Hasta siempre, Dani Jarque

10 08 2009

Hoy acudo a este blog con cierta resignación para reflexionar sobre un tema que comienza a ser habitual en el mundo del deporte, y concretamente, en el fútbol, al que golpea sin escrúpulos en los últimos tiempos. Éste se ha vuelto a teñir de luto tras la fulminante muerte del jugador del Espanyol de Barcelona, Dani Jarque. Fue el sábado cuando el joven jugador españolista de 26 años moría en la concentración de su equipo en Florencia a causa de un paro cardíaco.  Su fallecimiento es el último de una larga lista de deportistas a los que su cuerpo les falló un día sin saber todavía muy bien porqué. Lo que nos habla de ese lado oscuro del cuerpo humano que la medicina no ha descubierto aún.

Dani Jarque se había convertido en uno de los símbolos del Espanyol

Dani Jarque se había convertido en uno de los símbolos del Espanyol

Y es que con el recuerdo de Antonio Puerta en la cabeza, hoy nos preguntamos cómo pueden ocurrir estas situaciones en unos chicos jóvenes, preparados físicamente y controlados hasta el milímetro. Posiblemente la naturaleza esconda esas respuestas, pero estas muertes deben servir para darnos cuenta de que se ha avanzado, sí; pero aun queda un largo camino que recorrer en la medicina. El desarrollo de las investigaciones científicas se plantea clave en este aspecto.

Los múltiples controles o las innumerables pruebas físicas que se realizan a los futbolistas han resultado insuficiente para casos como los de Puerta, De la Red o Defoe, en los que no se había detectado su dolencia antes. Por ello considero, que hoy por hoy este tipo de muertes fulminantes son indetectables. Algo falla en esos cuerpos, algo falla en el corazón humano para hacernos a todos un poco más vulnerables. Las causas se pueden achacar a muchos factores: la tensión de la competición, el exigente calendario, la dura pretemporada realizada bajo un calor de justicia,… Lo cierto es que no hay una respuesta clara y concreta.

Porque casos como el de Jarque desbaratan todas esas respuestas. El ’21’ blanquiazul se encontraba hablando felizmente con su novia, embarazada de 8 meses, en la habitación de su hotel vía telefónica cuando su corazón dijo basta.  No realizaba ningún esfuerzo, su corazón no bombeaba sangre a un ritmo desproporcionado y sin embargo, todo se acabó. Su corazón no resistió el infarto que terminó segando su vida y tiñendo al mundo del fútbol de lágrimas y luto.

Hasta entonces el Espanyol vivía días de vino y rosas, una nueva temporada estaba en ciernes, acaban de inaugurar su flamante estadio de Cornella-El Prat, para el que hoy desgraciadamente ya tienen nombre con el que rebautizarle, y Jarque se había convertido, a petición de su entrenador Mauricio Pochettino, en el capitán de este nuevo RCD Espanyol. Por todo ello, le recordaremos como lo que fue, un magnífico central que defendió con orgullo y pundonor la camiseta blaquiazul del equipo de sus amores. Santo y seña de la cantera españolista, era uno de los jugadores más queridos de la plantilla, como quedó demostrado hace una semana en la inauguración del nuevo estadio del Español, donde jugó su penúltimo partido. Allí lució el brazalete de capitán, al igual que hizo en tierras italianas en su último partido como jugador de fútbol, del que hoy es el eterno capitán españolista.

El sentido homenaje de la afición no se ha hecho esperar

El sentido homenaje de la afición no se ha hecho esperar

Esa alegría ha dado paso a la consternación del mundo del fútbol. Desde la familia blanquiazul, que ayer se desplazó en masa hasta la puerta 21 de su nuevo estadio para rendir un más que merecido homenaje a su capitán, hasta cada uno de los principales clubes de nuestra Liga, han mostrado su apoyo a la familia, amigos y compañeros de Dani Jarque. La familia del fútbol ha cerrado filas entorno al gran capitán del Español, que no se sentirá sólo en el cielo, ese cielo que hoy es un poco más blanquiazul que de costumbre, porque siempre habrá un recuerdo para él desde esa puerta 21 y desde ese estadio que inauguró con orgullo e ilusión, como todo lo que hacía en su vida. Descansa en Paz, Dani.

Homenaje a Dani Jarque.

Anuncios