La injusticia de la franqueza

16 03 2010

A las personas con éxito se les buscan los defectos, a los hombres con criterio se les acusa de contradecirse y a los personajes públicos se les exige que hagan de lo políticamente correcto su bandera. Todo o nada de eso se le puede aplicar a Guardiola, el técnico (presidente, director deportivo…)  del FC Barcelona, porque Pep es único y sabe que para sorprender a los demás primero tiene que sorprenderse a si mismo. Pues bien, creo que esta vez la sorpresa (desagradable) se la ha llevado él mismo.

Guardiola ha sido expedientado por el Comité de Competición tras la carta remitida por el Comité Técnico de Árbitros. Todo se enmarañó después de la afirmación del pasado fin de semana: “El señor Clos y el señor Gallego mienten, y ellos lo saben”. Guardiola dixit.  Estos dos señores a los que se refiere el técnico culé son los trencillas que pitaron el Almería-Barça en el que resultó expulsado Pep. En el acta de aquel partido, Clos Gómez, reflejó que había expulsado a Guardiola por decir al linier “pitas todo al revés, no te enteras de nada”. El problema es que ese Gran Hermano en el que se ha convertido el fútbol moderno tiraba por los suelos la farsa arbitral.

La mentira la descubrió el programa de Canal + ‘El día después’ que cazó todas las imágenes del momento crucial de la expulsión. En ellas como pueden ver aquí se observa y se lee perfectamente lo que Guardiola le dice al linier. Y a pesar de todo considero que es justa la expulsión, por su formas de dirigirse al linier, por intentar reclamar la atención del colegiado desde el pinganillo del linier.  Eso sí lo ha reconocido Pep y eso era lo único punible de la acción, que por otra parte, ya fue oportunamente cobrada en ese partido.

Ahora Guardiola tiene cuatro días hábiles para presentar alegaciones. Es de esperar que las presente porque si no las declaraciones del sábado perderían su sentido. Supongo que una persona tan íntegra y con la cabeza tan bien amueblada como Guardiola luchará porque reine la justicia. No será la primera vez que toree en esta plaza. Aunque ahora todo puede ser interpretado en su contra y cualquier acción en una u otra dirección puede traer nefastas consecuencias. No debe olvidarse que el oponente y quien ha incendiado el asunto es el mismísimo Comité Arbitral. No estarán, de todos modos, muy seguros de la versión ‘oficial’ en el Comité de Árbitros cuando han asegurado que si Clos Gómez realmente se equivocó tomarán cartas en el asunto.

Y es que a Pep de un tiempo a esta parte se le critica y se le pega por todos los lados. Es cierto que él también ha ayudado a que la jauría aumente sus ladridos subiendo un punto su vehemencia y sus nervios a cada rueda de prensa, a cada partido. Este cambio de escenario ha venido propiaciado ante la incapacidad de poder criticar a Pep por sus decisiones o sus fallos en el terreno de juego. Así se le ha achacado su falsa modestia (será más popular la bravuconada cargada de prepotencia), su doble discurso, su exceso de nerviosismo al primer mal resultado y su hipocresía por decir que no habla de los árbitros para terminar hablando de ellos.

Supongo que cuando a uno le dañan la imagen pública y le ponen de irrespetuoso  para arriba no le queda más remedio que alzar la voz  y decir a los cuatro vientos que ¡es mentira! y lo demás hubiera sido ser políticamente correcto, no ser uno mismo, no ser coherente, no ser Guardiola.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: