La visita del Ogro

6 05 2010

El Ogro visitó mi casa por primera vez a los ochos años, cuando uno no tiene conciencia de casi nada y teme a casi todo. Sin embargo, aquel ogro no me asustó, se ‘conformó’ con llevarse un pedazo de mi vida para siempre. Yo, entonces no lo sabía pero aquel Ogro se había cobrado ya muchas víctimas y su ansia no cesaba. Con ese afán ha conseguido convertirse en una de las principales lacras del siglo XXI, un auténtico devorador de ánimas que no distingue edades, clases sociales, sexo o condición.

Hoy, 6 de mayo, la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) ha vuelto a sacar sus populares huchas verdes a las calles de nuestro país para recaudar dinero frente a ese Ogro. Porque la esperanza y la ayuda desinteresada es la mejor forma de combatir una lacra que pudo con 96.499 personas en 2005, según los últimos datos publicados por la AECC. El dato esperanzador es que la supervivencia ante ese ‘bicho’ ha mejorado aproximadamente un 10% con respecto a la década de los 80 y los 90. Sí, cuando me hice  mayor descubrí que ese Ogro era conocido por todo el mundo como cáncer.

Colabora, la próxima visita puede hacértela a ti

Ahora ese Ogro ha vuelto a visitarme, ha vuelto a visitarnos, más debilitado, más pequeño, más salvable, más llevadero llegando casi de puntillas, con nocturnidad y retardo. Afortunadamente, la medicina, los cuidados y los profesionales han ayudado a ganar la partida a ese Ogro con mayor asiduidad.  Y, sin embargo, ahora sí me he asustado. Quizá por inesperado, quizá por la bofetada de realidad que supuso, quizá por volver a pisar con los pies en el suelo para discernir los verdaderos problemas frente a  las simples anécdotas del día a día. De todas formas, esta vez lleva las de perder, porque se ha topado con la paciencia, la entrega y la unión. Pilares más que suficientes para derrocarle.

Pero el rival no es fácil de vencer y no suele dar su brazo a torcer hasta el último momento. Por ello no hay que esperar a combatirlo cuando te visita, sino que hay que intentar anticiparse y prevenir su visita. Aunque lo cierto es que el Ogro cada vez asusta menos, a pesar de su furia y de su devastador efecto en muchos casos. La gente, la población de todo el mundo se ha acostumbrado a vivir con su presencia amenazadora y son pocos los que a estas alturas no han recibido alguna visita más o menos próxima. Son muchos, también, los ejemplos de superación, porque ahora se le planta batalla, se le combate con armas tan potentes como las suyas y se le termina expulsando de casa. Tras la recaudación de hoy esa expulsión definitiva está más cerca para muchas más familias españolas.

Pdta: La AECC, una organización no lucrativa privada, integra a pacientes, familiares, personas voluntarias y profesionales que trabajan unidos para prevenir, sensibilizar, acompañar a las personas, y financiar proyectos de investigación oncológica que permitirán un mejor diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: