El secreto de sus ojos

31 07 2010

Reconozco que en muchos casos acudo a la literatura o al cine ante el reclamo de un título intrigante, original o sugerente. En esta ocasión, además, venía avalado por una retaila de premios, que aunque nunca son -al menos para mí- un referente, por una vez no se han confundido.Les hablo de la última cinta de Juan José Campanella, El secreto de sus ojos, una magnífica película que obtuvo el Oscar a mejor película de habla no inglesa entre otros significativos galardones. Un thriller cargado de tensión, de sensualidad, de temores, de secretos, de verdad silenciada y, a pesar de todo, de amor.

Cartel de la película. La clave está en las miradas

Todo ello genialmente contado por Campanella con un ritmo lento y pausado que permite analizar y comprender mejor cada uno de los pasos dados por los protagonistas.  Éstos, genialmente capitaneados por Ricardo Darín (Benjamín Expósito) y Soledad Villamil (Irene Menéndez), nos zambullen en la Argentina previa a la dictadura del general Perón, en plena década de los 70 para mostrarnos, mientras silencian su pasión callada, la búsqueda de una verdad que se esconde tras un secreto, tras unos ojos.

Será precisamente una de esas pasiones, concretamente la pasión por el Racing Club de Avellanada de uno de los protagonistas, la que ayudará a ordenar el rompecabezas que se organiza alrededor de la historia. Y es que tal y como reconoce Guillermo Francella (Pablo Sandoval en el filme), majestuosa su actuación en la obra,  se puede esconder todo, pero no se puede acallar una pasión. Ese amor a unos colores nos llevarán a una de las escenas memorables de El Secreto de sus ojos. Rodada en el estadio del Club Atlético Huracán, el Tomás Adolfo Ducó, de la ciudad bonaerense, con unos planos aéreos y subjetivos que ya quisieran para sí cualquier realización de un partido internacional y con una acción acelerada por el estallido del gol, que es pura vibración al servicio de la narración audivisual.

La última película del director de El hijo de la novia es un thriller basado en la novela La pregunta de sus ojos de Eduardo Sacheri, con la que abandona la comedia romántica con tintes dramáticos, para centrarse en el drama con tintes románticos. No está, por tanto, tan alejado de sus anteriores proyectos aunque lo parezca a simple vista. Campanella teje así un entramado de culpas, remordimientos, sin sabores y verdades silenciadas que sólo la perspectiva nos ayudará a entender. Ahí radica otro de los grandes aciertos de la cinta, en los saltos de 1975 (cuando ocurre la historia) a 1999 (cuando se retoma la historia para reescribir una novela sobre ella).

Una vez más, y como es habitual en el director argentino,  éste pone toda la fuerza en los diálogos entre sus personajes. Genial, por cierto, ese lenguaje, esas expresiones tan argentinas que nos ponen de manifiesto la riqueza de nuestra lengua. Pero en esta ocasión añade algo más, añade los silencios, las miradas, lo no expresado, tan importantes aquí o más que las palabras. Hablamos, por tanto, de una obra destinada a perdurar en el tiempo ya que Campanella consigue que esta película cargada de metáforas y simbolismo no cruce la línea de lo empalagoso. Y para ello no necesita ningún experimentalismo, si no simplemente plegarse al canon del cine de sentimientos para transmitirnos un secreto que ni siquiera las palabras son capaces de revelar.

Sinopsis:

Benjamín Espósito ha trabajado toda la vida como empleado en un Juzgado Penal. Ahora acaba de jubilarse, y para ocupar sus horas libres decide escribir una novela. No se propone imaginar una historia inventada. No la necesita. Dispone, en su propio pasado como funcionario judicial, de una historia real conmovedora y trágica de la que ha sido testigo privilegiado. Corre el año 1974, y a su juzgado se le encomienda la investigación sobre la violación y el asesinato de una mujer. Espósito asiste a la escena del crimen, es testigo del ultraje y la violencia sufrida por esa muchacha. Conoce a Ricardo Morales, quien se había casado con ella poco tiempo antes y la adora con toda su alma. Espósito intentará ayudarle a encontrar al culpable.

Mira aquí el trailer de la película: [1:03]

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: