El premio a la humildad

27 11 2009

Atrapados, como estamos, ante la inmediatez del primer Clásico post-triplete, la entrada de hoy honra a uno de los integrantes más ilustres de ese Barça de ensueño que enamoró a todos la temporada pasada. Andrés Iniesta ha visto recompensado su gran temporada, su gran momento de forma y los galones de mando de los que ya disfruta en el vestuario del Camp Nou para ver incrementado sus emolumentos y el contrato que le vincula a la entidad azulgrana.

Iniesta y Laporta tras rubricar la firma

De esta manera, Iniesta, que llegó a Barcelona hace ya más de una década desde su Fuentealbilla natal, se vinculará con el Barça hasta 2015, sólo un año más de lo que tenía firmado en su anterior contrato. Lo que sí aumenta significativamente es su ficha, que asciende hasta el segundo escalafón establecido por la entidad blaugrana, sólo por detrás de Messi e Ibrahimovic. Así, Andrés pasará a cobrar 7 millones de Euros al año. “Es un día especial” para Andrés, tal y como, él mismo ha reconocido, antes de declarar que su deseo, como el de la mayoría de los barcelonistas, es terminar su carrera deportiva en Barcelona.

Para ello, Laporta, que ha blindado a la columna vertebral del triplete, ha dado otro golpe de efecto antes de un derbi y ha valorado la lealtad de Iniesta en 200 millones de Euros. A esa cifra asciende la millonaria cláusula de rescisión que ahuyenta a futuros jaques, empresarios multimillonarios y candidatos electorales. Yo nunca he dudado de Iniesta, a pesar de que en su infancia fuera del Madrid “a todo poder”. Barcelona y Cataluña se lo ha dado todo, tal y como él ha reconocido en multitud de ocasiones y su carácter y su forma de ser hacen imposible pensar en posibles fugas.

Este premio sólo debe ser el primero de los muchos que aún le quedan por recibir. Porque Iniesta, ese chico afable, sencillo y humilde, no reclama nunca los focos sobre él. Andrés no es un jugador mediático, quizá porque no hace de las excentricidades o de las declaraciones altisonantes una forma de vida. Es un chico normal que se dedica a hacer lo que mejor sabe, lo que más le gusta: jugar al fútbol. Y cómo lo hace. Esos focos se han terminado fijando en él, poco a poco Iniesta se ha ido haciendo un hueco en el panaroma futbolístico mundial. No obstante, buena parte de los éxitos conseguidos por el Barça y por la Selección Española recientemente no se explican sin su presencia. Para muestra un botón, de los últimos 37 partidos disputados por Iniesta con el FC Barcelona, su equipo no ha perdido nunca.

De esta forma se ha convertido en el mejor desatascador de partidos del momento, con ese toque certero y efectivo y ese regate sencillo que él ha elevado a la altura de arte. La popular ‘croqueta’ que popularizara uno de sus ídolos, Michael Laudrup, ya rueda anuncios gracias a la plasticidad con la que Iniesta la ejecuta. Y es que Andrés, querido por todos, compañeros y rivales, sin ser un goleador también ha marcado goles decisivos, goles de esos que dan la vuelta al mundo. Como aquel agónico tanto que llevó al Barça hasta Roma con su derechazo en Stamford Brigde o el conseguido con España en Old Trafford. Enhorabuena Andrés.

Anuncios