Abrimos el medallero

30 07 2010

No nos ha vuelto a fallar. En realidad, no lo ha hecho nunca, aunque el metal que se ha colgado hoy al cuello no fuera de oro. Marta Domínguez ha sido la encargada de inaugurar el medallero español en los Campeonatos de Europa que se están disputando en Barcelona desde el pasado lunes. La palentina ha logrado la medalla de plata en la prueba de los 3.000 obstáculos tras no alcanzarle su coraje y su pundonor intachable para superar la zancada de la rusa Yuliya Zarudneva, desquitándose así de la derrota infringida por Marta en los pasados mundiales de Berlín 2009.

En el sprint final Marta no ha podido con Zarudneva

Ambas demostraron estar varios escalones por encima del resto de competidoras y se marcharon en solitario. Nadie saltaba la ria o superaba las vallas con tanta rápidez como la española y la rusa. Marta derrochando esa tenacidad que la ha llevado a obtener medalla en todos los europeos en los que ha participado y a superar todos los obstáculos que se ha impuesto en su vida aguantó el fuerte ritmo impuesto por Zarudneva para jugarse el oro en el sprint final. Ahí el brío y, sobre todo, las fuerzas de Marta nada puedieron hacer con la zancada académica de la rusa que impuso su imponente físico para coronarse campeona de Europa en casa de la enemiga.

Aunque no tardamos en resarcirnos. Poco después, en la prueba de 1500 retrocedimos 18 años para volvernos a instalar por unos segundos en aquella calurosa tarde del mes de agosto en que Fermín Cacho entraba solitario en meta gritando la victoria. Su espíritu ha sobrevolado nuevamente el Estadio Olímpico de Montjuïc, reencarnado en el cuerpo de Arturo Casado. Esa superioridad, esos brazos abiertos, ese oro,… todos hemos rejuvenecido por unos instantes.

Casado, Olmedo y Estévez estuvieron a punto de lograr el triplete

Tras él, entre el reguero de víctimas, los primeros que alcanzaron su estela fueron el alemán Carsten Schlangen y el español Olmedo que consiguió así la medalla de bronce. En el amargo cuarto lugar llegó Reyes Estévez. El veterano mediofondista catalán no pudo colgarse ningún metal en su ciudad natal a pesar de llevar el peso de la carrera durante gran parte de la prueba. No obstante, el himno resonó por primera vez en la mágica montaña barcelonesa gracias al imparable ataque a falta de 200 metros de Arturo Casado.

Algo que no pudimos paladear con la sub’19. En esta ocasión, los niños de Luis Milla no pudieron redondear un torneo casi perfecto en el que han asombrado al mundo con su fútbol de toque y su magnífica pegada. Al contrario que en Sudáfrica, en Normandía (Francia) -donde se disputaba el campeonato de Europa Sub-19- nuestro discurso romántico no triunfó. La fortuna nos negó el premio y dos despistes puntuales acabaron con el sueño de una generación que garantiza un futuro próspero. Los Canales, Tiago, Rodrigo, Oriol, Bartra, Ezequiel, serán los Xavi, Iniesta, Torres, Sergio Ramos o Villa del mañana y hoy aprendieron que para ganar, antes hay que saber perder.

Mira aquí el resumen de la final:

Anuncios