París ilumina al Barcelona

10 05 2010

Esta vez fue en Basket y no en fútbol. París fue Madrid, en esa anhelada final de la Champions League, que ya no será más que un oscuro objeto de deseo imposible. Lo de París fue un sueño hecho realidad, una nueva demostración de valores y una nueva lección de baloncesto. La enésima de esta temporada. Los chicos de Xavi Pascual culminaron en el Omnisport de Paris-Bercy con su recital ante el Olympiacos griego (86-68) su inmaculada marcha triunfal por Europa, para centrar los focos e iluminar a un equipo de leyenda.

Grimau elevó al cielo de París la segunda Euroliga de la historia azulgrana

De paso arrancaron de raíz la leyenda negra que se extendía sobre París y sobre el Regal Barça. El tapón de Montero será relevado en el imaginario culé por ese Roger Grimau, henchido, levantando una nueva Copa de Europa al cielo de París, el mismo que hace cuatro años descubrió la sonrisa de Ronaldinho y la fiereza de Eto’o. Ayer no se sufrió tanto. El Regal Barça no dio ninguna opción al multimillonario conjunto griego entrenado por Giannakis y barrió a su rival desde el principio imponiendo su tempo y su estilo en el partido. Una vez más, el deporte se encarga de demostrarnos que el dinero no compra los títulos.

Porque el Olympiacos es el equipo con mayor presuepuesto del viejo continente, 37 millones de euros, que cuenta con la plantilla más amplia, y con alguno de los hombres más decisivos de Europa, como Papaloukas o Teodosic. Por si todo eso no fuera suficiente, en su plantilla también se contabilizan dos jugadores ex-NBA, Childress y Kleiza son la guinda de un proyecto faraónico que no ha podido con los Navarro, MVP de la final y primer español que consigue este galardón gracias a sus 21 puntos en la final, Ricky, Mickeal, Vázquez, Lorbek y compañía.

Y por encima de todos ellos un hombre de apenas 37 años que llegó al banquillo azulgrana casi de puntillas y en apenas dos años ha hecho un máster acelerado de gestión, dirección y creación de un equipo ganador. Ese hombre es Xavi Pascual, un técnico de la casa que ha edificado uno de los mejores Barça de la historia a base de cantera combinados en su justa medida con cracks de la canasta de Europa. Les suena, verdad. La mano izquierda de Pascual y su incansable trabajo le ha valido para convertirse en el técnico más joven en alzar la Euroliga. Ricky Rubio también ha conseguido ese hito como jugador. Ahí hay, por tanto, equipo para rato.

En eso también tiene algo de culpa, Joan ‘Chichi’ Creus, el otro artífice de este gran equipo que cuenta con una plantilla muy compensada que ha sabido recuperarse de la marcha de dos pilares básicos como eran Ilyasova y Andersen y que cuenta con cinco catalanes, con cinco culés, en la plantilla. Quizá por ahí, por la gente de casa, resulta más fácil explicar el éxito de un equipo que ha terminado con la Navarrodependencia de golpe, que ha encontrado en Pete Mickeal a su hombre ganador y guía espiritual en los momentos difíciles (de éstos, tanto en el aspecto deportivo como en la vida sabe un rato el norteamericano), y en el discurso amable y ganador de Xavi Pascual una idea a la que aferrarse en cada partido. Es la idea de club, un modelo triunfador y un sentimiento que está dejando pequeño lo del más que un club, el equipo de Xavi Pascual es sobre todo una gran familia. ¡Chapeau, campeones!

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: