Nos la jugamos ante Turquía

12 09 2009

No hay lugar para la duda ni para la relajación. Es un todo o nada que, aunque no nos mandará a casa de manera inmediata, sí complicaría, y mucho, nuestro camino hacia ese oro que ahora sabemos que no será un paseo. Los hombres de Scariolo se la juegan esta tarde (15.45h. La Sexta) ante la infranqueable muralla otomana liderada por Hedo Turkoglu que llega al envite imbatida tras los tres partidos de la primera fase. España, que no llega al partido con su mejor cara, espera dar un golpe definitivo en la mesa con el que despajar dudas y reafirmarse en sus convicciones, sus objetivos y sus ideas.

La concentración y la intensidad volverán a ser claves en el partido de hoy

La concentración y la intensidad volverán a ser claves en el partido de hoy

Se trata de recuperar sensaciones tras una primera fase en la que han vivido demasiado tiempo en el alambre, frente al abismo que separa la obligación del fracaso. Scariolo contará, por fin, con un plantel sano, tras recuperar a los nueve lesionados o ‘tocados’ con los que ha conseguido sobrevivir a lo largo de la primera parte del campeonato. Así, Garbajosa volverá a ser de la partida y se espera que su concurso aporte más posibilidades a una España que se ofusca demasiado en los ataques estáticos. Y los rivales nos están ganando en los rebotes, el alfa y el omega del básket. Sí, se hecha de menos al Makelele de esta selección, al gran capitán Carlos Jiménez. Aunque ahora no es tiempo de recordar a los ausentes, sino de competir con los presentes.

Hay que dar un paso adelante y para ello debemos apoyarnos en nuestros primeros espadas. En Pau, en Juan Carlos o en Rudy. De su acierto y sobre todo de lo ‘enchufados’ que salten hoy al pabellón de la bella ciudad de Lodz, dependerán buena parte de nuestras posibilidades. Pau ha ido cogiendo minutos y volviéndose a sentir importante en esta selección con el paso de los partidos, por lo que es de esperar que hoy vuelva a ser el líder sobre el que se cimente nuestras opciones. Sin duda, es el mejor pívot de todos los que hay en el Eurobasket y eso es una ventaja y una virtud con la que hay que saber jugar. Porque el juego interior de España es simplemente espectacular e intimidador, porque a la fuerza y calidad de los hermanos Gasol hay que sumar la garra de Felipe Reyes, un auténtico gladiador que siempre responde en la cancha cuando su país lo necesita.

Pero, a la ‘Roja’ se le ha olvidado correr, y ésa fue una de sus pricipales señas de identidad en los éxitos del pasado. La defensa de Scariolo se cierra en torno al aro propio y busca con poca frecuencia el robo, la anticipación y la carrera en busca de la canasta contraria. Las transiciones son más lentas y los ataques estáticos se repiten una y otra vez. Ese cambio de sistema no ha sido asimilado del todo por los jugadores y los resultados se observan en la pista. Por ello, recurriremos a la calidad de los nuestros y a las oraciones que nos sepamos para enfrentarnos al ejército otomano.

Gasol volverá a ser nuestra mejor arma

Gasol volverá a ser nuestra mejor arma

Porque Turquía es  Turkoglu y algo más. Concretamente, un bloque conjuntado, sobrio y muy fuerte físicamente que ha dejado de ser una ilustre lista de nombres para convertirse en un gran bloque. Capitaneados por el flamante fichaje de los Toronto Raptors, el ejército otomano cuenta con ilustres como el ex-barcelonista Ersan Ilyasova o el antiguo merengue Kerem Tunçeri. Por lo que el tiro exterior será una amenaza constante, como las penetraciones de fuera a dentro, especialidad de una selección que impresiona más por su garra y por su juego de conjunto que por su calidad. Y es que mientras Ersen Arslan pone orden al juego, las murallas turca se clavan en la pintura para intimidar y persuadir hasta la rendición al rival. Junto a un Ilyasova que asume galones encontramos a otra de las promesas más firmes del baloncesto turco, Omer Asik, un taponeador de lujo y un referente en la defensa que se presume que será la sombra de nuestro Pau. La osadía y el descaro de la juventud la completan su pareja de pívots del 87, Oguz Savas y Semith Erden, con la suficiente calidad y atrevimiento como para convertirse en jugadores desequilibrantes a lo largo del partido.

Turquía, por tanto, tiene bastantes similitudes con esa Serbia que nos sorprendió en el debut. Jugadores jóvenes, con experiencia en las categorías inferiores que ya saben lo que es ganar torneos internacionales a edades tempranas. Recordar ese partido sería buena piedra de toque para no repetir sonrojo. Éste sería además más serio porque ya hay pocas posibilidades de dar marcha atrás, no hay terreno para retroceder sólo territorio por conquistar y el combate definitivo comienza hoy. Por ello, a España, la España que conocemos, que nos ha ilusionado y que hacía de cada partido una paliza debe volver hoy al campo de batalla. Aunque la paliza se cambie por un victoria a los puntos que nos reconforte el ánimo, el orgullo y las esperanzas. Toca demostrar que somos la Ñ, ya saben, la consonante más cercana a la NBA.

Mira aquí como Turquía acabó con Lituania en su partido de la primera fase:

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: