de que este 2010 será para siempre recordado como un año especial fue esa colección de amig@s que decidieron pintarme una sonrisa en el alma para recordarme, una vez más, lo afortunado que soy. Entramos en los 23 con buen pie, de la mejor manera, rodeados de mis amigos y con el ingenuo aroma de la sorpresa. Sé que muchos de ellos hicieron esfuerzos, y de los gordos, por pasar un rato inolvidable a mi lado y eso hace más grande el agradecimiento. Entre ellos y ELLA, han hecho más por el 18 de septiembre que un servidor en 23 años y aún no encuentro motivos ante tanto movimiento desinteresado.

Un año 10. Aquí está la camiseta

Con su apoyo será más fácil escribir el futuro. Un futuro que amenaza ser una vertiginosa montaña rusa en la que no debe haber cabida para el vértigo. Toca encontrar un lugar, hacerse un sitio y (re)emprender el camino, tal y como advertimos en aquel brindis, muchos meses atrás ya. Ahora que uno puede mirarse en el espejo del tiempo gracias a ese video que fue, sin duda, el regalo más emotivo de una noche cargada de buenos momentos, lo repasaremos para coger fuerzas, para reafirmarnos en nuestros objetivos y para recordar que hay gente a la que no podemos fallar. Ya lo decía Nelson Mandela en ese poema que fue su motivación y su credo en los más de 27 años que paso encarcelado: “Soy el capitán de mi alma, soy el dueño de mi destino”. A por él vamos.

Anuncios

Acciones

Information

One response

4 05 2011
Marisabel

Donde puedo comprar la camiseta?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: