Del Nido se carga a Jiménez

24 03 2010

Ha sido su primera destitución como presidente del Sevilla FC y supongo que por ello habrá sido más dolorosa, aunque igual de necesaria. Es cierto que el equipo hispalense necesitaba un giro radical, un golpe encima de la mesa, un cambio de timón brusco, y Jose María del Nido ha optado por lo fácil, por quitarse de enmedio al entrenador. Todos señalaban a Manolo Jiménez como el culpable la ‘mala’ situación del Sevilla y al final el clamor popular ha podido con él.

Jiménez no ha podido completar su reto

Porque los resultados eran su mejor aval hasta ayer cuando el empete ante el colista de la Liga BBVA, el Xerez, le condenó. El Sevilla, sin embargo, ha estado inmerso en las tres competiciones que disputaba hasta el final. Los hispalenses cayeron en octavos de final de la Champions League ante un rival teóricamente inferior como el CSKA Moscú, se encuentran quintos en la Liga a dos puntos de la Champions y están clasificados para la final de la Copa del Rey que disputarán frente al Atlético de Madrid. Cualquier sevillista lo hubiera firmado al principio de temporada.

Otra cosa es el juego. Paupérrimo y aburrido en muchas fases de los partidos y de la temporada. Cuando la pegada no ha bastado el Sevilla se ha caído del carro de los grandes, ése al que lleva intentando subirse en los últimos años. La exigencia era alta porque en la ciudad andaluza se han acostumbrado a lo exquisito y todo lo que no sea jamón cinco jotas agria ya el paladar andaluz. Jiménez nunca ha tenido el cariño de la afición y él tampoco se lo ha sabido ganar siendo demasiado ‘amarrategui’ en determinados partidos.

A eso se ha unido su relación con Del Nido, muy deteriorada tras las últimas decepciones sufridas. Éste temiendo que los pitos se volvieran contra él y apuntaran al palco ha optado por cargarse al técnico de la casa y buscar un revulsivo con la intención de acabar cuartos en la clasificación y ganar esa Copa del Rey que a día de hoy todavía no tiene fecha. Ese revulsivo a esta hora de la noche tiene nombre y apellidos: Luis Aragonés. El ex-seleccionador nacional ha sido la primera opción sevillista, de hecho se han reunido esta tarde para alcanzar un acuerdo, aunque las altas pretensiones del técnico madrileño han abierto otras vías.

Jiménez, por su parte, ha preferido no despedirse de su plantilla, para evitar el acoso mediático al que le habrían sometido los medios. De todos modos, poco se le puede reprochar al técnico andaluz. Éste quizá  ha fallado, sobre todo, a la hora de dirigir ese cúmulo de egos que es un vestuario. En los últimos partidos parece que sus jugadores le han dado la espalda, que habían dejado de confiar en él y ni siquiera él mismo se veía con fuerzas para continuar con el reto.

Anuncios