Adiós ‘Jugón’

17 10 2009

Nos ha dejado un crack (que diría él).  Un tipo peculiar y único, un maestro para muchos, un excéntrico comentarista para otros. Andrés Montes nos dejó ayer a la edad de 53 años. El genial periodista deportivo fue encontrado muerto en su casa de Madrid por su compañera sentimental a primera hora de la noche, y todavía se desconocen las causas de su fallecimiento. Él, que no inventó el periodismo deportivo pero que sí lo renovó aportando frescura y un toque desefandado con el que convertía a sus retransmisiones en un puro espectáculo (más allá de lo que sucediera en el terreno de juego) se merece este homenaje.

Porque alrededor de sus retransmisiones se creó un mundo aparte. Dominado por los apodos y las muletillas, las frases rimbombantes y los adjetivos más “espectaculares” creó un estilo propio. Curtido en el mundo de la canasta, en el que conocía todos los recursos y se movía como pez en el agua para dotar a un partido de básket de la emoción y la tensión necesaria, supo trasladar ese énfasis al fútbol. Donde se descubrió al gran público con términos como “jugón” “fútbol con fatatas”, “¿dónde están la llaves?” o ¿por qué todos los jugones sonríen igual?

Pero para el recuerdo y su memoria quedará ese ‘Tiki-Taka’ del que fue mentor y con el que alumbró la época más dorada del fútbol nacional español. Fue sin duda su mejor colaboración al mundo del fútbol y del periodismo deportivo. Porque somos muchos los que alguna vez hemos tirado de su ingenio para ilustrar nuestras informaciones. Incluso los que le conocimos tarde. Mis recuerdos de Andrés se remontan a su época en Canal+, cuando se convirtió junto a Antoni Daimiel (la extraña pareja) en la voz de la NBA en España.Reconozco también que, ya de adulto, no era uno de mis comentaristas favoritos, aunque nunca me dejaba indiferente.

Pero la carrera de Montes comenzó mucho antes. Su dilatada carrera arrancó en la Cadena Cope, para pasar posteriormente a Radio Cadena Española y Antena 3 Radio. Luego comenzó una colaboración con Radio Marca que se prolongó hasta su salto a La Sexta para retransmitir los partidos de fútbol. Allí sacó a relucir todo su repertorio. Llevaba el show dentro, ese espectáculo tan arraigado en EE.UU. que a buen seguro adquirió en sus inconfundibles retransmisiones de la NBA, y con ese estilo de vida imprimió un nuevo impulso a la cadena recién nacida. Entonces descubrimos que Puyol era un Tiburón, que Humphrey Bogart era lo más parecido a Xavi en un campo de fútbol, o que Tom Cruise tenía en Raúl, a su especialista en misiones imposibles.

Pero hubo mucho más. Porque Montes tenía para todos. En básket quedará para el recuerdo los míticos vuelos 23 de ‘Air Jordan’ o los más contemporáneos ‘Espartaco’ Reyes o el hombre de las bandejas ‘Mr. Catering’ Calderón. Ricky ‘Business’ o ‘Multiusos’ Jiménez fueron otras de sus creaciones. En La Sexta también tuvo la oportunidad de vivir y narrar los éxitos de la Selección Española de Baloncesto. En Japón conocieron sus imposibles pajaritas mientras él nos contaba  el primer oro mundial de la ‘Roja’. El destino le regalaría otro oro, en esta ocasión en europeo, para confirmar su predicciones, el oro, efectivamente no estaba en Moscú, estaba en Polonia. Fue su despedida de los medios, su último trabajo para La Sexta y se marchó tal y como llegó, recordando que “la vida puede ser maravillosa”. Hoy ya lo es un poco menos. Descansa en Paz, Andrés.

Momento histórico del deporte mundial, con los inconfundibles latiguillos de Andrés Montes.

Anuncios