Susto en París

15 09 2010

La noticia saltaba a eso de las 20.30h. cuando estábamos a otra cosa. De repente los teletipos, las agencias o las redes sociales se colapsaban ante la amenaza de bomba en el corazón de Francia. En una Torre Eiffel abarrotada, como siempre, en este final de verano de turistas, curiosos y parisinos una bomba amenazaba a las más de 2000 personas que disfrutaban de la vistas y de la fresca brisa de septiembre. En pocos minutos todas ellas fueron desalojadas por la policía parisina. Lo mismo ocurrió en parte del parque adyacente del Campo de Marte (Champs-de-Mars) tras la anónima llamada telefónica.

Instantánea de la Torre Eiffel acordonada por la Policía

No fue el único aviso de bomba y la psicosis se extendió hasta la estación de metro ligero más cercana a una de las imágenes más representativas de la Ciudad de la Luz. Las autoridades también desalojaron la estación de Saint-Michel de RER. A las 21.00h la zona había sido desalojada por completo por los gendarmes y la zona había quedado acordonada. Así se mantuvo hasta la medianoche cuando el cuerpo de artificieros había inspeccionado piso por piso la torre comprobando que todo había sido una falsa alarma. Los muelles del Sena y el Campo de Marte han sido las áreas designadas para alojar a los turistas mientras se producía la inspección.

La falsa alerta ha coincidido, y quizá por ello se ha dado más credibilidad a la llamada, con la aprobación en la Asamblea Nacional de un decreto por el que se prohíbe llevar  en público el velo islámico integral, aprobada apenas unos minutos antes de que se produjera la llamada. Además la cercanía con el aniversario del 11-S ha terminado de desatar todas las especulaciones, por lo que el tráfico y el resto de transportes públicos han visto reducida su tránsito habitual.

Se trata de un aviso más, de una amenaza macabra que dejará el poso de la duda. Realidad o ficción, advertencia o simple gamberrada. Parece un tema demasiado serio como para tomárselo a broma y precisamente Francia, la Francia multicultural y multiétnica debería ser más sensible a estos temas, así como replantearse si no es demasiado tarde para terminar con unas tradiciones que algunos, equivocadamente, han adoptado como derechos.

Mira aquí las imágenes grabadas por un videoaficionado:

Anuncios